Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 021

Capítulo 21

Los ojos de la bestia brillaban incluso en la penumbra. Estaba congelada por la idea de que Ash no me reconociera en forma humana y pudiera atacarme. O bien, podría hacer un ruido fuerte y despertar a Ahin. La miré durante mucho tiempo y vi que sus ojos estaban vidriosos.

“Ash…?”

Llamé su nombre en voz baja, pero ella no se movió. Parecía estar drogada.

“Te dormiste…?”

La pantera dormía con los ojos abiertos y sentada. Sintiéndome confundida, me apoyé en la cama lentamente. Ya casi salgo de aquí…

Entonces, escuché la respiración de Ahin, que se movía en sueños. Casi me distrajo, pero no podía apartar los ojos de Ash, así que no miré hacia atrás.

Poco después, sentí que movía su mano sobre mi cabello, que estaba extendido sobre la cama, lo que me dio escalofríos. Empecé a sospechar.

‘¿Y si no está durmiendo de verdad?’

Me ha maltratado tantas veces. El primer día que llegué me ordenó llorar y el segundo me amenazó con devorarme.

Estiré la pierna y puse un pie en el suelo. Ahin no podía estar despierto y no reaccionar, a menos que fuera un plan elaborado. Se sorprendería de verme transformado en humana. ¿O de alguna manera se las había arreglado para verme en la noche del baile de graduación?

Volví a mirar a Ash. Tratando de sentarme, me tambaleé un poco. Y me di cuenta de que no estaba usando ropa otra vez.

‘Qué hago…’

Si Ahin estuviera despierto y mirara en esta dirección… Mi corazón se aceleró.

Vi su rostro por el rabillo del ojo. Era un rostro que siempre había sido hermoso, pero ahora que era humana, podía ver mejor su cabello plateado desordenado y su cuello, con una línea definida. Estaba teniendo pensamientos lascivos mientras él dormía.

A diferencia de los herbívoros, los depredadores tenían una apariencia más cautivadora. Ahora que lo pienso, Evelyn era guapo si mantenía la boca cerrada todo el tiempo, y había escuchado a muchos sirvientes en la mansión comentar lo maravilloso que era Rune.

Después de dudar durante mucho tiempo, susurré.

“…Ahin.”

Intenté decir su nombre. Estaba tan avergonzada que me sonrojé hasta las orejas. Pero él, que realmente parecía estar profundamente dormido, no movió un músculo. No hubo respuesta.

Mientras le fruncía el ceño, reuní un poco más de coraje y hablé.

“¿Ahin?”

Pasaron minutos de silencio. Mis sospechas seguían ahí. Extendí mi mano. Sentí la piel suave de Ahin mientras tocaba su rostro ligeramente. Fue un sentimiento extraño.

Ahin gruñó y se movió un poco, pero no mostró signos de despertarse. Incluso cuando le di un codazo e incluso le di unas palmaditas, no reaccionó. No puse ninguna fuerza en ello, pero no despertar después de todo eso era raro… ¿Estaba realmente durmiendo?

Miré a Ahin, que estaba roncando, y luego a Ash. Era hora de que me levantara.

Mi cabeza daba vueltas como si estuviera borracha. Fue raro. De repente, sentí las feromonas en mi cuerpo retorciéndose. No sabía cómo, pero pensé que los estaba concentrando sin darme cuenta.

‘…Oh, no.’

Frustrada, me encogí. No me digas que… ¿mi poder apareció de repente o algo así?

[Tu olor me calma.]

[No quiero levantarme cuando duermo al lado de Vivi.]

Mis ojos temblorosos se movieron entre Ahin, que dormía plácidamente, y Ash, que aún dormía con los ojos abiertos. Si eso es lo que estaba pensando, el poder contenido en mis feromonas debe ser fuerte.

Después de un rato de luchar por contener las feromonas, Ash parpadeó. Debió despertarse más rápido porque los estaba absorbiendo desde lejos, en el suelo, a diferencia de Ahin, que estaba a mi lado.

Poniendo los puntos juntos, me quedé atónita. Quizás la habilidad especial de mis feromonas es…

‘¿La habilidad de poner a otros a dormir?’

Esto era absurdo. Era un poder del que nunca había oído hablar. Mientras pensaba en ello, me miré a mí misma. Bueno, yo era un tipo de mujer-bestia conejo de la que nadie había oído hablar, así que supongo que tiene sentido tener feromonas raras.

Mordiéndome el labio, sentí un escalofrío. Ash, que se había acercado a la cama, me miraba con la barbilla apoyada en el borde del colchón.

“¡Sal de aquí!”

¡Vete! Todavía con miedo de Ash, extendí la mano y abanicé el aire. En lugar de seguir mis deseos y marcharse, Ash gruñó como si no estuviera satisfecha. Esto hizo que sus caninos quedaran expuestos. En ese momento, escuché a Ahin moverse en la cama. me quedé paralizada.

‘¿Y ahora?’

Estaba entre la espada y la pared. Ash gruñó de nuevo. Apresuradamente, me incliné y llevé mi dedo índice a mis labios.

“¡Ash, shhhhh!”

No sabía si ella podría entender. Pero dejó de hacer ruidos inmediatamente, su cola negra ondeando en el aire como si me reconociera por el olor.

Cuando un suspiro de alivio se apoderó de mí, me moví lentamente. Sentí que el tiempo que había pasado en forma humana ya era más largo que cuando había cambiado durante el baile.

Para empezar…. necesitaba algo de ropa. Mirando a Ahin, me preparé para salir de la cama con movimientos cuidadosos. A diferencia de cuando era un conejo, las cubiertas no se sentían tan grandes.

“Quítate del camino, Ash.”

Ash, moviendo la cola, me seguía con la mirada, sin importar en qué dirección fuera. Era como si estuviera esperando que la comida llegara a ella.

Incómoda, no tuve más remedio que gatear hasta el borde de la cama. Finalmente, llegué al final y saqué una pierna. Tan pronto como puse mi peso sobre mi pierna, cedió y caí al suelo con un ruido sordo.

Sorprendida, los ojos de Ash se abrieron. Me las arreglé para calmarla con más “¡shhhh!” mientras trataba de gruñir de nuevo.

¿Te despertó el ruido? Todavía en el suelo, levanté la cabeza y miré la cama. Afortunadamente, Ahin, todavía envuelto en la manta, estaba dormido.

‘¿Qué?’

De repente, sentí que algo me tocaba los hombros. Era la tela que cubría el sofá de Ahin. Me volteé y vi a Ash, cubriéndome con la tela. Ella me lamió la mejilla. Tuve escalofríos, pero también lágrimas de emoción.

Le tenía miedo, pero apreciaba que me hubiera cuidado. Mis barreras parecían estar derrumbándose.

“Ash…”

Sentir que alguien me cuidaba era algo nuevo. Tan pronto como me armé de valor y acaricié la espalda de Ash, mi visión se volvió borrosa. Sentí una sensación de caída, y pronto unas patas blancas y familiares aparecieron ante mis ojos.

El sol comenzaba a salir a través de las cortinas. Ahin se movió y giró sobre la cama.

A pesar de todo, me sentí renovada. Ni siquiera me di cuenta del momento en que me quedé dormida.

 

***

 

Ahin, que estaba mirando al techo, pronto sonrió para sí mismo. Le había inyectado a Vivi sus feromonas la noche anterior.

Ella lo había rechazado y lo miró con ojos de odio. Nunca había oído hablar de un depredador intimidado por su presa. Ella no quería ser mordida, pero esa reacción solo lo hizo más divertido, por la exageración.

Ahora que lo pienso, Vivi solía enterrarse en las sábanas todas las noches, pero a veces hacía cosas raras como poner su pata dentro de la boca de Ahin. Tal vez la feromona de un depredador estaba provocando un cortocircuito en el cuerpo del conejo.

Esperó a que se durmiera y le puso más feromonas, por si acaso. Gracias a eso, sus feromonas la habían envuelto por completo. La mezcla hizo que las feromonas de ella se aflojaran y él se contentó con absorberlas. Poco después, cayó en un sueño profundo.

‘No son poca cosa…’

Ahin, que permanecía acostado, se humedeció los labios. Era el depredador con más pedigrí en el territorio de las panteras negras. Era la primera vez que se veía afectado por el poder de las feromonas de otra persona desde que se había humanizado cuando niño.

Incluso después de que el efecto desapareciera, todavía se sentía relajado. Quería disfrutar más de la sensación.

Ahin retiró su almohada y rebuscó entre las sábanas en busca de la bola de algodón responsable de este incidente. Pero no encontró a Viv, incluso después de voltear toda la cama. Sabía que ella no podía levantarse de la cama sola.

“¿Viví?”

Llamó con voz ronca. Ahin, que se había levantado rápidamente, siguió mirando alrededor de la cama en busca de la bola de algodón.

Cuando se acostó en el suelo para mirar debajo de la cama, vio un conejo durmiendo en las patas de una pantera negra. Una vista rara que no se podía ver en ninguna parte.

Sin palabras, Ahin se rió entre dientes.

“Ash, ¿la sacaste de la cama?”

Ash se despertó con la llamada e inclinó la cabeza como un perro. Él sintió que ella estaba fingiendo no entender.

“Tráemela.”

Ash, quien obedientemente se levantó siguiendo las instrucciones de Ahin, tomó al conejo por el pelaje del cuello y lo colocó sobre la cama.

Dormida, Vivi roncaba con las patas extendidas. Los movió como si estuviera nadando en su sueño. Ash, con la barbilla apoyada en el borde de la cama, la observaba atentamente.

“¿Te parece interesante?”

Ahin, sonriendo, palmeó la cabeza de Ash y se sentó en la cama. Parecía que a ella le gustaba Vivi más de lo que él creía.

“Yo tampoco puedo quitarle los ojos de encima.”

Era una coneja tan pequeña, pero su presencia era enorme. En algún momento, Ahin naturalmente comenzó a buscarla cada vez que se acostaba y nuevamente cuando se despertaba.

Mientras peinaba su cabello plateado con las manos, de repente sintió algo en el colchón. En ese momento, los ojos rojos se abrieron.

Tenía un largo mechón de cabello blanco envuelto alrededor de sus dedos, y él no tenía idea de a quién pertenecía.

 

Anterior             Tabla            Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: