Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 069

Capítulo 69

La conversación no duró mucho. El líder del clan, viendo a Aven salir de la sala de estar, levantó su tercera taza de chocolate caliente. El aroma del chocolate llenó la habitación, enriquecido por los terrones de azúcar de Aven.

“¿Entonces ella dijo que, además de la presencia de una persona no invitada en el banquete, el fuego fue provocado a propósito?”

Estaba irritado. El prestigio de la familia Amon se vería sacudido. El secretario, apartando la copa de su amo, asintió.

“Si no fue un accidente, como dice la Señora Labian, entonces será un problema mayor. Pero, ¿cómo supo ella que esa mujer-bestia liebre presente en el momento del incendio no había sido invitada?”

“Accedió a testificar con la condición de que no le hiciéramos preguntas. Cuando enviemos canastas de agradecimiento a los invitados, incluiremos una carta pidiéndoles que contribuyan con cualquier información que ayude a la investigación.”

“Es una buena idea, mi Lord.”

“¡No hables como si no tuvieras nada que ver con el caso! ¿Y por qué ella mencionó a Ahin Grace?”

“Por alguna razón, sonaba agresiva. Debe tener algún resentimiento hacia Lord Grace.”

El secretario, después de pasar por todo tipo de cosas, no se sorprendió en absoluto.

“¡Pero qué dama tan llena de quejas! Para comenzar…”

“Mi Lord, mejor no hable demasiado. Puede que haya algunos hombres-bestias ratones al acecho, escuchando.”

El noble salón se construyó de tal manera que no permitiera interrupciones. El secretario, sabiendo esto, miró a su alrededor por si acaso.

“De todos modos, cuéntales todo a mis hijos. Este anciano no puede asistir a la reunión. Me tiemblan las manos porque me ha bajado el azúcar en la sangre.”

El líder se fue tarareando, en contraste con el pesado tema que se había discutido en esa sala. El secretario suspiró. Tres tazas vacías de chocolate caliente quedaron atrás.

 

***

 

La luz del sol golpeó mi cara y me despertó.

“Mmm…”

Abrí los ojos, entrecerrandolos contra el sol. El techo que vi era uno que nunca había visto antes, y el hecho de que lo estuviera mirando significaba que estaba acostada boca arriba. Sentí que mis malos hábitos de sueño no habían cambiado.

‘Una cama…?’

Pensé que me había quedado dormida en el sofá después de colocar otra toalla húmeda en la frente de Ahin. Acostada bajo mi brazo, reflexioné sobre lo que había sucedido al amanecer y miré hacia un lado. Mientras yo ocupaba la mayor parte de la cama, Ahin, que era el enfermo, se acurrucó para ocupar el menor espacio posible.

‘¿Me movió a la cama en algún momento?’

Extendiendo la mano con cuidado, toqué la frente de Ahin. La fiebre había bajado y su color había vuelto a la normalidad. Sin darme cuenta, comencé a mirar sus labios. Mi corazón se aceleró. No podía negar mi mente sucia. Reconocí esto con calma, porque lo había estado notando durante algún tiempo

El sólido castillo de arena de mi mente se estaba desmoronando debido a las persistentes olas que representaba Ahin. ¿Desde cuando…? Tal vez el castillo empezó a desmoronarse el día que me llamó por mi nombre. Pero hice todo lo que podía para no convertirme en una coneja desvergonzada…

No podía olvidar. Éramos de diferentes clanes y con estatus muy diferentes. Además, el problema más ambiguo era que no siempre podía permanecer en forma humana. No dejaba de decirme a mí misma que solo podía estar cerca de Ahin mientras mantuviera esta extraña relación. Después de todo, el amor solo se hace realidad cuando la rana del cuento de hadas se convierte en príncipe. Además, la realidad, después de todo, era que no estábamos en un cuento de hadas, y todo era demasiado pesado.

La actitud de Ahin era diferente a como era al principio, pero todavía me trataba más como a una mascota. No sabía si tenía afecto por mí como persona o era solo un deseo de poseerme, lo que incluía mis habilidades con las feromonas.

‘Pero prefiero no saber lo que piensa.’

Si pudiera mirar dentro de esa cabeza con un tornillo menos, seguramente también me volvería loca. Después de verlo dormir por un rato, me di cuenta de que ambos nos veíamos horribles. Mi vestido estaba todo arrugado, con la falda amarrada. Ahin, que siempre vestía chaqueta y corbata, era un desastre mientras dormía. Pensé que sería mejor taparlo con la manta antes de que despertara.

‘Vamos a cubrirlo…’

Mientras levantaba la sábana, vi el cuello de Ahin, expuesto a través de su camisa abierta. Pronto, me di cuenta de que había algo allí, con los ojos muy abiertos.

‘¡¿Qué es eso?!’

Había marcas de dientes, prueba de que allí se había producido un mordisco muy fuerte. Era claramente diferente de los colmillos de Ahin, que en el pasado habían dejado marcas en mi cuello. Mis ojos temblaron violentamente mientras miraba las marcas rojas.

‘… Necesito curar esto.’

De cualquier manera, no importaba lo que costara. Incluso si volviera a la forma de coneja. Si un médico o cualquier otra persona viera esta marca, esconderme por el resto de mi vida en una guarida no sería suficiente. De hecho, ni siquiera podía permitir que Ahin la viera si se miraba en el espejo.

‘Me alegro haberlo descubierto antes que él.’

De hecho, si me convirtiera en coneja, sería más fácil salir de aquí. Extendí la mano en silencio, preparando feromonas. Mi mano alcanzó el cuello de Ahin, temblando violentamente. Bajé el cuello de la camisa lentamente, incapaz de tocar la piel directamente. Justo cuando estaba a punto de soltar las feromonas a través de mi mano temblorosa, me encontré con los ojos de Ahin, que los había abierto no sé en qué momento.

Siguió un profundo silencio. Sus ojos recorrieron mi rostro, mi mano extendida y el cuello tirado. Su mirada parecía fría.

“… La última vez, prometiste que no me tocarías mientras dormía.”

Pronto, su rostro cambió a una sonrisa. En pánico, negué con la cabeza con tanta fuerza que mis mejillas volaron.

“¡¡No es eso!! Es que tienes una herida en el cuello, te la iba a curar… Durante la noche, yo… la mordí, y…”

Sonaba como una falsa excusa incluso para mis oídos. Mi cara ardía. Efectivamente, mi rostro era como el de un ladrón al que atrapan robando.

“Ya basta.”

Ahin, tranquilamente arreglando los botones de su camisa, me dio la espalda. El ambiente se sentía frío.

“Ahin, escúchame…”

Salté de la cama y caminé hacia el lado al que estaba mirando, para ver su rostro. Y el Ahin que vi se mordía el labio con tanta fuerza que casi sangraba y se tapaba la boca para no reírse.

Apreté los puños y agarré una almohada. Odiaba al Ahin de hoy, que se veía saludable de nuevo. Quería hacerlo quedar mal de nuevo.

 

***

 

Después de una mañana caótica, las criadas me ayudaron a vestirme para el desayuno. Todas tenían ojos de color violeta pálido, como los míos, y sus cabellos estaban recogidos hacia atrás con moños rojos.

Mientras tanto, se había servido una comida en la mesa de la habitación de invitados, con platos como sopa de patata y bocadillos. Pude ver que fueron hechos con capricho.

Mientras trataba de poner crema en un croissant, bajé los ojos. Ash, a quien Evelyn había traído aquí, me estaba guiñando un ojo. Sus ojos miraban el croissant como si fuera una pantera hambrienta abandonada bajo la lluvia.

La tela roja atada alrededor de su cuello, nuevamente colocada para simbolizar que era una mascota inofensiva, parecía hacerla sentir incómoda. Pero no podía dejarla sola, debido al desastre que terminó haciendo ayer… Terminé pasándole el croissant a Ash, quien se lo tragó de un bocado.

“Ash ya ha comido, así que concéntrate en ti misma.”

Ahin, sentado al otro lado de la mesa, habló. Vestido todo de negro, como un policía, sonrió como si estuviera rebosante de alegría. Al ver esa cara, asumí que realmente estaba completamente curado. En silencio, tomé otro croissant, que ya estaba frío por la demora en llegar a la mesa, producto del incidente de la mañana.

Aunque no pudimos hablar al respecto, estaba claro que Ahin había tenido ataques de feromonas antes, y no solo una o dos veces. Mientras pensaba, concentrada, Ahin colocó más platos frente a mí, empujando también una taza de chocolate caliente.

“Es extraño.”

Ahin dijo, tomando el croissant para sí mismo.

“Cuando estás en forma de conejo, comes como una desesperada, pero cuando te humanizas, ¿no quieres comer nada?”

“¡¿Quién está desesperada?!”

Empecé a hablar, pero me callé.

“No hay nada que quiera comer aquí…”

El croissant que sostenía Ahin estaba apretado con fuerza en su mano mientras aún sonreía. El peligro de los colmillos asomando por sus labios se sumó a la sensación de miedo.

“Ahin, realmente eres…”

“¿Una bestia malvada? Después de lo de anoche, me pregunto cuál de nosotros es la verdadera bestia.”

Ahin, llevándose una taza a la boca, sonrió feliz. Ni siquiera parecía un alma que se interpusiera entre la vida y la muerte toda la noche. Ignorándolo, comencé a comer sin hablar. Ahin, después de verme comer durante mucho tiempo, habló.

“Dime cómo llegaste aquí. Ash causó una escena en el banquete, pero quiero saberlo todo.”

Aquí viene… Dejé la cuchara y cogí una servilleta.

“No fue gran cosa, solo que Rune…”

La frente de Ahin se arrugó automáticamente ante el nombre. Cambié el título más rápido que la luz.

“El futuro líder del clan de los leones, me dio un poco de ayuda.”

“Hmm, ya veo…”

Echó terrones de azúcar en su propio chocolate caliente, revolviéndolos con una cuchara. Ahin no pareció ofenderse, a pesar de su mala relación con Rune. Animada por esta reacción, continué hablando.

“Lo encontramos en la puerta sur del bosque fronterizo. Cuando salí de la mansión…”

“Habla mientras comes.”

Ahin me devolvió el croissant, que ya lo había tirado. Mordiéndolo por obligación, continué.

“Ash entró en esa mansión como la mascota de Rune… no, del león, y me escondí.”

“¿Dónde?”

“…En su bolsillo.”

Ahin se quedó en silencio, revolviendo el chocolate caliente una y otra vez. Después de un rato, habló.

“¿Sí… y después?”

“Cuando llegamos a la mansión, era muy tarde en la noche, así que pensé en buscarte al amanecer y pasar la noche allí mismo.”

“… ¿En la habitación del león?”

 

Anterior              Tabla      Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: