Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 84 CLHIDCSC

Laritte estaba en cama, sufriendo de dolor. Tenía más frío que cuando Seta la visitó. Ni siquiera podía abrir los ojos. Su enfermedad había empeorado por completo. Luego sintió que le ponían una toalla fría en la frente. Se sentía como una patata caliente sumergida en agua helada.

“¿…Irene?”

Laritte pronunció el nombre de la doncella entre jadeos. Pero no fue la criada. En el primer piso, deambulaba frenéticamente entre los pacientes.

Sin dejar escapar una palabra, Ian acarició con los dedos la mejilla de Laritte. Su rostro, que no había visto en varios meses, estaba hosco. No se movió para ver esto. Estaba desconsolado. Era tan triste que ni siquiera podía llorar.

Laritte no podía abrir los ojos. Con la cabeza zumbando, solo podía mover los labios, “Irene, ¿qué…. hora es…..?”

¿Cuánto tiempo ha pasado desde que vino Seta?

Ella titubeó de nuevo, su agarre en la daga se aflojó. Cuanto más pensaba en ello, más se sentía como un sueño. Era absurdo pensar que un dragón se disfrazó de humano y disfrutó pasar tiempo en el mundo humano desde el principio de los tiempos.

Cuando la daga quedó clavada entre la cama y la pared, comenzó a buscar a Irene nuevamente.

“¿Irene?”

“……”

Este toque suave debe haber sido de Irene, pero no pudo escuchar nada de ella. ¿O Laritte había perdido la capacidad de oír? Quería comprobarlo pero su cuerpo no obedecía.

“Me duele mucho la garganta”, después de un rato una taza tocó sus labios. Volvió la cara, incapaz de beber unos cuantos sorbos. “¡Tos tos!” El agua que no pudo tragar le corrió por la barbilla. Ian se limpió la boca. “Lo siento, Irene…”

“No es nada”, se dijo Ian a sí mismo. Pero aparentemente, no dijo nada, y parecía que esto tenía que ser suficiente para no empujar a Laritte a tener más accidentes.

“Creo, creo que estaba soñando”, tartamudeó. “En el sueño…” Ian esperó pero por un momento nada salió de sus labios.

Laritte pensó que era estúpida. ¿Fue por su propio bien que Ian se alejó más? La explicación de Seta en el sueño era tan plausible que sonaba graciosa. Un sueño era un producto de la imaginación creado por los seres vivos. ‘Extraño tanto a Ian’, que ella misma inconscientemente racionalizó el comportamiento de Ian. ‘¡Ay, pobre de mí! ¡Estúpida yo!’

“¿Por qué me dejó Ian……?”, pensó que estaría bien si Ian se iba sin una explicación, porque toleraba muy bien la irracionalidad. A medida que pasaba el tiempo, pensó que pronto lo olvidaría. Incluso después de pasar tiempo con sus amigos y en su caballo, se preguntó por qué Ian la había dejado. Después de todos esos meses de preguntas, finalmente se reflejó en su sueño.

Por supuesto que no fue un sueño. Laritte estaba completamente equivocada. Sin embargo, su conclusión no fue una ilusión.

“Yo… supongo que me gusta Ian…”

Sus ojos cerrados temblaron cuando admitió. De hecho, le había querido desde la antigüedad; era natural. Era especial por el hecho de que él fue la primera familia que no usó la violencia. Además, fue amada, respetada y recibió un título.

Incluso castigó a su familia anterior por el absurdo que había sufrido de ellos. Era natural que su corazón latiera varias veces, pero no se dio cuenta de que estaba enamorada. Nunca antes había sentido la emoción del amor.

Para cambiar la toalla, Ian estaba empapando una toalla nueva en el lavabo cuando se congeló. Lo que acaba de escuchar, ¿era cierto? ¿A ella le gustaba?

“Si muero…”, dijo Laritte sin saber que no era Irene. Por supuesto, ella no era alguien que se avergonzara de lo que dijo si se enteraba más tarde de que Ian estaba escuchando. Ian esperó a que continuara.

Laritte quería preguntar: ‘¿Puedes decirle algo a Ian si muero?’ Pero ella no pudo hablar más. Sorprendido, Ian saltó y el cuenco de madera de su regazo cayó al suelo con un ruido sordo.

“¡Laritte! Laritte!”

Acercó la mejilla al rostro pálido de Laritte. Por suerte, todavía respiraba. Ella simplemente se quedó dormida, como si estuviera inconsciente.

“Oh, oh cielos…” Ian gritó mientras sostenía sus brazos en la cama. Rezó por su seguridad. No le importaba si había un Dios. Si esas últimas palabras se convertían en la última voluntad de Laritte, estaba dispuesto a aceptar el infierno.

La conciencia de Laritte fue volviendo poco a poco. Se sentía como si todo su cuerpo estuviera siendo aplastado con plomo. Ahora ni siquiera podía mover la boca. Ah, ella nunca sabría por qué Ian se fue. No importaba si su corazón no era transmitido. Incluso si muriera así, podría descansar en paz. Porque vivía bastante bien. Todo gracias a Ian.

Fue el momento en que sintió algo nuevo en sus labios. Ian se había inclinado para besarla. Una lágrima cayó sobre su piel pálida y fría. Sus lágrimas rodaron por la mejilla de Laritte y mojaron su almohada. Se apresuró a retroceder, preocupado de que si aguantaba el beso un segundo más, le causaría daño.

Seta había dejado la espada, pero no había forma de que él lo supiera.

“Laritte, Laritte”; exclamó Ian para sus adentros. “¡Oh, Laritte!”

Quería escuchar que ella lo amaba más, pero no pudo responder en voz alta. Fue demasiado duro. La realidad era que ni siquiera un beso de unos segundos estaba permitido a un ser querido.

Laritte cayó en un profundo sueño. Ian siguió cuidandola, no descansó ni un segundo. Gracias a él, cuando llegó la mañana y los pájaros de invierno pasaron corriendo por la ventana, Laritte se sintió algo mejor.

Ella levantó la parte superior de su cuerpo. No había nadie en la habitación silenciosa. Solo quedaban rastros de alguien que la cuidaba. Ni siquiera pensó en quitarse los mechones plateados que le caían por los ojos. Su mente estaba en blanco. Sintió como si alguien la hubiera besado.

¿Ese también fue un sueño?

Fue entonces cuando la daga dada por Seta cayó al suelo. Laritte se inclinó para recogerlo. Fue dado por un personaje en su sueño que se presentó como un dragón.

“Vaya.”

No fue un sueño.

Entonces sus ojos se posaron en la palangana que Ian dejó sobre la mesa.

“¿Ian?”

Murmuró mientras se ponía de pie, sus piernas tambaleándose. Ian estaba en la mansión. Metió la daga en la manga de su túnica. Tenía que encontrar a Ian.

Liderando su cuerpo indefenso, bajó las escaleras hasta el nivel inferior del anexo. Se agarró a la barandilla y bajó con cuidado la escalera de caracol. Había muchos colchones colocados en la sala de estar del primer piso, y más personas dormían sobre ellos.

Gemido…….

“Hace demasiado frío, alguien por favor tráigame una manta…”

Pocos de los empleados, que no se vieron afectados por la peste, caminaron entre ellos. Irene fue una de ellas. Se había quedado dormida en una silla. Cuando vio a Laritte, corrió a su lado.

“Señora, está despierta. ¡Oh Dios mío! Debería haber ido a ver cómo estabas por la mañana… Alice de repente estaba temblando, así que no podía irme. ¡Pensé que iba a morir!”

Estaba tan preocupada por su gemela que no cuidó el velo que cubría su rostro. Laritte la calmó, “Estoy bien. Debes haber estado preocupada. Lo siento, no pude ayudar. ¿Cómo está Alice?”

“Ahora está un poco mejor. ¿Cómo está la señora? Déjame comprobarlo”.

Laritte cerró los ojos ante el frío toque de la mano de Irene en su frente.

“Creo que tu fiebre está un poco mejor ahora. Oh, Dios mío, espero que no vuelva a suceder… ¿Puedo traerte un poco de papilla?”

Laritte negó con la cabeza. En cambio, quería saber, “¿dónde está Ian?”

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Por fin Ian se atrevió a besarla aunque Laritte no estaba en sus sentidos en ese momento, espero que puedan hablar.

Todos los miercoles espero con muchas ganas un nuevo capítulo, gracias por la traducción 😄😎

Responder

¡Ay Dios mio! Ian la besooo!!!! ✨😍😍😍😍😍
¡No puedo esperar tanto! Ya quiero que estos dos se confiesen vivan juntos, tenga hijos y mueran 😍💓

Gracias

Responder

Gracias por el capítulo

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: