Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 066

Capítulo 66

“¿¡Qué estás haciendo!?”

Aven le gritó al vacilante caballero. Cuando apuntó su espada, Vivi levantó la mano, como si fuera a usar sus feromonas en cualquier momento. Los pies de Ahin, moviéndose como si estuviera poseído, aceleraron enormemente.

El día que él volvió a su verdadera forma, Vivi usó feromonas en él y volvió a ser un conejo. Solo podía pensar en eso. Vivi, enfocando sus feromonas en su palma, de repente agrandó los ojos. Porque una mano enorme apareció por detrás y le tapó los ojos. Las feromonas que estaban siendo concentradas desaparecieron como si se evaporaran.

“No haga eso.”

Detrás de ella, Vivi escuchó una voz profunda.

“No uses tus feromonas.”

La textura fría de los botones y el escudo de su chaqueta tocaba la espalda indefensa de Vivi. Sin dar crédito a sus oídos, giró la cabeza y retiró la mano que cubría su rostro con la suya, para poder ver.

“¿Ahin…?”

Las mejillas de Ahin, que había corrido mucho, estaban rojas.

“¿Cómo has llegado hasta aquí?”

Miró a Vivi, que parpadeaba, confundida. En lugar de gestos y mímicas, tener una voz que decía su nombre llenaba cierto vacío en su corazón. La mano de Ahin, cubierta por la de Vivi, estaba tensa. Murmuró, dejando escapar su satisfacción.

“Creo que prefiero que te quedes en forma humana.”

‘¡¿Después de decir varias veces que era bueno que yo fuera un conejo, y que si fuera humana, sería complicado?!’

Vivi, tragando la respuesta, frunció los labios. Ahin, mirando en la dirección donde estaban Aven y su caballero, tenía una expresión de puro odio. Como era de esperar, esa mirada asustó a la señora. Vivi solo miró al frente también, en silencio. Era difícil lidiar con el toque de su ropa en la parte posterior de su cuerpo, pero aún podía sentir su aliento en el cuello cuando hablaba, poniéndola súper alerta.

Además de eso, la mano de Ahin se movió sobre la de Vivi, y la cubrió. Pronto, sus dedos estaban entrelazados. Vivi estaba gritando en silencio por dentro, pero se quedó quieta, solo mirando al caballero.

Mientras tanto, Ahin, suspirando de alivio por haberla encontrado, se preguntaba por qué Vivi parecía petrificada, conteniendo la respiración y sin moverse en absoluto. Tan pronto como lo vio mirándola, su rostro se contrajo como el de un hámster, y siguió mirando al frente sin decir una palabra. Ahin miró fijamente al caballero, que estaba temblando. Y luego, Aven Labian, detrás de él. Y llegó a una conclusión.

“Intentaste secuestrarla.”

Ahin dio un paso adelante, bloqueando a Vivi de su vista. Estaba completamente escondida detrás de su cuerpo.

“Será mejor que guardes esa espada antes de que te corte la mano aquí mismo.”

Aven y el caballero palidecieron.

“¡¡U-ustedes!!”

Un sirviente de la mansión, saliendo del salón de banquetes, gritó. Tosiendo, sacudió el humo, que se extendía cada vez más, y volvió a gritar.

“¡¡El fuego no está bajo control, así que evacúen al edificio principal ahora!!”

Otros guardias, que buscaban a Ash, se acercaron de mala gana. Aven pensó que era imposible ir más allá y luego miró a Ahin con el ceño fruncido.

‘¿Cuál es la relación entre estos dos?’

La actitud de Ahin no era la de proteger a un simple conejo bebé. Podía ver que la hostilidad que había mostrado antes en el salón del banquete también se debía a Vivi.

“Vivi…”

Trató de sacar la cabeza para mirarla trás la barrera de Ahin, pero él rápidamente movió su cuerpo para que no pudiera ver, haciendo que su frente golpeara su dura espalda.

“¡Ack!”

Vivi, sintiendo dolor como si tuviera la nariz rota, golpeó a Ahin en la espalda. Entonces sintió el dolor de una muñeca rota.

“Vivi, eres la única que le queda a tu madre.”

Aven, pronunciando esa frase significativa, se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el edificio principal. El fiel escolta la siguió rápidamente.

“¿Qué quiso decir ella…?”

“No.”

El cuerpo de Vivi, que inconscientemente estaba dando pasos hacia Aven, fue bloqueado por el brazo de Ahin. También necesitaban evacuar al edificio principal. Una estatua se derrumbó en medio de las llamas, esparciendo un humo aún más denso.

 

***

 

Ahin no pronunció una sola palabra en todo el camino a la mansión. Fue raro. Evelyn, que nos estaba esperando fuera de la entrada, hizo una reverencia. Luego informó que el fuego no era grave y que ya estaba apagado, y que el líder del clan de las liebres también quería hablar con Ahin. Varios asistentes los rodearon. Lo miró como si todo estuviera normal y Evelyn no hizo ningún comentario. Esa era una mala señal, pues significaba que había detectado que Ahin estaba de mal humor.

“Vivi, espérame.”

Ahin parecía nervioso, pero se fue con los asistentes. En la habitación de invitados de la familia Grace con Ash y Quinn, miré por la ventana.

‘Sí, le causé preocupación. Pero todo el mundo comete errores, así que perdóname de una vez.’

Todo había sucedido hace unas horas, pero se sentía como si hubieran pasado días. La noche había sido de pura frustración y no había logrado ninguna de mis metas. Mi mente era un desastre y ya no quería pensar en nada más. Mientras miraba afuera, me senté en una silla como si me estuviera cayendo. Mis piernas estaban débiles.

“¿Qué hacemos?”

Mientras Ash y Quinn me rodeaban, comencé una pequeña reunión estratégica. Ash y yo estábamos en peligro por romper las órdenes de Ahin y causar problemas, y se culpó a Quinn por no vigilarme. La reunión siguió en un estado de ánimo deprimente. Cuanto más pensaba en lo que había sucedido en los últimos días, más me preocupaba.

“Grrr.”

Ash gruñó para expresar su opinión. Esperando que tuviera alguna solución, le cedí la palabra. Pero ella solo bostezó ruidosamente.

“Debes estar cansada…”

No descansamos, así que tenía derecho a tener sueño. Ignorando la boca abierta, me volví hacia el águila.

“Quinn, tu opinión sobre la mesa…”

Se dio la vuelta, picoteando una cesta de frutas, sin cooperar.

“Ya veo, prefieres permanecer en silencio…”

Yo, hablando sola, cerré la boca. Tenía que encontrar una salida a esta situación. Todos a mi alrededor eran animales, así que estaban sentados a mi alrededor, en un estado de ánimo sombrío. La noche estaba terminando.

Con mi cabeza apoyada en la mesa redonda, de repente escuché ruidos y me levanté rápidamente. Acercando mi oído a la puerta, escuché las voces de Ahin y Evelyn. Ahin le ordenó a Evelyn que llevara a Ash con él a otra habitación y enviara una carta a la mansión Grace a través de Quinn. Pensé que la carta debía ser sobre él encontrándonos a Ash y a mí por aquí. Evelyn preguntó qué debería escribir y Ahin dijo que ‘no podía dejarlo pasar’. Su voz era fría.

‘¡No puedo creer que no nos perdonará!’

Cuanto más se acercaban las voces, más nerviosa me ponía. Lo siguiente que supe es que ya me estaba escondiendo detrás de la puerta de vidrio que conducía al baño de la habitación de invitados. Podía sentir las miradas confusas de Ash y Quinn. Como había dicho Ahin, parecía que huir era mi pasatiempo. Avergonzada, enterré mi frente en el vidrio. Pronto, la puerta del dormitorio se abrió y Evelyn se llevó a Ash y Quinn.

“¿Vivi?”

Ahin miró alrededor de la habitación, que parecía estar vacía, hasta que se concentró en un punto. Hizo una expresión como si algo fuera ridículo y se dirigió directamente a la puerta. Nos encontramos cara a cara, con el cristal entre nosotros.

“Sal de ahí. Vamos a hablar.”

“Bien…”

Tenía razón, necesitaba salir. Traté de ser racional, pero estaba tan nerviosa que me dolía el estómago. Yo era la causa de su expresión irritada, que solía hacerme sentir incómoda. Bajo la luz de la lámpara, era aún más aterrador. Pronto, mi mano ignoró a mi cerebro y cerró la puerta de vidrio.

Click.

Siguió un silencio indescriptible.

“¿Qué estás haciendo?”

Ahin, hablando lentamente, trató de girar la perilla. Miró fijamente la puerta, que no se abrió.

“Qué…”

Ahin, suspirando, presionó su espalda contra la puerta de vidrio.

“Entonces hablemos aquí mismo. No creo que pueda controlar mi expresión de todos modos.”

Subí el dobladillo del vestido y también presioné mi espalda contra la puerta. Ahin parecía nervioso porque yo me había dado cuenta de la verdad sobre las drogas.

‘¿Pero por qué fue tan difícil?’

Cuando estaba lidiando con mi madre y su caballero, logré mantenerme de pie a pesar de mi miedo. Extrañamente, frente a Ahin, era diferente. No era sólo miedo, sino muchas emociones encontradas. El toque frío del vidrio contra mi piel me hizo temblar.

“¿Qué le pasó a tu mano?”

Una voz apagada resonó a mis espaldas. Se refería al vendaje en mi mano que me puso la profesora Janna.

“… Creo que me corté con algo cuando me humanicé.”

Esa fue una de las razones por las que estar con Ahin era difícil. A medida que pasaban los días, comencé a disfrutar pasar tiempo con él, pero pronto sucedía algo que me hacía volver a desconfiar. Moví la mano y cerré la boca.

“Vivi.”

Mirando por el rabillo del ojo, vi que Ahin levantó la cabeza, como si no quisiera que continuara el silencio.

“Te dejé en la mansión porque nunca pensé que harías algo tan imprudente.”

Su voz era más fría que de costumbre.

“Pensé que sabías. Que no hay lugar seguro en el mundo para ti excepto esa casa. No había nada de malo en quedarse allí. Si yo fuera tú, priorizaría mi propia seguridad.”

Ahin estaba enojado porque yo había actuado de forma independiente incluso después de llegar aquí, porque no lo busqué.

“Yo…”

Enderecé mis manos, colocándolas sobre mis rodillas.

“Si ocurre alguna situación de este tipo en el futuro, haré lo mismo de nuevo.”

“¿De qué estás hablando?”

“Es porque no me dices nada”.

Para ser exactos, podría hablar aún más alto. NADA.

“…Nunca me dijiste. Sobre los poderes curativos de mis feromonas y que puedo tenerlos porque he estado expuesta a la droga.”

Me mordía la mejilla con fuerza y ​​sabía a sangre. Sin embargo, cuando finalmente estaba hablando de eso, se sentía aliviada.

“¿Cómo te enteraste de la droga?”

“¿Cuál crees que fue la razón por la que vine aquí sin decirte nada?”

Estaba usando una voz controlada, pero estaba apretando el dobladillo de mi vestido.

“Quería averiguarlo todo. Sobre la maldición, sobre mi familia, sobre la droga.”

 

Anterior          Tabla       Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: