Saltar al contenido
I'm Reading A Book

LRS 003

Capítulo 3

 

Los ojos rojos brillaban justo enfrente de mí. Un silencio ensordecedor continuó durante varios segundos. Con los ojos entrecerrados, Ahin se volvió hacia mí y negó con la cabeza.

Finalmente me apercibi y me metí debajo de la almohada, cavando un túnel entre esta y las sábanas.

“Te vas a asfixiar ahí dentro.”

Desafortunadamente, levantó la almohada y me reveló por completo, por lo que fue inútil esconderme de nuevo. La boca de Ahin, que formaba una línea, formó una sonrisa.

“¿Vas a llorar de nuevo?”

No estaba llorando en ese momento. Abrí la boca para protestar, pero sentí una carga fría en el corazón. De hecho, cada vez que recordaba ese hecho, era como si alguien me estuviera golpeando el pecho con fuerza.

Fue tan doloroso como si me estuviera ahogando por comer algo demasiado rápido. Había pasado mucho tiempo desde que supe que no tenía el amor de mi familia, pero el impacto de ser completamente abandonada por ellos fue mayor de lo que pensaba.

Ahin, que me miró, pronto habló en voz baja.

“¿Tienes miedo de que te coman?”

¿No era obvio? Ocultando mis sentimientos de incredulidad, asentí con la cabeza rápidamente. Lo miré suplicando por mi vida.

Ahin inclinó la cabeza lentamente. Cuando hizo el movimiento, su cabello plateado cayó ligeramente sobre su oreja.

“Entonces llora más.”

<¿Qué?>

Mi boca se abrió levemente y no pude ocultar la sorpresa en mis ojos. Había visto que estaba obsesionado con las lágrimas, pero no pensé que fuera un fetiche.

Desafortunadamente, no tenía otra opción, así que hice fuerzas para derramar lágrimas. Hice mi mejor esfuerzo. Sin embargo, el problema fue que las lágrimas, que generalmente caían sin problemas, parecían obligadas a regresar y pronto se detuvieron.

Incluso si me rascaba los ojos con las patas delanteras, nada se resolvía y solo podía respirar.

Ahin, que me miraba mientras hacía mis esfuerzos, pronto hizo un “tch” con la lengua.

“Te falta coraje. Te comeré pasado mañana, así que haz lo que puedas.”

<¿Qué está tratando de hacer?>

Tenía muchas quejas que hacer, pero así era la vida. Mi tiempo de supervivencia se incrementó en un día. Tan pronto como me sentí aliviada, Ahin tiró de mis patas traseras y las metió debajo de las sábanas. Después de un rato, habló con una voz ligeramente ronca.

“Cállate y no intentes escapar más o me enfadaré.”

<Estoy segura que sí.>

Sintiéndome ferozmente rebelde por dentro, cerré los ojos. Si hiciera enojar a esta pantera negra una vez más, realmente creo que terminaría siendo mordida por esos colmillos. No podía dormir por varias razones diferentes. Fue una larga noche.

 

***

 

Tan pronto como amaneció, Ahin me entregó a alguien y se fue. Al igual que Evelyn, la sirvienta se refirió a mí como “Señorita Liebre” y se presentó como Meimi.

Tenía el cabello corto de color rojo y ojos grandes que le daban una sensación de inocencia, pero estaba demasiado callada para que yo pudiera obtener información. Ya sea dándome un baño o una merienda. Ella solo cumplió con sus deberes en silencio, sin decir una palabra.

Más que eso, sentí una extraña sensación de distancia entre Meimi y yo. Supuse que ella debía pensar que yo era una carga.

Las panteras negras tenían un aura más amenazante que los hombres bestia liebre que había visto hasta ahora, e incluso esta doncella tenía colmillos afilados que brillaban. Si me mordía la garganta, moriría inmediatamente.

<¿Qué diablos son estas panteras negras?>

Cuando salí de la habitación con Meimi por primera vez, no pude evitar quedarme boquiabierta. La habitación era lujosa, pero el tamaño del pasillo era algo que nunca había visto antes.

Paredes de mármol y decoraciones costosas, y el techo era lo suficientemente alto como para hacer que tus ojos se abrieran de par en par. Teniendo en cuenta que Ahin parecía tener un tornillo suelto, pensé que sería uno de esos ricos excéntricos.

Pensé que tener este tipo de mansión solo sería posible si fueras un noble en el territorio de las panteras negras. A primera vista, valía el doble que la mansión Labian. Además, descubrí que Ahin ocupaba el cargo de joven maestro de la mansión, a juzgar por la declaración de Meimi:

“Invitamos a la Señorita Liebre según las instrucciones del joven maestro.”

Cuanto más descubría, más sorprendida estaba. Desearía que Meimi pudiera contarme un poco más, pero desafortunadamente no abrió la boca a menos que tuviera que hacerlo.

Mientras caminaba por el jardín, dudé cuando vi la puerta principal a lo lejos. Era más que suficiente para dejar pasar a alguien del tamaño de una liebre bebé. Mirándolo, sentí que me recordaba a la puerta de una jaula.

Me debatía entre querer huir y la idea de que sería más seguro estar adentro.

[Entonces llora más.]

[Te comeré pasado mañana, así que haz lo que puedas.]

Cuando Ahin, con una sonrisa espeluznante, vino a mi mente, me quedé en blanco. Levanté la vista un poco mientras cambiaba entre las barras de la puerta principal y los caballeros.

Meimi estaba frente a un caballero que parecía tener un alto rango y estaba hablando con él.

<¿Tendré otra oportunidad como esta?>

No lo creo. No había forma de salir de la habitación normalmente, ya que ni siquiera podía abrir la puerta. Saltar de la cama al suelo ya era un desafío imposible. Bueno, debo hacer lo que pueda.

Parece que mi diálogo interno había llegado a su fin.

Nerviosa, rápidamente me volví hacia la puerta principal. En lugar de permanecer inactiva sin hacer nada, no parecía tan malo al menos tratar de escapar.

<¡Fuera del camino de Vivi!>

En un instante, pasé a todos los caballeros y casi llegué a la puerta…

De repente, una daga voló, con una velocidad espeluznante, y se clavó en el suelo frente a mí.

<¡Argh!>

Me resbalé y rodé por el césped, deteniéndome a centímetros de cortarme con la cuchilla clavada que cayó.

<Daga… Daga… ¿De dónde…?>

El borde afilado de la daga brillaba a la luz del sol. Mi cuerpo se congeló, pero alguien me sostuvo con cuidado. La dueña de la mano no era otra que Meimi.

“Señorita Liebre, es peligroso estar fuera de la mansión.”

La daga todavía estaba clavada en el suelo y observé a Meimi de reojo e hice un puchero.

<Oh, es peligroso ahí afuera, está bien, ¿y qué es esta daga? ¿Por qué una doncella tiene una habilidad así para lanzar cuchillos?>

Fui llevada de vuelta a la mansión en los brazos de Meimi, todavía petrificada. Este lugar era extraño. Muy extraño.

 

***

 

Cuando cayó la noche, Meimi me llevó a la habitación de Ahin. Sentada en un cojín en el sofá, estaba bastante agotada por lo que había sucedido ese día, pero no podía relajarme. En poco tiempo, el pantera negra atravesaría la puerta.

Sin embargo, contrariamente a las expectativas de que llegaría pronto, la espera se hacía cada vez más larga.

Después de mucho tiempo, Ahin, que apareció cuando se abrió la puerta, parecía cansado.

Mientras estiraba el cuello para verlo, me puse rígida ante el fuerte olor que llegó a mi nariz. Sin entrar en detalles, el abrigo negro de Ahin estaba cubierto con sangre.

<¿Qué?>

A diferencia de mí, que estaba congelado, a él no pareció importarle y se quitó la chaqueta manchada de sangre. También había manchas de sangre en la camisa negra que se reveló.

Después de un rato, otro hombre-bestia vestido de blanco entró en la habitación, guiado por Evelyn.

Mirando la bolsa de medicinas que sostenía en sus manos, este hombre-bestia parecía ser un médico.

“No es tan profundo, pero necesita ser suturado”.

El médico, después de pedir permiso, rasgó la camisa de Ahin con manos hábiles. Endurecida de principio a fin, no tuve más remedio que observar el proceso con la mente en blanco.

Nunca antes había visto una herida o un tratamiento como este.

“Ten cuidado de no dejar que la herida se abra. Volveré por la mañana”.

Después de vendarlo, el médico salió de la habitación con un saludo silencioso.

Ahin, el médico y Evelyn actuaron como si fueran viejos conocidos, así que pensé que probablemente habían resultado heridos en el pasado.

“¿Es este el trabajo de un hombre-bestia del clan lobo?”

Evelyn, que había recogido la ropa ensangrentada que había caído al suelo, preguntó en voz baja.

“Usaron la feromona que paraliza el cuerpo”.

Ahin, quien dio una sonrisa fría, lo dijo con bastante dureza. Mirando, pude ver que la sangre roja estaba salpicada por todo el cabello plateado.

“Haré que recojan el cuerpo en lugar de entregárselo al jefe del territorio de los lobos. Es algo relevante para ellos, así que vendrán a buscarlo”.

“Probablemente enviarán a unas 30 personas aquí. Si lo hacen, no tendremos ningún problema, incluso si cortamos la garganta de un funcionario de alto rango”.

“Esperaré.”

Los ojos de Ahin, que estaba sentado en el sofá frotándose los hombros, se centraron en mí.

“Oh, ella estaba allí”.

Hoy, esos ojos rojos se veían aún más aterradores y mi cuerpo temblaba. Sin dejar de mirarme, Ahin cruzó las piernas suavemente.

“Ellos estaban invadiendo y amenazando a mi clan. No te preocupes, ya que eres alguien a quien traje.”

Ahora me estaba diciendo eso.

“¿Es así como funciona, milord?”

“Eso mismo.”

Ahin, que había lanzado una mirada perpleja ante las tonterías de Evelyn, inclinó la cabeza hacia un lado.

Luego se levantó, caminó lentamente hacia el sofá donde yo estaba y se sentó.

“Ven aquí.”

Dudé por un momento cuando vi la gran mano extenderse y luego me acerqué a la palma.

Y subí. No tuve el coraje de rebelarme en esta atmósfera.

“Como era de esperar, es bastante inteligente para ser un conejo. Puede entender lo que estoy diciendo”.

“Pero la posibilidad de ser una persona es inexistente, milord”.

“¿Qué pasa con aquellos a los que les corté el cuello en el bosque? Cuando encontramos este conejo.”

“Ordenamos que se recuperaran los cuerpos hoy, pero las panteras negras del bosque ya los habían descuartizado”.

Ahin hizo un “tch” con la lengua y me dio la vuelta. Estaba congelada con los pies en alto. Parecía realmente concentrado en lo que yo iba a hacer.

Mientras evitaba el resplandor, junté rápidamente mis pies delanteros y rodé, acostándome boca abajo. No fue tan difícil dar la vuelta.

Ahin bajó los ojos y me acarició la cabeza como si estuviera satisfecho con la postura servil que adopté.

“Pensamiento rápido.”

Entonces, por favor ponme sobre la mesa.

Esperando a ser dejada de lado, mordiéndome el labio, eché un vistazo en secreto.

Como era de esperar, la familia de Ahin parecía estar en una posición bastante alta en el territorio de las panteras negras.

Se me ocurrió que las sirvientas de mi familia siempre se quejaban del conflicto entre el clan de las panteras negras y el clan de los lobos, y que había una guerra en curso.

 

***

 

Muy tarde en la noche, me levanté con cuidado y miré a Ahin, que estaba acostado.

Tal vez fue la herida, pero hoy estaba dejando al descubierto su ancha espalda, al no haberse acurrucado.

¿Quizás había sido atacado por las garras de un lobo? Mis ojos, que vagaban alrededor, permanecieron en los vendajes manchados de sangre.

Debe doler.

Ahin actuó como si estuviera acostumbrado, pero estaba cortado y suturado y estaba en muy mal estado.

Su espalda estaba cubierta de pequeñas cicatrices, además de las heridas que sufrió hoy.

‘¿Es este el trabajo de un hombre bestia del clan lobo?’

[Usaron la feromona que paraliza el cuerpo.]

La imagen secundaria de antes cruzó por mi mente. Mientras miraba los vendajes manchados de sangre, el mundo de repente comenzó a girar.

<¿¡Qué, qué!?>

Ahin, que despertó de la nada, agarró mi cuerpo y lo acercó a su nariz.

Siendo cargada tan repentinamente, luché, sorprendida, cuando sentí un aliento caliente en mi cuello.

No había decidido comerme de repente, sin previo aviso… ¿¡verdad!?

Moví mis patas traseras desesperadamente, pero las manos de Ahin no mostraron signos de aflojarse.

Una voz profunda salió de su boca, y se quedó con su nariz en mi nuca por unos segundos.

“Tu cuello…”

Cuando giré la cabeza, me sorprendí.

Los ojos rojos de Ahin estaban muy abiertos. Sus ojos, que siempre eran agudos, se abrieron mucho.

“Huele a feromonas”.

 

Anterior       Tabla     Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: