Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 019

Capítulo 19

Mi preocupación creció. Mirando al techo, que parecía más alto de lo habitual, suspiré profundamente.

“Algunos hombres-bestia liebre cruzaron la frontera para ver si habías sobrevivido. Oh, pero los maté a todos, así que no sé mucho más allá de eso.”

Lo que le había pasado a esa loba todavía estaba en mi cabeza. ¿Cómo podía decir palabras tan horribles con una sonrisa refrescante?

“Pensé que los hombres-bestia liebre iban a ser lindos, pero había más hombres barbudos de lo que esperaba.”

Era difícil entender lo que pasaba por su cabeza. Después de todo, era complicado creer que no sabía mucho, ya que parecía estar seguro de que yo era una mujer-bestia y que aún no me había humanizado.

Pero él no parecía saber acerca de mi familia. En general, los nobles tienen decenas de hijos, y todos aquellos que no son aptos para la sucesión son fácilmente abandonados. Un hijo único, como Ahin, era muy raro.

<Los hombres-bestia liebre que cruzaron la frontera… probablemente fueron enviados por mis padres.>

Después de todo, los caballeros que fueron asesinados por Ahin el día que llegué al territorio de las panteras negras nunca regresaron. Deben haber enviado a otras personas para averiguar si realmente estaba muerta.

Me sentí amargada cuando me di cuenta de esto. ¿Cómo reaccionaría Ahin si le contara los detalles de cómo me habían abandonado?

“Me gusta Vivi porque es un conejo.”

La frase que murmuró Ahin fue repentinamente espontánea, pero hizo que mi corazón se acelerara. Parecía indicarme que sería odiada si fuera una mujer-bestia, pero si fuera un conejo normal estaría bien.

Pero aparte de eso, los murmullos de Ahin, que seguía hablando solo, eran el mayor problema.

“Si fueras humana, sería complicado.”

Cuando lo miré, sorprendida, Ahin me dedicó una sonrisa angelical, como si no hubiera dicho mucho.

Normalmente, lo habría ignorado como parte de la locura de esta pantera negra, pero ahora las cosas eran diferentes. Me había convertido en humana y vuelto a ser una coneja.

<Si Vivi fuera humana, ¿sería complicado?>

¿Estaba diciendo que se volvió inmensamente apegado a su conejo mascota? Cualquiera que sea la razón, fue una frase muy vergonzosa.

<¿Él no quiere que Vivi se humanice?>

Si pudiera, me gustaría mirar dentro de la cabeza de Ahin por un momento. Además, el hecho de que Rune supiera que me había convertido en humana sólo aumentó mi ansiedad.

 

***

 

“Bebé.”

Escuché a la Señora Valence llamarme durante la hora del té mientras miraba al vacío, distraída.

“Tus feromonas son un desastre.”

Ella tomó un sorbo de su té negro con una sonrisa. Sin prestar atención, miré mi cuerpo rápidamente.

Estaba perdida en mis pensamientos, así que no había estado practicando cómo enfocar mi energía. Decidí volver a practicar diligentemente, levanté el puño en determinación y la Señora Valence me acarició la espalda con orgullo.

“Tu olor me calma.”

<¿Mi olor?>

A la luz de eso, esa podría ser la razón por la que me invitaba a tomar el té con tanta frecuencia. ¿Pero qué era ese olor? Desafortunadamente, era imposible oler mis propias feromonas.

“Tus feromonas son muy buenas.”

¿De verdad? Olí mis patas delanteras pero no sentí nada. Feromona. Todo lo que me ha pasado últimamente está relacionado con esa palabra.

 

***

 

“Señorita Liebre, tenga cuidado de no tropezar con ninguna roca.”

Meimi gritó preocupada en el camino de regreso después del té. Giré la cabeza y vi que ella estaba muy lejos.

<¡¡Ven más rápido!!>

¡Vamos, Meimi! Me di la vuelta después de hacerle un gesto para que se diera prisa y comencé a correr de nuevo.

Meimi tenía sus propias reglas. Salir a caminar significaba ir al jardín, la lectura era en la biblioteca y el ejercicio solo se hacía en el campo de entrenamiento.

Ella no parecía querer correr espontáneamente, a pesar de que yo estaba acelerando tan fuerte como podía.

[Tu olor me calma.]

Me estaba volviendo loca. No podía ignorar esas palabras de la Señora Valence. Era la líder del clan de las panteras negras y era muy poderosa.

[Lord Ahin, la cantidad de horas que ha estado durmiendo parece estar aumentando en estos días.]

[No tengo ganas de levantarme cuando duermo al lado de Vivi.]

[¿Pero el señor no se queda en la cama hasta tarde solo en los días en los que hay entrenamiento matutino?]

[¿Ah, de verdad?]

También había escuchado una conversación como esta entre Ahin y Evelyn. Ahora que lo pienso, Ahin parecía extrañamente decidido a dormir en la misma cama que yo desde el primer día. ¿Tal vez tiene algo que ver con las feromonas?

[Algunos dicen que la humanización puede retrasarse cuando las feromonas son demasiado poderosas.]

Lo había leído en ese libro. Si por casualidad… ese es mi caso…

La hipótesis ya no me parecía tan absurda, pues ayer me había humanizado, lo que hasta entonces me parecía imposible.

Pronto llegué al campo de entrenamiento de la mansión, el lugar que estaba buscando. Patiné hasta detenerme y le hice señas a Meimi.

<Meimi, espera aquí.>

Si nota mis feromonas, podría causar problemas.

Me alejé un poco más hasta que Meimi fuera pequeña en el horizonte.

No había nada ni nadie alrededor, pero Meimi, siempre atenta, sacó una daga del bolsillo de su delantal.

<Ella es digna de confianza…>

Me concentré en la energía que sentía dentro de mí.

Las feromonas trajeron habilidades especiales, además de llevar olores. Sin embargo, esto no se aplicaba a todos los hombres-bestia. La diferencia en el poder de las habilidades provenía del linaje, y la mayoría de las personas no tenían ninguna habilidad. Y así se formó la sociedad de castas del Continente, con los hombres-bestia más poderosos a la cabeza.

En resumen, era muy probable que yo tuviera alguna habilidad, considerando el noble linaje de la familia Labian.

<¿Puedo averiguar cuál es…?>

En ese momento, había estirado mi pata y vi una mano humana. Quizás no era demasiado tarde para lograr de alguna manera una humanización definitiva.

Ahora que lo pienso, cuando absorbí las feromonas de Ahin y de esa mujer-bestia zorro, sentí que las feromonas en mi cuerpo cambiaban antes de que comenzara a sentir dolor.

De pie sobre mis patas traseras, estiré mis patas delanteras hacia el cielo. Luego, lentamente, concentré mi mente en liberar las feromonas a través de las patas.

Entonces, surgió una feromona tan poderosa como nunca antes había sentido antes de llegar al territorio de las panteras negras.

 

***

 

Ahin y Evelyn, que regresaban de la ciudad, bajaron del carruaje. Ahin recordó lo que había sucedido la noche anterior.

Había llevado a la coneja como su pareja al baile a propósito, con la esperanza de que los rumores se extendieran. No sabía si su madre se había dado cuenta de sus intenciones, pero había llamado mucho la atención por los comentarios de Valence mientras sostenía a la coneja. Así que la probabilidad de que la familia de Vivi se enterara de esto, sin tener que enviar más hombres al otro lado de la frontera, era alta.

A pesar de no tener idea de quién era la familia de Vivi, incluso siendo posible que fueran nobles solitarios o que vivieran en un lugar aislado, sería difícil que los chismes no los alcanzaran en este punto.

“Lord Ahin, estoy molesto porque ha estado guardando muchos secretos últimamente”.

Mirando a Ahin, quien levantó la comisura de su boca, Evelyn continuó.

“El señor no me dice nada, especialmente sobre la coneja. Me duele el corazón.”

De hecho, Ahin no había mencionado nada en particular sobre la coneja. Algo que Evelyn encontró positivo, especialmente ahora que sabían que era una mujer-bestia de 18 años que aún no se había humanizado.

“Evelyn, ¿de verdad te duele el corazón?”

Ahin se volvió y Evelyn estaba adoptando una pose. Tenía sus manos alrededor de su corazón como si estuviera teniendo un ataque al corazón. Un modelo de sirviente leal con una expresión neutral en su rostro. De hecho, muchos de los empleados de Grace estaban siendo engañados por esa cara.

“Por supuesto, es una exageración.”

“Ya sabía.”

Ahin, que tenía ganas de cortarle la garganta, puso su mano sobre su espada.

“Cuida tu lenguaje.”

“Sí.”

Finalmente, el ambiente se volvió pacífico. Ahin, quien levantó las cejas una vez hacia Evelyn, siguió caminando.

Unos minutos más tarde, vieron a Meimi de pie, con las manos entrelazadas cortésmente. Ahin estaba seguro de que era hora del paseo de Vivi.

“¿Meimi?”

“Buenas tardes, Lord Ahin”.

En el momento en que Ahin se acercó, se inclinó profundamente. Cuando miró a su alrededor, una bola de algodón blanco en medio del campo de entrenamiento se movía con energía.

Ahin y Evelyn, que miraban a Vivi con los ojos entrecerrados, la encontraron sospechosa.

“Meimi, te dije que evitaras llevarla a partes desiertas de la mansión mientras el león todavía se queda aquí.”

“Lo siento. Pero la Señorita Liebre insistió en venir aquí de todos modos.”

¿Por qué un conejo estaría usando el campo de entrenamiento? Una vez más, los ojos de los tres se volvieron hacia Vivi. Parecía muy seria, como si estuviera concentrada en algo.

Siguieron mirando y Vivi, que pronto estaba sobre sus patas traseras, y lanzó sus patas delanteras al aire.

“¿Qué está haciendo?”

Ante la pregunta de Ahin, Meimi, vacilante, abrió y cerró la boca. De hecho, había estado observando durante más de una hora, pero aún no sabía lo que ella estaba haciendo.

“Creo que lo sé. Definitivamente es un entrenamiento.”

“¿Entrenamiento?”

Ahin y Meimi reaccionaron al discurso de Evelyn, que salió de la nada.

“Recibí muchas patadas de la Señorita Liebre, y su precisión, velocidad y ángulo fueron demasiado perfectos.”

Recordando la noche anterior, se tocó la mejilla.

“En realidad, Lord Manionz ni siquiera podía hablar después de haber sido pateado por ella ayer.”

Definitivamente había pateado los labios de Rune lo suficientemente fuerte como para lastimarlo. Ahin y Meimi, que sabían que todo podía ser uno de los disparates de Evelyn, volvieron a mirar el campo de entrenamiento.

Whoosh, whoosh.

Realmente parecía que estaba entrenando. Como para confirmar la teoría de Evelyn, Vivi comenzó a rodar hacia atrás en el aire.

“Evelyn, ¿qué gesto es ese?”

“Es un salto mortal.”

Meimi, que miraba sospechosamente, bajó los ojos cuando notó que algo se acercaba desde abajo. Había un animal negro familiar a sus pies.

“¿Ash?”

Una de las panteras negras de Ahin, una hembra inteligente y trabajadora. La expresión de Meimi cambió con la aparición de Ash.

Estaba seguro de que Ash vivía en el borde del bosque con el territorio de las liebres, así que ¿por qué estaría aquí, dentro de la mansión? Ahin, que notó esa pregunta, se inclinó y acarició la cabeza de Ash.

“Cuando Vivi se escapa, es difícil atraparla.”

En un instante, recordó al conejo cruzando el salón de baile como un rayo. Vivi, en particular, era extremadamente rápida, por lo que era muy difícil perseguirla en forma humana.

Ahin se había sentido frustrado en ese momento. Pero deshacer su humanización para perseguirla sería una molestia, así que trajo a Ash para que la cuidara y la acompañara.

“Ash.”

Al escuchar la llamada, la pantera negra ronroneó, expresando obediencia. Ahin, quien le tocó el cuello, señaló a Vivi en el campo de entrenamiento.

“A partir de ahora, esta coneja es tu ama”.

Parpadeo. Los ojos de Ash, que entendieron el significado de la palabra, simplemente se quedaron en Vivi, que estaba rodando por el suelo. La cola negra revoloteó en el aire en acuerdo.

“Nunca puedes lastimarla.”

Ahin, quien ordenó en voz baja, lanzó sus feromonas con precisión. Ash, que los había inhalado, se levantó en respuesta. No pasó mucho tiempo para escuchar los ligeros pasos de Ash, quien se dirigía hacia Vivi.

 

Anterior             Tabla         Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: