Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 025

Capítulo 25

El día en que Ahin encontró a Vivi fue el mismo día en que el clan de los lobos amenazó su vida. Por muy agresivos que hayan sido en las invasiones territoriales, eso ya era demasiado.

Entrar en el bosque cerca de la frontera con el territorio de las liebres había sido fácil, y pronto se encontró con docenas de hombres-bestia lobos tratando de tenderle una emboscada. No fue difícil convertirlos a todos en cadáveres en cuestión de segundos. En medio de la pila de cuerpos, Ahin miró a su alrededor.

‘¿Dónde está Evelyn…?’

Sus pensamientos estaban llenos de irritación. Evelyn, que se autodenominaba “un mero secretario”, evitaba en lo posible involucrarse en las peleas. Tan pronto como apareció el primer hombre-bestia lobo, se había evaporado.

“Lord Ahin, rezaré para que esté a salvo.”

Después de decir eso, se escapó. A veces, Ahin sospechaba que Evelyn tenía cien cuellos de sobra. Luego había usado esa rabia contra los lobos.

“Terminemos con esto. ¿Quién es el que llega a la mayoría de edad y no puede tomar forma humana de todos modos?”

Ahin escuchó a alguien hablando cerca. El aire estaba pesado. Ash y las otras panteras que lo acompañaban comenzaron a gruñir suavemente. Ahin, quien extendió su mano para indicar silencio, comenzó a seguir a los hombres, manteniéndose a distancia.

“Oye, ¿no nos estamos acercando demasiado a la frontera?”

Cuanto más se acercaba, más claras se volvían las voces.

“Tenemos que meterla más adentro o pueden surgir problemas. Nos ordenaron dejarla morir a manos de las panteras negras”.

Aparentemente alguien quería morir en sus manos. Si eso era lo que querían, no tendría piedad. Ahin, sonriendo, sacó la espada de su cintura. El sonido del metal rozando contra la vaina resonó.

“¿¡Que fue ese ruido!?”

El hombre bestia, sintiendo su presencia, preguntó. Al momento siguiente, la hoja apareció ante sus ojos.

“¡Argh!”

“¡Puaj!”

Los cuellos de los dos hombres-bestia liebre, que no habían podido oponer resistencia, fueron cortados. Los ojos rojos de Ahin, del mismo color que la sangre en su espada, se voltearon para una canasta en el suelo.

Era demasiado pequeña para contener un ser vivo. Ni siquiera una pantera negra recién nacida cabría allí. Sin embargo, Ahin sintió un olor curioso proveniente de la canasta.

Sus cejas se elevaron. ¿Qué sería eso? Mientras levantaba la tapa de la canasta con la punta de su espada, vio un conejo bebé acurrucado como una bola, cubriendo sus ojos con sus patas delanteras.

“¿Un conejo bebé?”

Era tan pequeño que podía ser tragado por cualquier pantera negra salvaje que viviera en el bosque sin siquiera masticarlo. Además, estaba produciendo feromonas que Ahin nunca antes había sentido.

“Ash, retrocede.”

Cuando vio a Ash, que se había acercado a lamerse los labios, Ahin le hizo un gesto para que se alejara. Cambiando su mirada del conejo a los hombres muertos, pensó que sería bueno interrogarlos para saber más sobre el animalito. Como ya era imposible, hizo “tsk” con la lengua.

Cuando agarró al conejo por la piel del cuello con la mano que no sostenía la espada, el animal comenzó a dar patadas en el aire, mirando aterrorizado.

‘¿Debería matarlo?… Tal vez no.’

Ahin, observando de cerca, sonrió secamente. fue muy lindo ver al conejo retorciéndose, desesperado por escapar, fue divertido.

“¿Tú estás llorando?”

Tal vez porque había sentido que su vida estaba amenazada, su pelaje blanco estaba mojado por las lágrimas. Ahin, sintiendo algo diferente, se humedeció los labios. El olor de esas lágrimas se sentía delicioso. Cuanto más lloraba, más se intensificaban las feromonas en el aire, que al principio eran sutiles.

“Llora más.”

Haciendo lo contrario de lo que él había dicho, el conejo paró de llorar y se petrificó. Abrió la boca y luego se desmayó. Era como ver un espectáculo de un conejo apenas.

‘La mantendré con vida por ahora.’

Dado que fue abandonada en el bosque que pertenecía a la familia Grace, eso significaba que ahora le pertenecía a él. Los pasos de Ahin, que se había metido el conejo en el bolsillo, sonaban satisfechos.

 

***

 

Un olor acre dominaba el bosque. Las cabezas de hombres-bestia lobo formaban una pila. Ahin, todavía cortando con su espada, oyó gritar a Evelyn.

“¡Señorita Ash!”

No había oído gritar a Evelyn en mucho tiempo. Cuando volteó por reflejo, la pantera negra saltó por la ventana del carruaje. Los caballeros del interior empezaron a perseguirla y Evelyn, desenvainando su propia espada, se acercó a Ahin.

“¿Evelyn?”

Ahin no entendió. Los ojos rojos siguieron el lugar donde Ash había desaparecido. Uno de los hombres lobo aprovechó la oportunidad para levantar su espada.

“¡¡Argh!!”

Ahin, girando alrededor, cortó el cuello del hombre rápidamente.

“¡La señorita Ash, de la nada, saltó del carruaje con la Señorita Liebre en la boca!”

Evelyn, que se acercó, explicó con expresión perpleja. Pronto, los hombres lobo comenzaron a rodearlos a los dos, tratando de hacer una emboscada. Ahin, apuntándolos con su espada, preguntó.

“¿Por qué lo hizo?”

“No tengo idea. Una flecha rompió la ventana y entró en el carruaje, ¿quizás se asustó?”

‘¿Se rompió la ventana?’

Ahin comenzó a sonreír después de escuchar la explicación de Evelyn. Después de patear a uno de los lobos que se acercaban, Ahin se volvió hacia la dirección en la que Ash había desaparecido.

“Evelyn, limpia lo que queda. Voy tras Ash.”

“¡¿Yo solo?! Es imposible, mi Lord.”

“No, tu puedes.”

“… Si me pongo en peligro, ¿volverá a ayudarme?”

“Bueno… Suerte.”

Ahin sonrió mientras contraatacaba a otro lobo. Su cabello plateado voló cuando arrojó al hombre y salió corriendo.

Pronto alcanzó a los caballeros que habían ido tras Ash. Abrieron los ojos como platos cuando vieron acercarse a Ahin.

“¡¿Lord Ahin?!”

“Vuelve y ve a ayudar a Evelyn.”

Los caballeros, mirándose unos a otros, entendieron la orden y comenzaron a regresar al lugar donde estaba el carruaje. Dado que quedaban pocos hombres-bestia lobo con vida, debería ser fácil acabar con ellos.

Ahin, que seguía corriendo, frunció el ceño. Ash había ido más lejos de lo que podía haber imaginado. Mirando a su alrededor, olfateó el aire. La brisa traía un aroma peculiar. Las feromonas que le había inyectado a Vivi indicaban la dirección.

Apretó los labios mientras corría hacia las feromonas. La voz del hombre-bestia liebre que había matado en la frontera resonó en su cabeza.

[L-la coneja, ella es una mujer-bestia.]

Cuando la encontró, Vivi tenía feromonas muy débiles, que solo podían sentir aquellos con sentidos muy agudos.

[Ya tiene dieciocho años.]

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, las feromonas de Vivi se habían vuelto más y más fuertes. Demasiado fuertes para alguien que nunca se había humanizado.

Ya había sido cuatro veces. La cantidad de veces que habían sucedido cosas curiosas. La primera vez fue el día que Ahin se puso sus feromonas para tapar el olor de Rune. Le disgustó el hecho de que ella llevara el olor del león en ella, así que la cubrió completamente con sus propias feromonas. Después de eso, extrañamente, Vivi se había desmayado y él mismo durmió profundamente.

La segunda fue el día del baile. Las vulgares feromonas de atracción de la mujer-bestia zorra. Vivi había salido corriendo repentinamente del baile y había desaparecido. Era inusual que ella se comportara de esa manera. Además, Vivi, que solía hacerse la muerta cuando veía a un depredador al que le tenía miedo, ese día había levantado la pata según la señal de emergencia que habían creado. Esta situación aumentó las sospechas de Ahin.

El tercero fue el día que había mordido el cuello de Vivi, quien estaba más desesperada que de costumbre. De alguna manera, no parecía querer recibir las feromonas en absoluto. Para averiguar por qué, Ahin se puso tantas feromonas como pudo para ver qué sucedía, pero poco después se durmió profundamente. Y cuando despertó, Vivi, que tenía miedo incluso de mirar los colmillos de Ash, estaba durmiendo acurrucada entre sus patas.

[Ella es una aberración que, incluso después de haber alcanzado la mayoría de edad, no pasó por el proceso de humanización.]

Cuando el camino terminó y se encontró frente a un matorral, Ahin se humedeció los labios. Como imaginaba, Ash había buscado el lugar más desierto posible.

‘…Eso es molesto.’

La cuarta vez era ahora. Movió los pies mientras cortaba la hierba alta y las ramas con su espada. Ash había saltado del carruaje después de que la ventana se rompiera, cargando a Vivi. El aire estaba lleno de feromonas de la batalla de él y los hombres-bestia lobo.

Todos estos eventos tenían feromonas en común. Para ser más exactos, Vivi absorbiendo las feromonas de otras personas.

Una choza. La frente de Ahin se arrugó. Lo que parecía un almacén abandonado, cayendo a pedazos, estaba en medio del monte. El olor a sangre estaba en el aire. Además de sus propias feromonas, absorbidas por Vivi, también podía sentir a otros extraños mezclados. Imaginando lo peor, corrió más rápido.

Tan pronto como cruzó la puerta vieja, la suela de su zapato tocó un charco de sangre.

Dos cuerpos yacían en el suelo, con el cuello desgarrado por algún animal feroz. Los ojos rojos de Ahin vagaron hasta el centro de la tienda. Y dejó de respirar por un momento cuando la mano que sostenía la espada la agarró con fuerza.

‘Una chica…?’

Una mujer que nunca había visto antes estaba sentada con Ash en sus brazos. Su cabello, blanco y extremadamente largo, cubría su cuerpo, que de otra manera hubiera estado completamente desnudo.

Los ojos de Ahin, que estaban en los pies descalzos de la mujer, fueron a su rostro. Los ojos, violeta claro, temblaban.

Ahin, decidido a buscar un médico lo antes posible, miró hacia afuera. La vegetación se mecía con el viento. No había ni rastro de Evelyn ni de los caballeros ni de los hombres-bestia lobo. Cerrando la puerta, inclinó la cabeza y miró a la mujer. Alternaba entre su rostro pálido, cabello blanco y ojos llorosos.

Allí en la tienda, en medio de todas las feromonas mezcladas, el olor que le había inyectado a Vivi emanaba tanto como era posible de esa mujer. Ahin cerró lentamente los ojos y los volvió a abrir.

“…Vivi.”

No podía ser posible que él no la reconociera.

 

Anterior          Tabla        Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: