Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 046

Capítulo 46

Fingiendo no darme cuenta de que Ahin estaba allí, continué abrazando a Meimi aún más fuerte. Esperaba que captara la indirecta y se marchara.

“Meimi.”

Al escuchar su llamada, Meimi, ignorando mi tristeza, apartó mis brazos.

“Entonces me retiraré.”

En un segundo, ella se convirtió en una traidora y salió de la habitación después de un silencioso adiós. Nos llevábamos tan bien… Mis brazos aún estaban extendidos, pero la puerta se cerró con frialdad.

“Vivi.”

La voz grave de Ahin resonó mientras yo me dirigía a la puerta para salir de la habitación.

“¿Adónde vas a esta hora de la noche?”

“Las panteras negras son animales nocturnos.”

“Sí, pero ¿y qué?”

Ash estaba durmiendo en la habitación de Meimi estos días. Yo seguía inventando cualquier excusa para no mirarlo.

“Le traeré a Ash un refrigerio nocturno.”

“Es un poco inesperado, cuando ya has tenido el trabajo de ‘refrigerio’ tú misma.”

Esa bestia malvada.

“Bueno, entonces, me iré.”

“Buen viaje.”

Abrí la puerta mientras Ahin saludaba. Los guardias que estaban fuera de la habitación me miraron sorprendidos. Sus ojos rojos estaban fijos en mí. Ojos de depredadores sedientos de sangre.

“¿Qué sucedió?”

“…No, nada.”

No pude soportar la mirada de los guardias y volví corriendo a la habitación. Después de cerrar la puerta, noté que Ahin había entrado al baño. No quería que me viera regresar y se riera en mi cara, así que salí al porche. Y, apoyada contra el cristal de la ventana interior, vi que, posado en el alféizar exterior, estaba el águila espía de Ahin.

“¡Sal de aquí!”

A pesar de verme golpeando el vidrio, él simplemente me ignoró. Pantera negra, caballos, águilas. Lo decían en serio cuando dijeron que las mascotas se parecían a sus dueños. Con el águila mirándome, no pude salir y cerré las cortinas para que no pudiera verme.

Escuché agua correr dentro del baño. Tal vez porque yo estaba allí, Ahin se estaba preparando para irse a dormir sin la ayuda de ningún sirviente. De alguna manera, nerviosa como si fuera la primera vez que dormía en esa habitación, me mordí el labio. Ya era bastante difícil dormir en la misma cama que Ahin como conejo, pero si tuviera que pasar la noche aquí como humana…

¡Era casi una tortura! No tendría más remedio que usar mis feromonas para volver a la forma de coneja. Pero me preocupaba cómo volver a la forma humana más tarde… Mientras paseaba nerviosamente por la habitación, el sonido del agua se desvaneció. Tal vez había terminado de ducharse.

‘Oh, no.’

Necesitaba calmarme. Era la misma rutina de todos los días… Pero a pesar de decirme esto, mis pies seguían deambulando por la habitación. Finalmente, encontré una sábana para cubrirme y me tiré en el sofá. Cuando se abrió la puerta del baño, me acosté y me tapé con la sábana.

“Vivi, ¿no tienes hambre?”

Ahin, que salió del baño, se sentó en el asiento junto a mi cabeza. Ahora que lo pienso, no había comido en todo el día… Tenía mucha hambre, pero era más urgente lidiar con esta situación primero.

“No tengo hambre en absoluto.”

Tan pronto como dije eso, mi estómago gruñó como uno desesperado. Estaba muy avergonzada. Ahin, sosteniendo el borde de la sábana, se rió.

“Si comes justo antes de acostarte, puede causarte malestar estomacal, entonces solo toma un vaso de leche por ahora.”

Gotas de agua corrían de su cabello a su camisa. Esta bestia era mala para mi corazón. Traté de no mostrar ninguna reacción, sentándome y aceptando la taza caliente. Mientras bebía la leche, mis ojos se abrieron como platos.

‘¡Oh Dios mío!’

Todos vivieron todo este tiempo comiendo estos deliciosos alimentos sin mí… Habiendo vaciado la taza en segundos, me recosté en el sofá con una expresión satisfecha.

“Vivi, ven aquí.”

Ahin, después de quitar la taza y secarse el cabello, se sentó en la cama. Ha llegado el momento… Me giré en el sofá para darle la espalda.

“Buenas noches.”

Ni siquiera podía quejarse de que no lo saludé correctamente. Afortunadamente, mi voz salió firme, sin revelar mi agitación. Todavía estaba aterrorizada. No sé qué iba a hacer. Cuando lo miré por el rabillo del ojo, vi que Ahin miró hacia abajo con disgusto, y poco después, se derrumbó en la cama de un solo golpe, gruñendo de dolor, agarrándose el pecho y respirando con dificultad. Parecía haberse enfermado repentinamente.

“Eso es demasiado.”

Era demasiado trabajo solo para reírse en mi cara. Me di la vuelta de nuevo y lo ignoré.

Tic. Toc.

Incluso después de varios minutos, todavía podía escuchar morir a Ahin. Cuando volví a mirarlo, estaba acostado en la cama, agarrando las sábanas como si le doliera.

“…¿Eh?”

Me puse de pie, con ansiedad en mis ojos. Parecía que estaba sudando frío…  si estaba fingiendo solo para reírse en mi cara, estaría bien, pero ¿y si realmente estaba sufriendo?

[No sé cuánto tiempo voy a durar, así que quiero ver a mis bisnietos pronto.]

Se me quedaron grabadas en la cabeza las palabras del abuelo Lillian, quien, por lo que dijo, podría estar sufriendo de alguna enfermedad. ¿Y si fuera hereditaria?

“Ahin.”

Finalmente, pateé la sábana y me acerqué a la cama. La frente de Ahin estaba cubierta de sudor, mientras la miraba de cerca.

“¿Qué hago?”

¿Tendría fiebre? Toqué su frente, y mis ojos comenzaron a lagrimear. Los hombros de Ahin temblaban y se cubrió la cara con los brazos. Tal vez estaba temblando por la enfermedad… Me arrastré sobre la cama para mirar su rostro desde los lados. Pero todo lo que pude ver fueron sus orejas y su cuello.

“…Cara.”

Pronto, el paciente habló, con voz temblorosa.

“… Tu cara es tan graciosa… ¡Jajaja!”

‘¡Ese maldito…!’

Su enfermedad requería tratamiento inmediato. Después del diagnóstico, agarré una almohada de la cama y le di un fuerte golpe en la cabeza plateada.

“Vivi… No puedo respirar… ¡Jajaja!”

“¡Cállate!”

¡Podría estar realmente enfermo! Golpeé la almohada de nuevo, rechinando los dientes.

“Ahora usas herramientas en lugar de patearme con tus patas.”

De repente, Ahin se dio la vuelta y me agarró las muñecas. El cabello plateado, que había sido despeinado por la avalancha de almohadas, cayó sobre su rostro.

“¿Por qué me estás evitando?”

Antes de que pudiera soltar mis muñecas, Ahin comenzó un interrogatorio.

“No me has mirado a la cara una vez hoy.”

Eso es porque estaba muy consciente de la situación y no podía mirar a Ahin, acostado en la cama. Ahora que mi cuerpo era el de una mujer adulta, ¿cómo podría no importarle compartir una habitación? Parecía que nada había cambiado para él en absoluto.

Lo miré con una mirada malvada. Este depredador no tenía idea de lo que estaba pasando por mi cabeza. O tal vez no… a juzgar por las feromonas sexuales que sentí que esa mujer-bestia zorra liberaba en el baile… Tal vez los nobles aquí eran más casuales con estas cosas que la gente común.

Pero incluso con las reacciones de Meimi y los guardias, quienes parecían muy conmocionados por la revelación de mi identidad, Ahin parecía no tener intención de ocultarla. Como si fuera un secreto que sería revelado de todos modos, así que no había razón para preocuparse. El problema de la cama podría resolverse si yo volviera a la forma de conejo, pero la posición de Ahin seguramente se vería afectada por los rumores a partir de mañana.

“Vivi, puedo escuchar tu cabeza dando vueltas.”

Ahin sonrió y agarró un mechón de mi cabello.

“¿Por qué no dices lo que estás pensando?”

Su voz profunda estaba demasiado cerca. Mirando a cualquier parte menos a él, me las arreglé para responder.

“Mientras esté en forma humana… Voy a dormir en el sofá.”

Incluso si tuviera mi propia habitación, sería difícil entrar y salir sola, por si de repente me convierto en coneja.

“¿Por qué?”

“Realmente…”

Era imposible que estuviera preguntando porque en realidad no sabía. Apreté mis labios con reproche, y Ahin siguió girando el mechón de mi cabello entre sus dedos.

“Sabes, he pasado por peores dificultades.”

¿De qué estaba hablando de repente?

“Una vez, mientras dormías, me pateaste en la frente con tu pata trasera. Y el otro día, frotaste tus bigotes en mi nariz.”

“…Yo estaba durmiendo.”

“Y una vez, puso su pata delantera dentro de mi boca. Todos los días pasé por una dificultad diferente”

Decidí ignorarlo… Estaba tan avergonzada que me sonrojé hasta las orejas.

“Ah, ¿y ese día en que te metiste en mi camisa?”

“¡¡Pensé que era una sábana!!”

Me tapé la cara, que ardía al recordar estos recuerdos vergonzosos. Ahin sonrió, girando el mechón de cabello nuevamente.

“Como puedes ver, siempre eres tú quien me toca. Así que simplemente no lo hagas, y podemos compartir una cama sin ningún problema.”

¡Precisamente porque pensé que esto no funcionaría, decidí dormir en el sofá! Pero sin poder decir eso, me liberé y pensé en huir.

‘Pero a dónde…’

Me senté en la cama porque estaba acorralada, al final. ¿Yo hacía cosas así todas las noches? Quería cavar un túnel entre las almohadas y enterrarme en la vergüenza. Por primera vez me arrepentí de tener un cuerpo más grande ahora.

 

***

 

Al final, no pude encontrar ningún argumento para no usar la cama y terminé recostada en el lado opuesto, casi en el borde. El ambiente era pesado y yo estaba cargada de preocupaciones. Fue una noche donde hubo un depredador y una presa, como siempre, pero Ahin insistió en que no me tocaría, sino todo lo contrario.

“Vivi, ni siquiera pienses en tratar de tocarme mientras duermo.”

“¡¡No lo haré!!”

Habiéndome dado este papel de conejo loco, rodé nerviosamente hasta el borde. Fue muy extraño, estaba tanto aliviada como frustrada por no estar en forma de conejo. Ni siquiera sabía si ser capaz de hablar, en ese momento, era algo bueno.

“No jales mi manta.”

Ahin tomó la manta y me cubrió por completo, dejando solo mi rostro afuera. Lo miré por el rabillo del ojo, pues ahora yo parecía una oruga dentro de su crisálida, como él siempre hacía consigo. Nunca había oído hablar de un depredador que fuera débil contra el frío.

“Vivi, tus ojos están muy grandes otra vez.”

“Siempre han sido así. Ahora que sé cómo es mi forma humana, estoy acostumbrada.”

Respondí con orgullo. Incluso mientras Meimi me estaba arreglando, no podía dejar de mirarme en el espejo.

“¿Y cómo te describirías a ti misma?”

“¿Cómo me describiría…?”

No esperaba esta pregunta. Dándole la espalda a Ahin, me toqué la cara, un poco avergonzada.

“Bueno, la nariz es redonda, y los ojos son grandes, y…”

“¿Estás seguro de que eres una humana?”

 

Anterior            Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: