Seguro fueron los diamantes esos de los Leroy y se lo quieren achacar a los Aquiles, desgraciados.

Responder