Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 087

Capitulo 87

“La Señorita Liebre se habría enterado de todo cuando Lord Ahin regresara por la noche. Si tan solo tuviera más paciencia…”

El caballero se rascó la frente, su expresión adolorida.

“No necesitamos ocultarlo de todos modos, porque todos saben lo que está pasando. Si tan solo nos hubiera preguntado directamente…”

Vivi, deteniéndose en el portal, miró hacia atrás.

“Entonces, ¿por qué simplemente no hablaste?”

“Mira quién habla, te quedaste sin pantalones por culpa de ella.”

“Ugh, no puedes decirle a nadie sobre esto, ¿¡estás escuchando!?”

Y la pelea continuó, pareciendo que nunca terminaría.

<Chicos, quiero saber ahora.>

Juntando mis patas delanteras, preparé una suprema “mirada de pobre”. Los ojos de los caballeros, al recibir este ataque mortal, temblaron.

“…Hoy es el aniversario de la muerte de Lord Edith.”

<¿Edith?>

“Él era el esposo de la Señora Valence y el padre del futuro líder.”

 

***

 

Al entrar a la habitación, lo primero que hice fue revisar el balcón. Normalmente, Ahin dejaba a Quinn de guardia los días que estaba fuera. Del otro lado del vidrio, como era de esperar, estaba Quinn, sentado en el alféizar de la ventana, observándome con los ojos entrecerrados.

El traidor que le dijo a Ahin que había encontrado a Rune. Que pena.

Pic. Pic.

Golpeando su pico en el vidrio amenazadoramente, Quinn me miró. Parecía decir “solo estás a salvo por la existencia de este vidrio”.

Dando un paso atrás, me metí entre las piernas de Ash. Ella se acurrucó en una bola a mi alrededor protegiéndome. Era cálida.

Ahin debe haber ido a visitar la tumba de su padre. Ahora entiendo por qué la Señora Valence canceló nuestro té y también por qué el abuelo no vino a enseñar. Todos los sirvientes estaban vestidos de negro… Era algo desconocido para mí, porque nunca había visto algo así en la mansión Labian.

<Aniversario de la muerte de su padre…>

El hecho de que hubiera muerto no me sorprendió tanto, ya que había notado su ausencia desde que llegué a la mansión Grace. Sin embargo, lo que me inquietó fue la breve explicación dada por los caballeros.

“Lord Edith, el esposo de la líder del clan, murió muy joven.”

Dijeron que la causa era una enfermedad crónica y que solo los miembros de la familia Grace sabían de qué se trataba. Frotando mi cara contra el pelaje negro de Ash, me moví nerviosamente.

Como habían dicho los caballeros, la muerte del esposo de un líder de clan era algo que incluso a personas de otros territorios les interesaría.

<Pero, ¿por qué Ahin no me dijo una palabra al respecto, ni siquiera esta mañana?>

No necesitaba decírmelo, pero tampoco había razón para no hacerlo. Él también había tenido muchas oportunidades. Todo lo que podía pensar era que dejó de decírmelo a propósito. Pero ¿por qué razón?

‘El padre de Ahin. Una enfermedad crónica. Abuelo. Aniversario de la muerte…’

Palabras sueltas comenzaron a aparecer en mi cabeza. Una extraña ansiedad creció, rizándome los dedos de los pies. Inquieta, pensé en la peor hipótese de todas.

<No puede ser…>

Sería demasiado… mi corazón acelerado no mostraba signos de calmarse y mis patas temblaban. Me levanté y caminé hacia la habitación contigua, donde se guardaba la ropa de Ahin. Naturalmente, Ash y Barra me siguieron. Los miré fijamente.

<No me sigan.>

Desafortunadamente, mi amenaza no funcionó con Ash. En cambio, Barra, entendiendo mi intención, me envió una mirada de desaprobación y se colocó entre Ash y yo. Con una mirada feroz, Ash parecía decir “¿cómo te atreves a bloquearme?” Y los dos empezaron a pelear.

<Lo siento y gracias.>

Barra, con su amor no correspondido que había durado años, ni siquiera podía luchar contra Ash. Di la espalda al sacrificio y entré en la habitación.

Entre la ropa de Ahin, había muchos artículos caros. Una cómoda estaba retranqueada, que contenía las cosas más valiosas, y junto a ella un espejo de cuerpo entero. Ese era el único lugar en la habitación que era un punto ciego para Quinn, que estaba mirando a través del vidrio. Si iba a convertirme en humana, no tendría mucho tiempo.

Frente al espejo, tragué saliva. Hasta ahora, solo me había humanizado absorbiendo las feromonas de algún depredador fuerte. Mis feromonas respondían, revoloteando, y después de mucho dolor, me convertía en humana.

<Pero entonces…>

¿No tendría el mismo efecto agitar las feromonas por sí sola? Por supuesto, existía la posibilidad de que pudiera tener un ataque de feromonas y mucho dolor en su lugar. Habiendo sentido el intenso dolor tantas veces, el miedo me apretó el estómago. Caminando de un lado a otro, me abofeteé las mejillas.

No lo sabría si no lo intentara. La única otra opción era esperar a que me consiguieran un Ferenium. Pero podría tomar mucho tiempo, y estaría ansiosa hasta ese entonces. En este momento, quería convertirme en una persona más que nunca.

Enfocando mis feromonas lentamente, sentí una sensación familiar en todo mi cuerpo. El poder que antes tanto temía ahora parecía familiar. Me miré en el espejo con el rabillo del ojo y vi un conejo bebé. Después de sentir palpitar cada vena de mi cuerpo, aumenté la intensidad de las feromonas, más allá de lo que solía usar.

<Más, más…>

Procedí como si subiera una escalera. Concentré más y más las feromonas… hasta que apenas podía estar de pie…

<Más, más…>

Argh.

El dolor que conocía bien golpeó mi cuerpo como un rayo.

 

***

 

Mi apuesta arriesgada fue un éxito. Apreté los dientes mientras tiraba mi cabello blanco detrás de mis orejas.

“No me dolió tanto…”

Como de costumbre, después de transformarme, estaba desnuda. Por eso había venido a esta habitación. Después de que el dolor se calmó por completo, me puse de pie y fui a las perchas.

‘Pero esto…’

Fruncí el ceño. Para ser honesta, usar la ropa de Ahin era tan aterrador como humanizarme. ¿Qué tela sería la más barata? Sin embargo, el hecho de que tuviera una habitación contigua solo para la ropa ya demostraba que no había que preocuparse por gastar.

¿Qué pasa si termino eligiendo algo tan caro como el Ferenium? No podía dejar una rasgadura, ni una abolladura, en nada…

Temblando, de repente recordé lo que Meimi había dicho.

“Señorita Liebre, en caso de emergencia, venga aquí. Junto con Lord Ahin, preparé esto.”

En ese momento, estaba peleando con Quinn, así que no le presté mucha atención. Corriendo como el viento, me dirigí directamente a la puerta que Meimi había señalado, en el costado de la habitación contigua. Al abrirlo, se reveló un espacio que solo podía describirse como un armario. Al entrar, me mordí los labios para no llorar.

Había ropa de mi talla por todas partes. Se podía saber quién era la propietaria con solo mirar las costuras, ya que todas eran fáciles de poner solas. Quería pelear, no solo con Meimi, sino también con Ahin. Como pudieron darme algo tan hermoso, tan casualmente…

Ignorando mi corazón aplastado, elegí un atuendo cercano. Era un vestido hasta los tobillos, del mismo color que mis ojos. Después de vestirme, estaba a punto de irme, pero me detuve.

<Oh, me olvidé.>

También necesitaba zapatos, la ropa no era suficiente. Ese error casi me hace andar descalza.

Después de ponerme unas zapatillas y una capa, me miré en el mismo espejo. Lejos de ser una ninfa, parecía una mujer-bestia liebre a punto de desplomarse. ¿Mañana el rumor de que yo era una hermosa ninfa será reemplazado por el de una coneja desaliñada?

“… De todos modos, no importa.”

Pero realmente, lo logré. Me tragué el impulso de ponerme una máscara para ocultar mi rostro también y salí de la habitación anexa. Quinn seguía picoteando el vaso, claramente buscándome.

“Quinn.”

Mientras me acercaba, los ojos agudos se agrandaron. Pronto, abrí la ventana y, en un solo movimiento, sostuve el águila con mis manos.

“Hace un tiempo.”

Quinn, que no podía ni picotearme ni atacarme con feromonas, trató de escapar. Pero luego saqué la jaula decorativa de la habitación y lo arrojé adentro.

Clic.

“Esto es lo que sucede cuando subestimas a una mujer-bestia liebre.”

El cuerpo de Quinn se estremeció mientras me escuchaba. Podría volver a su forma humana y romper la jaula, pero sería una humillación.

“Vuelvo enseguida y te dejo ir. Necesito hacer algo antes de ir a buscar a Ahin, así que quédate ahí. Toma esto.”

Tiré algunas fresas de la canasta de frutas al piso de la jaula. Quinn miró hacia abajo, tratando de no pisarlos accidentalmente. Tuve la impresión de que me iba a picotear cuando lo soltara.

‘Bueno, lo descubriré cuando regrese.’

Dejando la jaula sobre la mesa, le di un abrazo a Ash, quien corrió hacia mí. Parecía haber estado esperando hasta que terminara con mi negocio con Quinn. Después de saludar a Ash, miré hacia la puerta de salida.

‘¿Qué pensarán los caballeros cuando me vaya?’

Sabían quién era yo, así que no me arrestarían, pero ciertamente me impedirían irme hasta que Ahin regresara. Era cuestión de tiempo, pero quería hablar con el abuelo antes de eso. Mientras dudaba, Barra se acercó y bajó su espalda hacia mí.

“¿Qué significa eso?”

Mirando su espalda musculosa, di un paso atrás.

“No me digas… ¿quieres que te monte?”

No era un caballo… Nadie en su sano juicio cabalgaría sobre una pantera negra. Además, ya había montado en el lomo de Ash como un conejo, y sabía lo rápido que sería. Si me caía, me lastimaría seriamente.

Barra, todavía bajo, volvió la cabeza. Su ojo amarillo mostraba que no estaba bromeando.

“Oh, cielos.”

¿Estaría bien hacer esto solo hasta que lograra salir de la habitación? Incluso si los empleados se involucran en la confusión, estarían buscando a la “Señorita Liebre”, así que pensé que estaría bien. Pensando así, me incliné. Tan pronto como me subí torpemente, Barra se puso de pie. Su cuerpo era delgado. La puerta se abrió y los caballeros miraron hacia arriba, sin ver nada.

“¿Qué…?”

Tan pronto como sus ojos confundidos se volvieron hacia abajo…

“¡Argh!”

“¡Señorita Liebre…!”

Ash y Barra salieron corriendo en perfecta sincronía.

“¡¡Espera!!”

El grito resonó mientras nos alejábamos. Barra se dirigió al invernadero, donde al abuelo le encantaba tomar té.

“¿¡Señorita Ash!?”

“¡Aaahhh!”

Sobresaltados por las dos panteras negras alborotadas, los sirvientes se separaron como el mar rojo. Agarré el cuello de Barra con tanta fuerza que ni siquiera pude gritarle que se detuviera.

‘Alguien que me salve..’

Pensé mientras mis ojos se llenaban de lágrimas por la velocidad.

 

Anterior             Tabla       Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: