Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 024

Capítulo 24

“No abras la puerta del carruaje hasta que haya arreglado todo aquí. Ni siquiera pienses en abrir la ventana tampoco.”

“Cómo…?”

Fue una orden extraña. Evelyn, quien pareció confundido por un momento, luego respondió.

“Como desee, mi Lord.”

Más flechas volaron hacia el carruaje. De repente recordé el día en que Ahin había llegado a casa herido por el ataque de un hombre-bestia lobo. Cuando lo miré nerviosamente, Ahin, que estaba cortando las flechas en el aire con su espada, sonrió.

“Vivi, mantén la calma ahí dentro y no le pegues a Evelyn.”

¡Este no era el momento para jugar bromas como esa! La puerta del carruaje se cerró de golpe. Evelyn estaba de pie con los brazos extendidos, conmigo en sus manos.

“Señorita Liebre, esto sucede todo el tiempo, así que no se preocupe. Todo terminará tan pronto como haga crack, slash, pow.

¿Que es eso? ¡¿Crack, slash, pow?! Ha omitido la explicación. El hecho de que pronunciara onomatopeyas en voz alta me preocupó más.

“Permiso…”

Uno de los caballeros que estaba sentado en el carruaje abrió la boca con cuidado.

“Los ataques de lobos y asesinos son comunes para Lord Ahin. Cuando usa sus feromonas, puede manejarlos fácilmente, así que nos retiramos. Sus feromonas son tan fuertes que a nosotros también nos afectarían.”

Así que por eso están aquí, sentados. Cuando asentí en agradecimiento por la explicación, el otro caballero agregó.

“Se preocupa por nuestras vidas, aunque seamos meros escoltas. Lord Ahin es muy generoso.”

Cuanto más escuchaba, más sentía que todos le estaban dejando todo el trabajo a Ahin. ¿Eligieron ser tus escoltas porque eran perezosos? Mirándolos con sospecha, escuché a Evelyn hablar.

“Señorita Liebre, mientras la batalla no ha terminado, puede relajarse y tomar una siesta.”

No podía creer que dijera eso en medio de una sangrienta batalla. En el momento en que me concentré en escuchar los sonidos que venían del exterior, las ventanas fueron destrozadas por una flecha que voló hacia adentro. El viejo carruaje no tenía una estructura muy fuerte.

“¡Argh!”

Al mismo tiempo, escuché a alguien gritar, el ruido de “chang”, “chang” de las espadas chocando se hizo muy fuerte. Era un ruido aterrador. Miré hacia arriba, sorprendida. Había un fuerte olor en el aire.

<…¡¿Feromonas?!>

Olí el aire proveniente de la ventana rota e inmediatamente me tapé la nariz con las patas. Ya no podía darme el lujo de tratar de ver la batalla afuera.

¿Y si mi cuerpo absorbiera estas feromonas? Podría terminar convirtiéndome en humana aquí mismo en el carruaje. Me puse pálida solo de imaginar la posibilidad.

<No puede pasar…>

Ahin, Evelyn y los caballeros. Si me vieran transformarme, no tendría idea de lo que podría pasar. Además, en el pasado, Ahin había dicho que sería problemático si yo fuera humana.

“Señorita Liebre, ¿qué pasa?”

Al verme contener la respiración desesperadamente, Evelyn hizo una expresión confundida.

“Oh, debe haberse asustado por la ventana rota. Pero no te preocupes, pronto terminará.”

“No hay nada que podamos hacer ya que el vidrio se rompió, pero… Lord Evelyn, ¿no nos había ordenado Lord Ahin que no abriéramos la ventana?”

“Primero, sellemos tanto como sea posible. Toma esos pañuelos y cierra.”

Los caballeros, cubriendo el marco con telas improvisadas, parecían curiosos por la orden. Evelyn frunció el ceño.

“Aún así… Incluso si está preocupado por el efecto de sus feromonas en nuestros cuerpos, una cantidad tan pequeña no haría mucha diferencia.”

Puede que sea cierto para ellos, pero para mí… Estaba nerviosa al darme cuenta de que las feromonas ya se habían apoderado de todo el interior del carruaje. Mi corazón se aceleró. Empecé a asfixiarme.

Hice lo mejor que pude para mantener mi nariz tapada, pero no pude más y respiré. Terminaría muriendo si seguía así.

“¿Señorita Liebre?”

Sentí náuseas en el instante en que respiré. Y un dolor que a estas alturas ya me era familiar.

<¡No, oh, no…!>

Sintiendo que iba a suceder, levanté la cabeza y me encontré con la mirada de Ash, quien me observaba con ansiedad. Durante unos segundos, nos miramos fijamente. Y de pronto.

“¡Señorita Ash!”

Evelyn gritó sorprendido. Ash, que había tomado las manos de Evelyn en su boca, saltó del carruaje por la ventana rota. El paisaje comenzó a cambiar a mi alrededor. Mi visión borrosa apenas registró la hierba y los árboles verdes.

Podía oler un olor metálico que no sabía de dónde venía. Volví a contener la respiración y traté de concentrarme en el momento en que iba a ocurrir la transformación.

<Quiero vomitar…>

Además, sentí que mi interior se revolvía por culpa de Ash, que corría mientras me llevaba en su boca.

Pronto, dejé de sentir el calor del sol sobre mí, siendo reemplazado por una sombra fresca. Mis patas tocaron algo y, al frotarme los ojos, me di cuenta de que era el suelo. Mi visión aún estaba nublada. El efecto de las feromonas fue claro. Pero la primera vez sentí dolor y la segunda vez no sentí nada. Esta vez, dolor de nuevo. Estas transformaciones eran tan confusas como inestables.

Ash, que estaba a mi lado, me lamió suavemente.

<…¿Dónde estamos?>

Podría ser peligroso alejarse demasiado del carruaje. Pero aun así era mejor que volverme humana allí mismo.

En medio de mi dolor, miré a mi alrededor. La luz entraba por las grietas del techo de una choza llena de heno.

¿Era un almacén abandonado? Volviendo a bajar la cabeza al suelo, respiré pesadamente.

“Ese tipo es un monstruo…. ¿Eh? ¿Qué es esto aquí?”

Una voz desconocida resonó en la choza.

“¿Es esta criatura un hombre-bestia?”

“Son leves, pero puedo sentir las feromonas”.

Una sombra cayó sobre mí cuando dos hombres entraron. Ash, que estaba de pie frente a mí, emitió un gruñido amenazador que nunca antes había escuchado. Miré a los hombres, apenas capaz de pararme sobre mis patas temblorosas.

Los ojos eran de color marrón claro. El color que poseían la mayoría de los miembros del clan de los lobos. Deben haber pertenecido a la manada de hombres-bestia lobo que atacaron el carruaje y deben haber huido de Ahin. Al darme cuenta de que tenía que salir de allí, estiré mi pata delantera hacia Ash.

“El conejo ni siquiera puede ponerse de pie.”

Como si fuera interesante vernos a Ash y a mí, comentaron los hombres-bestia lobos.

“Vamos a matarlos a los dos a la vez. Son una molestia. Será mejor que lo hagas antes de que ese loco nos encuentre.”

“Sí… Le estaba cortando el brazo a alguien mientras se reía como un maníaco.”

“Espera, ¿qué pasa con Damián?”

“Él está muerto.”

El hombre, escupiendo sangre, sacó una espada. Podía escuchar el sonido del metal golpeando la pared en el espacio reducido. Miré con preocupación a Ash, quien parecía que estaba a punto de saltar sobre ellos. Si son del clan de los lobos, pueden tener feromonas de ataque. Una pantera negra ordinaria no tendría ninguna posibilidad.

<Ash…>

Tan pronto como el hombre se movió, Ash saltó sobre él.

“¡Argh!”

Cortó el aire con la espada y por poco no alcanzó el cuello de Ash. Luego lanzó misteriosas feromonas en su dirección. Podía sentir que debían ser poderosas.

“Me está molestando demasiado.”

Un momento después, Ash se tambaleó, incapaz de mantenerse erguida. Entonces la espada del hombre cortó el aire junto a la pierna de Ash.

“¡Gaaaa!”

Con un grito de dolor, la sangre de Ash salpicó el suelo.

<¡No!!!>

No sabía qué hacer en esta situación. Como estaba tan débil por el dolor, no podía hacer nada. Me odiaba a mí misma, quien no tenía más remedio que mirar la escena acostada.

<Ash…>

Incluso herida, ella se mantuvo firme, bloqueándome del camino de ellos. El olor a feromonas y sangre invadió mi nariz y me hizo un sabor amargo en la boca.

<¡Por favor…!>

Ignorando el dolor, me concentré en hacer que las feromonas fluyeran de mi cuerpo. No sabía si funcionaría como las veces que practicaba con Ash.

<¡Por favor, por favor!>

Mientras tanto, la espada atravesó la cintura de Ash. La sangre brotó con un sonido horrible.

“Con uno más yo… Ugh, ¿qué es esto?”

En ese momento, los dos hombres lobo se detuvieron.

“Qué…?”

Se tocaron la cabeza, como si estuvieran mareados. Tal vez mis feromonas estaban funcionando. Luché por concentrar la mayor cantidad de feromonas que pude.

“¡Argh!”

Ash, aprovechando la distracción, mordió a uno de los hombres en el cuello. Dos, tres veces, sus colmillos se hundieron en su cuello.

Pronto, el hombre-bestia lobo, cuyos ojos se habían puesto en blanco, cayó muerto. Ash corrió ágilmente hacia el otro hombre. Él, que no había podido recuperarse, también cayó al suelo, los colmillos de Ash se clavaron en su cuello.

“¡Nnng, ugh!”

Un gemido resonó. Ash no dejaba de atacar. Como resultado, pronto las manos y los pies temblorosos dejaron de moverse.

Los ojos de Ash, que había estado observando a los hombres muertos, rápidamente se volvieron hacia mí. La sangre, vestigio de la batalla, no había dejado de fluir. Ash, acercándose a mí con pasos precarios, cayó al suelo con estrépito.

<…Ash…!!>

Me arrastré por el suelo a través del dolor para alcanzarla. Apenas podía moverme, pero tenía que llegar a ella.

La sangre de su herida empapó el suelo. La escena que no quería creer estaba cada vez más cerca.

Y luego miré hacia abajo y vi largos mechones de pelo blanco. Lo que había entrado en contacto con la herida era una mano humana, que ahora estaba cubierta de sangre caliente.

‘…¿Por qué ahora? La transformación está completa.’

¿Y que debería hacer? Se sentía como si la vida de Ash estuviera a punto de desaparecer. Abracé su cuello y acaricié a Ash con manos temblorosas. Podía sentirla lamiendo mis mejillas empapadas de lágrimas. ¿Estaba al borde de la muerte y se preocupaba por mí?

“A-Ash…Ash…”

Las lágrimas que apenas podía contener cayeron como una inundación. Agarrando el cuello de Ash, negué con la cabeza con fuerza. En lugar de quedarme y llorar, debe buscar la ayuda de Ahin o Evelyn.

En ese momento, escuché la puerta abrirse.

‘No puede ser….’

La luz del sol entró en la choza y apareció una sombra alta.

Todavía abrazando a Ash, giré la cabeza. Había muchas posibilidades de que fuera otro hombre-bestia lobo que viniera después de escuchar los gritos de sus compañeros.

Nerviosa, abrí los ojos como platos. Porque lo que se reflejaba en la luz del sol era un cabello plateado.

‘Ahin.’

Nuestros ojos se encontraron. Tic, tic, tic, era como si el tiempo se hubiera detenido.

Los ojos rojos de Ahin, que me miraban sin comprender, se apartaron. Él cerró la puerta. Cuando se bloqueó el aire exterior, las feromonas mezcladas con la sangre entraron en mi nariz.

Los ojos de Ahin, aferrados al pomo de la puerta, se volvieron hacia mí. Siguió un silencio ensordecedor.

Después de un rato, su voz resonó, más profunda que de costumbre.

“…Vivi.”

 

Anterior           Tabla           Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: