Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DGD 11

Julia lo miró con ojos lánguidos.

Todavía estaba herida por la caída, pero al ver su rostro se sintió aliviada.

Julia abrió la boca en voz baja.

“Su Alteza, ¿por qué no regresa al castillo?”

Los ojos de Fernan se entrecerraron ante sus palabras. Julia se encogió de hombros, pero continuó sus palabras hasta el final.

“Sé que es presuntuoso de mi parte, pero… estoy preocupado por ti”.

Fernan, quien la miró sin responder, finalmente soltó una pequeña carcajada.

No solo dijo que estaba preocupada, también tenía una mirada dolorosa en sus ojos en este torbellino.

Fernan, su frente se derrumbó claramente, trató de decir algo más, pero cerró la boca suavemente.

Luego miró a Julia por un momento y luego apartó la mirada con frialdad.

Al regresar al lugar de los caballeros, Lloyd, que observaba en silencio a su lado, le tendió la mano a Julia.

“¿Estás bien, Gran Duquesa?”

“Oh gracias.”

Julia cojeaba mientras apenas se levantaba después de la ayuda de Lloyd.

¿Qué es lo que le hace dejar así atrás a un caído? Lloyd chasqueó la lengua ante la crueldad de su amo.

Julia, que dudaba al ver a Lloyd, preguntó con cautela.

“Um, ¿cómo está Su Alteza?”

“Oh, esa es la cosa…”

Lloyd, que reflexionó durante un rato, respondió de forma indirecta.

“No te preocupes, goza de buena salud. Ha estado ocupado con sus deberes, por lo que su regreso se ha retrasado”.

“Veo…”

Al verla hosca, Lloyd de alguna manera se sintió culpable. Él asintió torpemente, rascándose la mejilla.

“Ahora, si me disculpan”.

Con esas palabras, Lloyd corrió tras Fernan.

Una vez que la conmoción se calmó, la ciudad volvió a estar en silencio.

“Su Gracia, ¿se encuentra bien? Déjeme ver.”

Melissa, que había estado mirando a Julia desde lejos, finalmente se acercó a ella a toda prisa. Se apresuró a subir las mangas de Julia, revelando su muñeca roja e hinchada.

“Oh, ¿qué debo hacer? Seguramente te lastimarás… ¿Tu tobillo está bien? ¿Puedes caminar?”

“Lo siento. No creo que pueda caminar solo”.

Con el apoyo de Melissa, Julia se dio la vuelta de repente.

Todos los artículos que compró en su entusiasmo hace un rato estaban tirados en el suelo.

Melissa rápidamente recogió los artículos caídos. Julia cojeó para recoger un ramo de flores, pero en ese momento, la gente pasaba junto a ella, pisando las flores en vano.

Mirando los pétalos arrugados, Julia retiró su mano extendida.

Luego desvió la mirada, incapaz de ocultar su rostro triste.

***

Julia suspiró mientras miraba las vendas envueltas alrededor de su tobillo. No solo su tobillo, sino también su muñeca estaba magullada con color azul.

Habían pasado unos días desde que fueron al centro, y estas heridas se habían vuelto más y más profundas.

No había un lugar decente para las manos y los pies, por lo que era imposible moverse.

Julia se sentó en su silla y miró por la ventana aturdida. Su mente se sentía vacía.

¿Cuánto tiempo estuvo sentada así?

De repente, alguien abrió la puerta y se apresuró a entrar. Fue melisa

“¡Su Alteza, Su Alteza ha regresado!”

Con los ojos bien abiertos, Julia se levantó de su asiento.

Ligeramente aliviada de que Fernan hubiera regresado, salió al pasillo con la ayuda de Melissa.

Mientras se paraba en la barandilla y miraba hacia el pasillo, vio a Fernan entrando por la entrada.

Pasó rápidamente por el pasillo y subió las escaleras de un solo salto. Julia se paró al final de las escaleras y lo saludó.

“Su Alteza.”

La mirada de Fernan se posó en ella por un momento, luego la bajó rápidamente.

Pasó junto a Julia sin pensarlo dos veces. Era como si ella fuera invisible.

Julia se mordió los labios y siguió cojeando.

Sin embargo, su pierna lesionada apenas podía seguir su paso.

Mientras tanto, se fue a su habitación.

Después de un rato, Julia finalmente llegó a su habitación y, vacilante, llamó a la puerta.

“Su Alteza, tengo algo que decir”.

Tocó varias veces, pero después de un rato, no escuchó ninguna respuesta desde adentro.

Finalmente, Julia dejó escapar un pequeño suspiro mientras retrocedía lentamente.

“Ah…”

El dolor se apoderó de él a la vez, probablemente porque se había obligado a usar el tobillo.

Se apoyó contra la pared y se agachó, palmeándose suavemente el tobillo.

No tenía fuerzas para ponerse de pie. Julia se quedó así un rato, con la cabeza apoyada contra la pared.

Después de un tiempo así, finalmente escuchó el sonido de la puerta abriéndose.

Julia echó la cabeza hacia atrás y sus ojos se encontraron con los de Fernán, que la miraba fijamente.

“Um, Su Alteza”.

Julia se levantó rápidamente. Agarró la mano de Fernan, temerosa de que se fuera de nuevo.

“…no te vayas. Me gustaría hablar contigo un momento.”

Los ojos de Fernan que la miraban eran insondablemente profundos y oscuros.

El impulso fue un poco aterrador, pero Julia no podía soltar su mano.

Eventualmente, Fernan se sacudió la muñeca.

En ese momento, el dolor que le atravesó la muñeca hizo que Julia gritara involuntariamente.

“¡Ah!”

Frunciendo el ceño, Fernan desvió la mirada por reflejo. Luego se quedó mirando el moretón azul brillante en su muñeca.

Sus ojos se estremecieron sutilmente por un momento, pero no duraron mucho.

Inmediatamente volvió a alejarse implacablemente y caminó por el pasillo.

“Eh, espera un minuto”.

Julia trató de seguirlo mientras se alejaba, pero pronto se cayó.

Se le escapó un sollozo cuando se obligó a caminar y su tobillo pareció romperse.

“Hic… hic…”

No podía moverse más por el dolor. Estaba tan triste que tenía que seguirlo, pero las cosas no iban como ella quería.

Sus lágrimas estaban a punto de estallar, pero Julia se presionó la frente y trató de contener las lágrimas.

En ese momento, el sonido de pasos lejanos se acercó nuevamente.

“… estás haciendo todo tipo de cosas”.

Oyó un susurro ahogado. Levantando la cabeza, Fernan estaba de vuelta antes de darse cuenta, de pie allí mordiéndose el labio.

Se inclinó hacia ella, que estaba desplomada. Él la levantó rígidamente.

La posición de su abrazo acercó su rostro al de ella. Julia lo miró con los ojos húmedos.

Fernan comenzó a caminar en silencio sin mirarla.

“Un gracias …..”

Murmurando en voz baja, Julia lo miró sin comprender, preguntándose.

Ella pensó que él la dejó sin piedad, por lo que no pudo evitar preguntarse por qué regresó de nuevo.

Como de costumbre, su expresión era fría sin rastro de calidez.

Pero su toque fue más cálido de lo que esperaba, y las manos que la sostenían fueron cuidadosas. La estrecha brecha entre ellos no era familiar pero agradable sin velocidad.

“Su Alteza, estoy… estoy…”

Julia volvió a abrir la boca mientras su corazón se aceleraba y recuperaba el aliento.

“… Nunca pensé en dañar a Su Alteza. Estoy seguro de que nunca lo haré.”

“…”

“Ese afrodisíaco de entonces… Es mi error. Su Alteza tenía razón al malinterpretar…”

“Pareces estar equivocado”.

Una voz que se hundió con indiferencia interrumpió sus palabras.

“No te estoy malinterpretando”.

“…”

“Si quieres saber el motivo de mi actitud, te lo diré”.

Fernan la miró con ojos sin emociones.

“…Yo no quería tenerte como mi esposa desde el principio. Esa es mi razón.

Las palabras de Fernan le atravesaron el corazón. Julia, que lo miraba sin cesar, finalmente bajó los ojos.

Sus palabras fueron dolorosas, y nada podría doler más.

El dolor era peor que cuando la golpearon y maldijeron.

Julia dijo con voz temblorosa, sus ojos enrojecidos temblaban.

“Aún así, creo que Su Alteza es…….”

“…”

“Me gustaste desde el principio.”

Fernan la miró mientras dejaba de caminar.

Julia volvió a levantar la vista e hizo contacto visual con él. Su voz llorosa continuó.

“Te amo y no quiero estar lejos. No quiero salir lastimado.”

Un hilo de lágrimas caía de sus ojos azules.

Julia levantó una mano temblorosa y se la llevó a la cara. Sin embargo, la mano que no pudo alcanzarlo flotaba vagamente en el aire.

Ella siempre quería tocarlo. Quería mirarlo a los ojos desde tan cerca y hablarle en voz baja.

A ella le gustó este hombre desde el principio.

Era el hombre amable que le tendió la mano como una luz en una habitación oscura hace mucho tiempo. La dulce voz que le decía que no llorara porque él estaría con ella.

Para Julia, este hombre siguió siendo un recuerdo tan cálido.

Desde el momento en que lo volvió a encontrar, se enamoró de él de nuevo, en vano.

Ella amaba a este hombre fuerte que parecía no temer nada. Le gustaba que él pareciera ser de un mundo tan diferente al de ella.

Y aunque la hirió tanto, Julia no podía odiarlo mucho. Incluso si era estúpido y patético, no pudo evitar enamorarse de él.

Fernan la miró por un momento con una expresión desconocida. Luego, rápidamente desvió la mirada y siguió caminando.

Fernan pasó por el pasillo y entró en su habitación, donde la depositó en la cama y rápidamente se alejó.

Una tremenda voz salió de él.

“Tu corazón no me sirve, ni siquiera una pulgada”.

De nuevo se alejó.

Su corazón volvió a dolerle al ver su espalda, de la que ya había visto suficiente.

***

Pray: Eso dolio, si en especial si estas con la cancion de Saturno, mi pobre corazoncito no resiste tanto dolor

ANTERIOR NOVELAS MENU SIGUIENTE

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (8)

😭😭😭😭😭😭

Responder

Mi pobre niña ( T – T )

Responder

Yo mientras leo 😭😭😭😭😭

Responder

Entonces así es como te parten el corazón lo agarran lo queman y cuando queda polvo lo pisotea hasta desaparecer 😭😭😭

Responder

Ojalá Fernán no se arrepienta de sus palabras, duele que estés enamorado unilateralmente y no tengas quien te consuele. Julia mereces un buen futuro, ya sea con Fernán o sin él, Ojalá no decidas morirte como en el prologo 🥺😭. Muchas gracias por tan buena traducción que le da a esta novela señorita pray! 🥰♥️

Responder

Dolió hasta el alma, se me quebró la garganta de dolor.😭😭😭😭😭😭😭😭
Amigo hay algo llamado Karma. Y desde luego que tus palabras se volverán en tu contra. 💔😔

Responder

Te odiamos Fernad 😡😡

Responder

Weón mi corazón hizo crac y mi ojos están rojos, espero que el kks se arrepienta, es más hasta ahora solo quiero a FL me cae mal el ML porque creo que seguirá siendo él.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: