Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 018

Capítulo 18

La luz del pasillo entró en la habitación.

Ahin, sosteniendo la perilla, estaba apoyado contra la puerta, con los brazos cruzados. Tenía la cabeza inclinada, como la de un perro, observando.

<Ahin.>

Mientras lo miraba con una expresión confusa, me pregunté si me reconocería. En el momento en que Ahin fijó sus ojos en Rune, abrió la boca.

“Evelyn, trae mi espada.”

La voz profunda rompió el silencio. Cómo vestía un traje de gala, la espada que solía enfundar en su cintura no estaba allí.

Evelyn, que se había dado la vuelta, negó con la cabeza.

“No puede, mi Lord. Es el hijo del líder del clan de los leones.”

“No es demasiado tarde para decir que lo corté por accidente.”

“Es demasiado tarde.”

“Entonces lo cortaré dos veces.”

“Ni siquiera una vez, mi Lord.”

¿Rune también era hijo de un líder de clan? Y la búsqueda de Ahin de su espada fue tan problemática como las respuestas de Evelyn.

El cabello rosado de Rune todavía se volteaba hacia la puerta, la cual miraba con ojos temblorosos.

“Esto me puede servir.”

De repente, Ahin agarró la espada de un soldado que pasaba por el pasillo y se acercó.

“Lord Manionz, ¿te estás divirtiendo?”

La espada brilló mientras apuntaba a Rune.

“¿Lord Grace?”

“¿Quieres decir que viniste aquí para robar lo que me pertenece?”

Hablando agresivamente, sus ojos rojos entrecerrados eran aterradores.

Cuando Rune escuchó la palabra “robar”, me miró sin comprender. En ese momento, sus ojos dorados se abrieron tanto que pensé que se iban a salir.

“N-no, espera.”

Tartamudeó varias veces como si estuviera avergonzado.

“El intento de secuestro es un delito grave en sí mismo.”

Una vez más, la fría voz de Ahin resonó. Tal vez para tratar de apaciguar la atmósfera brutal, Evelyn entró en la habitación, señalando el mantel en el que estaba envuelta hace un rato.

“Lord Manionz, no creerá que puede ocultar a la Señorita Liebre, que usted secuestró, con un simple trozo de tela, ¿verdad?”

<¿Qué secuestro?>

Rune, todavía luciendo muy confundido, me sostuvo. Fui levantada en su mano, y mientras me retorcía, vi una pata blanca como el algodón que me resultaba demasiado familiar.

<¿¡Volví a mi forma de conejo…!?>

¿Cuándo? ¿Cómo? Frustrada, miré mis patas.

Por eso todos se veían tan grandes de repente.

Esa es mi pata, ¿verdad? Cuando las estiré a ambas, solo para estar segura, Rune parpadeó como si estuviera exhausto. No parecía haberse dado cuenta de que había vuelto a ser un conejo hasta que miró hacia atrás.

“¿¡Qué diablos pasó!? Hace un minuto…”

<¡Espera, no!>

Cuando Rune siguió hablando sin cesar, lo pateé en la boca para que se callara.

“¡Puaj!”

Rune gruñó de dolor cuando fue golpeado en los labios.

“¿Qué estás haciendo? ¡Argh!”

Una vez más no pudo continuar la oración por otro golpe – este lo logró esquivar, retorciéndose.

<¡Deja de hablar!>

Para empezar, debería mantener en secreto lo que vio aquí. Lo miré a los ojos, enviándole mensajes amenazantes. El león podría estar bien, pero mi vida estaría en peligro si descubrieran que me he convertido en humana.

“Una vez más, fuiste tras Vivi.”

Ahin, que se había acercado antes de que me diera cuenta, había puesto su espada contra el cuello de Rune. Sus ojos rojos estaban entrecerrados y su rostro tenía una sonrisa que parecía un demonio. Estaba paralizada por el miedo.

“¿Entonces ahora los hijos de los jefes de otros clanes vienen aquí a robar en mi territorio?”

Ahin me tomó de la mano de Rune. Sin reaccionar, Rune solo lo miró fijamente.

“Confiesa que viniste a secuestrar a la coneja. Tu plan era llevártela escondida en ese mantel.”

“¡Cómo pudo pasar eso…!”

De repente, hubo una conmoción afuera de la puerta, y Rune y yo giramos la cabeza al mismo tiempo. Una horda de sirvientes de la mansión estaba allí, lanzando miradas asesinas. Evelyn tenía los brazos cruzados.

Incluso Meimi estaba allí, su rostro inexpresivo ligeramente fruncido y su mano en el bolsillo de su delantal. Allí debe de ser donde guardaba sus dagas.

Sentí pena por Rune, a quien tildaron de secuestrador de conejos. Mirándolo, tenía una cara como si el mundo estuviera en su contra. Elegí simplemente mirar hacia otro lado.

 

***

 

No fue hasta una hora después que Rune fue liberado, luego de explicar varias veces que “había entrado en la habitación y visto al conejo, con el mantel encima, y ​​solo estaba tratando de llevarla de regreso al salón de baile”.

‘Debo estar loco…’

Rune paseaba por el pasillo, luciendo exhausto. En sus ojos de pez muerto había una chispa de haber sido agraviado. No esperaba que le acusaran de secuestrar conejos.

La coneja había tenido mucho éxito entre las panteras. El ambiente en el banquete era tranquilo, pero podía sentir que Valence Grace estaba dirigiendo palabras y gestos cariñosos al conejo.

Rune, que había dejado de caminar, se mordió el labio. Esta coneja bebé era muy poderosa.

‘Si vuelve a suceder, en realidad podría matarme.’

Su cabello ondulado estaba despeinado. Recordando el incidente, recordó el olor a pantera negra que había olido de la mujer.

Estaba cubierta de feromonas como si hubieran sido colocadas para marcar territorio de manera obsesiva. Se preguntó si el arrogante pantera negra se había enamorado, pero su actitud hacia la coneja parecía más la de un dueño hacia su mascota.

Además, la coneja era una mujer-bestia, y aparentemente estaba cambiando entre formas humanas y animales sin que nadie lo supiera, y parecía que ella quería que él mantuviera su secreto.

‘¿Es posible… que Grace no sepa que ella es una mujer-bestia?’

¿Esa pantera que es tan astuta? Por mucho que pensó, esta hipótesis no tenía sentido. Y si no lo hizo, ¿por qué le había enterrado sus feromonas?

Además, los hombres-bestia, después de someterse a su humanización, no podían permanecer más de medio día en sus verdaderas formas. Así que era extraño que la coneja, que se había convertido en un ser humano, lograra mantener su apariencia animal durante tanto tiempo. Si había algo tan sospechoso, ¿no deberían haberlo sospechado de inmediato?

‘¿Qué más está escondiendo…?’

Antes de que comenzaran los ataques del clan de los lobos y apareciera la coneja, la alianza entre las panteras negras y los leones era definitiva. Ahora, preguntas comenzaron a surgir.

Rune se metió las manos en los bolsillos. A pesar de la pequeña conmoción, el baile había terminado con éxito. Pero no estaba tranquilo. Tragó saliva.

 

***

 

Tan pronto como Ahin me llevó al dormitorio, me tiré en el sofá, exhausta. Yo quería llorar.

Evelyn estaba allí, observando atentamente. Fue difícil mantener la calma en ese momento. ¿Qué había sido todo aquello? El comportamiento de estas panteras negras era impredecible.

Ahin me miró y ordenó.

“Evelyn, dale a Vivi un mensaje mío.”

“Sí, mi Lord.”

<Estoy escuchando, no hay necesidad de eso.>

Recordando el momento en que traté de hablar con Rune, luché por vocalizar. Obviamente, a diferencia de ese momento, no salieron voces.

“Vivi, estoy decepcionado de ti.”

<¿Qué diablos está diciendo?>

Había salido corriendo del salón de baile después de comenzar a sentir ese dolor. Desde el punto de vista de Ahin, tal vez estaba tratando de huir de la mansión. Me sentí culpable, pero incluso ahora, todavía sentía que correr era la mejor opción en ese momento.

“Dile que estoy decepcionado.”

“Señorita Liebre, el Lord Ahin dijo que la odia.”

La voz solemne de Evelyn resonó mientras realizaba su tarea. Evelyn, si vas a transmitir el mensaje, al menos hazlo bien.

“¿Cómo pudiste dejar a tu pareja para el baile y tratar de huir con un león?”

“Le preguntó si la ¿Señorita Liebre prefiere los leones a las panteras?”

Ni siquiera estaba tratando de transmitir el mensaje. Ahin, que se puso de pie, miró a Evelyn.

“Habla bien.”

“Señorita Liebre, por favor hable de una vez. ¿León o pantera?”

“Estaba hablando contigo, Evelyn.”

“Perdón, mi Lord.”

Sin rastro de arrepentimiento, Evelyn retrocedió. Me pregunto cómo su cuello todavía estaba pegado a sus hombros al lado de alguien como Ahin.

“Vete.”

Finalmente, Ahin tocó la espada envainada y Evelyn desapareció de la habitación tan rápido que me pregunté si se había teletransportado.

Miré la puerta, que se había cerrado sin hacer ruido, y de repente me quedé petrificada. A pesar de dormir en su cama todas las noches, la tensión surgió una vez que Ahin y yo estuvimos solos. Además, hoy tenía un nuevo secreto que no podía contarle.

<¿Cómo me humanicé…?>

Ante esa pregunta, la única respuesta fueron las feromonas. Había pasado con Ahin, cuando me mordió, y ahora con esa mujer-bestia zorro. En ambas ocasiones, después de absorber de cerca las feromonas de otra persona, mi apariencia había cambiado después de experimentar mucho dolor.

“Vivi.”

Cuando levanté la vista después de escuchar mi nombre, Ahin estaba sentado en el sofá mirándome.

“¿Dónde está la corona que llevabas antes?”

Solo entonces me di cuenta de que el peso que estaba arriba de mi cabeza había desaparecido y estaba devastada. Pero era imposible que la corona permaneciera en su lugar cuando un conejo bebé se transforma en humana y regresa. La imagen de Wolfes, aplaudiendo, y Meimi, su rostro inexpresivo casi con una sonrisa, apareció en mi mente.

“Bueno, olvídalo.”

Con una sonrisa, Ahin bajó las manos y me levantó del sofá. Aunque había disminuido el número de veces que me sujetaba bruscamente por la piel de la nuca, su toque hoy fue cauteloso.

Además, hoy lo estaba mirando desde arriba, porque estaba acostado y sosteniéndome con las manos levantadas sobre su cabeza. Su cabello plateado estaba ligeramente despeinado y su corbata estaba suelta. Ver estos detalles me mareó extrañamente y evité el contacto visual.

“Es natural que el león esté curioso. Después de todo, te puse mis feromonas.”

Congelándome, volví a mirar a Ahin. Sus ojos rojos brillaron.

[¿Por qué huelo a feromonas de pantera negra?]

Eso es lo que Rune había dicho.

<¿Pero cuando?>

¿Cuándo me puso estas feromonas? Según mi hipótesis, podría volver a ser humana en cualquier momento si volviera a absorber feromonas tan fuertes de cerca.

Además, excepto cuando Ahin me mordió, nunca olí nada de sus feromonas. ¿Es algo más sutil, en lugar de un olor fuerte que cubre a los demás?

Quería más detalles, así que agité mi pata delantera para que dijera más.

“De vez en cuando liberas feromonas, como cualquier hombre bestia, después de todo. No quería que se dieran cuenta, así que las escondí con las mías.”

Ahin me explicó, agitándome en el aire. Sí, su sentido debe ser bueno si pudiera sentir las feromonas saliendo de mí en este momento, y…

De repente me tapé la boca con las patas en estado de shock.

<¿Qué acaba de decir…?>

¿Sabía que yo no era un conejo normal? De repente sentí ganas de gritar. Ahin sonrió mientras me miraba boquiabierto.

“Sé que eres una mujer-bestia que aún no se ha humanizado”.

 

Anterior                 Tabla             Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: