Saltar al contenido
I'm Reading A Book

❀۰SMDV۰✿ – Especial 18

Deseo de presumir

Los rumores que rodeaban a Karina y Ain eran tan vanidosos y románticos que parecía irrazonable pretender indiferencia y esperar hasta que asistieran al próximo banquete del Palacio Imperial para hacer su primera aparición formal.

Karina sintió la necesidad de responder por lo menos a una de la pila de invitaciones acumuladas.

“Veamos…”

Karina se sienta a la mesa y mientras la criada la ayuda, toma una invitación. La mayoría de los contenidos de las invitaciones eran similares. En general les pedían que asistieran al evento que están organizando y que lo hagan brillar con su presencia.

De repente, se percató de que la criada le ha preparado un té, de hecho tendría que mirar invitaciones durante mucho, mucho tiempo.

Llegó un momento en el que bebí tanto té que no sabía cuántas tazas llevaba, y aun así faltaba revisar más de la mitad de las invitaciones que Karina había desechado.

Aunque aún no las ha revisado todas, Karina ha tomado una decisión hasta cierto punto. Entre las muchas invitaciones, apartó la invitación a la fiesta del té del Marqués de Felicia.

Mientras Karina estaba revisando cuidadosamente el resto de las invitaciones. Su puerta se abrió naturalmente y Ain entró.

Karina giró la cabeza y lo miró. Adivinaba que él ya había oído hablar de su situación, le preguntó Ain a Karina.

“¿Ocupada?”

“Mmm… Quiero comprobar todas las invitaciones primero”.

Murmuró mientras revisaba otra invitación. Ain la miró sin comprender. Tenía una expresión franca en su rostro, pero no parecía muy interesada en asistir a las fiestas de té.

Ain no quería obligarla a hacer algo que no quisiera hacer. Así que tomó la mano de Karina. Y, naturalmente retiró la invitación en su mano, abrió la boca para sugerir.

“¿Debo ir contigo?”

Ante las palabras de Ain, la cabeza de Karina se volvió lentamente.

“¿Tú, conmigo?”

“Sería un placer”.

Ante la pregunta inesperada de Karina, las comisuras de los labios de Ain se estiraron significativamente.

─────♡◦♡◦♡─────

Karina asistió a la fiesta del té de la hija del Marqués de Felicia. Hay una razón por la que elegí esta en particular. La fiesta del té de la hija del Marqués de Felicia es un lugar donde se reunían regularmente las jóvenes todos los meses.

Debido a que se reúnen mujeres de edades similares, sus temas e intereses son afines.

Por esta razón, desde cierto día en adelante, esta fiesta del té a menudo se convertía en un lugar para traer a un esposo o prometido y lucirse frente a las demás.

Tan pronto como llegó Karina, se acercó la hija del Marqués de Felicia.

“Bienvenida. Gracias por aceptar la invitación”.

Era momento de que la organizadora, Lady Felicia, viniera a saludar. Sus ojos se movieron con fuerza y encontró a Ain detrás de ella.

“Oh… También vino el Duque”.

Los ojos de las demás jóvenes que la esperaban brillaron abiertamente. Como si todas hubieran estado esperando esta aparición conjunta, pude sentir sus miradas desde la distancia.

Mientras recibía la atención de las jóvenes, Karina arqueó una ceja. “No me pude despedir correctamente, así que decidí asistir hoy con mi prometido”. De pie junto a Ain, habló a las demás jóvenes como si lo presentara.

No es como si alguien aquí viera por primera vez la apariencia de Ainsphanner Chade, sin embargo presentarlo a otras personas como su prometido le otorgó un significado especial a su presencia.

Las jóvenes olvidaron su miedo hacia Ain y comenzaron a hacer sus ojos brillar.

“Oh, no es problema. Nosotras también lo queríamos saludar”.

“Viéndolos así, ustedes dos se ven muy bien juntos”.

Las jóvenes contemplaron a Ain y Karina con ojos anhelantes. Se percibía hasta un poco de envidia entre ellas. Sin lugar a dudas, son la pareja de la que más se habla recientemente entre los aristócratas.

Los dos ya eran famosos para todos, y al mismo tiempo eran los más difíciles de abordar.

La curiosidad por saber cómo sería ver a estas dos personas mostrándose enamoradas les brotaba naturalmente por los poros. Y finalmente, eso es lo que están viendo ahora mismo.

Las jóvenes demostraron su voluntad de no perderse ni un solo gesto de ambos. Incluso cuando Karina y Ain se sentaron uno al lado del otro sin necesidad de decir una palabra, una atmósfera amistosa fluyó en sus ojos mientras se miraban.

Ain siempre ha sido un ser inaccesible con un rostro inexpresivo. Además, aunque Karina era más activa que él en personalidad, no había muchas personas cercanas a ella, y a muchas otras se les resulta difícil acercársele debido a su fría impresión.

Resultaba ser un shock refrescante ver a estas dos clases de personas intercambiando miradas cariñosas y sin saber cómo mantener las comisuras de la boca hacia abajo.

Las jóvenes se miraron fijamente, pero al final no pudieron apartar los ojos de ellos y se quedaron mirándolos como prendadas.

Karina y Ain también sintieron ese tipo de mirada anhelante, pero fingieron no saberlo. Una de las espectadoras, otra Señorita, abre la boca primero.

“La próxima vez, asista al banquete organizado por nuestra familia”.

Luego, las otras jóvenes también hablaron apresuradamente.

“Voy a tener una pequeña fiesta por mi cumpleaños el próximo mes, ¿puedes venir?”

 “Por favor, vengan a ver la actuación que patrocinamos. El solo hecho de tenerlos a los dos presentes lo hará aún más brillante”.

Las invitaciones amistosas a los prometidos continuaron competitivamente. Parecía que las invitaciones que se habían acumulado la última vez revivirían al doble en cuestión de horas.

“Se los agradezco. Pero en este momento no puedo permitirme ese tipo de actividades, estoy ocupada preparándome para la boda”.

Karina se negó eufemísticamente. Pero ninguna de las jóvenes se rindió.

“Estarás muy ocupada si aceptas asistir a todos ellos”.

Murmuró Ain. Cuando él habló de repente, las jóvenes, que hablaban competitivamente para atraer incluso un poco la atención de Karina, se callaron en un instante.

“Entonces no tendrás tiempo para estar conmigo”.

“… ¿Oh?”

Karina lo observó fijamente con los ojos un poco entrecerrados ante el comentario completamente inesperado. Sin embargo, Ain ya ha desviado su mirada de ella y está mirando a las jóvenes con ojos inexpresivos.

“Los extraños siguen interfiriendo”.

Ain murmuró en voz baja. Pero su voz era tan espeluznante que resultaba incomparable a lo que había dicho antes.

‘Ugh’

Todos los jóvenes tiemblan. Sus columna se enfriaron y un sudor frío les recorrió la columna.

Eso fue todo lo que les dijo, incluso si lo expresó a la ligera, fue una clara amenaza. Las jóvenes, plenamente conscientes de esto, inclinaron la cabeza con miedo. Viendo esto, era momento de que Karina tomara el brazo de Ain para detenerlo.

Pero él giró antes la cabeza para mirar a Karina y abre la boca con un tono suave.

“Quiero quedarme siempre contigo sin que otros nos molesten…”

Ain le dedica una sonrisa fatal que hasta puede confundirse con seductora, hasta su voz se suavizó en un instante. Sin embargo, para las otras chicas además de Karina, el significado no sonaba muy dulce e implicaba otra cosa. Los rostros de las jóvenes se endurecieron poco a poco.

─────♡◦♡◦♡─────

Cuando la puesta de sol comenzó a vislumbrarse en el cielo, Karina y Ain se cruzaron de brazos y naturalmente se levantaron de sus asientos.

“Entonces, volveremos primero”.

Ante sus palabras, todas las jóvenes de la habitación se les iluminaron los ojos. Era como si hubieran estado esperando con ansias esas palabras.

“Vuelvan con cuidado. Gracias por venir hoy”.

La hija del Marqués de Felicia, dijo apresuradamente. No les dedicó ni una palabra más destinada a retenerlos un poco más.

“Por favor, invítame la próxima vez”.

“… Yo también quisiera hacer eso, pero creo que estarás más ocupada en el futuro y te tomará tu tiempo organizarte…”

Dijo la hija del Marqués de Felicia, evitando sus ojos. Karina podía ver sus párpados temblando luciendo avergonzada.

“Ojala sea pronto”.

Cuanto más sonreía Karina y consideraba a la hija del Marqués de Felicia más incomodidad permanecía en su rostro.

“Sí, después… Luego, cuando estés más relajada. Entonces por favor…”.

“Esperaré entonces. Fue divertido hoy”.

La organizadora de la fiesta del té de hoy, la hija del Marqués de Felicia, levantó las comisuras de sus labios con torpeza, difuminando su nerviosismo.

Tan pronto como Karina y Ain se retiraron, las demás jóvenes respiraron profundamente de alivio. Luego negaron con la cabeza y abrieron la boca resueltamente.

“No vuelvas a invitarla”.

“Sí. Si la invitara una vez más, mi tiempo de vida se acortaría drásticamente”.

Comenzando una a una, las jóvenes estuvieron todas de acuerdo. Expresiones de cansancio se dibujaban en sus jóvenes rostros. De repente, una señorita abrió la boca con cuidado.

“Sin embargo… ¿No se veían asombrosos? Nunca había visto unos amantes tan cariñosos”.

“… ¿De qué estás hablando? Solo son dulces entre ellos y el resto son delgadas capas de hielo que los entorpecen”.

“Intenté echar un vistazo más de cerca y casi se me va el aliento cuando cruce miradas con el Duque”.

Todas las jóvenes estuvieron de acuerdo y asintieron con la cabeza lo suficientemente fuerte como para dislocarse el cuello. Solo ahora que se fueron, pueden sentarse cómodamente y volver a beber té.

─────♡◦♡◦♡─────

Ain y Karina se bajaron del carruaje en el umbral de entrada y caminaron uno al lado del otro. Su andar no era ni rápido ni lento. Se tomaban de la mano como si fuera algo natural y necesario para ellos.

“No creo que vuelvan a molestarte nunca más”.

“Jajajaja. Exactamente”.

Karina dijo con lágrimas en los ojos de tanto reírse, en definitiva no odiaba que Ain la protegiera de esa manera.

Su actuación fue tan natural. Fingió estar preocupado por no poder pasar tiempo con ella y les dio todo tipo de advertencias a las demás jóvenes. ¿Quién diablos después de eso, arriesgaría su vida para enviarle una invitación?

“¿Por qué? ¿No lo hice bien?”

Ante la mirada reprochante de Karina, Ain preguntó con una sonrisa astuta. Los ojos de ella se entrecerraron aún más.

Abre los labios e intenta decir algo, pero finalmente cierra la boca. En cambio, apretó la mano de Ain con más fuerza.

Desde el momento en que Ain se interesó en lo que hacía y dijo que asistiría con ella, había sospechado de sus verdaderas intenciones. Debía tener algún otro propósito, pero fingí no saberlo porque pensé que sería mejor mostrarme junto a Ain en alguna otra reunión antes de llamar demasiado la atención en el banquete del Palacio Imperial.

Pero nunca imaginé que ibas a amenazar a las jóvenes de esa manera.

‘Se veía tan genial…’

Las comisuras de los labios de Karina, que apartó la cabeza de Ain, se curvaron un poco.

Resultó siendo un poco diferente a las intenciones de Karina, pero no estuvo tan mal.

Enumeró muchas razones en su cabeza para asistir a la fiesta del té junto a él, pero en el fondo, solo deseaba presumir. Y hoy su deseo se hizo realidad.

Una brillante sonrisa se extendió por el rostro sonrojado de Karina.

─────♡◦♡◦♡─────

Después de que Ain y Karina se fueron, las jóvenes restantes bebieron té en silencio. En el futuro, se prometieron nunca volver a invitar a Karina.

Esta vez se dieron cuenta de que era más prudente tener paciencia, no importaba lo curiosas que estén.

Ain permaneció grabado en la mente de las chicas, no perdiendo de vista a Karina y advirtiéndoles sutilmente que no intervinieran entre ellos.

Y conociéndolo, la advertencia contra sus familias, o peor aún, contra sus vidas, podría convertirse en realidad en cualquier momento.

Una débil voz resonó casi en un susurro, rompiendo el largo, largo silencio que pareció envolver hasta el final la fiesta del té.

“Por cierto, tengo mucha envidia”.

Algunas de las jóvenes respondieron a la débil voz que murmuraba como si hablara sola con asentimientos.

“Ahh… ¿Cómo debe sentirse ser así de amada?”. La débil voz siguió fluyendo como un sueño. “Yo también quiero recibir ese tipo de amor”.

La sinceridad fue plena. Y nadie dijo nada más al respecto, pero todas piensan lo mismo.

Al final, todas las jóvenes aquí sintieron que la advertencia de Duque Chade también era la expresión de su claro deseo de posesividad y anhelo de Karina. Entonces, incluso esa voz aterradora de repente se sintió como la más dulce y romántica del mundo.

✄ ————————————————

Uff, aunque no lo quiera aceptar, Cassius y Ain comparten una cosa en común: cuando de tiempo a solas se trata, son los más posesivos del mundo (͠≖ ͜ʖ͠≖)

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: