Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 133 NATL

Episodio 133.

 

Lizzena, que se bajó del carruaje, entró familiarmente en el Palacio. Su visita fue inesperadamente, pero nadie bloqueó a Lizzena al ser la madre biológica, además de su condición de joven Marquesa.

Fue una situación en la que se reveló hasta qué punto ella tenía influencia en el Palacio Imperial.

Sin embargo, cuando entró en el vestíbulo, sintió una atmósfera ligeramente diferente a la habitual, por lo que Lizzena arqueó las cejas. Los cortesanos evitan su mirada mientras ella observaba.

Aunque el interior y el exterior del Palacio Imperial los cortesanos eran ruidosos sobre la historia del Marqués de Nacios estando bajo investigación, todos en el Palacios del Primer Príncipe fueron seleccionados por Lizzena. Ellos eran gente del Marqués de Nacios, por lo que no fueron ellos quienes les dieron la espalda, porque estaban en una situación peligrosa.

‘Pero por qué…’

En el momento en que su frente se estrechaba, una criada se paró frente a ella.

“Lady Nacios.” – La doncella fue cortés.

“Rebecah. ¿Qué pasó con el Primer Príncipe?”

“Es… El Segundo Príncipe está en el Palacio ahora.”

“… ¿Qué?”

‘¿Qué acabo de escuchar?’ – Lizzena respondió un poco más lento.

“…El Segundo Príncipe…” (Doncella)

Rebecca, que estaba hablando con una cara incómoda, dejó de hablar ante la enojada voz de Lizzena.

“¿En qué lugar está…?”

‘No puedo creer que el hijo de Elijah esté aquí en esta situación.’ –  Sólo pensar en Elijah y Caín sentía que se le retorcían los intestinos.

Raymond, y el asiento de la Emperatriz. Elijah tomó todo lo que ella deseaba. Pero también estoy a punto de perder a Edmond por su hijo.

‘¿Cómo no voy a estar molesta?’

“¿Dónde están ahora mismo?”(Lizzena)

“Su Alteza… Están tomando té juntos, en su habitación.”

Lizzena se dirigió a la habitación de Edmond con una cara helada. – ‘Bebiendo.’

Lizzena, que abrió la puerta bruscamente sin tomar prestada la mano de la criada, sonrió ante el paisaje de la habitación, porque pudo ver a Caín y a Edmond sentados frente a frente y comiendo galletas.

Los ojos del niño se pusieron redondos como si estuviera sorprendido por su repentina aparición.

Era la primera vez que Lizzena se encontraba con Caín en persona.

Miró directamente a Caín. – ‘Ojos negros y cabello negro.’

Era del mismo color que Edmond, pero extrañamente el rostro de Raymond se superponía al rostro de Caín… Como si demostrara ser el hijo de Raymond.

La diferencia con Edmond hizo que los ojos oxidados de Lizzena destellaran violentamente.

‘Debería haberte matado limpiamente.’

Caín se estremeció y evitó su mirada primero, tal vez porque sintió su vida amenazada.

“¡Mamá!” – Edmond saltó y se acercó a Lizzena.

Lizzena sonrió suavemente como si tuviera una mirada triste.

“Príncipe. ¿Cómo has estado?”

“He estado bien.” – Edmond sonrió, pero Lizzena no pasó por alto la vacilación de Edmond.

“Escuché que se envió un equipo de investigación al Marquesado de Nacios, entonces, ¿cómo has venido?”

A pesar de que la situación del Marqués era ruidosa, visitó el Palacio porque estaba preocupada de que Edmond pudiera haber resultado herido cuando se enteró de la noticia.

Lizzena dijo, acariciando las mejillas de Edmond afectuosamente.

(N/E: Me conmovió. Hasta las hienas protegen a sus críos…)

“No te preocupes por nada. Yo y el Marqués somos inocentes.”

“Sí.” – Edmond sonrió, ocultando su mente confusa.

“Pero había un visitante.”

Los hombros de Edmond se estremecieron cuando la mirada de Lizzena se volvió hacia Caín y recordó el caso del intento de asesinato de la familia Imperial. Porque el presunto crimen del Marqués Nacios fue el crimen de intentar matar a Caín.

“…Segundo Príncipe, Madre.”

“Por supuesto.”

Lizzena, que dibujó una sonrisa, pasó junto a Edmond y se acercó a Caín y con gracia preparó una cortesía.

“Veo a Su Alteza, la Segunda Estrella del Imperio, el Segundo Príncipe.”

Caín parpadeó lentamente hacia Lizzena. Fue porque nunca había visto a una mujer tan hermosa como su madre.

“…Levántate.”

“Es tan agradable ver aquí a Su Majestad, el Segundo Príncipe. Soy Lizzena Nacios, la Marquesa de Nacios.”

“Encantado de conocerte.”

Caín respondió con calma como había aprendido en la clase de etiqueta. Lizzena, que se incorporó, miró a Caín.

A diferencia de las comisuras de su boca, que sonríen, sus ojos eran fríos.

Cuando hizo contacto visual por primera vez con Lizzena, tenía una mirada tan aterradora. Caín le tenía miedo a Lizzena, así que encogió el hombro.

“Encontré a Caín por casualidad, así que lo invité a tomar té juntos.”

Tal vez Edmond notó algunas señales, por lo que se acercó y le dijo ello a Lizzena.

“Ya veo. Debe estar poco familiarizado con el Palacio Imperial y debe ser difícil adaptarse a este, ya que creció en una casa privada, pero estoy muy orgullosa de ti por cuidar de un hermano tan pequeño, Príncipe.”

Lizzena hábilmente disminuyó a Caín y sonrió brillantemente, alabando a Edmond. Ignorando a Caín y preguntó por la vida diaria de Edmond.

Edmond miró fijamente a Caín mientras respondía la pregunta de Lizzena. Fue porque parecía incómodo a diferencia de antes, como si estuviera asustado.

“Madre, creo que enviaré a Caín de regreso al Palacio de la Emperatriz y hablaremos…”

Incluso antes de que terminaran las palabras de Edmond, una visita abrió la puerta de repente. Era bastante grosero abrir la puerta del Príncipe sin llamar.

El caso de Lizzena era posible porque era la madre de Edmond, pero sería castigada si lo hacía sin cuidado.

Lizzena, quien giró la cabeza para gritarle su descortesía, endureció su rostro cuando vio que alguien entraba a la habitación.

 

* * *

 

“¡Mamá!”

Ante la carrera de Caín, saludé al niño con los brazos abiertos.

“Hijo.” – Sostuve a Caín y respiré aliviada.

Tan pronto como regresé al Palacio de la Emperatriz, visité a Caín. Las noticias que escuché fueron noticias desconcertantes de que Caín fue al Palacio del Primer Príncipe. No pensé que Edmond dañaría a Caín, pero no había nada bueno en estar a solas con Edmond.

Tan pronto como escuché la noticia, vine directamente aquí.

Y tan pronto como vi el carruaje del Marqués de Nacios, que estaba aparcado frente al Palacio del Primer Príncipe, mi corazón se hundió y corrí a la habitación sin siquiera pensar en ello… Significaba que Lizzena estaba al lado de Caín.

Acariciando suavemente la cara de Caín, me levanté lentamente y miré a Lizzena no muy lejos.

Por supuesto, fue Lizzena con quien mis ojos se encontraron y ella bajó la mirada primero.

“Veo a Su Majestad, La Luna del Imperio.” – Lizzena mostró cortesía al doblar las rodillas.

Solo la miré por un segundo. En el momento en que la vi, recordé el cruel recuerdo de caer en las llamas…

‘Quiero causarte el mismo dolor… No, más dolor.’ – Frente a mis ojos, estaba nerviosa de que mi hijo muriera, y tenía ganas de devolver los mismos sentimientos por los que mi corazón había colapsado.

Edmond habló con cautela cuando el silencio se prolongó para resistir el impulso.

“Su Majestad…”

Sentí frialdad en el pesado silencio. Caín también lo sintió, por lo que sus manos estaban tensas.

Pensé que no sería capaz de aliviar mi ira incluso si la agarraba del cabello y la mataba de inmediato, pero ahora no es el momento… Además, no quería tomar tal fea venganza frente a Caín.

Moví mis labios lentamente.

“Levántate, Lady Nacios.”

“Mi madre vino a verme de repente y se encontró con Caín.” – Edmond, quien notó la extraña atmósfera que fluía entre Lizzena y yo, dijo con una sonrisa incómoda.

Pero ahora que me enfrentaba a Lizzena, no podía sonreírle a Edmond. No miré a Edmond y le dije a Lizzena.

“El Marqués de Nacios está bajo investigación y estás paseando por el Palacio. ¿No conoce La señorita la palabra autosuficiencia?” – Hablé directamente sin cortesía formal.

Lizzena, que estaba meneando las cejas, pronto levantó suavemente las comisuras de los labios.

“Es una investigación ritual para probar la inocencia del Marqués. Su Majestad, no hay razón para ocultarme cuando no he cometido ningún pecado. Y no tengo más remedio que visitar el Palacio Imperial porque me preocupa como madre, que el Primer Príncipe se haya sorprendido por las pequeñas perturbaciones…”

“Su Alteza, el Primer Príncipe.”

“¿Qué?”

Lizzena, que estaba dibujando una línea con voz determinada, se estremeció.

Dije cara a cara con ella.

“No soy el Emperador, sino la Emperatriz. Y han pasado días desde que fui proclamada Emperatriz. ¿No sabes que va en contra de la etiqueta decir “madre” frente a mí ahora porque el asiento de la Emperatriz no está vacante?”

Aunque su verdadera madre era Lizzena, ahora yo era la Emperatriz. Y Lizzena no era ni siquiera una concubina. De acuerdo con la ley del querido Palacio Imperial, era a ella a quien Edmond debería llamar su madre.

“….”

Mirando la cara rígida de Lizzena, dije con frialdad.

“¿Dije algo malo?”

“…De ninguna manera. He sido grosera, Su Majestad.” – Lizena hizo una lenta reverencia mientras aflojaba la mirada feroz de su semblante.

“No debería haber dos errores. Edmond, me iré y puedes pasar tiempo con Lady Nacios.”

“Sí, Emperatriz.”

Como no le dije a Lizzena que se levantara hasta el final, tomé la mano de Caín y me giré con frialdad.

(N/E: Guau… ¡la puso en su lugar!… Le debe haber dolido a la bitc*)

 

* * *

 

Unos días más tarde, en el momento en que el sol se ponía débilmente. Un carruaje Imperial salía del Palacio Imperial cruzando las calles de la capital.

La marcha rápida del carruaje se detuvo frente al edificio de la Cima de Phoenix.

“Su Majestad, bájese”

Helan, quien se bajó del carruaje primero, se acercó a mí. Cuando bajé de la mano de Helan, vi a dos hombres que se encontraban frente a la Cima.

Entre ellos, un hombre pelirrojo, como la lava en un volcán activo, captó mi atención.

“¡Zed!”

Era la primera vez que lo veía desde el accidente. Estaba tan contenta de verlo a salvo, luego Zed inclinó su cuerpo mientras me acercaba hacia él.

“Veo a Su Majestad, la Luna del Imperio.”

“Levántate.”

Me acerqué a él. Sosteniendo mi mano débilmente, se levantó.

“Estoy tan contento de que esté bien, Su Majestad.”

Era incómodo ser cortés, pero sus ojos no cambiaron tanto como antes. Todavía podía sentir su profundo cariño y sus ojos mostraban su preocupación por mí y mi familia.

“Es un alivio que Zed también esté a salvo.”

“Soy un inmortal que supera la crisis de la muerte.”

Lumint se acercó cuando sonreí ante la insulsa broma.

“Su Majestad, comemos dentro y hablamos allá un poco más.”

Fue por la correspondencia de Lumint que dejé tranquilamente el Palacio Imperial hoy, debido a una carta que dice que encontró evidencia del Marqués Nacios.

Mientras sonreía, cambié seriamente mi expresión y respondí.

“Correcto.”

Entré al edificio de la Cima con la escolta de Zed.

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

XD jajaja hienas jajaja , pero es verdad , aunque la verdad dudo que sienta amor por su hijo , digo como lo trato cuando inicio la educacion de Edmon cuando entro al palacio fue todo menos amor en mi opinion

Responder

Lizzena quiere a su hijo, pero no lo prefiere sobre el poder. Es una herramienta que le gusta.
Una lastima, el niño no tiene la culpa 🙁
Pero me encantó como la dejo arrodillada 🤣
Esa mujer es buena villana, se siente el odio.

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: