Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 83 CLHIDCSC

Desafortunadamente, el Ducado tampoco pudo evitar la plaga. Esto se debió a que, al igual que la Capital, hubo un intercambio activo de bienes a través de las personas.

Comenzó con una de las criadas de la cocina.
“Oh, hace frío”, dijo temblando mientras cortaba zanahorias para el almuerzo.

“¿No estás caliente?”

Preguntó otra sirvienta, comprobando su estado.

“Es invierno. No importa cuánta leña le pongas a la chimenea, nunca es suficiente para quitarte el frío”.

“Aunque deberías descansar. La plaga ha comenzado en un pueblo cercano. Sabes que Marco pasó recientemente por una tienda de muebles cercana”.

La criada que continuó cortando las zanahorias finalmente se derrumbó. Ella pensó que era solo un resfriado. Sin embargo, tenía dos de los sirvientes con los que viajaba, por lo que llamaron al Doctor.

“Es la peste. Esto hace que me preocupe por la duquesa. ¿Alguna vez ha tenido contacto con la duquesa?”

La criada estaba acostada en la cama, sudando frío. Tenía fiebre, tos y dificultad para respirar, síntomas típicos de la peste. Tartamudeó entre respiraciones dificultosas:

“No he hablado con la señora directamente en los últimos días… pero le he traído galletas a través de Alice. Alice es una doncella personal de la señora, se queda con ella todo el día”.

La plaga mató a los caballeros uno tras otro como una espada afilada. En un instante, la plaga envolvió la mansión. El anexo en sí se convirtió en un centro de tratamiento. Los empleados y terapeutas sobrevivientes continuaron tratando a los enfermos mientras les cubrían la boca con ropa blanca. Sin embargo, el número de pacientes siguió aumentando. Era una situación grave en la que tanto el personal de enfermería como el paciente se desplomaban uno tras otro. Eventualmente, Laritte también comenzó a experimentar fiebre alta.

La noticia llegó hasta la Capital.

“¡Noticias de última hora! ¡El alcance de la plaga se está ampliando y se está extendiendo en el Ducado mientras hablamos! ¡Noticias de última hora! ¡Muchas personas se han derrumbado incluso en la mansión del Duque!”

Por supuesto, el hecho de que Laritte hubiera contraído la fiebre también llegó a los oídos de Ian.

“¡Voy a volver a la mansión!”

Declaró, metiendo sus cosas en una maleta cuadrada. Mientras Oscar trataba de calmarlo.

“Aunque traté de persuadirte antes, me alegro de que no quisieras irte de la Capital por varios meses. ¿Pero no sería peligroso para ti también?”

“Los maestros de la espada no son propensos a las enfermedades. Y el Ducado no tiene suficientes personas para la enfermería. Laritte necesita a alguien a su lado”.

Había tantos pacientes en el Ducado que era difícil encontrar personal de enfermería. Además, incluso si contrataras a una persona con un salario alto, no podrías detener la infección.

“Entonces no puedes evitarlo……. También enviaré medicamentos para ayudar con los tratamientos. Deseo la buena salud de la señora”.

A Ian le resultaba difícil pensar racionalmente. Si perdía a Laritte, no podría perdonarse a sí mismo. Más aún cuando él no estaba cerca.

‘Está bien.’

Dado que él había estado fuera durante mucho tiempo, si se quedaba a su lado sin siquiera hablar, no debería representar un problema por un tiempo. El juicio de Ian fue correcto hasta cierto punto. Laritte estaba sufriendo incluso en ese momento y necesitaba ayuda.

Estaba sola en una habitación del segundo piso del anexo. Mientras que en el gran salón del primer piso, muchos empleados yacían uno al lado del otro. Era un infierno a la vista.

Laritte no podía dormir por el frío. Su cabello se volvió áspero y sus labios estaban secos. Para cualquiera que pudiera verla, parecía enferma. No podía detener el temblor en sus dedos, por más leña que pusiera en la chimenea y se cubriera con una manta. Ella se estaba quemando.

“Huff, uff…”

Le costaba respirar. En ese momento, sintió una brisa fría golpear su mejilla.

¿Una ilusión?

Pero ella no tenía la energía para llamar a alguien. Ella no tenía voluntad. Fue cuando yacía inmóvil en la cama que escuchó la voz de un hombre.

“Hola, humana”.

Los ojos de Laritte se posaron en un hombre pelirrojo sentado en el alféizar de la ventana con la barbilla sobre los nudillos. Destellando su gentil sonrisa estaba el hombre llamado Seta.

“Hola, adivino”, lo reconoció Laritte. “Estás usando ropa normal en lugar de túnicas hoy”.

Inicialmente pensó que era el gato Nabi sentado junto a la ventana. También fue alguien que creó problemas después de besar a Laritte en la mejilla, pero eso no le importaba mucho.

“¿Estás aquí por el patrón de mi cara?”

Preguntó con voz ronca.

Seta se sorprendió, “¡espera! ¿No te sorprendiste cuando aparecí? No es divertido.”

“Estoy muy sorprendida en este momento”, respondió con mucha calma. Seta esperaba eso, pero con una mirada de decepción, sacó la lengua.

“Sé que estás enferma, pero tu cara no parece tener ningún defecto. ¡Me alegro! Cuidemos bien tu rostro para el futuro”.

“¿Estás aquí como mi nuevo enfermero?”

Laritte, que desconocía la verdadera identidad de Seta, así lo creía. Seta todavía estaba perdido en la admiración de su rostro, pero volvió en sí cuando ella le preguntó.

“¿No? Nadie se cuela por eso. Tengo algo que decirte.”

Seta arrojó una daga sobre el edredón de la cama. Su vaina estaba hecha de oro. Decorado con rubíes, se sentía muy caro incluso de mirar.

Mientras tanto, Seta dijo con orgullo: “¡Es una daga hecha con las costillas de un dragón! Espero que estés feliz de aceptarlo. Recogí esto de las rarezas”.

Laritte ni siquiera tuvo la energía para levantarse y tomar la daga.

“¿Por qué todo esto de repente?”

“Hay algo que no le dije al hombre humano,” Seta recordó el pasado.

Originalmente, pensó en disfrutar del mundo humano durante mucho tiempo, pero quedó muy satisfecho con recibir el rostro de Laritte, por lo que regresó temprano a su lugar lleno de rarezas.

El jefe de los Dragones Rojos preguntó por qué regresó tan pronto. Seta hizo un puchero al recordar al viejo jefe, que ya había oído hablar de la estupidez de Seta.

“Como supe más tarde, había otra manera para que ustedes dos humanos estuvieran juntos. Por supuesto, dado que solo es efectivo por un corto período de tiempo, ¡debo despedirme al final!”

Laritte no tenía ni idea de lo que dijo Seta. No había sabido nada de Ian, así que era natural para ella. Ajena, Seta continuó feliz.

“Todos los objetos hechos con restos de dragones tienen poder mágico, ¿no es así? Por lo tanto, tienen el efecto de protección contra el maná de una región. Si pones tales objetos a tu alrededor, pueden estar juntos. Si es así, no habrá más desgracias. Ten en cuenta que el efecto no dura mucho.”

“Lo siento, pero no tengo idea de lo que estás hablando”.

“No tienes que hacerte el inocente. Puede que no me importe, pero ¿te avergüenzas de que haya venido en persona? ¿Te conmovió el gran corazón de este dragón?” Seta rió con orgullo mientras miraba por la ventana. “¿Pero adónde fue el hombre?”

Laritte sabía que estaba hablando de Ian. Se dio cuenta de por qué Ian dejó la mansión. Levantando la parte superior de su cuerpo, preguntó: “¿Podría dar más detalles sobre esa historia?”

Seta se encogió de hombros. “¿Por qué tengo que decírtelo, humana? ¡Debes estar muy orgullosa de que yo esté aquí! ¡Nunca había visto a un humano así en toda mi vida! … ¡Nunca había visto una cara tan hermosa!”

Dijo con entusiasmo. Laritte deseó que bajara de la ventana y la cerrara.

Bueno, le gustaba su cara y nunca había actuado con arrogancia. Volvió a acostarse en la cama sin poder hacer nada.

“Estás muy obsesionado con mi cara…”

“Por supuesto no.”

Buena idea.

“¿Sabes que? Mi pasatiempo es abofetearme la mejilla”. Seta endurecido. Laritte continuó tranquila y tímidamente, “entonces mi cara se hincha… y algún día deja una cicatriz”.

“¿Por qué harías algo tan terrible? ¡No los entiendo humanos! ¡No trates tu cara sin cuidado!”

Gritó, agarrando su cabello.

‘Vaya, está funcionando…’, pensó Laritte sin comprender. Era realmente una persona rara.

“¡No! ¡No lo hagas! ¡Te lo advierto, humana!”

“De lo contrario, se vuelve aburrido. Me molesta que solo hables de cosas que no sé”.

“¡Dios! ¿Por qué llevaste a Seta a una prueba dándole a los humanos algo más precioso que las joyas? ¡Tan pronto como te encuentre, Dios, seguramente tendré mi venganza!”

Al final, Seta tuvo que contarlo todo. Laritte también supo la verdad. Ian se fue a la Capital y no volvió por meses…. Fue por ella.

“…..¿Por qué Ian no se lo había dicho?”

Ella expresó con calma su preocupación.

“¿Cómo puedo saber? Ahora que te lo he contado todo, ¡no te des palmaditas en la mejilla!”

“Normalmente no hago eso, así que no te preocupes. Nadie hace eso, no importa lo extraño que sea un humano”.

Solo entonces Seta se dio cuenta de que había sido engañado. Pero no tenía forma de vengarse. Porque valoraba el rostro de Laritte. No podía lanzar una maldición, ni podía usar magia. Al final, se enojó y se fue.

“¡Humanos malos! ¡Los humanos incluso engañan a los dragones! ¡Humanos que ni siquiera pueden vivir mil años!”

“Los humanos solo viven cien años”.

“¡Humano hablando con un dragón! ¡Pero por favor, viva mucho tiempo, grosera humana! ¡Aunque me has molestado!”

La habitación volvió a quedar en silencio después de que Seta se fue. A través de la ventana abierta, se podía escuchar el sonido de otros pacientes que sufrían en el primer piso.

Laritte rebuscó entre las sábanas y su mano encontró la daga que Seta había dejado atrás.


una disculpa, no había descansado en una semana y el miercoles estaba mas muerta que viva, pero aquí esta el cap

Atrás Novelas Menú

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Gracias por fin los malentendidos no duraron mucho siiiiiiiiiii!!!! Gracias ✨ gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias gracias mi novela favorita en todo el mundo KYAAAA!!!~ 😗✨💓❤️😍💗😍💗

Responder

Por suerte ya sabe la verdad ☺️ ahora que le dé sus merecidos a Ian por tarado

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: