Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 092

Capitulo 92

Ahin, después de haber rozado sus labios ligeramente contra los de Vivi, se alejó. Nerviosa, ella enderezó la espalda. Ahin la miró, mientras ella mantenía los ojos cerrados con fuerza. Ambas manos estaban apretadas por la vergüenza y sus labios estaban en un puchero. Para colmo, una vez que él se alejó, la coneja traicionera estiró el cuello hacia él. Era tan divertido que se contuvo de reír.

‘¿Por qué está tan callado?’

Vivi entrecerró los ojos cuando no pasó nada. Y en lugar de verlo de pie frente a él, Ahin estaba encorvado, temblando y agarrándose la cara entre las manos.

‘No puede ser… ¿¡Está teniendo un ataque!?’

Las manos de Ahin temblaban.

“¡¡No!!”

Vivi se apresuró y lo atrajo hacia sí, preparándose para invocar feromonas curativas. Sin embargo, Ahin, quien levantó su rostro revelando una amplia sonrisa, acarició su cabeza, y ella parpadeó confundida.

“¿Por qué dijiste ‘no’ de repente?”

“¿N- No estabas teniendo un ataque de feromonas?”

Vivi miró a Ahin, quien se veía completamente bien, tanto que comenzó a reír.

“¡Jajajaja!”

‘¿¡Qué voy a hacer con esta bestia!?’

Una pantera negra engañosa. Los herbívoros a menudo estereotipaban a los depredadores como seres que obedecían todos sus instintos y eran codiciosos, pero Ahin estaba más allá de los límites. Enojada, Vivi trató de salir de debajo de la mesa. Sin embargo, Ahin, que bloqueaba totalmente su camino, se inclinó.

“¿Para donde vas?”

Vivi trató de calmar su acelerado corazón. Su rostro que quitaba el aliento estaba demasiado cerca.

“…Tengo cosas que hacer.”

“Esto aquí también es algo que hacer.”

Ahin todavía estaba sonriendo felizmente. Vivi, petrificada, se olvidó de parpadear. Él inclinó la cabeza y le rozó los labios con la lengua. Vivi los cerró firmemente, no permitiendo intrusiones. Con los ojos entrecerrados, Ahin vio que sus ojos estaban abiertos de par en par esta vez, sin cerrarlos. Abrió un poco los labios y preguntó.

“¿No quieres esto?”

La voz profunda mostraba nerviosismo y urgencia. Vivi asintió con fuerza. Esta persona era una bestia muy peligrosa.

“Yo-”

Tan pronto como los labios de Vivi se abrieron un poco para responder, Ahin aprovechó y deslizó su lengua. Sus ojos se encontraron en medio del beso. Los iris rojos brillaron. Pronto, los ojos de Vivi fueron cubiertos por la gruesa palma de la mano de Ahin. Cerrando naturalmente los ojos, ella agarró su cuello con fuerza. Un brazo de Ahin acercó la cintura de Vivi a él. Su otra mano fue a la parte de atrás de su cuello, agarrando un puñado de cabello blanco.

A diferencia del comienzo, que fue lento, él comenzó a moverse con impaciencia. Ahin, con los labios firmemente pegados, dejó de actuar con delicadeza y comenzó a barrer toda la boca de Vivi. Cuando ella, sin aliento, intentó apartarse para tomar aire, él insistió, como si fuera a tragársela. Sus brazos se apretaron alrededor de él, y podía sentir los latidos de su corazón. Al darse cuenta inconscientemente de que los latidos de Ahin eran más fuertes y rápidos que los suyos, Vivi se estremeció. Su mano, que sostenía la parte posterior de su cabeza, bajó hasta la marca en la parte posterior de su cuello.

El pulgar persistió, barriendo la cicatriz. Fue un toque de frotamiento y presión como para comprobar que todavía estaba allí. Vivi, con la mente nublada, inconscientemente lanzó feromonas al aire. Ahin, que estaba haciendo todo lo posible para no dejar escapar feromonas sexuales, se tragó las malas palabras que aparecieron en su mente.

Ya era difícil resistirse solo a Vivi, pero ahora, las feromonas que flotaban a su alrededor desafiaban su racionalidad. Ahin, en medio de la confusión, pensó que en ese momento Vivi estaba en riesgo de volver a su forma de coneja, liberando algunas de sus feromonas para ella, para garantizar. La habitación se sentía cargada de densas feromonas. Vivi, que estaba casi asfixiándose, golpeó a Ahin en el pecho. Luego se obligó a alejarse un poco de ella.

“…¿Que pasó?”

Una voz ronca salió. Vivi, respirando pesadamente, lo miró críticamente.

“Me estoy sofocando…”

“Estas cosas son así.”

Apartando la cara de Ahin, se quejó.

“… Quiero un descanso”.

Era una coneja astuta, porque no dijo que quería detenerse por completo. La mirada de Ahin se quedó en sus labios rojos, húmedos de saliva.

“¿Necesitas descansar?”

Ahin, que solía actuar como una bestia hambrienta, parecía haberse convertido en una por completo. Las orejas que revelaban cuando se movía eran rojas. Vivi lo miró fijamente, entrecerrando los ojos. A diferencia de ella, que aún jadeaba, él parecía lleno de energía. No podía dejarse influir por las palabras engañosas de la bestia. Ahin, acariciando su frente temblorosa, sonrió.

“¿Por qué pones esa cara?”

Incapaz de resistirse, Ahin mordió el labio de Vivi. Después de sentir una ligera presión en sus labios, ella se preguntó vagamente si serían sus colmillos. Poco después, su cuerpo perdió por completo la tensión y cayó en los brazos de Ahin. Él la tomó por la cintura y agitó una mano frente a su rostro.

“…¿Vivi?”

Vivi, cuya conciencia estaba en algún lugar del más allá, estaba pálida como una hoja de papel. Su expresión, aunque débil, mostraba algo de miedo y confusión.

“Vaya.”

Fue solo entonces que Ahin notó que sus colmillos se asomaban a través de sus labios.

‘Si te vas a desmayar así, ¿qué vas a hacer en el futuro cuando nos besemos?’

Ahin pensó que conocía el alcance del coraje de Vivi, pero parecía que no. Acostándola suavemente en la cama, abrió la puerta del dormitorio. Los guardias lo saludaron con gestos exagerados. Ahin los miró y frunció el ceño. Era desconcertante ver llorar a esos hombres enormes.

“¿Qué pasó?”

Cuando habló, los guardias se cuadraron y suplicaron.

“¡Hemos cometido un pecado digno de la pena de muerte! ¡No pudimos evitar que Vivi montara a Barra, así que por favor castíguenos!”

“Nunca ordené que la detuvieran.”

Los guardias, que estaban postrados en el suelo, miraron hacia arriba confundidos.

“…¿Cómo?”

“No impida que Vivi se vaya a menos que haya una situación peligrosa o sea en medio de la noche. No le gusta estar encerrada.”

Cuando los guardias comenzaron a relajarse, Ahin agarró la lanza de uno de ellos y apuntó a sus cabezas.

“Pero es cierto que la han perdido de vista. Si algo así sucede en el futuro, deberían ir tras ella… No, espera.”

Si fuera así, ¿Vivi no correría aún más desesperadamente? Si corría como loca y se caía por las escaleras, sería un gran problema. Ahin, sin saber qué decir, miró los cascos de armadura que formaban parte de la decoración de las paredes.

“Si surge una situación en la que tienen que perseguirla, usen cascos. Al menos ella no verá sus rostros.”

Era un problema, ya que la visión de los caballeros era muy limitada con los cascos. Sin embargo, entendiendo la orden, no respondieron.

“Sí, mi Lord.”

“Y…”

Una vez más, la lanza apuntó a los rostros de los caballeros.

“No pronuncies el nombre de Vivi como si fueras cercano a ella.”

“¿Qué…? Pero…”

“Pueden llamarla como antes.”

Evelyn, el autoproclamado secretario más competente del mundo, había notado esta obsesión sin contexto de Ahin y nunca había llamado a Vivi por su nombre. Lo mismo se aplicaba a Lile, que había absorbido el consejo de Evelyn.

“Yuan, llama al médico y a Meimi aquí, ahora mismo.”

“Sí, mi Lord.”

Después de haber visto todo desde el pasillo, Yuan se juró a sí mismo que atendería a la Señorita Liebre lo mejor que pudiera. De vuelta en el dormitorio, Ahin le quitó con cuidado los zapatos a Vivi. Al ver los pequeños pies blancos, la idea de lamerlos cruzó por su mente. Llegó a la conclusión de que debía haberse vuelto completamente loco.

Pensando en dar un paso atrás por si acaso, apoyándose contra la pared de la habitación contigua, Ahin pensó. Sería apropiado llamar a Wolfes al amanecer para remodelar el armario de Vivi, haciéndolo mucho más grande. Además, llevaría las joyas que ella había escondido debajo del sofá al nuevo armario. Ahin se sintió emocionado. Acercándose a la cama de nuevo, se sentó al lado de Vivi. Las heridas en sus palmas por las uñas no eran tan serias.

Pero al pensar que estaban en el cuerpo de Vivi, se sintió extremadamente preocupado e incómodo. Sin embargo, no se podía decir lo mismo de la marca en la parte posterior de su cuello. Extendiendo la mano, apartó un mechón de cabello blanco de la cara de Vivi. Sus mejillas se sentían como si estuvieran hechas de algodón.

El día que descubrió que ella era una mujer-bestia similar en edad a él, Ahin había imaginado cómo se vería en forma humana, una y otra vez. Al principio, pensó que sería una persona redonda y perezosa. Sin embargo, su apariencia real era tan hermosa que empeoró la ansiedad de Ahin.

En territorio de las panteras negras, donde había muchos peligros, ella dejaba claro con una mirada que era una herbívora. Ahin presionó la mejilla de Vivi con su dedo índice.

[Busquemos una manera, usando mis feromonas curativas.]

Su propuesta fue tan dulce que era difícil para él rechazarla. Las feromonas de Vivi en realidad habían ayudado a calmar los ataques de feromonas, que antes ocurrían con mucha más frecuencia. De hecho, la mayor parte del tiempo, él se sentía completamente estable.

Sin embargo, había muchas incertidumbres. Incluso en forma humana, Vivi no sabía cómo controlar sus propias feromonas. Además, durante el ataque en el territorio de las liebres, él pudo sentirlo claramente. Aunque su cuerpo estaba siendo curado, había ocurrido un extraño fenómeno en el que las feromonas de dominación habían succionado las curativas. Cada vez que esto sucedía, perdía el conocimiento, sintiendo una sensación de éxtasis. El hecho de que se salió de control solo trajo más desgana una vez que volvió a la normalidad. La mirada de Ahin alcanzó la mano de Vivi.

“Haré todo lo posible para evitar que uses feromonas curativas en mi próximo ataque.”

Sin embargo, sabía que era muy poco probable que Vivi se rindiera en estas circunstancias. Como había dicho Evelyn, ella era la cobarde más valiente del mundo. A menudo luchaba con valentía en situaciones que normalmente todos temían. Por lo tanto, juzgó que tenía que estar lejos de Vivi durante el próximo ataque de feromonas.

Ahin estaba preocupado. Extrañaba a Edith, que lo había dejado hacía tantos años, pero también lo culpaba de todo. La oscuridad había llegado a la familia en ese momento. Desde la muerte de Edith, Valence ha salido de casa durante 5 días cada mes para buscar formas de curar cualquier ataque de feromonas que pueda aparecer en Ahin, inventando excusas para estas salidas.

Al escuchar que Meimi y el doctor estaban afuera de la puerta, Ahin retiró la mano que acariciaba la mejilla de Vivi. Fue una noche llena de ansiedad.

 

Anterior            Tabla      Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Ya quiero ver está escena en el manhwa!! 😁🥳

Responder

yo también ojalá no censuren nada que muestren cada detalle !!❤️😍😍

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: