Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Delphinium-Capítulo 46

Capítulo 46.

La mirada de Su-ah alcanzó el cuello de la camisa que Hwa-hee había abierto como una broma. Pudo ver el largo escote que se extendía bajo el mentón curvo, esbelto, varonil pero clásico y por un momento su vista se desvió a la clavícula que sobresalía tan recta como las abolladuras en el medio.

Su-ah, que tragó saliva seca, bajó un poco más la mirada por el delgado y ancho pecho. La camisa estirada la hizo imaginar unos músculos firmes… – ‘Tiene una atmósfera ascética pero extrañamente sexy, particularmente con la camisa abierta, la nuca del cuello es realmente…’

Tan pronto como Su-ah, que estaba desconcertada por sus pensamientos, levantó la mirada, se encontró con los ojos de Hwa-hee. Él se deshizo el nudo de corbata con la punta de los dedos, cerró los ojos y levantó la barbilla mientras se estiraba.

“Conozco esa expresión en este momento.”(Hwa-hee)

(N/E: ¡Si!… La mirada que dice que te quiere comer con los ojos… jaja.)

“Oh, ¿cuándo te quitaste la corbata…? ¿Por qué lo deshiciste?”(Su-ah)

“Me lo quité porque pensé que no le gustaba a Su-ah.”

‘¡No digas que te has quitado la corbata por eso!’ –  el descubrimiento de su extraña imaginación la distrajo…

Su-ah, que rápidamente volvió la mirada a la ventana, se sobresaltó. – ‘Oh, ya casi llegamos. No sabía que ya habíamos llegado porque estaba pensando en el regalo y en su cuello…’

Hwa-hee, que se había desatado completamente la corbata, tiró de su mano ligeramente

“Ahora, sé honesta conmigo. Mientras veníamos aquí, ¿no te gustó nada? ¿Me miraste con esos ojos?”(Hwa-hee)

“Bueno, no me gusta. Más bien, me gusta tanto… en gran medida. No es así.”(Su-ah)

“Si no puedes decirlo, solo indícalo por ti mismo. Es la corbata lo que te molesta… ¿Debería abrirlo?”

Hwa-hee presionó mi mano en su pecho y me instó. Cuando sintió un pecho firme debajo de la camisa, el cuerpo de Su-ah tembló y trató de sacar su mano, pero él la agarró de la muñeca y la acarició una y otra vez.

Su-ah movió mi mano. – “¿Oh… una camisa?”

Su mano se deslizó sobre la camisa y poco a poco fue bajando, su cara se está calentado – ‘Rayos, ¿por qué la camisa es tan delgada?… Wow, no existe tal cosa como grasa en este cuerpo…. Eso no es lo importante en este momento.’(Su-ah)

Cuando su mano quedó atrapada en el extremo del cinturón, Su-ah se sorprendió. Su corazón latía tan fuerte que estuvo casi a punto de quedarse sin aliento.

“¿Cómo está el cinturón?”(Hwa-hee)

“¡Oh, no!”(Su-ah)

“Entonces, ¿tal vez los pantalones?”

“No, me gustan esos pantalones, es ese humor tonto lo que no me gusta… ¡Escuchaste!”(Su-ah)

Ella le dio juguetonamente una palmada en el brazo, porque él no soltaba su mano y abrió la puerta del coche. Hwa-hee, quien dejó escapar un gemido exagerado un momento después, levantó las manos, la soltó y se rió a carcajadas.

“Oh, metí en problemas a Su-ah y me regañó. ¿No te gusta mi ropa?”(Hwa-hee)

“No lo sé, solo bájate. Tengo hambre.”(Su-ah)

Incluso durante la comida, Hwa-hee se burló de mí todo el tiempo, preguntándome ‘qué no me gustaba de su ropa.’

“¿Ya no me miras con esa cara? ¿Te gusta este tejido? ¿Lo ves?” (Hwa-hee)

Su-ah, que estaba en problemas porque su cara roja no desaparecía, lo miró.

‘¡Oh!, ¿elegí el tema equivocado? Si le doy como regalo, seguirá burlándose de mí como hasta ahora. ¿Lo hará?’(Su-ah)

Estaba enojada en el auto antes, pero de hecho, el regalo se decidió en ese momento.

Pensando en ese instante, incluso recordé la sensación de su pecho firme.

‘Tenía miedo de que se burlaran de mí, pero cuando pienso en lo que a él le gustaría, incluso tengo un corazón.’(Su-ah)

Después de comer, Su-ah volvió temprano a su habitación diciendo que le quedaba trabajo.

Seleccionó cuidadosamente una ‘corbata’ con su celular y navegó por los alrededores. Sabía que habían muchos accesorios relacionados con corbatas y camisas. – ‘El alfiler de corbata también es bonito. Uh, ¿un hombre también usa accesorios de perlas?’(Su-ah)

Su-ah vió el alfiler de corbata y los pendientes de perlas como complementos para parejas y se detuvo a mirarlos detalladamente porque era interesante.

“¿Eh? ¿La cuenta que mi abuela estaba buscando no es así?” – Su-ah, que murmuró inconscientemente, sacudió la cabeza con disgusto por un momento.

‘No importa cuánto lo piense, no puedo saber nada de cuentas, pero es extraño.’(Su-ah)

“Vaya…”(Su-ah)

Mientras recordaba el trabajo del día, de repente le palpitó la cabeza. Parecía que la búsqueda en Internet era demasiado para sus ojos.

Su-ah, que se frotaba las sienes por el dolor punzante, apagó su celular y se preparó para dormir.

‘Espero que no tenga ese sueño esta noche.’(Su-ah)

Antes de quedarse dormida, Su-ah cerró los ojos y se sintió bien al reflexionar sobre algunas cosas… El olor de su madre, el frescor debajo de la almohada, el suave pelaje del perro, el café con leche dulce… y la voz de Hwa-hee.

<“Simplemente estar juntos es como una cita.”>

“Para mí también.” – Murmuré para mí misma, pensando en él, y mi cara estaba a punto de calentarse de nuevo. Afortunadamente, el dolor de cabeza desapareció después de luchar con la vergüenza.

Era tarde y me quedé dormida.

 

* * *

 

“¡Argh!”

Su-ah se despertó horrorizada por sus gritos.

Es ese sueño otra vez. El sentimiento de que lo odiaba hasta el punto de estremecerse permanecía, pero… No recordaba los detalles exactos. Pero no hay lugar para ese sueño, sólo esta obviedad que sabía intuitivamente.

Cuando traté de volver a dormirme, me sentí incómoda de que el feroz sueño continuara.

‘Oh, hoy es feriado.’ – Su-ah, que se quejaba, renunció a quedarse dormida hasta tarde.

Rápidamente me levanté de la cama. Una cosa que he aprendido es a moverme tan rápido como pueda.

Al final del día, la imagen residual de un desagradable sueño desapareció rápidamente.

‘…Hwa-hee, ¿ya se habrá levantado?’(Su-ah)

Su-ah siempre lo encuentra esperándola en la sala de estar en perfectas condiciones.

Pronto ella sacó del cajón de la cómoda, la caja de regalo con la que ha estado jugando tantas veces, … Ayer lo recibí por correo en la residencia del asilo de ancianos, y se lo iba a dar por la noche, pero me dio vergüenza… No pude pronunciar las palabras.

‘Creo que es demasiado pequeño para devolverte mi agradecimiento por el pasado. Mhh… Pero creo que es demasiado para dar como regalo de cita… No creo que sea suficiente decir gracias.’ (Su-ah)

‘¿Que se supone que debo decir al dárselo?’ (Su-ah)

Jugueteando con la caja, terminé pensando en dejarla a escondidas en el comedor o en la sala… ‘Si hare eso.’ – Tal vez sea porque todavía es temprano en la mañana, pero el aire dentro de la casa se sentía pesado.

Bajé al primer piso ocultando el sonido de mis pasos, pero a Hwa-hee no estaba a la vista.

Aunque había decidido dejárselo en secreto, me sentí un poco decepcionada… ¡No! ¡No iba a hacerlo! Iba a dárselo yo misma, fingiendo que no podía hacerlo.

Su-ah, que estaba un poco arrepentida, se armó de valor para encontrar a Hwa-hee…

‘Es un día festivo… Quizás por eso, la casa estaba muy tranquila sin nadie en ella.’

Estaba caminando, eligiendo qué decirle a Hwa-hee. Después de pasar el gimnasio y el estudio, llegué al final del pasillo.

‘Si no puedo verlo desde la sala de estar, estará en esta habitación. ¿Está aquí?’(Su-ah)

Presté un poco de atención, pero no pude escuchar nada.

“¿Director? Um, ¿Hwa-hee?”(Su-ah)

Su-ah lo llamó torpemente mientras tocaba y esperó un rato.

No hubo respuesta, pero la puerta se abrió.

“Oye, ¿dormiste bien? ¿Trotaste esta mañana…?”(Su-ah)

Cuando la puerta se abrió, Su-ah, que estaba a la vez hablando con Hwa-hee y entrando, se detuvo.

Es mucho más grande de lo que parece desde fuera, pero por dentro parece una habitación normal… Fotos en blanco y negro colgadas en la pared, artículos de periódicos desechados e Incluso los retratos desconocidos son como un museo de historia antigua… Estaba casi lleno de cosas.

Contuve la respiración y miré alrededor de la habitación. – ‘¿Dónde está Hwa-hee en una habitación tan espaciosa?… Ni siquiera pude verlo.’

Los ojos de Su-ah buscándolo de repente se vieron como una mariposa disecada dentro del tubo de vidrio.

Su mirada se detuvo sobre un viejo libro.

Aunque definitivamente era la primera vez que lo veía, de alguna manera me resultaba familiar. Era un libro que ha sido quemado hasta los cimientos y solo queda la mitad, incluso las letras son negras.

Aunque no podía evitarlo, estaba acostumbrada.

Mientras estaba mirando el libro con curiosidad, incluso miré los artículos e imágenes en la pared.

Echando un vistazo mientras miraba alrededor de la habitación, Su-ah instintivamente se dio cuenta de algo… El contenido de los artículos desechados, los restos del fuego y la daga manchada y otras cosas viejas, todo en esta habitación tenía algo en común. ¡Todo.!

‘Muerte por hechos y accidentes. Todo en esta habitación es diferente… Es un legado que ha dejado la muerte.’

No sé por qué Hwa-hee hizo esta habitación, pero instintivamente siento que no es nada bueno. Se me puso la piel de gallina como si hubiera visto a un fantasma aterrador

Cuando estaba a punto de irme, de repente escuché la voz de Hwa-hee.

“Su-ah.”

“¡Aquí estoy!” – Ella le contestó gritando y se volteó como si huyera. Y luego, de repente, dándose la vuelta, algo le golpeó su codo.

Mirando hacia atrás con asombro por un momento, escuchó el sonido del acero estrellándose y dijo: “¿Qué está pasando justo en frente a mí?…

Algo había caído. Era una vieja daga con el mango y la hoja cubiertos de polvo negro. Tan pronto como mis ojos tocaron la hoja de la daga, de repente sentí un dolor agudo en el pecho.

Por extraño que parezca, a pesar de que estaba sofocada por un dolor el desconocido, no podía quitarle los ojos de encima… Conozco muy bien esa daga, mucho más de lo que acabo de leer en el libro quemado.

Una sensación de somnolencia aún más intensa se apoderó de mí. Jadié por el dolor de pecho

Mientras caminaba, Su-ah murmuró. – “Esto, esto no es… No es polvo… Ohh.”

La mancha negra en la daga no era polvo. Estaba caliente y pegajoso… Era sangre. – ‘¿Cómo puedo saberlo?’

El dolor agudo en mi pecho se hizo tan intenso que no podía conectar mis pensamientos. La fuerza de mis piernas…

La voz familiar de un hombre se escuchó en sus oídos.

“Rain, mi novia…”

Mientras miraba alrededor en busca de la voz, me senté debajo de la ventana.

Ella estaba acostada. Los marcos de las ventanas de madera estaban rotos y tirados en el suelo

Se podía ver una luna blanca a través de la ventana oscura. Las lágrimas brotaron y la luna como sumergida en agua estaba borrosa.

Antes de darse cuenta, Su-ah se había convertido en la mujer de antaño, como en su sueño. Las emociones dolorosas y la tristeza de la mujer se sentían como si fueran propios.

Ni siquiera podía respirar adecuadamente debido al dolor agudo en el pecho, pero ella sin la voluntad de tomar el control de su cuerpo enfermo, miró a la luna lastimosamente.

Estaba pensando en las palabras.

“Rain, mi novia nunca puede morir hasta que yo quiera.”

Ella miró la daga en su mano y dijo aquello que no pudo decirle en su momento. La respuesta salió de su boca.

“No, estas equivocado.”(Su-ah)

Sosteniendo la daga con todas sus fuerzas, como un salvavidas, dijo:

“Con esto, voy a cortar mi vida. Para que no pueda volver a verte.”(Su-ah)

Traté de levantarme, pero no había fuerza en mis piernas. – ‘Qué está pasando’

Su-ah, que se dio por vencida, agarró la daga con ambas manos y la apuntó a su pecho. Las manos que sostenía la daga temblaron con arrepentimiento persistente, pero eso fue solo por un momento.

Su-ah, quien se convirtió en ella, levantó inmediatamente la daga en alto y apuñaló su corazón con todas sus fuerzas.

“…¡Argh!”(Su-ah)

Grité de asfixia más que de dolor, y los gritos se filtraron. El cuerpo, que se retorció por el fuerte impacto, pronto se vino abajo.

Mientras el mundo se inclinaba, una tela roja ondeaba con el viento y revoloteaba como si Su-ah supiera que era su propia sangre.

Me di cuenta lentamente, pero el momento de reconocimiento fue fugaz. La muerte pronto comenzó a devorar todo su cuerpo y detrás del campo de visión incluso la tela roja que la cubría desapareció y el mundo entero se sumergió en la oscuridad y todos sus sentidos desaparecieron.

Tan pronto como exhaló su último aliento como un suspiro, Su-ah se estremeció y se despertó con la luz que la deslumbró. El suelo estaba terriblemente helado.

No puedo mover mi cuerpo, que se siente tan pesado como el plomo, así que apenas pude mirar a mi alrededor con los ojos.

Fue entonces cuando me di cuenta de que me había derrumbado en una habitación extraña.

Ahora bien, esta es la realidad. Me di cuenta con la cabeza, pero mi mente vive en dos espacios como si estuviera vagando por ahí arbitrariamente.

(N/E: La verdad es que ni yo misma entiendo, la realidad se mezcla con sus recuerdos/sueños y no se como separar la voz del pasado y la del presente. Quizá, esa es la característica particular de esta novela…)

‘¿Qué ha pasado? …Me apuñalé a mi misma en el corazón y morí.’(Su-ah)

‘La mujer que no era Min Su-ah estaba muerta…, es mi muerte también … Ella lo hizo.’ (Su-ah)

Vi una daga frente a mí cubierta con manchas secas… Era sangre… La sangre que la mujer derramó y la suya propia.

Una imagen residual de la muerte se aferró a mi mente y agitó mi conciencia… Desesperación, miedo, dolor, resentimiento, todas las posibles emociones negativas, se sentía como si estuviera siendo erosionada por un pantano mixto.

Su-ah se agachó como un feto y tembló, mientras el miedo que sentía parecía congelarla hasta la muerte.

“¡Su-ah!” – La llamada urgente sacudió su conciencia.

Cuando finalmente levanté la cabeza, la cara del hombre que se inclinó y la miró, era la de Hwa-hee.

“Por favor… Por favor, sálvame.”(Su-ah)

Su-ah, quien instintivamente extendió la mano para aferrarse a él, sacudió su cuerpo y fue sostenida en sus brazos.

El hombre frente a él ahora no era el Hwa-hee que conocía.  El hombre con una túnica de seda blanca que se arrastraba por el suelo tenía el rostro de Hwa-hee.

“Señorita Su-ah.”

Una voz ronca, como ahogada la llamó por su nombre, pero era diferente. Las palabras eran demasiado educadas.

“…Novia.”

Para Su-ah se convirtió en Hwa-hee a través de su visión manchada de lágrimas, pero es un hombre que no es Hwa-hee, quién se quedó mirándola fijamente mientras se acercaba a Dios.

Sus mangas, que originalmente eran blancas, estaban empapadas de rojo, y la daga que había cortado su vida estaba en sus manos.

“¿Estás bien? Su-ah, déjame abrazarte por un momento.”

‘Esta espada nunca traicionará tu voluntad.’

Tan pronto como Su-ah recibió la daga, los brazos de la túnica de seda roja desaparecieron y la daga negra …Vi a Hwa-hee con una daga.

“Está bien, …yo …yo …soy la novia…”(Su-ah)

Hwa-hee, quien se arrodilló y estiró los brazos como si la estuviera sosteniéndola, lloró y dejó de funcionar.

“…Su-ah.”

“Tú me llamas novia… Es Rain… Así es como tu la llamaste. ¿Verdad?”(Su-ah)

“Su-ah.”

En lugar de responder, Hwa-hee solo la llamó por su nombre. Una sombra era más profunda y oscura de lo habitual cubrió su rostro. Eso fue nada menos que una respuesta definitiva.

…Al igual que yo era esa mujer, Hwa-hee era ese hombre.

No fue un sueño. Las emociones y el dolor que sintió esa mujer eran suyos también. Porque era un ‘recuerdo’, enterrado bajo el abismo de su conciencia… Recuerdos de una vida anterior

En su sueño, Min Su-ah, la mujer de su novena vida anterior, se quitó la vida con esta daga.

Quise negarlo, pero se me cortó la respiración como si me hubieran clavado una daga en el pecho. Mientras jadeaba por el dolor que volvió de nuevo, Su-ah le preguntó desesperadamente a Hwa-hee, como rogando que lo negara.

“Tu novia se quitó la vida… ¿Verdad? …Tengo que morir, así como castigo… Es así…”(Su-ah)

Pero la respuesta no se escuchó. Su-ah, mirando los ojos helados de Hwa-hee, perdió la conciencia tal como la conocía.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: