Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 070

Capítulo 70

Después de asentir afirmativamente, el estado de ánimo se volvió incómodo. Pude ver los ojos de Ahin, brillando. Sintiéndome avergonzada, agregué apresuradamente.

“P-pero estaba en forma de conejo en ese momento.”

“Continúa.”

Respondió con su habitual voz grave. Seguí revolviendo el chocolate caliente.

“Terminé absorbiendo las feromonas del león, pero se durmió sin reconocer los gestos que le hice para indicarle que estaba a punto de convertirme en humana.”

“¿Qué gestos?”

“Ah… bueno…. yo… agité mi pata delantera.”

No podía confesar que había bailado, sería demasiado vergonzoso. Moví mi mano para demostrar, como si fuera la pata, e inmediatamente continué.

“Entonces, cuando me desperté, estaba en una habitación deshabitada donde Ash me había llevado. Y luego encontré a la médica que conocimos la última vez en Qatar, la profesora Janna. Escuché que ella vino porque es amiga personal del líder del clan de las liebres…”

Dejé de hablar por un segundo y pregunté.

“Ella me dijo que ya te conocía.”

Ahin continuó golpeando con su dedo sobre la mesa.

Tap tap tap. El asintió.

“He visto su rostro antes.”

“…Bien. De todos modos, gracias a la ayuda de la profesora Janna y Rune… quiero decir, del león, logré entrar al salón del banquete. Pero Ash no podía entrar, así que la dejé en la habitación de invitados con Restin por un rato.”

Murmuré, avergonzada.

“Después de eso, todo fue como lo vio Ahin.”

“¿Algo más?”

Con el rostro apoyado en la barbilla, él sonrió inocentemente.

“¿Qué quieres decir…?”

Era una sonrisa sospechosa… ¿Quería más detalles sobre cómo encontré a mi madre? ¿Qué quería de mí? Aparté la vista y no respondí.

“Desde que te encontré, hueles a león sucio.”

¿El olor de Rune? Solo era posible enterrar a alguien con olores a través del contacto. Pero ahora que lo sabía, si él hubiera tratado de cubrirme con feromonas, me habría dado cuenta.

‘Espera un minuto….’

Justo antes de dejar atrás a Rune, me agarró la muñeca.

‘Fue en ese momento…’

Estaba tan nerviosa por buscar a los Labians que ni siquiera me había dado cuenta. Ahora que lo pienso, a partir de ese momento mi tensión se había aliviado.

‘¿Tiene algo que ver con las feromonas de Rune?’

Me di cuenta de que él estaba mirando mi muñeca, sin darse cuenta. El área que Ahin había estado sosteniendo con insistencia esta mañana era el mismo lugar que había tocado Rune. Justo cuando pensaba que el ambiente se estaba poniendo pesado, entró Evelyn.

“Lord Ahin, lamento decir que han decidido adelantar la reunión. Debe asistir ahora.”

“Estoy ocupado. Ve en mi lugar.”

“Es una reunión en la que solo las personas de mayor rango pueden estar…”

“Entonces voy a faltar. Estoy hablando con Vivi ahora mismo.”

Una oscura premonición recorrió mi cuerpo.

[Vivi, si apareces con el olor de un león una vez más…]

Recordé algo del pasado, una advertencia aterradora de Ahin.

“¿Es esta conversación más importante que la reunión, mi Lord?”

“Vivi me traicionó con el león otra vez.”

Ahin apoyó la cabeza sobre la mesa, fingiendo estar deprimido. Evelyn me miró fijamente.

“Señorita Liebre…”

Su mirada era de decepción. Pálida, negué con la cabeza.

“Evelyn, es un malentendido, ¡no es lo que parece!”

“Eso es lo que dicen todos los que son atrapados traicionando…”

Una voz llorosa vino de Ahin, su rostro enterrado en la mesa.

“Tiene razón, mi Lord… Su mirada hacia él es coqueta.”

¿Se volvieron locos? ¡Mis ojos eran así naturalmente! Traté de forzar una mirada más amenazante.

“Ahora me está mirando fijamente, ¿ves? Cada vez, esa actitud…”

“Es una característica de las personas a las que les gusta coquetear con los demás. Qué vergüenza… Señor Lord, sé fuerte en el futuro…”

¿Quién es desvergonzada? Evelyn estaba más irritante que de costumbre, sin mencionar a Ahin. Tal vez ahora estaba más enfadada por estar en forma humana.

Pero había algo que estos dos habían pasado por alto. Esta Vivi ya no era un conejito que solo podía patear con sus patas sin decir nada. Prometiendo no dejarlo pasar, me levanté de la mesa. Era hora de dejar que estos dos probaran el sabor de la justicia.

 

***

 

Alain Amon, el nieto del líder del clan de las liebres, era un hombre íntegro y con mucho sentido común. Para él, tener una reunión matutina era algo que iba en contra de su horario habitual. Frotándose las sienes, levantó la vista del informe que sostenía.

No había mucha gente allí. Solo los dos que habían sido reportados por la testigo como involucrados en el incendio de la noche anterior, Ahin Grace y Rune Manionz, y algunos nobles del país de las liebres.

Los temblorosos ojos violetas de Alain se clavaron en Ahin, que tenía un rasguño en la mejilla como si se hubiera peleado con un gato callejero. Anunció la apertura de la reunión, pero se sintió avergonzado poco después. Lo normal era empezar con cada participante diciendo sus nombres, sus familias y su estatus, pero Ahin y Rune omitieron esa parte y se quedaron en silencio. Podría deberse a la arrogancia de los depredadores, o tal vez no les gustaban las formalidades. Pero…

“Lord Manionz, mi nariz se pudrirá por tu hedor.”

“Es porque eres así que la guerrera te juzga como un monstruo a ser derrotado.”

“Mejor que ser perezoso.”

“No sé de qué estás hablando.”

Alain no tenía idea de por dónde empezar a comentar. ¿Tal vez era un código usado en los clanes de leones y panteras negras, para tener su propia reunión secreta dentro de esa? Los nobles del clan de las liebres solo escuchaban sin decir una palabra.

“Lord Amon, ¿puedo hacerle una pregunta…?”

Un noble del clan de las liebres, mirando entre un depredador y otro, le preguntó a Alain Amon.

“¿Los territorios de depredadores todavía tienen guerreros, incluso hoy?”

“No. Esa posición terminó con el final de la guerra continental.”

“Entonces, ¿de qué están hablando estos dos?”

Alain, pálido, tosió para llamar la atención de todos.

“Para comenzar la reunión… No, llamémosla una conversación.”

Los dos eran los nobles de más alto rango presentes, por lo que era mejor no crear enemistad con ellos.

“Me gustaría preguntar sobre el animal que entró en la mansión y a quién pertenece. Según el portero de la mansión, la pantera negra sería la mascota de Lord Rune Manionz. Pero quién está con la pantera en este momento es Lord Ahin Grace.”

“Lord Manionz trajo aquí a mi pantera negra sin mi permiso. A pesar de ese hecho, como me pertenece, asumiré la responsabilidad de lo que haya sucedido.”

Ahin, con voz suave, respondió de inmediato. Rune, sabiendo que esta mentira se incluiría en el informe de la reunión como un hecho, se masajeó las sienes. El puño furioso de su hermana apareció en sus pensamientos.

“La mansión ya estaba en caos, y ella no hizo ningún daño directo, así que dejémoslo pasar. Sin embargo, asegúrese de que esté bajo control durante el resto de su estancia, Lord Grace.”

“Está bien.”

“El segundo punto de la agenda es una mujer-bestia liebre no identificada.”

Tan pronto como terminó de hablar, Alain Amon sintió los agudos ojos de Rune y Ahin sobre él. Sin entender por qué estos dos estaban serios por primera vez desde que entraron, continuó.

“Según nuestro testigo…”

Ahin, sin apartar los ojos de Alain Amon, apoyó la barbilla en sus manos.

“¿Quién es este testigo?”

Alain Amon respondió.

“Lo siento, pero necesitamos asegurar el anonimato de esa persona.”

“No es suficiente invitar a nobles de varios territorios, ni siquiera pueden mantenerlos bajo control.”

Rune habló por primera vez en mucho tiempo, bostezando.

“Sabes… ¿No es una regla que los testimonios dados durante las reuniones tengan la identidad de sus informantes revelada antes de que comiencen a hablar?”

Cuando los dos hombres, que hasta ese momento parecían enemigos, de repente unieron fuerzas, los nobles del clan de las liebres se sintieron avergonzados.

“No puedo decir la identidad del testigo, pero espero que entiendan que la información se pasó directamente al líder del clan.”

Alain Amon, manteniendo su expresión neutral, trató de calmar el ambiente.

“El incendio de anoche comenzó en un área desierta junto a la puerta lateral del salón de banquetes. Estamos tratando de identificar la causa del incendio, pero hasta ahora solo hay un sospechoso. Es esta mujer-bestia liebre no identificada que mencioné.”

Ahin, pensando que la fuente de esa información sólo podía ser Aven, asintió.

“El testigo dijo que esta mujer tiene alguna relación tanto con Ahin Grace como con Rune Manionz. No tenemos registro de que esta persona haya pasado alguna vez por la puerta de entrada. Sin embargo, al entrar al salón de banquetes, fue registrada como la acompanhante de Lord Manionz”.

Rune, sin hablar, se encogió de hombros.

“Y el testigo dijo además que esta persona fue vista junto a Ahin Grace, incluida la pantera negra salvaje. También se dijo que, en ese mismo momento, ella estaría en los aposentos de Lord Grace.”

Ahin estaba sonriendo. Alain Amon lo miró fijamente, pues el pantera negra parecía feliz y sereno en ese momento. Luego habló de nuevo, con determinación.

“Primero, necesito que revelen la identidad de esta mujer-bestia liebre. Si saben algo, por favor házmelo saber.”

Ahin se humedeció los labios. Iba a inventar una mentira, pero no sabía por dónde empezar. Miró a Rune, cuya expresión era la definición de “pereza”. El problema es que los dos tenían que decir una mentira consistente, sin tiempo para ponerse de acuerdo en nada. Ahin no podía leer nada en los ojos apáticos de Rune. Con más odio por el león que de costumbre, él estaba a punto de hablar, cuando la voz de Rune resonó primero.

“Bailarina.”

Esa fue una declaración inesperada. Los ojos de Ahin se agrandaron. Alain Amon, por otro lado, pareció avergonzado al escuchar la información. La mayoría de los bailarines eran nómadas y no tenían identidad confirmada.

“Todo el mundo sabe que la alianza entre los clanes de leones y panteras negras se ha visto sacudida últimamente. Así que la traje como bailarina para una fiesta de unión de dos clanes que estoy planeando para el futuro.”

La atención de Ahin y de todos los demás en la sala de reuniones estaba en Rune.

“Ella baila tan bien que hace que cualquiera pierda la cabeza. ¿No es así, Lord Grace?”

Los ojos de todos los nobles del clan de las liebres se volvieron hacia Ahin. Su mandíbula todavía estaba un poco caída.

“Yo…”

 

Anterior         Tabla      Siguiente

 

 

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Buen capítulo

Responder

AJAJAJAJJA SE PASO, TODO PORQUE VIÓ A VIVI BAILAR PARA AVISARLE QUE SE IBA A TRANSFORMAR

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: