Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 132 – QRALE

QRALE

Capítulo 132 – Dime, Asha

 

La manada de ciervos también sintió la presencia y, mostrando su felicidad, levantaron sus cuernos.

El sonido de varios pasos se apresuró en un instante. Un momento después de eso una cara familiar apareció justo en frente de Tamon.

“¡Capitán!”

La primera persona que vio fue a Jorge, que parecía haber salido corriendo de la parte delantera del pelotón. Jorge tenía la boca y la nariz tapadas, pero no tanto como para que Tamon no pudiera reconocerlo.

“¿Jorge?”

Cuando Jorge vio a Tamon, dio un gran suspiro de alivio. El resto del grupo pronto apareció detrás de él… Era Aranrosia, con el pelo recogido en un moño alto, con 12 caballeros de la Orden.

“…¿Por qué está Asha?”

Tamon estaba sorprendido, pero tan pronto como vio a Asha, su rostro se endureció. Por supuesto, la expresión de su rostro era fría, al igual que la de Asha.

“Te dije que no era seguro aquí, Asha.”

Sin embargo, Asha simplemente caminó hacia él con frialdad.

“Te dije lo mismo.”(Roselyn)

Ella no corrió, pero el impulso de su acercamiento fue más feroz que nunca.

Asha cruzó el arroyo y a los hermanos ciervos, cuyos ojos se abrieron por la sorpresa, pero ni siquiera los vio, porque solo miraba a Tamon.

“Parece que no recuerdo.”(Tamon)

“…”

Tamon casi se estremeció y dio un paso atrás ante el impulso aterrador de Asha… Era un demonio de guerra, una bestia, una monarca de sangre….

Un hombre que llevaba todo tipo de terribles rumores casi fue atacado por el ímpetu de una mujer.

Tamon se quedó inmóvil, frente a una Asha terriblemente enfadada.

“Jorge.”(Roselyn)

Asha miró a Tamon y llamó a Jorge. Jorge, que había estado mirando fijamente, respondió con asombro.

“¿Sí, Sí?”

“¿Puedes cerrar los ojos por un momento? Y los otros caballeros también, por favor.”(Roselyn)

“¿Qué? …¡Oh! …Si, si…”

Jorge instruyó a los caballeros a cerrar los ojos mientras ella miraba a Tamon. Él la miró con ojos que se preguntaban qué diablos estaba tramando Asha. Cuando todos los ojos estuvieron cerrados, la mano de Asha se levantó y golpeó la cara de Tamon.

<’¡Plaff!’>(Bofetada)

Un sonido de sobresalto y bofetadas resonó con todos alrededor.

Tamon, quien se sorprendió, agarró suavemente su mejilla torcida y parpadeó, como si no tuviera idea de lo que le acababa de pasar.

“¡Tu, lunático!”(Roselyn)

Fue la primera terrible palabrota que salió de la boca de Asha. Quizás también sería la única mala palabra que diría en su vida.

Sumando sorpresa a sorpresa, Tamon miró a Asha con una cara desconcertada.

Pero la sorpresa de Tamon no quedó ahí, porque los ojos de Asha, que siempre habían brillado intensa e inteligentemente, estaban húmedos. Tan pronto como Tamon vio los ojos de Asha, que contenían gotas redondas, se congeló.

¡Realmente se congeló!

Su corazón palpitante, su uniforme respiración y su tensa cabeza, todo se detuvo.

“¡Te dije que me esperaras solo un día!” – Una voz áspera se filtró entre los dientes apretados de Asha. Era una voz que no podía soportar la oleada de emociones.

Sus ojos alcanzaron el hombro, los brazos, las piernas y el torcido pecho derecho manchado de sangre de Tamon. Sus ojos fruncidos temblaban como si estuvieran a punto de estallar en lágrimas.

Era realmente extraño.

Él era el que había sido golpeado, pero ella parecía tener más dolor, más agonía.

“Por qué ……”

Él quería preguntar por qué sus ojos se veían tan angustiados, ¿por qué se veía aún más dolorida que él?, pero no pudo seguir hablando más porque Asha extendió la mano y lo abrazó por el cuello.

Entonces ella estrelló sus labios contra sus labios desgarrados tan fuerte como pudo.

“…”

Ella siempre era gentil, y él siempre haciéndolo sediento y codicioso.

Su pequeña lengua, siempre escondida por la vergüenza, entró en su boca sin dudarlo, envolvió su lengua y lo condujo.

En la vida de Tamon, nunca hubo un momento más sorprendente que este momento. Podía garantizar que esta sería la primera y única vez en su vida.

El hecho de que ella acababa de darle una bofetada en la mejilla fue borrado de su memoria.

Con desconcierto, sus manos cubrieron su cintura. Las costillas rotas le hormigueaban ligeramente, pero nada le molestaba. Solo le preocupaba que Asha se alejara de él mientras fingía estar asustado.

Los labios superpuestos se hicieron más fuertes y la saliva del otro se volvió más espesa.

Todos a su alrededor entraron en pánico por Asha, cuyas emociones se volvieron extremas, y Tamon, quien se olvidó de la situación y simplemente se perdió en ella.

“¡Aparten los ojos!”

Jorge, quien recobró primero el sentido, de repente gritó a los caballeros cuyos ojos se abrieron de par en par. Los caballeros, que observaban la extraña vista de su capitán con los ojos muy abiertos en éxtasis, se dieron la vuelta a toda prisa.

Pero también había dos jóvenes ciervos mirando la escena aturdidos, incapaces de retroceder.

“Oh hermano….”

“Shhhh.”

Ella no sabía exactamente qué era ese acto, pero Lucentia, cuyas orejas se pusieron rojas, agarró en secreto el cuello de Mirah. El rostro igualmente enrojecido de Mirah rápidamente se dio la vuelta y cubrió los ojos de Lucentia.

El ciervo de cuerno plateado, que había estado en alerta, de alguna manera se relajó y miró a sus compañeros, sacudiendo la cabeza.

El beso continuó durante mucho tiempo.

Cuando Tamon intentó soltarse, Asha lo sujetó con fuerza por el cuello, y cuando Asha intentó apartarse, Tamon la agarró por la cintura y tiró de su ropa.

Naturalmente, cuanto más duraba el beso, más rápido se curaban las heridas en el cuerpo de Tamon.

Incluso sus costillas entumecidas no le dolían en absoluto, como si de alguna manera hubieran regresado a su posición original.

“Haaa…”

El beso, que había durado tanto tiempo, se detuvo con un jadeo.

“Escucha atentamente, Tamon Krasis.”(Asha)

Con ojos claros que de alguna manera estaban llenos de lágrimas, Asha le dijo a Tamon con los dientes apretados.

“El ciervo plateado y sus hijos son muy importantes para mí. Pero….”(Asha)

Sus labios hormiguearon como si todavía se estuvieran arañándose los labios uno al otro.

Tamon la escuchó mientras la miraba con ojos codiciosos que no desaparecían.

“…Tú eres tan importante para mí como ellos.”(Roselyn)

“…”

“Mucho… mucho, mucho más de lo que piensas.” – Dijo ella, sus ojos como brasas ardientes.

‘Tú eres igual de importante.’ (Pensamiento de Tamon)

‘Eres más importante para mí de lo que crees.’ (Pensamiento de Tamon)

Si hubiera sido ayer, esto podría haber sido suficiente para Tamon… Pero hoy, esto no era suficiente.

Asha lo miró con intensa ira y preocupación en sus temblorosos ojos.

¿Es él simplemente ‘importante’ para ella con ojos como esos?

Por primera vez desde que la conoció, Tamon podía estar seguro.

Había una diferencia.

Eso definitivamente no era todo.

Para esta mujer, si su existencia valiera solo eso, no lo habría abofeteado como si estuviera a punto de romperse, ni habría derramado esas lágrimas calientes.

“¿Soy importante?”(Tamon)

“…”

“Dime, Asha. ¿Eso es todo?” (Tamon)

(N/E: Tamon… ¿Porqué serás tan codicioso…?)

Asha volvió a morderse el labio con ira. Pero Tamon entendió… Ahora ella no respondería con su habitual silencio.

“Muy importante…”

Fue una sola palabra, como un gemido de dolor.

Tamon la instó a continuar, aferrándola a su pecho mientras ella se sumergía en el éxtasis.

“¿Qué, qué dijiste, Asha?”(Tamon)

“…Tú.”

‘¿Sería la lluvia del desierto más deliciosa que esto? ¿Puede ser más fascinante que esto?… Se había vuelto precioso para ella.’

Su corazón se aceleró. Tamon la abrazó, incapaz de ocultar su sonrisa.

Luego rápidamente atrapó a Asha, quien trató de evitarlo con una cara aturdida y enrojecida, y finalmente la besó y la besó.

Ante la constante lluvia de besos, Asha se resistió y lo empujó.

Si no hubiera sido por los refuerzos, caerían al suelo por la dureza de sus besos.

<’¡Kihin!’>

Tamon miró al cachorro de ciervo que lo pinchaba en la espinilla con sus pequeños cuernos que habian crecído solo un dedo de altura.

“¿Qué pasa con este tipo?”(Tamon)

Tamon empujó al cachorro de ciervo con su pie en medio de una alegría ocupada, luciendo molesto.

Luego, el ciervo más grande envolvió al ciervo bebé y resopló por el hocico. Parecía como si le estuviera diciendo a Tamon que si tocaba a su propio hijo, no lo dejaría en paz.

Tamon giró la cabeza con incredulidad.

“Él fue quien me interrumpió.”(Tamon)

Como si no importara, el gran ciervo amenazó con sacar los cuernos. Tamon también estaba decidido a no perder, así que volvió a levantar su espada.

Al final, solo había una persona que podía detenerlos.

“¿Qué diablos estás haciendo ahora?”

Asha empujó a Tamon con una cara seria para aprovechar la oportunidad, luego retrocedió unos pasos lejos de él.

Tamon apretó repetidamente los puños arrepentido de que Asha se le escapara de las manos. Repitió el estiramiento.

Por mucho que fuera una pena que hubiera perdido a Asha, la energía asesina en sus ojos mientras apuntaba al ciervo plateado se podía ver claramente.

“Ah…”

Asha miró a Tamon como si estuviera sin palabras y volvió la cabeza hacia el público que sintió detrás de su espalda.

Finalmente vio los rostros familiares que estaban de pie junto al arroyo.

Sus ojos muy abiertos estaban llenos de alegría y felicidad.

“¡Mir! ¡Tía!” – Sin dudarlo, Asha saltó al agua y abrazó a Mirah y Lucentia.

“Estaban a salvo. Estaban a salvo…”(Roselyn)

Incluso entonces, Mirah y Lucentia tenían sus dudas de que esta persona fuera realmente su ‘Emperatriz’.

Por supuesto, nadie se habría atrevido a imitar a la joven dama de cabello plateado tan hermoso como un ciervo plateado o los ojos púrpuras tan brillantes como el cielo tenue de la tarde.

Y sin embargo, y sin embargo… Nunca imaginaron que la ‘Emperatriz’ que ese malvado Emperador había asesinado viviría para abrazarlos de esta manera.

“…¿Eres realmente la Emperatriz?” – Lucentia tembló de coraje.

Dijo Asha, haciendo contacto visual con ellos, abrazando al hermano y la hermana, que ahora eran tan grandes como ella.

“¿Alguien además de mí los llama Mir y Tia?”(Roselyn)

En respuesta a la suave pregunta de Asha, Mirah sacudió la cabeza con una cara que comenzó a llorar.

“No, nadie, nadie.”

Mirah y Lucentia, que estaban llorando, finalmente abrazaron a Asha.

“¿Porque llegas tan tarde? ¡Por qué!”(Lucentia)

“Dijiste que nos protegerías y nos mantendrías a salvo… ¡Ahhhh! ¡Realmente creo que estás muerta, pero no sabes cuánto nosotros…!”(Mirah)

“Te extrañé. Te extrañé.”(Lucentia)

Aunque los cuerpos de Mirah y Lucentia habían crecido tanto como el de Asha, también eran niños que aún podían gemir como niños.

Asha abrazó los hombros de los hermanos que sollozaban y sonrió con alivio.


Nameless: Les he dicho el mar de emociones que me genera esta novela, esta semana justo vi un comentario de una chica que dijo que se quedo leyendo los mas de 100 capítulos de un tirón, espero que este leyendo esto y sigas enganchada con la novela.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: