Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 063

Capítulo 63

Los candelabros iluminaron a la multitud. El ruido de conversaciones en voz baja resonó por todo el salón. Abriéndose paso entre la gente, Aven Labian estaba ansiosa por socializar con los otros nobles.

Junto a la ventana, caminaba sobre la alfombra morada. Su mirada se posó en Ahin, que estaba estrechando la mano del líder del clan de las liebres.

Cuando Ahin y el líder del clan fueron en direcciones opuestas, Aven también comenzó a moverse. Ahin Grace, el más notable de los depredadores, llamaba la atención con su imponente figura y cabello plateado.

A primera vista, parecía emanar un aire frío, pero se sabía que era un poco excéntrico. La impresión causada en ese baile de “un hombre adulto que lleva como pareja un conejo bebé” no había desaparecido de la mente de la gente.

Ahin Grace no estaba ajeno a los rumores que circulaban sobre él. Pero a diferencia de ellos, a los ojos de Aven, se veía muy aristocrático, correcto y pulcro. Era más plausible asumir que no andaría con un conejo ordinario. Y considerando el momento y las probabilidades, el conejo podría ser su hija.

Sería un desastre. Pero incluso considerando la hipótesis, Aven todavía la encontraba absurda. Una criatura tan humilde… Estaba pensando en la peor posibilidad y lo que podría hacerle a la imagen de su familia en otros territorios.

Afortunadamente, hoy, Ahin Grace no había traído ningún conejo. Cuando Aven pasó junto a él, los pasos del joven sobre la alfombra se detuvieron. Ella se preguntó si era solo una impresión, pero no podía evitar la sensación de que, en este lugar con tanta gente, Ahin la miraba directamente. Aven se tapó la boca con el abanico abierto y lo miró. Sus labios parecían estar formando palabras, y entrecerró los ojos para leerlas.

[Si me miras tanto con esos ojos grandes, me harás un agujero en la cara.]

En un instante, el rostro de Aven se sonrojó. ¡El siguiente líder del clan usó un lenguaje tan vulgar…! Ahin comenzó a acercarse antes de que ella pudiera ocultar su vergüenza. Estaba lo suficientemente lejos, pero Aven, sintiendo una presión que emanaba de él con cada paso que daba, instintivamente dio un paso atrás.

Mientras caminaba, la gente cedía automáticamente el camino. Pronto, Aven ya ni siquiera podía escuchar los ruidos del salón de baile. Cuando la distancia casi había terminado, Evelyn se acercó a Ahin por detrás, con expresión urgente. Después de hablar algo en voz baja, los dos abandonaron el salón.

“… Uff…”

Solo entonces Aven soltó el aliento que había estado conteniendo. Sus dedos estaban temblando. Esos ojos rojos parecían mostrar animosidad hacia un enemigo. Ella se quedó allí, respirando, tratando de borrar la imagen de la mirada de la bestia.

Se dio cuenta por puro instinto. Los hombres que ella había enviado al bosque cerca de la frontera no habían desaparecido simplemente, ni habían sido atacados por panteras negras salvajes. El asa del abanico que sostenía estaba empapada de sudor.

 

***

 

Cuando Ahin salió del edificio, Quinn, rozando el cielo nocturno, aterrizó en su brazo. Llevaba una nota de Lile, que Ahin había enviado de vuelta a la mansión Grace por si acaso.

Cuando Valence recibió la respuesta de Ahin a través de su búho, se dio cuenta de que Ahin y Vivi no se encontraron. Lile incluso escribió que habían encontrado a Barra en el bosque cerca de la frontera, pero Vivi y Ash no se estaban por ninguna parte.

“Si se fue de la mansión junto con Barra, fue peligroso.”

Ahin apretó la carta en su mano hasta que se convirtió en polvo.

“Barra respeta la jerarquía, hasta cierto punto. No sería capaz de aceptar obedecer a Vivi, por el momento.”

“¿Cómo? Pero, mi Lord, ha obedecido hasta ahora…”

“No sabes lo que piensa por dentro. Además, Vivi no muestra ninguna fuerza. Salgo de la mansión por un día y sucede esto.”

“¿Está diciendo que cree que él puede haberla devorado, mi Lord…?”

La preocupación aumentó en el tono de Evelyn.

“Regresaremos al territorio de inmediato.”

Una tenue luz comenzó a emanar de Ahin. Estaba a punto de transformarse en su verdadera forma.

“¡Lord Ahin, espera un minuto!”

Evelyn, que estaba jalando la manga de la camisa de Ahin, retiró su mano inmediatamente después de ser golpeado por las feromonas. Con dificultad, prosiguió.

“Solo Barra estaba en el bosque. Y si la Señorita Liebre no volvió a la mansión, eso significa que se fue a otro lugar.”

“Entonces, ¿a dónde debo ir?”

“Tenemos que buscarla. Seguramente Ash está con ella y la Señorita Liebre estará bien, porque no es una coneja ordinaria.”

“Todavía es una coneja.”

“¿Cómo?”

Ahin, sin ocultar su frustración, respondió con voz contenida.

“Puede que no sea normal, pero al final del día, es un conejo.”

Se cubrió los ojos con sus grandes manos y respiró hondo. Sus dedos estaban fríos. Sabía que ella era frágil y que se lastimaría con facilidad. Riéndose de su propia complacencia, Ahin estaba aún más nervioso que antes.

Ahora que quería que Vivi estuviera a salvo, se dio cuenta de lo débil que ella era. No podía simplemente reírse y decir “va a estar bien”. Ella era diferente a él, que había sido un depredador desde su nacimiento. No importa cuán fuertes fueran sus feromonas o cuánto supiera sobre métodos de supervivencia, al final, ella era solo un conejo bebé. Incluso un paso de Ash podría lastimarla gravemente.

El comportamiento de Vivi, de huir desesperada incluso cuando una criada dejaba caer un objeto, no se debió a que estuviera demasiado asustada. Era una cuestión de supervivencia.

En la mente de Ahin, la imagen de una bola de algodón que huía desesperada seguía dando vueltas. Era perturbador y siniestro. ¿Y si encontraba un depredador fuerte? ¿O se convertía en presa de algún animal carnívoro? Había innumerables posibilidades de situaciones peligrosas para Vivi. Estaba lleno de preocupación.

“Tío, ¿estás llorando?”

Al escuchar esta pregunta de la nada, Ahin quitó la mano que cubría sus ojos. Un chico lo miraba desde abajo. Era uno de los niños que estaban discutiendo antes.

“Que bien. Pensé que estabas llorando.”

Los guardias miraban preocupados, sin saber qué hacer. Este niño no era el único problema. En la base de las escaleras, se podía ver el cabello de Russell saliendo de un arbusto. Los hombres buscaron a los tutores de los niños, mirando alrededor, pero los supuestos padres conversaban en el jardín, tranquilamente.

“Joven maestro, esa persona…”

“Espera.”

Ahin, deteniendo a los reacios guardias con un gesto, se inclinó para mirar al chico a los ojos. Había recordado algo.

[Pero la señorita guerrera… Dijo que las panteras negras no eran malas.]

El niño se estremeció, pero no salió corriendo. Ahin aplicó feromonas a través de su mano en el hombro del niño.

“¿Quién es esta guerrera?”

Era una feromona ligera, suficiente para volar, pero los ojos del chico se nublaron rápidamente.

“Pantera negra…”

“¿Pantera negra?”

“Sí… la destructora de panteras negras… Viv…- ¡Ack!”

Russell vino corriendo y cubrió la boca del niño rápidamente, arrastrándolo. Los ojos negros estaban llenos de críticas por haber dicho el secreto.

“…¿Eh?”

Solo entonces el niño “despertó” de las feromonas y palideció. ¿Por qué delató a la guerrera? ¿Qué haría ahora?

“No te preocupes, guardaré el secreto.”

El niño y Russell miraron a Ahin, quien les dedicó una sonrisa angelical. Después de alborotar el cabello de ambos, rápidamente saltó la cerca.

“Lord Ahin, ¿a dónde va?”

“Al león.”

Evelyn, que lo seguía, parecía estupefacto. Si Vivi salía de la mansión y tomaba la ruta más corta, la puerta sur del bosque fronterizo estaría cerca. Y Ahin había pasado por la puerta norte, para evitar la caravana de Manionz, que se dirigía al sur. Y esta mañana, de la nada, esos niños lo miraban y hablaban de panteras negras. Evelyn, corriendo detrás de Ahn, murmuró.

“No sé qué está pasando, pero creo que es muy probable que la guerrera sea la Señorita Liebre.”

“Quién sabe.”

Ahin, respondiendo con falta de sinceridad, trepó al árbol más alto cerca del salón de banquetes. Por la personalidad de Rune, la posibilidad de que estuviera deambulando fuera era alta. Pronto lo vió y saltó encima de él de un solo golpe.

“¿Dónde está la coneja, Manionz?”

Era una voz amenazante. Rune, que estaba contra la pared, arrancó una ramita del cabello de Ahin.

“¿Ya no usas honoríficos cuando estamos solos?”

“Responde mi pregunta.”

“No sé por qué me preguntas esto.”

Rune, evitándolo, miró hacia un lado. Ahin, con los ojos brillantes, se preparaba para usar la fuerza, cuando comenzó una conmoción fuera del salón de banquetes.

“¡¿Qué hace un animal salvaje aquí?!”

“¡Trae un arquero ahora mismo!”

“¡¡Espera un minuto! ¡¡No ataques!! ¡¡Cálmate, un minuto-!!”

Era la voz de Restin, seguida de una pantera negra, que no era un animal común en el territorio de las liebres. El sonido de Ash rugiendo llenó el aire. Por un momento, los ojos de Rune revolotearon. Habiendo localizado a Ahin, Ash se preparó para saltar sobre la pared para llegar a él. Los ojos rojos brillaron.

“¡Qué clase de bestia salta sobre una pared en una fiesta como esa! ¡Cálmate! ¡Pronto terminará la fiesta y volverás con tu ama! ¿¡Por qué tengo que hacer esto…!?”

Restin gimió y se aferró al cuerpo de Ash con todas sus fuerzas, evitando que saltara y se tumbara en el césped en el proceso. Estaba demasiado cansado para controlar a Ash como podía hacer la coneja.

“Señor, ¿está bien?”

Se acercaron guardias armados con espadas. Restin, sudando y agarrándose las patas traseras, habló en voz baja.

“Estoy bien, pueden recoger las armas. Ahora, cariño, volvamos a la habitación de invitados… ¡Uf!”

Ash, que no había sido intimidada por las espadas, se liberó. El rugido se volvió a escuchar en toda la zona.

 

***

 

Dentro del salón de banquetes, se me había presentado un desafío sin precedentes. Fue porque mientras intentaba salir por una puerta lateral, un joven seguía tratando de coquetearme. Estaba a punto de usar feromonas para ponerlo a dormir, pero no quería volver a mi forma de conejo en ese momento. No fue hasta media hora después que me deshice de él con éxito y corrí a toda prisa.

Una mezcla de irritación, sorpresa y miedo me dejó sin palabras. Presioné en el área que rodea mi corazón para calmarme. Después de entrar a un balcón en el primer piso, miré a mi alrededor.

‘Creo que al menos puedo usar este árbol para bajar rápidamente.’

No había guardias ni sirvientes pasando por debajo. Después de mover mis hombros y preparar mis músculos, salté y agarré una rama.

Crack.

La rama se partió inmediatamente y caí al suelo.

“¿Quién está ahí? ¡Oh Dios mío!”

Me había caído encima de algún objeto. Tan pronto como rodé hacia un lado, me di cuenta de que era un abanico.

“¿Qué es eso?”

Recogiendo el abanico tirado en el césped, me congelé. El dibujo en el abanico, de un semicírculo con un cono triangular y la placa grabada en el mango… Era el símbolo de la familia Labian.

“Dios mío, se me escapó de las manos. Pero, ¿está bien, señorita?”

La elegante voz sobre mi cabeza me congeló. Tenía miedo de quitarme el abanico que cubría mi rostro. Porque conocía a la dueña de esa voz.

 

Anterior              Tabla        Siguiente

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: