Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 088

Capitulo 88

La combinación de Ash y Barra dejó a los sirvientes en el polvo. Gracias a eso, llegué al invernadero mucho más rápido que si viniera caminando.

Empecé a enderezar mi ropa y me di cuenta de que arreglar mi apariencia en este punto sería mucho más difícil de lo que había sido vestirme. No quería repetir esa experiencia otra vez, nunca más.

Los brazos que habían sostenido el cuello de Barra temblaban por el esfuerzo y mi cabello se sentía como si hubiera salido de un huracán. Caminando lentamente a través del vértigo, traté de ordenar todo lo que pude y me acerqué a la entrada.

Dos caballeros, vestidos de negro, enderezaron la espalda. Eran los mismos dos que siempre custodiaban el invernadero y ya sabía que habían aprendido a dormir de pie. Miraron a Ash y a Barra, luego el uno al otro, y no dijeron nada. Incliné mi cabeza hacia ellos.

“Disculpe…”

Entonces traté de entrar en el invernadero de forma natural. Desafortunadamente, los caballeros se movieron y bloquearon mi camino.

“Esto… Señorita… Cómo…”

Balbucearon palabras sin sentido. La presencia de Ash, Barra y mi apariencia probablemente fueron la razón, pero lo ignoré.

“Por favor, déjame pasar.”

Miré a los dos caballeros, cuyos ojos rojos temblaban violentamente. Entonces, me dirigí a ellos.

“Felton.”

“¡Sí! No, ¿como..?”

“Quiero decirte que si me como una zanahoria entera, me enfermaré. Así que te agradecería que dejaras de darme tantas en secreto.”

El rostro de Felton palideció.

“Sé que tienes buenas intenciones, pero necesitan ser ralladas para que sean comestibles por un conejo bebé. Y Milon, siempre quise decirte esto, pero…”

Milon estaba estupefacto.

“Sobre el apodo ‘Blanquita’ que me diste… necesitas cambiarlo.”

“Oh, cómo…”

“Felton me ha confesado que en su opinión este apodo es completamente ridículo.”

Milon dio un paso atrás, tambaleándose. Ambos parecían traumatizados y dejaron de bloquearme el camino. Al pasar por la entrada, vi que el invernadero estaba en plena floración. El aire cálido me rodeó.

Me quité la capa que llevaba y seguí el camino de piedra, caminando en silencio. Ash y Barra me siguieron, cada uno por un lado. Una de las cosas que había aprendido en clase era que Lillian solía venir al invernadero a esa hora todos los días. Parece que le gustaba tomar el té solo. Si tenía razón, él debería estar aquí ahora mismo.

Después de apartar algunas hojas, vi al abuelo sentado a la mesa. Siempre vestía capas o chaquetas, pero hoy vestía una sencilla túnica negra. Sin querer apresurarme, alisé el dobladillo de mi vestido lila. Tomé el primer atuendo que vi, pero ahora estaba pensando que hubiera sido mejor usar algo negro, o tal vez un vestido más elegante.

“Parece que ya eres parte del clan de las panteras negras, caminando con dos panteras a tu lado.”

Cuando escuché la voz profunda, dejé caer el vestido y levanté la cabeza. Me reconoció de inmediato.

“Ahora, ¿qué veo? Ciertamente no es una ninfa. ¿Qué clase de ninfa andaría con el pelo tan revuelto?”

“Oh, eso…”

Mi cabello blanco no mostraba signos de desenredarse, incluso cuando traté de pasar mis dedos por él. Mirándome luchar contra mi cabello, él habló con calma.

“Ven aquí y siéntate.”

Fue casual, no muy diferente a la forma en que me trató cuando yo era una coneja. Después de dudar, me senté en la silla frente a Lillian. Sin embargo, se levantó y se paró detrás de mí.

“¿Tienes un peinado en particular que prefieras?”

¿Iba a arreglarme el pelo? Siendo un noble de alto rango, nunca esperé que haría este tipo de servicio. Pareció leer mi mente y sonrió.

“¿No me arreglaste el pelo el día que nos conocimos? Te agradeceré por las coletas de ese día. Aunque siempre llevo el pelo recogido en una trenza.”

Evité su mirada, pensando en el atrevido acto que había cometido. Pero él fue tan malo ese día… ¿Cómo podía querer ponerme en una canasta? No pude expresarme, así que en su lugar di una respuesta mala.

“…Un peinado que me haga parecer una ninfa, por favor.”

“Me gusta tu ambición. Cambiando de tema, ¿hiciste tu tarea? ¿Quién creó la teoría de las feromonas andantes?”

“Doctor Philip Iris.”

Estoy seguro de que la Señora Valence dijo que mi tutor me enseñaría los conceptos básicos. Pero el abuelo estaba enseñando cosas que ni siquiera los estudiantes de la Academia aprendían.

“Esta parte está al final del capítulo, así que debes haberla leído hasta el final. Al menos eso.”

Contrariamente a las duras palabras, sus manos en mi cabello eran gentiles. Aunque yo estaba murmurando todo el tiempo porque estaba muy avergonzada. Bueno, no podía explicar que llegué aquí montando en Barra, así que sonreí y me concentré en el toque en mi cabeza.

“¿Por qué estás riendo? A juzgar por tu descuido, creo que debería aumentar el número de clases.”

“¿Qué?”

Realmente estaba tratando de gustarle. Haciendo una cara seria, lo miré por el rabillo del ojo.

“Cuando te conocí, pensé que eras una coneja maldita.”

Me tiró del pelo hacia atrás y vaciló.

“Pero eres una chica hermosa. ¿Cómo terminaste con un loco como Ahin? Si estás en problemas, habla conmigo. Te ayudaré.”

Creo que esta fue su manera de disculparse por el día que nos conocimos. Me sentí un poco aliviada, como si me hubiera quitado un peso de encima. Sonriendo de nuevo, giré la cabeza para ver mejor a Lillian.

“En lugar de eso, disminuya la cantidad de tareas, por favor.”

“Ya que me lo pediste con una sonrisa… Duplicaré la cantidad de mañana.”

Bestia malvada. Dejando de sonreír de nuevo, lo miré a los ojos.

“Abuelo… Oh no, Lord Lillian…”

“Puedes llamarme abuelo. Después de todo, mi nieto real me llama “viejo”…”

El atardecer tiñó las hojas de un tono rojizo.

“Abuelo.”

“¿Sí?”

“En realidad, vine aquí porque quería preguntarle algo.”

Su mano, que estaba trenzando un mechón, se detuvo en el aire.

“Abuelo, usted aceptó ser mi tutor porque quería hacerme preguntas, ¿no?”

“Eres inteligente. Es verdad. Entonces, ¿puedo preguntar?”

“No.”

“…¿Qué?”

“Si respondo, no puede ignorarme como solía hacerlo, ¿no es así?”

“¿Qué clase de persona haría algo así? Solo si es mi miserable nieto, que parece un perro sarnoso.”

Si Ahin, que después de todo era un hombre-bestia felino, escuchaba esto, sus ojos se agrandarían. Di una pequeña sonrisa. Tan pronto como lo notó, Lillian chasqueó la lengua y comenzó a hablar.

“El día que volví a la mansión Grace, me quemé en la muñeca con té y fue bastante feo. Ya estoy viejo, por lo que me lleva mucho tiempo sanar, aunque reciba tratamiento.”

El abuelo luego se arremangó y me mostró su muñeca.

“Pero después de nuestra ‘batalla’ en la biblioteca, cuando desperté, estaba sanado. Solo quedó una pequeña marca.”

Entrecerré los ojos para ver una pequeña marca en la piel.

“Fue la primera vez que vi feromonas como las tuyas, así que fui a estudiar por primera vez en muchos años. Tus feromonas tienen poderes curativos.”

Al escuchar su voz tranquila, asentí.

“Es una feromona muy rara y poderosa. Y parece que no eres capaz de controlarlo. ¿Estoy equivocado?”

“… No, todo es verdad.”

“Es por eso que quería ser tu tutor. Te enseñaré cómo lidiar con tus feromonas.”

Creo que estaba demasiado concentrado en los libros para eso. Cuando lo miré con sospecha, tosió y agregó.

“Bueno, eventualmente te enseñaré.”

“Acepto.”

“Es imposible que Valence o mi nieto te enseñen. Ya sabes, son monstruos que controlan sus feromonas súper poderosas por puro instinto, por lo que no entienden cómo funciona el proceso para explicarlo en absoluto.”

Yo puedo entender. Cuando la Señora Valence había intentado enseñarme por primera vez cómo controlar mis feromonas, me dijo que contuviera la respiración y forzara mis venas, lo que se sentía más como un manual para una muerte segura.

“Y también…”

El abuelo respiró hondo.

“Quiero ayudarte a controlar tus feromonas con motivos ocultos.”

“…Lo sé. Quería preguntar sobre eso.”

Poniéndome de pie, me encontré cara a cara con él.

“¿Qué quiso decir cuando dijo que Ahin necesita estar a mi lado todo el tiempo?”

Tal vez mis feromonas curativas tenían algo que ver con la disminución de sus ataques de feromonas. Después de un silencio, el abuelo, frente a mí, se masajeó las sienes.

“¿Qué relación tienen tú y mi nieto, de todos modos?”

“…!”

Una pregunta tan repentina… Oficialmente, somos depredador y presa, pero con el corazón confundido, desvié la mirada.

“No tienes que responderme. He estado pensando esto por un tiempo, pero tus expresiones faciales son impresionantes. Ni siquiera tienes que abrir la boca.”

¡No tenía mucha práctica controlando mis expresiones humanas, disculpe!

“Sabes que Ahin tiene feromonas con poder dominante. Es un secreto, pero muchos ya lo saben. Y hoy, ¿sabes qué día es?”

“Aniversario de la muerte de Edith…. el padre de Ahin.”

“Sí. Él era mi hijo. Nuestra familia Fayant siempre ocupó un lugar destacado entre la nobleza, pero Edith no tenía los requisitos necesarios para ser el esposo de la líder del clan. Sin embargo, se ganó el amor de Valence y, superando sus ofertas de matrimonio arreglado, terminaron casándose.”

¿Así que la misma Señora Valence que yo conocía había rechazado ofertas más ventajosas y se había casado por amor? Al ver mis ojos sospechosos, agregó el abuelo.

“Edith era más guapo que mi nieto. Para empezar, tenía el pelo rubio, algo raro en el clan de las panteras negras. También sabía cómo vestirse para verse aún más hermoso. Superó las luchas de poder y conquistó Valence por sí mismo.”

¿Un rostro aún más hermoso que el de Ahin…? Si es así, todo tiene sentido. Me tapé la boca con las manos, sorprendida.

“Pero Edith era un debilucho. No podía controlar sus propias feromonas, por lo que a menudo se quedaba en la cama.”

“No creo…”

“Sí. Tenía el mismo tipo de feromona de dominancia que Ahin. Afortunadamente, el niño heredó la fuerza del linaje de Valence. Si no, a estas alturas ya se estaría muriendo.”

La ansiedad aumentó en mi cabeza y apreté los puños. Mis manos estaban sudorosas.

“Pero Edith no estaba delicado de salud desde el principio. De hecho, comenzó a tener ataques de feromonas poco después de comprometerse con Valence. Tenía 18 años…”

El abuelo, suspirando, miró el techo del invernadero.

 

Anterior            Tabla        Siguiente

 

 

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: