Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 155 – QRALE

QRALE

Capítulo 155 – Esa es mi respuesta

 

Tan pronto como se abrió la puerta, Perso saltó de su asiento.

“Señorita Ana.”(Perso)

Anna retrocedió cuando Perso corrió hacia ella.

“…Su Excelencia.”(Anna)

Anna no pudo evitar sentirse avergonzada. No importa cuán secretamente haya desaparecido, ¿por qué la buscaría de esta manera?

…El Duque de Gertium, de quien se decía que era el pilar del país.

“¿Estás herida? ¿Por qué, por qué saliste sola? …Si me lo hubieras dicho, te habría llevado.”(Perso)

‘Salí en secreto porque tenía miedo de que me persiguieras así.’ – Las palabras le subieron a la garganta.

Anna miró a Perso con ojos complejos y se apartó de él, que se había acercado demasiado.

“Vine aquí por mi cuenta. No te preocupes. Estoy al lado de la persona con la que me siento más segura.”

Ante las palabras de Anna, Perso inconscientemente contuvo la respiración y apretó los puños. Miró a Anna con ojos temblorosos y permaneció en silencio durante un rato.

Ha pasado mucho tiempo desde que se sintió tan desagradable.

Anna miró a Asha y Tamon, quienes los observaban desde la distancia, con ansiedad. Asha asintió levemente con la cabeza como si estuviera bien.

Perso miró a Anna con el rostro rígido en la dirección en que ella miraba y abrió sus endurecidos labios… Una voz ligeramente arrugada rompió el silencio.

“¿No me dijiste que no creías que seria posible amar a nadie más?”(Perso)

‘¿Por qué está hablando de eso ahora?’ – Anna miró a Perso con ojos desconcertados.

Perso miró a Tamon con el rostro ligeramente oscurecido y dijo.

“¿Podría ser él…?”(Perso)

“¡No, de qué estás hablando!” – Anna gritó involuntariamente y cortó las palabras de Perso.

“Me acabas de decir que estás con la persona con la que puedes sentirte más segura.”(Perso)

“¡No es él…!” – Anna, que estaba a punto de decir que era Asha, de repente se mordió el labio.

Fue porque ella misma estaba confundida sobre por qué tenía que explicárselo desesperadamente a este hombre.

“Ah, no es él… Pero no sé por qué tienes curiosidad por eso.” (Perso)

Anna miró confundida a Perso que la estaba impulsando con esas preguntas. Realmente no sabía por qué este hombre le estaba haciendo esto. Incluso si, como dijo Tamon Krasis, Perso estaba realmente preocupado por ella, pensó que no había una buena razón para eso.

Perso miró a Anna con ojos complejos. Incluso cuando se encontró con Tamon hace un instante, sus ojos eran tan dóciles que se preguntó si era el hombre que le gustaba a Anna.

“… De hecho, ni siquiera lo sé.”(Perso) – Murmuró con voz ronca.

Con solo un paso entre él y ella, Perso la miró a los ojos como si estuviera confundido.

“No puedo quedarme quieto cuando te veo.”(Perso)

“¿Sí?”

“Si no puedo verte, estoy ansioso. Si veo algo bueno, quiero dártelo, y si sopla el viento, temo que te vayas volando.” – Cuanto más hablaba Perso, más se ponía roja la cara de Anna.

‘¡Oh Dios mío! ¿Este hombre siquiera sabía lo que estaba saliendo de su boca?’

Con una cara tan franca e inexpresiva, Perso soltó palabras desconocidas una tras otra, sacó algo de su abrigo y se lo tendió.

“Ja, ¿qué es esto?”(Anna)

“….”

Simplemente se lo tendió sin decir una palabra, y Anna no pudo evitar abrir el pequeño paquete que le había tendido.

Anna miró hacia abajo con sus ojos desconcertados a la pila de galletas y jaleas apiladas dentro del paquete… De alguna manera, su rostro se puso más rojo que antes.

“Yo soy… soy una persona decidida y no sé mucho sobre el mundo. No tengo el talento para leer bien la mente de las personas, ni el encanto que las impregna. No soy bueno en ninguno de esas cosas… así que no sé cómo explicar mis sentimientos.”(Perso)

(N/E: ¡Coshita Linda! ¡Te has explicado perfecto!.. sin rodeos, me encanta cuando son sinceros y torpes…jaja.)

Palabras más dulces que los dulces que Anna estaba sosteniendo en sus manos brotaron.

Estaba realmente tan confuso que soltó extrañas palabras con una cara sanguinaria que parecía cortar a cualquiera.

“Solo… deseo que siempre estés segura y en paz dondequiera que estés.”(Perso)

“Ah, no…”

Él miró a los ojos de Anna y agregó con una voz ligeramente sombría.

“Si es posible, desearía ser yo quien pudiera brindarte esa seguridad y paz.”(Perso)

“Ack…”

Anna estaba tan sorprendida que le salió un hipo. Rápidamente se tapó la boca con una mano, puso los ojos en blanco de un lado a otro y miró a Asha.

“Espera un minuto, me haré a un lado…”(Roselyn)

“Con alegría.”(Roselyn)

Asha agarró la muñeca de Tamon, quien los observaba a los dos con mucho interés. No fue hasta que los dos se fueron que Anna respiró hondo y se abanicó la cara.

(N/E: Este Tamon… de expectador, mirando las confesiones cual novela.)

“¿Sabes lo que me dijiste ahora, Duque?”

“Estoy muy cuerdo.”(Perso)

“¡Oh, no!”

Mientras Anna rodeaba el lugar, se detuvo y dijo.

“No, no creo que alguna vez hayamos tenido ese tipo de sentimientos.”

“Entonces, ¿por qué no empezamos a tener ese tipo de sentimiento ahora?”(Perso)

‘¡Este tipo debe estar realmente loco!’

Anna, con sus ojos redondos bien abiertos, vaciló y dio un paso atrás. Le ardía la garganta y bebió apresuradamente el vaso de agua que estaba sobre la mesa.

No importa cuánta agua bebió, el intenso calor que subió a su rostro no desaparecía. Nunca nadie le había hecho una confesión como esta a Anna Rotrega. Por eso, la actual situación sacudió su cabeza.

Se casó con su ex esposo por obligación, y Caín se fue antes de que su joven amor se perfeccionara. Su amor estaba todo en forma inconclusa, y nunca había ganado el corazón de nadie.

“Soy Anna Rotrega. Por supuesto, ¿eres muy consciente de esto, Duque de Gertium?

“Por supuesto.”(Perso)

“Soy el partidario más ferviente y amiga cercana de Su Majestad la ex Emperatriz, a quien el Emperador odió y destruyó. Y yo estaba casada con el Conde Puglish. Por supuesto que eres consciente de eso también, ¿verdad?”

Los ojos de Perso se oscurecieron ligeramente. Él asintió con la cabeza lentamente.

“…¿Pero estás diciendo que quieres protegerme?”

“Así es.”(Perso)

“Lo siento, pero ¿no es tu corazón un impulso fugaz?”

El rostro de Perso se endureció de inmediato. Pero Anna tampoco pudo echarse atrás. Los dos estaban parados en un camino que era completamente incompatible… Ese hombre debe haber olvidado eso.

Si era un hombre que había heredado el apellido de Gertium, nunca debería haber tenido estos sentimientos en su corazón o escupirlos.

“Mi corazón no es diferente al de entonces. Incluso si no eres tú, todavía no tengo la confianza para amar o estar con nadie aún. Es más, ¿no eres el jefe de una familia que apoya a la persona que más odio en el mundo?” (Anna)

“… ¿Es esa una barrera tan grande?”(Perso)

“Por tu bien y el mío, no debemos estar juntos. Porque el camino por el que queremos ir es muy diferente.”

“… Pero señorita Anna.”(Perso)

“Su Excelencia dijo que quería que estuviera a salvo, pero continuaré odiando a su Emperador, incluso si no lo estoy.”

“…”(Perso)

“Para ser más honesta, desearía que Gillotti Tanatos muriera de la manera más brutal y devastadora como lo hizo con mi gente.”

“¡Señorita Ana!” – Perso se sobresaltó y dio un paso más cerca de ella.

“Tu odio es tuyo, pero no dejes salir esas palabras. Estarás en peligro.”(Perso)

“Eso es correcto… Estaba tan valientemente pronunciando traición frente a Gertium. Señor, ¿cree que todavía puedo estar con usted?”

“¡Es por eso!” – Perso rápidamente agarró la muñeca de Anna.

“…Es por eso que me necesitas más.”(Perso)

El duro rostro del hombre se torció dolorosamente. Apretó los dientes para persuadirla.

“Puedes hacer lo que quieras delante de mí. Pero si lo haces en cualquier otro lugar, inevitablemente morirás. No impediré que odiéis a Su Majestad. Pero si va a suceder fuera de mi vista, estoy muy, muy nervioso.”(Perso)

‘Perso hablaba en serio.’

Anna se miró reflejada en los ojos verde oscuro de Perso. No podía decir si eran sus ojos o ella misma la que temblaba por dentro.

Mientras miraba el endurecido rostro del hombre que no podía ocultar su expresión bajo su despeinado cabello rojo, sintió cosquillas en las palmas de las manos.

Anna apretó los puños como si se tragara las crecientes cosquillas.

Perso la miró directamente, sin ocultarse.

Lo que es realmente extraño es que ella no odiaba el corazón de Perso, que se estrelló contra ella de esta manera. Aunque estaba desconcertada y confundida, pero no era extrañamente repulsivo.

‘¿Cuándo él se puso tan serio?’ (Anna)

No importa cuánto lo pensara, ellos no se conocieron desde hace mucho tiempo… Era extraño que pudiera hacer crecer tanto su corazón por su cuenta.

Pero eso fue todo.

“Regrese, Señor.”

“Señorita Ana.”(Perso)

“No quiero esconderme detrás de tí. Depende de mí tomar riesgos. No quiero sacrificarte por mi odio.”

“¿Qué pasa si yo quiero?”(Perso)

En respuesta a las palabras añadidas con urgencia de Perso, Anna se rió con tristeza y contó.

“No te sacrifiques por mí. Estoy cansada de cosas así…” – Retiró bruscamente la mano de Perso que sostenía su muñeca.

“Por favor, vete. Esa es mi respuesta a tu confesión.”


Nameless: Otra vez mi corazón se ha partido, tanto por la confesión como por la respuesta final de Anna…me encanta que una novela genere tantas emociones en mi interior.

Nos vemos la próxima semana, de aquí en adelante, saldrá de 1 a 2 capítulos por semana y lo mas seguro es que los publique los Lunes.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: