Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 004

Capítulo 4

 

El aliento en la nuca casi me mareó. Realmente pensé que me iba a tragar. Negué con la cabeza mientras trataba de calmar mi acelerado corazón.

<Feromonas…>

No puede ser eso. Las feromonas solo se encuentran en hombres-bestia transformados en su forma humana.

Son como un tipo de olor que es único para cada individuo.

Pueden contener un tipo de habilidad y, a veces, se usan para la interacción sexual.

Además, las feromonas de los depredadores eran especialmente agresivas y tenían un olor fuerte, mientras que las de los herbívoros tenían un olor discreto.

Así que era ridículo pensar que olería a feromonas, siendo una herbívora y ni siquiera habiéndome humanizado.

Ya estaba molesta, pero al ver este delirio de Ahin, negué con la cabeza.

No tengo idea de cómo llegó a esa conclusión.

La fuerza del toque de Ahin en la parte posterior de mi cuello disminuyó.

“¿Eres una anomalía?”

<¿Qué quiere decir con anomalía?>

Eso fue demasiado. Sin embargo, ni siquiera pude decir nada. Incluso fui abandonada por mi familia después de que el sacerdote afirmara que estaba maldita. Incluso fui más allá de ser una anomalía.

“Todo es muy sospechoso”.

Mirándome con una mirada vacía, pronto arrugó sus ojos rojos en una sonrisa.

“Te comeré mañana”.

¿Cómo llegó a esa conclusión? Haciendo una cara de cachorrito, puse mi pata delantera en la mano de Ahin.

“¿Me estás pidiendo que te perdone?”

Dije que sí con la cabeza. Hemos estado durmiendo en la misma cama durante dos días, y creo que eso es suficiente para mostrar un poco de piedad. ¿No es así?

Frente a mí, que suplicaba, volvió a sonreír misteriosamente.

“Te lo dije, si lloras, te dejaré para mañana”.

Era una voz suave pero juguetona. Cuando abrí un poco la boca, Ahin apoyó la barbilla en su mano como si estuviera disfrutando todo.

“Te asustaste, ¿no?”

Tenía que salir de aquí. Pensé que era un pantera negra gentil que recolectaba conejos callejeros, pero al final solo era un pervertido.

Asustada, traté de huir, pero dejé de intentarlo. Ahin, que se dio cuenta de inmediato, jaló mi pierna trasera.

<¡Déjame ir!>

No había forma de escapar, incluso si luchaba. Agarré las sábanas con mis patas delanteras, pero fui arrastrada sin poder hacer nada.

<¡Ese monstruo despiadado…!>

Cuando lo miré con enojo, pareció satisfecho de nuevo y me palmeó la espalda.

Estás muy equivocado si crees que voy a bajar la guardia por una caricia.

Eso es lo que pensé de inmediato, pero luego comencé a tener sueño…

La sonrisa pronto desapareció de los ojos de Ahin mientras me miraba y tomaba mis patas traseras.

Golpeó la cama con el dedo como si estuviera pensando en algo y gruñó.

“No debería haberlos matado a todos ayer”.

Una vez más repasé toda la escena, recordando el horrible olor de los cadáveres. Tal vez estaba diciendo que deseaba poder interrogar a los caballeros que me llevaban en esa canasta.

<¿Cómo reaccionará este pantera negra si descubre que estoy maldita?>

Para empezar, me preguntaba si ya sospechaba, pero si ese era el caso, no había tomado ninguna medida al respecto.

Ni siquiera sabía que yo era una mujer bestia. Mientras pensaba en esto y aquello, mis párpados se pusieron más y más pesados ​​y me quedé dormida.

 

***

 

Con un fuerte sonido de “¡bang!”, la muñeca de campo de entrenamiento de madera se hizo añicos. Después de la colisión, las astillas de madera que se habían desprendido rozaron la mano de Ahin.

Una pequeña cantidad de sangre se derramó del dorso de su mano, lo que él ignoró.

“¿No es mejor tomarse un día libre del entrenamiento hoy?”

Evelyn, que estaba esperando en la parte de atrás, tenía una expresión preocupada. Solo había pasado un día desde el ataque de los lobos.

El territorio de los lobos tenía tierras muy áridas. Es por eso que querían invadir el territorio de las panteras negras durante mucho tiempo.

Era común invadir las fronteras un poco aquí y allá, pero recientemente el número de familias de lobos que invadían el territorio de las panteras negras había aumentado significativamente.

Luego, la jefa del clan de las panteras negras sugirió que el clan lobo podría permanecer en las tierras mientras estuvieran bajo su mando, pero el clan lobo lo rechazó y continuó invadiendo el territorio de las panteras negras.

Gracias a esto, también se estaban produciendo ataques inesperados e intentos de asesinato contra Ahin, quien era el sucesor de la jefa enemiga.

“El movimiento excesivo sobrecarga el cuerpo. Todavía tiene la herida en la espalda, milord”.

Ahin, que se volvió hacia Evelyn, se lamió la sangre que le corría por el dorso de la mano.

“Me he curado por completo”.

“…¿Qué?”

“De la herida”.

“Nadie podría curarse tan rápido”.

Evelyn respondió halagadoramente, como de costumbre, pero no pudo ocultar su indignación.

Esa herida de ayer no se pudo curar hoy.

Pero después de concluir que era solo una excusa para no dejar su espada, retrocedió con calma.

La terquedad de Ahin no era algo que pudiera romperse en primer lugar.

“Tú no me crees.”

Ahin, quien se dio cuenta de que Evelyn pensó que estaba bromeando sobre su afirmación de que se había recuperado, lentamente se levantó la camisa y mostró la herida.

Evelyn había pensado que era una broma. Pero no era mentira que la herida se había curado.

Cuando se despertó esa mañana, Ahin no podía sentir ningún dolor, así que revisó su espalda.

Y solo quedó una pequeña cicatriz.

Ahin, sosteniendo la espada, sonrió mientras miraba a Evelyn.

“Evelyn, investiga si hay rumores sobre miembros de alguna familia que hayan muerto o desaparecido recientemente entre los aristócratas del territorio de las liebres”.

¿Un aristócrata del territorio de las liebres? Evelyn, que había dudado ante una instrucción tan repentina, pronto entendió el significado y se inclinó profundamente.

 

***

 

Han pasado diez días desde que llegué a esta mansión. Mi rutina diaria era siempre la misma.

Pasaba los días con Meimi, quien venía a recogerme a cierta hora, y Ahin me intimidaba por la noche.

A veces, Evelyn, que es su asistente, se burlaba de mí con sus tonterías.

“Lord Ahin, me dijo que le gusta la comida a la parrilla. ¿Le gustaría algo especial para el desayuno?”

“No, no quiero comer nada hoy.”

“Felicitaciones, señorita coneja. Usted logró prolongar su vida”.

O,

“Ella me está mirando de nuevo”.

“Estoy seguro de que no hay sorpresa en que se enfrente a Lord Ahin. Es una criatura más valiente que la mayoría de los depredadores”.

“¿De que estás hablando?”

“Sí, puedo ver el espíritu de un general en ese conejo”.

Y fue así todo el tiempo.

Pronto, Evelyn se convirtió en una de las panteras negras más odiadas de la mansión.

De vez en cuando, todavía intentaba escapar cuando Meimi estaba distraída, pero a medida que aumentaba la cantidad de dagas que volaban, la cantidad de intentos disminuía.

Incluso si salía de la mansión, sabía que tendría pocas posibilidades de sobrevivir, pero no quería que mi vida fuera amenazada, incluidas las dagas.

Como de costumbre, después del paseo diario por el jardín, regresaba a mi habitación cuando ocurrió un evento ligeramente diferente.

En medio del jardín de rosas había una mesa de té, y sentada en ella, a primera vista, vi a una mujer que se parecía a Ahin. Se podía ver una similitud sutil entre los dos.

Estaba en conflicto al ver el mismo cabello plateado que el enemigo en una persona que no tenía nada que ver con eso.

“Entonces Meimi, ¿es esta la comida de Ahin?”

La mujer, que estaba sorbiendo su té de hierbas mientras me miraba, me dejó sin palabras.

“Exacto, milady.”

<¡Oye, Meimi!>

Cuando la miré con ojos enojados, Meimi miró hacia otro lado.

Nadie lo negó. Meimi continuó, diciendo que yo era un bocadillo para el futuro. El nombre oficial de esto es presa… Estoy en problemas.

“Escuché el rumor de que ella es un conejo parlante.”

“Parece que los rumores están tergiversados. Pero ella puede entender lo que estamos diciendo hasta cierto punto.”

“Así que no es un rumor completamente falso. Quiero ver a esta niña por un tiempo, así que por favor espere.”

“Sí, milady.”

Cuando Meimi terminó de hablar, miré a la mujer, preguntándome cómo manejar la situación.

Pensé que Ahin se parecía mucho a ella. Con el título de “Señora de la casa”, quedó claro que la mujer era su madre y dueña de la mansión.

“Bebé.”

La sonrisa de la mujer se intensificó luego de confirmar que Meimi se había distanciado de la conversación.

“Dame la pata”.

Le di el pie.

“Sentate.”

Estas fueron demandas realmente extrañas. ¿Qué diablos me estaba pidiendo que hiciera?

Pero no estaba en una posición para rebelarme, así que me senté repetidamente y levanté mis caderas con mis pies delanteros y traseros hacia afuera como me indicaron.

La madre de Ahin, que estaba mirando mientras yo hacía la extraña coreografía, se acarició la barbilla con satisfacción.

“Eres tan linda. Ahin parece estar creando su comida de acuerdo a sus gustos”.

Era una línea demasiado buena para ser una broma. Comencé como una criatura inusual para ser estudiada, y ahora me he convertido en un animal de matanza que es engordado y luego comido.

‘Oh, Dios mio.’

No intentemos ver la situación con sentido común. Mis piernas estaban débiles y me senté en la mesa.

Ella acarició mi barbilla y me dio una suave sonrisa.

“Si tienes la intención de vivir mucho tiempo, no seas demasiado obediente con Ahin. Es mi hijo, pero es algo loco. Cuando un depredador pierde interés en el juego, es fácil que devore a la presa”.

Fue una conversación aterradora, considerando el consejo que le dio con una sonrisa amistosa.

Se necesitó coraje para soportar que me trataran como si fuera comida, pero si le creía y me rebelaba contra Ahin, podría morderme.

Pero ignorar lo que dijo también me hizo sentir incómoda. Después de 10 días, quería volver a desmayarme, así que señalé mi cabeza con las patas delanteras. Me sentí tonta.

“Bebé, ¿sabes qué…”

Cuando mostró que no había terminado, levanté la vista impotente. Estaba sin aliento, mirándola.

Y entonces.

Temerosa de los ojos rojos de ella, que simbolizaban las panteras negras, evité mirar, pero sentí que todavía me miraban. La madre de Ahin, quien me miró por un momento, habló en voz baja.

“Acabo de oler un pequeño aroma de feromonas que viene de ti, justo ahora”.

 

***

 

De vuelta en la habitación de Ahin, puse una cara seria. Hay algo aquí.

Ya no podía ignorar el asunto. Ahin, y ahora incluso su madre.

[Huele a feromonas.]

[Acabo de oler un pequeño aroma de feromonas que viene de ti.]

He oído que los depredadores tienen sentidos mucho más agudos que los herbívoros. Si de repente olieron feromonas, podría no haber sido una ilusión.

Las feromonas solo aparecen después de la humanización, pero para cada regla hay excepciones. A pesar de que era una mujer-bestia, no podía ser juzgada por las reglas comunes, considerando que me mantuve en la forma de un conejo bebé.

‘Así mismo….’

Recordé la época en que todavía pensaba que podía cambiar en cualquier momento. A menudo, las criadas me miraban y decían que, en algún momento, de repente me convertiría en humana.

[¿Vivi va a cambiar así, de la nada? ¡Que locura!]

Se decía que después de horas de fiebre, me convertiría en un ser humano, pero solo podía imaginarlo vagamente, porque nunca antes lo había visto o experimentado. Mientras esperaba sin darme cuenta, los días pasaban como un panorama.

[Qué vergüenza. ¡Tú eres la razón del escándalo que me persigue!]

[Hermana, deja de intentarlo. Conseguiré un conejo de verdad y lo pondré en la jaula contigo más tarde.]

[Me temo que Vivi no te responderá de todos modos. ¡Ni siquiera puede hablar!]

Humanización. A los 18 años, la única cosa que había deseado repetidamente y que me había decepcionado durante muchos años volvió a mí.

Con los ojos cerrados, me concentré en sentir las feromonas en mi cuerpo. Y no pasó nada.

 

Anterior      Tabla      Siguinte

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: