Saltar al contenido
I'm Reading A Book

QPA-Capítulo 10

‘Judith, ¿qué tal pasar el verano en la mansión de los Curtis en Waltz?’

Después de regresar a su habitación, Judith reflexionó largo rato sobre la sugerencia de la secretaria.

Waltz, la capital de Baja, el corazón del Hemisferio Noroccidental, la primera del Continente Norte y una de las cinco ciudades más grandes del mundo.

Representada por los abrumadores rascacielos, las luces de neón, a lo largo de los paseos marítimos, era una ciudad que nunca dormía, Waltz siempre ha sido etiquetada como la ciudad de los sueños espléndidos y la libertad cara.

“Pero como eres una estudiante universitaria de esta edad, sería una buena oportunidad de experimentar la atmósfera de una gran ciudad al menos una vez. Puede visitar el Gran Salón, junto con los puntos de referencia que representan a la Commonwealth, incluida la Biblioteca Foyson llamada Bosque del Conocimiento, Torre Tolthread, Broadway Oeste y Calle High-End, que se conoce como el epicentro de la moda. Está el pintoresco Mar del Este con su horizonte que se extiende hacia el este, y el Mar del Oeste que se extiende hacia el oeste. Además, no hay nada como el vasto tesoro natural, Gran parque estatal Waltz, que es el hogar de una gran variedad de vida silvestre. Si te quedas en la mansión Curtis, tendrás la oportunidad de vislumbrar el estilo de vida de la clase noble”.

Como secretario de una prestigiosa familia, era muy bueno en las negociaciones.

Después de un largo momento de narración que dejó atónitos a los oyentes, añadió en voz baja que Rachel y los otros niños que escuchaban fuera de la puerta no podían oír.

“Mi amo ha considerado completamente las preocupaciones de la señorita Judith. Sé que podría ser una carga para la señorita Judith, oriunda de Kilgeny, viajar mientras las negociaciones de la posguerra continúan, pero no tiene de qué preocuparse. Desde el momento en que la señorita Judith entra en Waltz, varios guardias contratados personalmente por el señor Curtis estarán a su lado para manejar cualquier situación peligrosa. No tienes que preocuparte de que se revele tu identidad también”.

El Sr. Larson parecía haber memorizado las respuestas a las preguntas esperadas que tenía Judith. 

‘¿Necesito tener ese nivel de persuasión para convertirse en secretario?’

“Esta es una respuesta de su patrocinador, a la señorita Judith”.

Él le entregó una caja grande y plana envuelta en lujoso satén azul. Luego, se fue cortésmente después de decirle que se reuniría con ella frente a la estación central de Waltz una vez que ella enviara una carta con su fecha y hora de llegada con anticipación.

Su oponente había llegado completamente equipado y parecía no estar dispuesto a aceptar su rechazo. Todo lo que faltaba era el permiso de Rachel, quien ya estaba muy satisfecha con las donaciones entregadas por William Larson, y arreglándolas con sus compañeros del orfanato de ojos brillantes.  

Sin embargo, Judith todavía estaba estupefacta.

Rápidamente predijo un motín inminente e intentó escapar a su habitación.

“¿Te vas a ir, Jude? ¡Usted tiene que ir! Tu patrocinador resultó ser un Curtis, maldita sea. ¡Eso es tan cool!”

“¡Fuera de mi camino, Millie!”

Dejando atrás los molestos gritos de Milian, Judith entró en su habitación y cerró la puerta de golpe. 

Su corazón estaba acelerado.

‘Pensemos en esto con calma’.

Judith cruzó a trompicones su habitación, cargando la caja que recibió del Sr. Larson, y se derrumbó en su cama.  

‘Sr. Larson dijo que este regalo es la respuesta de mi patrocinador. ¿Quizás esta vez cumplió mi deseo y respondió con una carta? ‘

Pero por lo que parece, no pensó que fuera una carta.

Judith desenvolvió el paquete con manos temblorosas mientras abría la caja. Lo que había dentro era algo totalmente inesperado.

“Un arma…”

Era una pistola plateada con elaborados tulipanes y hojas en relieve a lo largo del cañón. El protector del gatillo estaba muy bien curvado como una enredadera y el mango estaba acolchado con cuero rígido para evitar que se deslizara.

A primera vista, era tan colorido que pensó que era un modelo decorativo, pero cuando revisó el cilindro para confirmar, descubrió que cinco de las seis cámaras estaban cargadas con balas reales.

“Por qué de la nada… .”

Judith murmuró al recordar el vergonzoso recuerdo de cuando le pidió una pistola hace mucho tiempo. 

Su patrocinador probablemente no lo envió en ese momento porque era un regalo inapropiado para una niña menor de edad.

“¿Me estás diciendo que esté preparada para el peligro?”

Judith palpó el interior de la caja para ver si había algo más. Cuando sus dedos rozaron algo debajo del suave satén, se preguntó cómo algo pudo terminar debajo de la tela que recubría la caja de regalo. Lentamente retiró el satén de la caja, revelando la esquina de una pequeña tarjeta.

Judith inmediatamente pensó que era un manual para el arma y lo abrió sin pensarlo dos veces. Lo que encontró la asustó tanto que casi dejó caer su pistola.

Dentro de la tarjeta había una nota manuscrita de casi la mitad del tamaño de su palma con una sola línea.

[Tengo muchas ganas de pasar el verano con la señorita Judith Krauser.]

Por un breve momento, Judith se quedó mirando la nota con una expresión de asombro en su rostro, luego, de repente, saltó de la cama. Rápidamente fue a su escritorio, abrió la caja fuerte ubicada debajo y rebuscó cuidadosamente entre todos los artículos pequeños y costosos que había recibido de su patrocinador hasta que encontró un sobre delgado.

Abriendo rápidamente la carta, echó un vistazo a la pulcra letra que había leído miles de veces antes.

[Estimada señorita Waterford,]

[Me gustaría presentarles al niño que estoy apadrinando…]

“Esta letra…”

Como si estuvieran impresos, los trazos eran rectos, el espaciado era preciso y las letras eran un poco más gruesas. El corazón de Judith comenzó a latir erráticamente cuando se dio cuenta de que la letra de la tarjeta y la carta eran exactamente iguales.

Judith Krauser.*

*creo que antes puse Crowzer, ando decidiendo, pero creo que Krauser se ve mas alemán, y parece como alemana, en fantasía claro

La ortografía de su nombre, que no había visto en cinco años, era a la vez familiar y desconocida. Su primer nombre todavía se pronunciaba y se deletreaba igual, pero su apellido, ‘Krauser’, era completamente diferente y no se podía pronunciar con acento de Kilgeny.

‘¿Por qué está usando mi nombre real ahora?’

Judith recordó la segunda carta que le había escrito a su padrino y su pedido de que la llamaran con su nuevo nombre. 

[Si algún día tengo la oportunidad de conocerte, por favor dirígete a mí por mi nombre original. Eres el único que me conoce como ‘Judith Krauser’.]

“Oh…”

Judith presionó su rostro contra la pequeña tarjeta y suspiró suavemente mientras sus mejillas se calentaban.

“¿Cómo no voy a ir si haces algo como esto?”

Su corazón comenzó a latir placenteramente. En ese momento, sus miedos e inseguridades acerca de visitar la gran ciudad, los muchos peligros que podrían estar acechándola y el riesgo de que su identidad sea revelada, se desvanecieron. 

A pesar de sus dudas, Judith había tomado su decisión.

“Iré a Waltz”.

La imagen de la ciudad, que solo había visto en fotografías en blanco y negro que aparecían en artículos de periódicos y revistas, cruzó por su mente. Judith no pudo evitar sonreír mientras abrazaba su manta con fuerza.

“¡Voy a Waltz…!”

Había algo que ella quería decirle; un secreto que nunca podría revelar, a pesar de sus múltiples intentos de hacerlo.

‘Me gustas.”

 

* * * 

 

El suave viento primaveral barría los árboles, susurraba las hojas y transportaba el aroma de las flores en flor en la brisa. Judith se apartó un poco de cabello suelto detrás de las orejas mientras permanecía de pie a la sombra para escapar de la brillante luz del sol. La temperatura iba subiendo poco a poco cada día, señal de que había llegado la estación en la que los rayos del sol eran más intensos. 

El día de la partida de Judith, el Orfanato Waterford estaba lleno de actividad desde la mañana temprano.

Ya se habían cargado dos maletas de equipaje en el maletero de un coche. Judith llevaba un bolso sencillo mientras caminaba hacia el auto, mientras que Millian la seguía con una bolsa de viaje grande.

Por supuesto, secretamente sacó algunos trastos innecesarios cuando Millian no estaba mirando, como velas aromáticas y fósforos, que le dieron para ayudar a relajar su cuerpo y mente.

“¿De verdad vas a viajar sola, Jude?”

“Por supuesto. ¿Cuántos años crees que tengo?”

“No deambules imprudentemente. Cuando llegue, si es posible, espere a que el automóvil lo recoja. La calidad del aire en la ciudad no es buena, así que no camines por mucho tiempo…”

Millian cargó la bolsa de viaje en el auto mientras la regañaba. Él fue el primero en aprobar su viaje a Waltz, y estaba más emocionado que nadie, pero cuando llegó el momento de despedirla, pareció más preocupado que antes.

“Asegúrate de contactarme si sucede algo. Vendré corriendo de inmediato”.

“Estará bien. No te preocupes demasiado, Millie”.

Antes de que las ridículas preocupaciones de Millian llegaran a su punto máximo, Judith abrazó a su amiga con fuerza y ​​rápidamente subió al auto que esperaba.

Para llegar a Waltz desde Kinsley, Judith viajaría en automóvil durante 15 horas y luego 10 horas más en tren. Gregory iba a acompañarla a Tyson, que es de donde partió su tren.

Cuando Rachel se acercó a la ventanilla del coche, Judith bajó la ventanilla y se inclinó para besarla en la mejilla.

“Regresaré pronto, Directora”.

“Cuídate y compórtate. Dile a tu padrino que no olvidaré la gracia que nos ha brindado”.

“Por supuesto.”

Rachel tocó el cabello de Judith con ternura y finalmente dio un paso atrás. Mientras el auto se alejaba, los niños del Orfanato Waterford saludaban emocionados mientras saltaban arriba y abajo.

“¡Que tengas un buen viaje, Jude!”

“¡Traeré regalos!”

Judith gritó mientras agitaba su mano vigorosamente a través de la ventana. No se detuvo hasta que el orfanato de Wotherford y los álamos verdes de los alrededores desaparecieron gradualmente en la distancia.

El primer día de vacaciones de verano, Judith salió de Kinsley por primera vez desde que huyó al Estado Federal de Baja.

 

Parte I: Vals, la Ciudad Extraña y Peligrosa.

 

Roderick Curtis, director general de General Curtis.

A la edad de 24 años, asumió los derechos de gestión de General Curtis, un fabricante de armas de fuego, de manos de su padre, Harry Curtis.

Al año siguiente, adquirió Newway Kraft, un fabricante de aviones militares que sufría déficits debido a la guerra, y entró seriamente en la industria de la defensa con enormes ganancias de capital.

Un destacado hombre de negocios, que no solo amasó una enorme riqueza contribuyendo con desarrollos notables en suministros militares y la industria de la aviación en un lapso de cinco años, sino que también brindó numerosos beneficios políticos al gobierno federal.

Roderick Curtis, una persona talentosa, rápidamente se hizo un nombre con su mente brillante y sus increíbles habilidades comerciales a los 29 años de edad.

En un tren con destino a Waltz, Judith hojeó varios periódicos y revistas en busca de los últimos artículos sobre la familia Curtis. La información más notable que encontró sobre su patrocinador provino de un artículo, que decía que visitaría brevemente la ubicación este de la fábrica de Curtis y luego tomaría un descanso durante el verano para relajarse en su propiedad de Waltz.

También hubo un artículo que especuló que Roderick planeaba regresar a Waltz para poder reunirse con inversionistas y discutir el desarrollo de una aerolínea privada para el próximo año.

Judith se quedó mirando la foto que aparecía en la portada de un periódico durante algún tiempo. Debajo de la estructura esquelética de un enorme avión militar, se fotografió el perfil de un hombre conversando con un ingeniero.

Era difícil medir el color exacto de su cabello porque era una foto en blanco y negro. Sin embargo, según la luminosidad, era rubio o castaño claro.


me di cuenta que alguien la esta traduciendo al inglés, y van a la par que yo, me dan ganas de esperar su traducción y no batallar del coreano, pero viendo sus fechas son bien lentos, ando decidiendo, aún no le doy prioridad a esta novela porque planeo terminar 2 este mes de febrero:

Cómo poner fin a un amor no correspondido

No hay lugar para la falsa

Pero en marzo creo que la traduciré cada 3 días, a ver que pasa

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: