Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 029

Capítulo 29

Los dos hombres, que miraban hacia arriba sin comprender, se miraron el uno al otro. Fue un acto muy sospechoso. Rune me levantó y pasó una pierna por encima de la barandilla del porche, como si fuera a saltar.

“Son sospechosos, así que voy a capturarlos.”

¿Por qué hablabas como si me pidieras permiso? Si iba a hacerlo de todos modos…

Sin dudar ni un segundo, saltó. Por reflejo, cerré los ojos y, cuando los volví a abrir, habíamos aterrizado a salvo. Frente a nosotros, los dos hombres, de rostros pálidos, sostenían algo. Tenían la piel oscura, un rasgo que Ahin me había enseñado para indicar el clan de las hienas.

Rune me miró como si preguntara: ¿Qué debo hacer? ¿Debo noquear a cuál de los dos primero?

<Haz lo que quieras.>

Quería que esto terminara antes de que alguien necesitara un médico. Miré fijamente a Rune. Incluso en esta situación, estos depredadores carecían de sentido común.

Si empezaban a usar feromonas aquí, podría estar en problemas. Sin darse cuenta del peligro de una eventual transformación, Rune me bajó y sacó la espada de su cintura. Woosh, cortó el aire.

“Oh, una espada.”

Solo entonces los dos demostraron que habían notado a Rune, quien, sorprendido, se quedó quieto mientras daban un paso atrás.

“¿Qué está pasando?”

Los ojos dorados de Rune fueron de los hombres a Ash, que estaba a mi lado.

“¿Están ustedes dos teniendo una conversación?”

“…¿Qué?”

“Entonces, ¿por qué no me das lo que tienes?”

El hombre-bestia hiena agarró el objeto con tanta fuerza que sintió que las venas de su brazo iban a estallar. Miró a Rune y luego a mí, y habló.

“¿Crías un conejo como mascota? Qué pasatiempo tan extraño.”

“Qué…?”

“Eso es lo que estoy viendo. Es extraño para alguien con sentido común, ¿no crees?”

Rune me miró, atónito. Seguí señalándolo con mis patas, desesperada.

<¡No es momento para perder el tiempo mirándome!>

El hombre-bestia hiena aprovechó su distracción y corrió para atacar. La atmósfera de Rune cambió en un segundo. Esquivando el puño del hombre, se colocó detrás de él y lo golpeó en la nuca.

El hombre cayó al suelo, y se desmayó. Los ojos dorados se volvieron hacia el hombre restante.

“¡Maldición!”

Debido al ataque, al darse cuenta de la diferencia de fuerza entre ellos, el hombre trató de huir.

“¿Adónde vas? ¿Tienes prisa?”

Rune extendió la mano y agarró al hombre por el cuello. En lugar de continuar tratando de huir, de repente levantó el brazo.

“Cuidado-!”

Rune, que no pudo terminar la frase, se alejó del hombre para protegerme con su cuerpo. Escuché el sonido de algo rompiéndose y un polvo gris voló por el aire.

<¿Polvo…?>

No podía mantener los ojos abiertos. No sabía cómo estaba Rune. De repente, todo se volvió negro. Me di cuenta de que un paño me había cubierto, impidiéndome completamente de ver. ¿Qué era? Después de retorcerme y patear, logré salir de debajo de la tela negra y la analicé.

<¿No es eso un atuendo…?>

Era muy familiar. Definitivamente era la camisa que llevaba Rune.

<¿Por qué se le cayó la ropa…?>

Tan pronto como sentí un escalofrío, una sombra cayó sobre mí. Cuando giré la cabeza, en el lugar donde había estado Rune, había un león con una melena brillante mirándome. Una imponente bestia salvaje. Sin exagerar, su pata delantera era más larga que todo mi cuerpo.

<Ay…>

Mis ojos parpadearon más allá de sus afiladas garras y se fijaron en la melena. La ropa caída, la desaparición de Rune y el león donde estaba.

<Bueno…>

Ese depredador solo podía ser Rune en su forma animal. Pero, ¿por qué se había transformado de repente? ¿Estaba aburrido? ¡Alguien que me responda! Mi corazón estaba acelerado.

La mirada de la bestia se fijó en mí. La mía, en los colmillos que asomaban a través de sus labios entreabiertos.

<¡¡Dios mío!!>

Mis piernas comenzaron a moverse. Mi cabeza daba vueltas.

 

***

 

Ahin, entrando en la posada, se quitó el sombrero de seda. Habiendo arreglado su cabello bastante enredado, miró hacia la puesta de sol. Había visitado varios gremios de comerciantes en Qatar, pero no había encontrado nada sobre drogas. No sabía si estaba buscando en los lugares equivocados o si la información era insuficiente, pero no podía alejarse de la posada por mucho tiempo, así que había regresado antes del anochecer.

“Lord Ahin”.

Giró la cabeza para mirar a Evelyn mientras cruzaba el jardín, teñido de luz roja. Evelyn tardó mucho en abrir y cerrar la boca.

“… ¿Continuará el Señor manteniendo a la Señorita Liebre a su lado?”

“¿Por qué de la nada?”

“Hasta ahora, nadie sabe que es una mujer-bestia. Pero el Señor lo sabe, y no iba a mantenerla como mascota sin una razón.”

Dándose la vuelta por completo, Ahin miró a Evelyn con una expresión tranquila. Aunque estaba tan inexpresivo como siempre, había una ligera preocupación en su tono. Evelyn realmente no se preocupaba por otras personas, pero por primera vez, la aparición de la coneja bebé parecía haber aflojado su agarre.

Con razón siempre venía a saludar y burlarse de Vivi. Ahin, con los ojos entrecerrados, se dio cuenta de lo que Evelyn estaba tratando de decir. Fue un incidente de vida o muerte para Vivi. Aparte del hecho de que los lobos la persiguieron en la mansión, el incidente confirmó que no había un lugar seguro en el territorio de las panteras negras para vivir con un cuerpo de conejo.

Entonces, dado que no era una mascota, ¿no sería mejor enviarla de regreso a su territorio natal, donde tendría conocidos y no enfrentaría tantos peligros? – Esa fue la implicación.

“En este lugar, los débiles mueren. ¿Lo olvidó, Mi Lord?”

Ahin, que se quedó sin habla, levantó las comisuras de la boca. Los ojos rojos creaban una apariencia brillante, pero al mismo tiempo peligrosa.

“Fuiste tú quien me aconsejó disfrutar la vida al máximo.”

Ahin dio una explicación vaga mientras colocaba el sombrero de seda en la cabeza de Evelyn. El secretario se quitó el sombrero y frunció el ceño. Esto significaba que la coneja era útil para Ahin, aunque no sabía de qué manera.

Ahin, que ignoró el silencio, aunque lo entendió claramente, se frotó la barbilla.

“Evelyn, he estado con Vivi durante meses…”

“Sí.”

“Y todavía parece tener mucho miedo de mí.”

Fue divertido verla luchando por liberarse en forma de conejo, pero fue muy extraño ver la expresión de temor en su rostro en forma humana.

“Bueno, lo que hizo el Señor fue…”

Evelyn recordó el pasado de manera sentimental. Ahin colocando el conejo en un plato sobre la mesa. Ahin entregando el conejo al chef. Ahin y otros intentan quemar el conejo hasta convertirlo en cenizas.

“Estoy seguro de que ella lo odia, Mi Lord”.

“Vaya.”

Buscando la respuesta, Ahin asintió.

“Entonces, la cara de disgusto de Vivi…”

Eso es lo que significaba la expresión de su rostro. La leve sonrisa que Ahin estaba construyendo desapareció por completo. Había sentido en eso.

Evelyn añadió tranquilamente.

“Lord Ahin es tan inexperto que todavía confía mucho en mí.”

“Eso es una ilusión.”

“De ninguna manera.”

“Estoy diciendo que es tu imaginación.”

En medio de la extraña guerra de nervios, un hombre con traje oficial pasó junto a ellos. Evelyn, que había dejado atrás al hombre ocupado, se llevó la mano al pecho.

“La Señorita Liebre a menudo habla con los ojos. Siente un fuerte afecto por este Evelyn. Puedo sentirlo a través de sus ojos ardientes.”

“Eso solo significa que te odia con más fuerza.”

Wadadada. Un sonido extraño se acercó.

Un pequeño animal pasó corriendo junto a ellos, tan rápido que no tuvieron oportunidad de identificarlo. Entonces apareció un gran león siguiéndolo, corriendo como el viento, seguido de cerca por una pantera negra.

Ahin murmuró, mirando las espaldas de los animales que se perseguían unos a otros.

“… Creo que acabo de ver algo extraño.”

“¿Viste un conejo bebé corriendo, un león persiguiéndolo y una pantera negra persiguiendo al león?”

“El conejo se parece a Vivi.”

“La pantera negra es similar a Ash.”

“¿Y el león?”

“Yo no sé….”

Tal vez tenían una granja cerca… Evelyn pensó eso y se estremeció al mirar al grupo de animales, tan lejos que parecían hormigas.

Ahin, que lo miraba fijamente, apretó el puño y se enderezó. Un mal presentimiento se apoderó de todo su cuerpo.

“¡Puede ser que…!”

“¡Oh, date prisa, Mi Lord! Me quedaré aquí esperándote.”

“¡Voy a golpearte!”

Entonces se escuchó un grito e incluso los caballeros y Restin pasaron corriendo por la entrada de la posada. Un pesado silencio rodeó a Ahin y Evelyn.

Las dos figuras que intercambiaron miradas silenciosas comenzaron a temblar como si estuvieran sincronizadas.

 

***

 

Sorprendida, poco a poco recuperé la conciencia. Corriendo sin parar, pronto vi la espalda del hombre- bestia hiena en la distancia. Fue el hombre que huyó mientras Rune se convertía en león.

<Estoy segura…>

Tan pronto como el hombre pulverizó el polvo gris, Rune se transformó en su forma animal. Si no hubiera sido forzado, no habría elegido deshumanizarse para el combate. Se me pasó por la cabeza la droga que se decía que estaba relacionada con las feromonas.

<¿Lo que ella hace es romper por la fuerza la humanización?>

Era posible. Rune tenía la sangre del líder del territorio de los leones, por lo que sus feromonas deben haber sido de un tipo muy superior al de los hombres bestia comunes. No sería fácil influir en una persona así. Después de llegar a esa conclusión, todavía corriendo, volví la cabeza rápidamente y me di cuenta de que no estaba sola.

<Ack.>

Mecánicamente, fijé mis ojos al frente. El león corría hacia mí sin que me diera cuenta. Oh, Dios mío, Rune en forma de león era tan terrible que podía desmayarme sin importar cuánto pensara en ello. Él era enorme. Incluso Ash, que lo seguía, tenía una expresión preocupada. Tal vez los depredadores daban más miedo cuando corrían.

El escenario cambió rápidamente. La espalda del hombre-bestia hiena que corría entre los edificios teñidos por la luz roja estaba borrosa en mis ojos empañados.

Estaba sin aliento y me dolían las patas. Huyendo con rencor de la bestia invencible, me sentí acorralada en un sentido diferente al que sentía en la mansión Labian.

Colmillos que podían verse fácilmente en cualquier momento y en cualquier lugar, y garras que podían desgarrarme de inmediato. Escenas sangrientas, olor a sangre y cadáveres con el cuello desgarrado.

<…Tengo miedo…>

Todo era demasiado, todo daba miedo. Mis palabras, al no ser escuchadas por nadie, fluían sin cesar. Estaba sola, corriendo en medio de un lugar oscuro. Y el camino bajo mis pies se sentía como si fuera a romperse, como un cristal.

 

Anterior            Tabla          Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: