Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 131 – QRALE

QRALE

Capítulo 131 – Irrumpiendo

 

“Wow, ustedes no son una broma.” – Tamon dijo con picardía y agarró su esternón palpitante.

Los ciervos plateados atacaron todos a la vez, como si consideraran a Tamon un enemigo.

El poder de las astas plateadas, duras como el acero, era enorme. Si alguien es apuñalado accidentalmente, es probable que se desgarre todos los órganos internos.

Tamon ni siquiera pudo persuadir a los ciervos para que lo acompañaran porque no podía comunicarse con ellos y no podía matarlos como a los monstruos y bestias, por lo que era mejor estrangularlos y noquearlos.

Como resultado, continuó el desperdicio innecesario de fuerza y ​​aumentaron las lesiones innecesarias… Un par de costillas rotas, una espinilla rota y un labio partido…

Además, en el camino hacia aquí, manipuló a las bestias mutantes y resultó con pequeñas heridas. El sangrado comenzó en el hombro derecho desgarrado y un brazo ya estaba empapado de sangre.

Lo que era aún más enloquecedor era que cuantos más animales derrotaba Tamon, ellos llamaron a más de sus compañeros. Redujo el número de animales a tres como máximo y, antes de darse cuenta, había seis de nuevo.

“Estoy cansado…”

Tenía que hacerlo e irse lo más rápido posible. Tamon apretó y abrió su palma desgarrada, mirando al ciervo.

Aunque se curó más rápido a medida que aumentaba su resistencia, perdió su energía más rápido que cuando se enfrentó a Perharz, probablemente porque no tuvo contacto físico con Asha cuando acamparon.

Tenía que hacer esto con la menor cantidad de sangre posible.

No vio ningún hueso roto, así que estaba bien. Sin embargo, si regresaba cubierto de sangre, Asha podría intentar matarlo con sus grandes ojos.

(N/E: Menos mal que sabes quien es la patrona y lo que te espera si dañas la mercadería Tamon.)

‘Tendré que matar a algunos de ellos.’

Los sacrificios parecían inevitables para terminar esto rápidamente.

Ellos parecieron notar su cambio en el impulso, y la actitud de los ciervos de cuernos plateados cambió nuevamente. Los mas inteligentes comenzaron a poner presión sobre él, con Tamon en el medio.

Tamon desenvainó su espada. Hasta ahora solo atacaba con el estuche de la espada, pero de ahora en adelante, matar era inevitable.

<’¡Grrrrr!’>

El que estaba al frente de la línea, el que tenía el rango de capitán, atacó a Tamon con sus cuernos.

<’¡Kyaaaaa!’>

Tamon se cruzó de brazos para bloquear el ataque, pero su cuerpo fue empujado hacia un poste de madera.

Tamon gritó los nombres de los niños en una diatriba mientras bloqueaba a los ciervos que lo atacaban uno tras otro.

“¡Mirah! ¡Lucentia! ¡Salgan rápido! ¡Si no salen, mataré a todos los ciervos!” – La voz de Tamon resonó a través del cañón.

De hecho, ya había intentado decir los nombres de los niños varias veces, pero aún no había una respuesta particular.

‘¿Quizás los niños no están aquí?’

Era posible que estos ciervos no fueran la manada de ciervos con cuernos plateados que Asha había mencionado. O los niños, Mirah y Lucentia, podrían haber muerto ya en el camino hacia aquí.

Después de todo, este era el Cañón Negro donde incluso los caballeros más hábiles no podían sobrevivir.

La exposición a esa niebla negra causaría una parálisis total.

“¡Mirah! ¡Lucentia!” – Tamon dijo los nombres de los hermanos a voz en cuello por última vez.

En ese momento, las corrientes de aire en el cañón cambiaron y se escuchó un sonido sospechoso.

<’¡Booom!’>

Era el sonido de algo pesado cayendo al suelo. Tamon y ciervo plateado miraron detrás de ellos al mismo tiempo.

“¿Por qué…?”

Eran las mismas bestias mutantes las que se escondían detrás de un árbol para observarlos, sin acercarse al arroyo… Cinco de ellos siguieron a Tamon.

Después de eso, el número aumentó ya que muchos más habían empujado. El problema, sin embargo, no era el número de animales mutantes que había aumentado. Las bestias, que se escondían, se derrumbaban en el lugar como si estuvieran bajo un hechizo.

“¿Qué es?”

Fue exactamente en ese momento. Un olor extraño despertó el agudo sentido del olfato de Tamon… Era un aroma único que nunca antes había olido. Un extraño aroma que era dulce, pero algo turbio. Había una sensación instintiva de rechazo.

Sus nervios se volcaron en el olor y fue tomado por sorpresa.

Y el venado plateado que lo había atacado con más violencia saltó sobre Tamon a toda velocidad.

“…”

Él levantó su espada con urgencia para bloquear el ataque, pero al instante fue empujado hacia atrás con una fuerza tremenda. Mientras juntaba las piernas para evitar perder el equilibrio, los dos ciervos que habían estado observando la brecha salieron a apoyar el ataque.

“¡Bueno, eso es barato!” – Tamon apretó los dientes.

Era un ciervo pero era tan poderoso como un oso o un monstruo.

Doblándose rápidamente por la cintura para defenderse del ataque, Tamon pateó con todas sus fuerzas al gran ciervo que todavía lo empujaba desde el frente. El venado, empujado hacia atrás con un ‘estallido’, resopló furiosamente y le volvió a clavar la cornamenta.

En ese momento, Tamon golpeó con su espada entre las astas y la balanceó esta hacia el ciervo, que salió por la izquierda en un ataque de apoyo.

<’¡Kyaaaaa!’>

<’¡Kihin!’>

Las astas de los dos ciervos quedaron enredadas en un desastre y no pudieron ser removidas.

Él pateó a uno de los venado en ese estado con su pie, y los dos venados que estaban forcejeando cayeron hacia atrás en un montón enredado.

Sin dudarlo, Tamon levantó su espada con todas sus fuerzas. Él Iba a deshacerse del ciervo más grande que más le había molestado.

“…¡No!”

Los movimientos de Tamon se detuvieron ante el grito urgente.

“No mates a Titi.”

Era un lenguaje algo pobre, una vocecita infantil.

Tamon bajó su espada y miró hacia el lugar de donde había venido el sonido. Al otro lado del arroyo, una figura apareció detrás de una roca en un lugar inclinado.

“Eres tú….”(Tamon)

El cabello era de un blanco puro, como si hubiera perdido su pigmentación, las pestañas, y la piel blanca se veía pálida.

“La-Gorlesi.”(Tamon)

…Eran los hijos del ciervo blanco. El niño y la niña, tomados de la mano con fuerza, no podían ocultar su peculiar extrañeza, a pesar de que vestían harapos. Lo único vívido en los dos niños eran sus ojos. Dos pares de ojos azules de diferente luz y oscuridad miraron a Tamon.

‘¿Asha dijo que el niño es Mirah y la niña es Lucentia?’

“¿Quién eres? ¿Eres tú el enviado por el Emperador?” – Mirah, un chico de unos 17 o 18 años, preguntó con voz enfadada.

Tamon, que sonrió, respondió sucintamente.

“No tengo un Emperador. Pero tengo una reina a la que admirar.”

“Una reina…?”

” La conoces por el nombre de, Roselyn V Sunset, la mujer que fue Emperatriz de este país.”

“…”

Las palabras de Tamon sorprendieron a los hermanos, quienes se miraron entre sí.

“…¿Ella está viva?” – Lucentia, la chica que estaba de pie en silencio detrás de su hermano, preguntó con voz temblorosa.

Tamon asintió levemente y extendió su mano hacia los niños.

“Vamos juntos. Ella los está esperando.”

“¡Pero, pero ella ya está…!” – Mirah exclamó con incredulidad.

Pero por su vida, la palabra ‘muerta’ no pareció salir de sus labios, y apretó los dientes.

Tamon levantó la barbilla hacia el chico y dijo con una risa arrogante.

“Ella esta viva. La salvé y le dí todo lo que tenía.”

“…”

Mirah y Lucentia miraron a Tamon con ojos confundidos.

Curiosamente, el ciervo de cuernos plateados los miró en silencio, deteniendo su ataque cuando los hermanos y Tamon comenzaron su conversación. Si algo saliera mal aquí, saltarían fuera del camino de inmediato.

“¿Cómo podemos confiar en ti? ¿Cómo se supone que vamos a creer que no eres el sirviente del Emperador?”(Mirah)

Era el hermano quien parecía un poco más inteligente.

Lucentia, quien pensó por un momento, le dijo a Tamon que trajera evidencia.

‘Evidencia.’

Tamon vaciló por un momento, luego de repente sacó un pañuelo que había escondido en sus bolsillos.

“No sé si creerás esto, pero…”(Tamon)

Tamón se acercó al arroyo para mostrar lo que había en el pañuelo. En ese momento, un gran ciervo que los miraba fijamente se acercó a él con un resoplido de enfado.

<’¡Grrrrr, grrrrr!’>

“¿Estás diciendo que no puedo acercarme?”(Tamon)

Los ojos del ciervo permanecieron mortales, pero sus pasos para acercarse a Tamon eran lentos y relajados. El ciervo se acercó a Tamon con una mirada de incredulidad y empujó su enorme cuerno en su cabeza como una rama.

<’¡Kyaaaaa!’>

Tamon miró a Mirah y Lucentia mientras la cabeza del ciervo se movía de un lado a otro.

“¿Qué significa esto?” (Tamón)

“…Significa poner ese pañuelo en sus astas.”

“Vaya…”

El ciervo iba a entregar el pañuelo de Tamon a los hermanos.

“Esto se siente como una dedicatoria a la princesa de un país.” – Se rió entre dientes y puso su pañuelo en el cuerno plateado.

“No lo dejes caer, amigo mío. Es muy importante.”(Tamon)

<’¡Kyaaaaa!’>

El ciervo plateado exhaló ruidosamente y cruzó a toda velocidad el delgado riachuelo.

Los niños levantaron con cuidado el pañuelo que les entregó el venado.

Y el momento en que lo desplegaron.

<’¡Kyaaaaa!’>

Un cervatillo saltó hacia al grupo de ciervos, gritando a todo pulmón. La manada de ciervos sobresaltada miró al pequeño ciervo y lo rodeó.

<’¡Kyaa, Kyaa, Kyaa !’>

Debe haber sido muy feliz de reunirse finalmente con su familia mientras el pequeño ciervo plateado saltaba arriba y abajo sobre sus piernas largas y delgadas. Sus ojos negros estaban llenos de lágrimas.

“¡Mirah, observa!”

“¡Él niño perdido, estás vivo!”

Mirah y Lucentia tampoco pudieron contener su alegría al ver al cachorro de ciervo y gritaron.

‘¿De repente, un pequeño ciervo en el bosque…?’(Tamon)

Tamon miró con asombro en la dirección en la que apareció el pequeño ciervo plateado. Entonces Tamon rápidamente ajustó su espada al movimiento desconocido que siguió.

Atrás Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: