Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 090

Capitulo 90

Ahin, después de parpadear varias veces, ladeó la cabeza hacia un lado. El rostro de Vivi se podía ver con más detalle desde esta perspectiva.

“Quiero que me expliques todo de una vez.”

Como un grifo roto, los ojos de Vivi no podían dejar de derramar lágrimas. Preparándose para no sonreír, él enderezó la boca. La nariz de Vivi estaba roja y su trenza pasada de moda estaba despeinada.

Hizo una pausa mientras buscaba en su bolsillo un pañuelo para secarle las lágrimas. Al darse cuenta de que no había ningún pañuelo, se quitó la chaqueta y se la entregó. La coneja feroz lo tiró. Bajando la cabeza, ella cerró los ojos con fuerza. Desearía que las lágrimas se detuvieran para poder preguntar correctamente.

[Tus feromonas curativas podrían aliviar los ataques. Para ser directo, él necesita de tus feromonas.]

Lillian había dicho que las feromonas curativas eran muy raras y que esperaba que ella pudiera quedarse siempre con la familia Grace. En resumen, lo que quería era garantizar la seguridad de su nieto manteniéndola cerca.

[¿Cuál es su relación con mi nieto?]

No tenía idea de que Lillian estaba tratando de usar el corazón de Vivi como un medio para su objetivo. Muchas emociones pasaron por la mente confundida de Vivi. No creía que fuera malo que la necesitaran, pero al final, estaba siendo utilizada. Y odiaba a Ahin por hacer que todo pareciera trivial. Todavía mordiéndose el labio, levantó la cabeza de repente.

“¿Desde cuándo?”

Los ojos de Ahin se contrajeron ante el movimiento repentino de Vivi, quien había estado en silencio hasta ese momento.

“…¿Qué?”

“¿Cuándo empezaste a tener los ataques?”

A pesar de sus esfuerzos por mantener la calma, la voz de Vivi se hizo más fuerte.

“¡El padre de Ahin murió a causa de los ataques de feromonas! ¡Pero el abuelo no sabía que tú también tienes ataques! ¿Por qué no le dijiste? ¿¡Por qué no me dijiste!?”

Ante la pregunta inesperada, Ahin suspiró y se pasó una mano por la cara. Parecía resignado. Vivi apretó los puños de nuevo. Los ojos rojos de Ahin captaron el movimiento. Sus uñas volvían a clavarse en la carne, bajo la herida ya abierta.

“Tu mano.”

“¡Este no es el momento de pensar en eso! Está bien, puede ser algo difícil de hablar, lo sé. ¡Pero tenías que haberme dicho, después de todo, eso…!

Vivi, hablando sin parar, se movió, comenzando a dejar la mesa, pero luego se detuvo cuando Ahin habló con una voz sin emociones.

“…Después de todo, eso puede llevarme a la muerte.”

Los ojos de color violeta claro temblaron y Vivi volvió a sentarse en el suelo. Ella apenas logró responder.

“¿Por qué no me dijiste…”

Las lágrimas cayeron sobre el vestido lila. Sus sollozos se podían escuchar en la habitación silenciosa. Se frotó los ojos con el dorso de la mano, poniéndolos rojos. Ahin miró a Vivi, quien no podía dejar de llorar. Parecía esforzarse por no sollozar en voz alta, simplemente secándose las lágrimas con las manos. ¿Sabría ella cómo eso hizo sentir al espectador?

“¡¿Por qué…!?”

Vivi expresó su frustración cuando golpeó el suelo. Ahin miró los pequeños puños y sonrió levemente. Ella ya no tenía lágrimas en los ojos. Su rostro estaba rojo y su cabello estaba enyesado. Tenía el labio hinchado porque se lo había mordido para no llorar. Pensando que estaba disfrutando verla en ese estado, Ahin sintió un nudo en el estómago. Su mirada se fijó en las manos de Vivi. El leve olor a sangre de las heridas permanecía en el espacio debajo de la mesa. Las feromonas que Vivi había esparcido sin darse cuenta, debido a su alteración emocional, también estaban mezcladas.

Era un olor peligroso. Estimulado por el familiar y suave aroma, él respiró hondo. Mientras tanto, Vivi, mirando a Ahin, quien apartó la cara, dejó de golpear el suelo. Los ojos rojos estaban cubiertos por la oscuridad. La sensación de enfrentarse a un depredador hambriento la golpeó. Las lágrimas desaparecieron y su visión se centró. Nerviosa, Vivi comenzó a palpar a su alrededor, sintiendo la pared detrás de ella.

Sólo entonces se dio cuenta de la contradicción. El espacio debajo de la mesa podría ser un lugar seguro del mundo exterior, pero también significaba que no tenía adónde correr. La única salida estaba bloqueada por Ahin, que se veía diferente a lo habitual.

“Si te lo hubiera dicho, ¿qué podrías haber hecho?”

Ahin habló y sus colmillos fueron revelados, lo que provocó el instinto de pánico de Vivi. No podía apartar los ojos de los dientes que sabía que fácilmente podrían perforar su carne.

<Huye.>

Era como si una voz le gritara al oído. Los ojos estaban pegados a los caninos afilados… Sintió que la sangre se congelaba en su cuerpo. Necesitaba escapar. Mientras retrocedía, la espalda de Vivi tocó la pared.

“¿Vivi?”

Se cubrió la cara con los brazos en un acto de autoprotección. Era un instinto primario. Su corazón estaba acelerado. Finalmente, se calmó un poco. Cuando quitó el brazo que bloqueaba su vista, pudo ver el rostro de Ahin, como siempre. El miedo intenso que acababa de sentir se había ido como un sueño. Vivi respiró hondo, sin moverse. Tenía miedo de que él hubiera percibido su pánico.

No había tantas diferencias entre herbívoros y depredadores. Pero entonces, ¿por qué no superaron la distancia que existía entre ellos? Ella ha estado pensando en eso últimamente. Los caballeros, que parecían aterradores y un poco difíciles de tratar, así como el mayordomo y el ama de llaves, que parecían estrictos, eran personas que tenían principios firmes y reglas respetadas. Eran un poco más grandes, pero no diferentes de la profesora Janna o Russell.

Lo había pensado una y otra vez, y después de regresar del territorio de las liebres, en realidad se sintió más cómoda en el clan de las panteras negras. Si tan solo otros herbívoros pudieran sentirse así… No podía entender la línea invisible que separaba a los depredadores de los herbívoros.

“Vivi, ¿estás bien?”

La voz profunda de Ahin la hizo mirar hacia arriba.

“Oh… ¿qué dijiste…?”

“Si te hubiera hablado de los ataques de feromonas, ¿qué habrías hecho?”

“¿Yo? Yo no…”

Incapaz de enfrentarlo, tartamudeó.

“Vaya…”

Luego, habiendo logrado despejar su mente, Vivi tocó la frente de Ahin. Él la miró, y al ver que ella aún tenía los ojos en el suelo, tomó la mano que le tocaba la frente, apartándola. El cabello plateado volvió a caer en su lugar.

“¿Me tienes miedo?”

Su extraño comportamiento no podía tener otra explicación. Los hombros temblorosos de Vivi respondieron la pregunta.

“¿Es por mis caninos?”

Ahin, que estaba en la cima de la cadena alimenticia dondequiera que fuera, nunca había experimentado el miedo. Incluso en el futuro, sería imposible para él entender tal cosa, ya que no habría nada en este mundo que pudiera provocar tal reacción en él. Pero sabía que la reacción de Vivi iba más allá del nerviosismo. Él entendió.

Ponerse pálido, los ojos contraídos y protegerse con los brazos eran reacciones familiares. Lo había visto cada vez que estaba a punto de matar a alguien. Ahin imaginó que el pánico que Vivi sintió en ese momento fue similar.

“Conversemos más tarde.”

Juzgando que sería mejor alejarse que asustarla más, se preparó para alejarse de la mesa. Vivi extendió la mano y agarró la manga de la camisa de Ahin.

“¿¡Para dónde vas!? ¡No hemos terminado de hablar!”

“¿Y es posible?”

“¿Qué?”

“Para tí, hablarme ahora mismo. ¿Es posible?”

Ahin, arrodillado, miró a Vivi, pareciendo aún más grande que de costumbre. Su mano, agarrando la manga, apretó su agarre.

“Aún no has escuchado mi respuesta.”

“¿Qué respuesta?”

“… ¿Qué habría hecho si me hubieras dicho sobre los ataques de feromonas?”

Ahin no esperaba que ella respondiera la primera vez, y menos después de notar el pánico de Vivi. Él sonrió. Sus ojos se entrecerraron cuando se dio cuenta de que él debía estar riéndose en su cara.

“… ¿No te diste cuenta? Cuando tuviste un ataque de feromonas esa noche en el territorio de las liebres, mis feromonas curativas te ayudaron, ¿no es así?”

“Sí.”

“Entonces, ¿por qué actúas de esta manera? Puedo ayudarte con tu problema-”

“No seas arrogante.”

La voz de Ahin, que hasta ese momento había sido relajada, se volvió fría en un instante. Pensando que él podría alejarse, aumentó el agarre de la mano que agarraba la manga de su camisa.

“¿Acabas de humanizarte por primera vez y quieres abusar de tus poderes para curar mis ataques?”

Ahin se subió las mangas para que los dedos de Vivi se vieran obligados a soltarse, uno por uno.

“Y todavía me tienes miedo. ¿Cómo pretendes hacer tantas cosas?”

“¡Yo….!”

Ahin, apartándola por completo, miró a Vivi con ojos arrogantes.

“Cuídate a ti misma antes de tratar de ayudar a los demás.”

Cada palabra se sentía como una daga clavada en ella. Pensando que debería retroceder, él apartó la mirada del rostro tembloroso de Vivi.

“Hoy…”

Ahin, pensando en algo para cambiar de tema, no se dio cuenta de que los ojos violeta pálido brillaban con determinación.

“¿Cómo te las arreglaste para humanizarte-”

Woosh.

Tirado por el cuello mientras estaba distraído, Ahin fue arrastrado debajo de la mesa. Al tratar de levantarse, se golpeó la cabeza con fuerza contra la parte superior del mueble. El ataque inesperado le dolió más de lo que esperaba. Cuando, gruñendo de dolor, recuperó la vista, el rostro de una herbívora feroz estaba a centímetros del suyo.

 

Anterior            Tabla       Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: