Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 028

Capítulo 28

La región de Qatar era conocida como un área neutral entre los territorios de los lobos y de las panteras negras, y era un lugar donde coexistían hombres-bestia de varias especies. También considerada una zona comercial, la ciudad era muy concurrida.

Fue en una posada allí donde me desperté. Ya no estaba en forma humana. Según me dijeron los caballeros, dormí un día entero. Tal vez por eso mis feromonas estaban tranquilas y estables.

Ahin y Evelyn se habían ido, pero era bueno no tener que enfrentarlos todavía. Tenía mucho en qué pensar, desde la recuperación de Ash hasta mis propias circunstancias. Mi boca estaba seca por el nerviosismo. Ahora que me habían atrapado convertida en humana, no podía imaginar lo que haría Ahin. Sea como fuera, preveía que tendría nuevos problemas…

<Ash, no me pegues tanto>

Pensando que me iba a asfixiar, rasqué el estómago de Ash y se tumbó de espaldas. Estábamos en la cama en una habitación desconocida, con paredes rojas y muebles antiguos. Y, sentados en las sillas doradas de la sala, había dos leones observándonos.

Uno era Rune Manionz, a quien había visto muchas veces antes, y el otro era un hombre bestia león que nunca había visto. Un hombre joven con cabello largo y rubio atado holgadamente a un lado y un monóculo. Su postura erguida y ojos agudos mostraban que era una persona seria. Llamó a Rune “Mi Lord”, así que asumí que debía ser su secretario.

Los caballeros mencionaron que Ahin había pedido ayuda a la mansión Grace, pero ¿por qué ellos enviaron a personas que ni siquiera son del mismo clan? Cuando llegaron, los caballeros se miraron sorprendidos. Sobre todo, me molestó la forma en que el secretario me miró con sus ojos dorados, como si lo supiera todo.

<Deja de mirarme, se me agrietará la cara>

Como no podía gritarle eso, agité mi pata delantera en un puño hacia él. La idea era amenazarlo, pero los ojos del secretario se agrandaron y yo volví a rascarle la barriga a Ash.

<Cielos, ¿estás así de feliz?>

Ash, que se dio la vuelta en la cama, se veía extremadamente saludable para alguien que había estado al borde de la muerte. Esto me hizo muy feliz. Seguí acariciándola con una sonrisa. No sabía si ella entendía mi conciencia culpable o no, pero Ash seguía rodando y pidiéndome que frotara su estómago. Era la décima vez. No podía negarle una petición después de todo lo que había pasado. Así que seguí acariciándola, sin parar.

Cuando estaba demasiado cansada para continuar, apoyé la cabeza en la almohada, todavía usando mi pata trasera para acariciar. En ese momento, el secretario, que nos había mirado durante mucho tiempo, abrió la boca.

“Ha pasado más de una hora desde que entramos. Un hombre-bestia no podía mantenerse en forma animal por tanto tiempo. Pero entonces, ¿qué es “eso”?”

Rune, que estaba estirado en su silla, me miró.

“Bueno… ¿La comida de emergencia de Lord Grace? Oh no, fue un “bocadillo de emergencia”.”

“… Explique de una manera que tenga sentido, mi Lord.”

“Eso es lo que me dijo Evelyn, al menos.”

Evelyn, ese bastardo. Seguía presentándome a los demás como si fuera comida.

“Pero no olvide que Evelyn está loco, Mi Lord.”

<Así es, así es.>

Era tan cierto que crucé las patas y asentí. El rostro del secretario palideció cuando me vio hacer esto. Era como si hubiera visto una criatura de otro mundo.

“¿Qué conejo normal en este mundo es tan valiente que puede rascar el vientre de una pantera negra?”

No soy valiente, solo estaba haciendo lo que Ash me pedía. Fue un malentendido injusto para mí, ya que me dolían las patas de tanto rascar.

“Quiero decir, ella entiende claramente nuestras palabras”

Mirando al secretario, que estaba temblando, pensé que era una reacción normal para cualquiera que me viera por primera vez. Ahora que lo pienso, después de humanizarme por primera vez, los hombres-bestia, en sus formas animales, solían aparecer como animales adultos. Incluso después de convertirme en humana, permanecí en la forma de una coneja bebé. ¿Quizás es porque no me he humanizado completamente? Las feromonas y otras preguntas tampoco tenían respuesta.

“Restin, esa actitud es grosera con ella.”

“Pero, Mi Lord…”

“Me disculpo por mi secretario, es demasiado cerrado de mente.”

Mirándolo con disgusto, Rune le dio una palmada en la espalda al secretario.

“Vamos, preséntate con ella. No le dijiste tu nombre.”

“Espere un segundo. Lord, ¿quiere que salude a un conejo bebé?”

“Hazlo, Restin.”

La voz severa de Rune hizo que el secretario se encogiera de hombros, derrotado. Se acerco, forzado, y llegó a la cama donde yo estaba con Ash. Parecía que lo último que quería hacer en su vida era saludarme, pero aún así, colocó su mano sobre su corazón, saludando.

“Me disculpo por la demora en presentarme. Soy Harrinton Restin, el tercer hijo de la familia Restin y asistente del Lord Rune Manionz.”

La cortesía de su manera me recordó a los nobles que vi interactuando en la mansión de Labian. Pero nunca se habían dirigido a mí de esa manera.

<Soy Vivi.>

Después de pensarlo un poco, estiré mi pata delantera para saludar a Restin. Era lo mejor que podía hacer en mi estado actual. En lugar de apretar mi mano, saltó hacia atrás, aterrorizado. Su salto hizo que golpeara su pierna contra la mesa.

<Qué tipo más cobarde…>

Nunca había visto a nadie tan cobarde. Escuché un sonido extraño en la habitación y me di la vuelta. Rune, sentado en su silla, estaba temblando de risa. Parecía que se estaba divirtiendo. Miré a Ash con el ceño fruncido.

<Ash, ¿todos los depredadores son tan extraños?>

Los ronroneos de Ash resonaron por la habitación, como si quisiera decir “yo no lo soy”.

 

***

 

Una puerta en una pared de vidrio separaba el balcón del dormitorio. El caballero Mio, encargado por Ahin de mantenerme a salvo, miraba nerviosamente por la ventana. Agité mi pata para decirle que yo estaba bien. Restin, a su lado, todavía parecía aterrorizado. Su cabello rubio estaba tan despeinado que parecía la melena de un león.

“Bueno, ahora podemos hablar sin que nos escuchen.”

Rune, que había cerrado las cortinas del balcón para bloquear la vista de todos, me habló.

“Quería hablar contigo antes, pero tenía que acostumbrarme a la idea”.

< ¿Acostumbrarse? ¿Cómo es eso?>

Estaba sentada junto a Ash, que estaba alerta de nuevo. Como Rune fue la primera persona que me vio en forma humana, supuse que tenía algunas preguntas.

“Bueno, es imposible que hablemos así… ¿Por qué no te humanizas?”

Si pudiera, no estaría sentada así ahora mismo. Negué con la cabeza. No estaba bajo mi control.

Rune se agachó para que su cabeza quedara tan alta como yo.

“¿Por qué estás ocultando el hecho de que eres una mujer-bestia?”

Es cierto que al principio lo había escondido, pero Ahin ya lo ha descubierto todo. Guardé silencio porque era imposible responder.

“Me pateaste en la boca para que no dijera que habías cambiado. Así que aparentemente Ahin Grace no sabe nada.”

Bueno, hasta que me descubrieron ayer, era cierto. Me aferré a Ash porque los colmillos de Rune se asomaron a través de sus labios. Un día después, el área de mi cuello que Ahin había mordido todavía estaba ardiendo.

“Así que me imagine…. ¿Qué pasa si te acercaste a Ahin Grace a propósito, con alguna intención oculta…?”

No tuve elección, ¿¡qué quieres decir con que me acerqué a propósito!? Me habían sacado de mi casa y me habían llevado a la mansión de las panteras negras sin siquiera saber dónde estaba. No sabía si agradecerle a Rune por sobrestimar mis habilidades.

“Escondiendo tu identidad y cargando muchos secretos… Pero con ese cuerpo tan pequeño como un frijol, ¿qué podrías hacer?”

<¡Es de mala educación llamarme frijo!>

Me da un cumplido y luego inmediatamente me insulta. Indignada, pateé el suelo con mi pata trasera.

“Deteniéndome a pensar…”

Rune, que no notó mi reacción, habló.

¿Por qué estabas vestida así la noche del baile? Cuanto más lo pienso, más sospechoso es. Incluso ahora, siento feromonas de pantera negra saliendo de ti. ¿Qué estás escondiendo?”

Mientras hablaba, nos miraba reflejados en el vidrio del porche. Parecía un loco hablando  para sí mismo con dos animales. Mientras miraba el reflejo, recordé lo que había dicho Ahin. Dijo que iba a inyectarme sus feromonas para ocultar a los demás el hecho de que yo era una mujer-bestia. ¿Ahin quería esconder mis feromonas de los demás?

<… ¿Por qué?>

También había demostrado que mi humanización era negativa para él. Analizando todo, pensé cuidadosamente. En retrospectiva, recibir feromonas no necesariamente me hizo humanizarme. Sentí que necesitaba recibirlos en una concentración muy alta, como cuando me encontré con esa mujer-bestia zorro o los hombres-bestia lobo durante la batalla.

No podía entender este rompecabezas, y las piezas parecían estar cada vez más mezcladas. Justo cuando mi cabeza comenzaba a dar vueltas, Rune de repente se inclinó y se llevó un dedo a los labios. Parecía muy serio.

¡Yo ya no podía hacer ningún sonido, él era el que tenía que callarse! Sin embargo, asentí, llevándome las patas delanteras a la boca para no avergonzarlo.

Rune, apoyado contra la pared, se acercó a la barandilla del porche. Lo seguí y metí la cabeza entre los barrotes para ver qué pasaba.

Dos hombres, que habían salido de algún lugar desconocido, parecían tener una conversación secreta. Estaba claro que estaban tratando de ocultar algo, porque a pesar de que solo estábamos en el primer piso, no podíamos escuchar ningún sonido proveniente de ellos.

[Las drogas difundidas en la región de Qatar están siendo utilizadas por civiles. Es una droga basada en feromonas. Dado que los efectos son muy variados, la posibilidad de que sean drogas experimentales es muy alta.]

Tan pronto como recordé lo que Evelyn había dicho en el carruaje, Rune chasqueó la lengua. Debajo de un porche de una posada remota era el lugar ideal para un intercambio secreto de drogas. Parecían haber pensado así.

<¡Ups!>

Mi cuerpo abandonó el suelo. Fue porque Ash me había atrapado en su boca, tal vez disgustada porque había metido la cabeza entre las barandillas del porche. Rune lo vio y en un movimiento rápido me atrapó en su mano.

<¡Basta, sus bestias!>

Al pasar de uno a otro, mi visión se nubló. Sintiéndome mareada, miré hacia abajo y noté que estaba haciendo contacto visual con uno de los dos hombres de abajo.

 

Anterior               Tabla         Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: