Saltar al contenido
I'm Reading A Book

EMDLF – Vol 3: Capitulo 42

El papel de Villano

Jinshi supo que la historia de Rouran trataba sobre lo que sucedió durante la era del Emperador anterior.

El Emperador tonto había gobernado como la marioneta de su madre, la emperatriz Viuda; estaba burlándose altivamente del Emperador anterior con su discurso, aunque Jinshi no podía ofenderse porque sabía que era la verdad.

Nunca consideró que el hombre que se decía que era su padre fuera aterrador, más bien, era la madre de ese hombre, que siempre estaba detrás de él, lo que temía. Jinshi miró hacia atrás a su pasado. No podía recordar claramente los momentos finales de la mujer conocida como la Emperatriz Viuda. Lo único que podía recordar era cómo el Emperador anterior había fallecido como si la estuviera persiguiendo.

La Emperatriz Viuda se había impacientado con su hijo, que no mostraba interés en las mujeres y había enviado muchas bellezas al interior del Palacio. Y una vez, le había dicho al Jefe de cierto clan en el norte que enviara a su hija también. Ella le había prometido que nombraría oficialmente a su hija como una Consorte de alto rango para su hijo el Emperador.

“… ¿De qué estás hablando, Rouran?”

Shenmei, su madre, preguntó sobre la incomprensible historia de su hija. Era un poco diferente a lo que ella sabía de hace mucho tiempo.

Rouran se rió detrás de sus mangas.

“¿Es la primera vez que escuchas esto, madre? El abuelo lo había dicho maldiciendo mientras estaba en su lecho de muerte”.

Históricamente, no era inusual que las hijas de altos funcionarios se tomaran como rehenes al convertirlas en Consortes.

“¿Sabes por qué el Palacio Interior se volvió tan grande?”

Rouran le preguntó a Jinshi.

“Escuché en una historia que tu padre había incitado a la Emperatriz Viuda de hacerlo”.

Esa era la vista típica para la Corte Imperial. El hombre llamado Shishou se había acercado a la famosa Emperatriz que era conocida por ser difícil de complacer. El hombre originalmente no era más que un miembro de la rama del Clan Shi, y fue debido a su inteligencia que fue adoptado como sucesor en la familia principal que carecía de heredero de sangre, así recibió el nombre de ‘Shishou’. Además, esta familia principal eran parientes directos de Shenmei.

En otras palabras, Shishou y Shenmei se habían comprometido antes de que ella le fuera otorgada al Emperador.

“Por supuesto. Parecía que se había propuesto ampliar el Palacio Interior como un nuevo servicio público…”

Bien dicho, pensó Jinshi. Por eso se evitó con tanto fervor el tema de reducir el tamaño del Palacio Interior.

“Como un proyecto que reemplazaba la trata de esclavos”.

Jinshi abrió mucho los ojos ante las palabras de Rouran. Shenmei, desconcertada, también abrió mucho los ojos. Shisui permaneció inexpresiva en una esquina.

Rouran le sonrió a Jinshi. Luego miró a Shenmei.

“Parece que mamá no sabe nada. Sobre lo que hizo el abuelo para que la Emperatriz lo tomara en cuenta y el por qué obligó que enviara a su hija al Palacio Interior para mantenerlo vigilado”.

En esos días, la esclavitud se estaba fortaleciendo. Incluso había esclavos propiedad del gobierno en la Corte Imperial. Sin embargo, Rouran dijo ‘trata de esclavos’. (símil a trata de personas)

El trato de los esclavos en el país de Rii era básicamente el mismo que el de las prostitutas de los burdeles. Trabajan de acuerdo con su precio de venta; pero por el contrario, no hubo casos en los que también pueden cambiar de ser personas humildes a ciudadanos respetuosos de la ley al final de su período de servicio. Sin embargo, todo eso se limitó al interior del país. Estaba prohibido exportar esclavos a países extranjeros.

“Parece que los esclavos eran rentables. Incluso prohibido, no hay fin para las personas que se involucran en ello. En particular, las chicas jóvenes se vendían caro en esos días”.

El Clan Shi, del que habían tomado a su hija como rehén, se había visto obligado a restringir el comercio de esclavos. Aun así, les dijeron que tomaran prestado el lugar conocido como ‘Palacio Interior’ para el drenaje de los esclavos que no se podían marchar. Y no solo vendían chicas jóvenes, también hubo hombres. Después de todo, no fueron pocos los que fueron castrados y vendidos cuando se convirtieron en esclavos.

Shishou había propuesto tener el Palacio Interior como un lugar de refugio temporal, reuniendo a las jóvenes que se esperaba que fueran vendidas a países extranjeros. Coincidió con el motivo oculto de la Emperatriz. Como administradora Gobernante, y como madre preocupada pensando en su hijo, parece que lo había visto como un plan que mataba dos pájaros de un tiro.

Los padres que vendían a sus hijas también se sentían culpables. Si existiera la opción de trabajar como Dama de Palacio en lugar de ser vendida como esclava, lo más sensato era elegir la primera opción. Si adquieren alguna habilidad o capacitación en esos dos años de servicio, la posibilidad de que caigan en la esclavitud también disminuirá. Y lo mejor de todo, servir en el Palacio Interior en sí mismo se trataba como una forma de privilegio.

“Por supuesto, así como la Emperatriz no tenía un solo motivo, padre tampoco tenía una sola consideración”.

Todo fue para devolver la confianza del Imperio al Clan Shi ganándose la confianza de la Emperatriz Viuda, y durante ese momento en que todavía era imposible…

“Madre también había sufrido. Si todo resultó de esa manera, ¿por qué no escapaste en primer lugar? Utilizando lo que mi padre había construido especialmente para ti”.

¿Rouran estaba hablando de aquel pasadizo oculto que usó para escabullirse del Palacio Interior?

La cara de Shenmei estaba nublada.

“¿No pudiste confiar en el hombre que era tu prometido cuando te dijo que abandonaras tu puesto y huyeras?”

“Rouran, ¿qué estás…”

Shenmei miró a su hija, las arrugas de su rostro eran profundas. Pero, no era Rouran quien tenía miedo de su expresión. Era Shisui, la hermana mayor.

Como si Shenmei se diera cuenta de eso, desvió su mirada hacia Shisui, mirándola como si estuviera viendo basura.

“Como si pudiera confiar en él. ¡Como si pudiera confiar en el hombre que se apoderó de la jefatura de la familia tan pronto como mi padre murió y luego se casó con la madre de esta ingrata!”

Shisui estaba temblando mientras miraba a Shenmei.

Rouran se rió mientras se acercaba a Shisui. Tomó la mano de su media hermana y le tocó el cuello. Sacó lo que colgaba de su cuello. Colgando de un cordón había una artesanía que se parecía mucho al kanzashi plateado de Jinshi. Al igual que la forma de Jinshi como un Qilin, la de Shisui tenía la forma de un pájaro. Un Fénix: la gente que lo supiera al verlo lo entendería.

Al igual que el Qilin, las personas que pueden usar el Fénix en su cuerpo son limitadas.

“Parece que el Emperador anterior tenía sentimientos de culpa. Estaba preocupado por el bebé que había desterrado del Palacio Interior y con frecuencia se mostraba con la guía de padre”.

Le dijeron que era Shishou quien había protegido en secreto al médico de la Corte y a la bebé que había sido desterrada.

Y cuando esa bebé creció y alcanzó la edad para contraer matrimonio, Shishou asumió el liderazgo de la familia tras la repentina muerte del padre de Shenmei.

“Aunque el Emperador anterior lo había negado una vez, parecía que sabía que ella era su hija. Por lo que…”

¿Puedo casarme con tu hija?, preguntó Shishou en una reunión privada.

Para el Emperador, Shishou, que era merecedor de la profunda confianza de la Emperatriz Viuda que lo trataba afectuosamente, debió ser el yerno ideal para su hija oculta.

Cuando Shishou suplicó que ‘concedería cualquier deseo suyo‘, ¿cómo podría el Emperador considerar rechazarlo?

El anterior Jefe de familia a quien la Emperatriz tenía siempre vigilado, ahora yacía en su lecho, muy enfermo, y la posición de Jefe del Clan Shi se había transferido al Shishou, alguien de su profunda confianza. La necesidad de tener a Shenmei como su rehén ya no era tan grande como antes.

Además, era el Emperador quien tenía el mayor derecho a decidir qué hacer con las flores del Palacio Interior. Él hizo casar a su hija escondida. La cual, dio a luz a una niña. A su hija se le otorgó el nombre de Shisui con el carácter ‘Shi’ de su clan. A partir de eso, el Emperador anterior satisfecho finalmente le dio la Flor del Palacio Interior a Shishou que alguna vez fue su prometida.

“Y así, Madre fue otorgada”.

El Emperador anterior fue un hombre tonto. Ni siquiera sabía qué tipo de consecuencias tendría esta decisión contra su propia hija. Poco tiempo después, la madre de Shisui murió de ‘muerte natural’ y la niña fue acogida por el ex médico de la Corte del Palacio Interior. Aproximadamente en ese momento, el Emperador anterior llegó al punto en que estaba postrado en cama, y ​​no dejó instrucciones de ningún tipo en los diez años que siguieron hasta su muerte sobre la niña. Shisui solo tenía su nombre y una pequeña artesanía de plata, nada más que eso. Ni siquiera sabía quién era, la nieta del Emperador anterior, solo tratada como hija de una concubina después del nacimiento de Rouran.

“M-mentiras. ¡No escupas tonterías!”

Shenmei retrocedió ante la realidad que se le presentó.

Debería ser una historia impactante para Shisui también, pero no se veía tan conmocionada. Ella solo estaba mirando a Shenmei con inquietud. Quizás, pudo haberlo sabido desde el principio.

“¿Tonterías, dices? Padre siempre había procurado buscar a mamá. ¿Lastima, de que lo había hecho en sus momentos finales donde no quedaba nada más que destrucción, verdad?”

Rouran se rió mientras se acercaba a su propia madre.

“Entonces, ¿también entiendes la razón por la que Jinshi-sama es el que está aquí?”

Rouran miró a su madre con desdén y luego desvió la mirada hacia Jinshi.

“¿Cómo fueron los últimos momentos de mi padre?”

“… Se echó a reír”.

No sabía qué tipo de significado tenía esa risa. Jinshi no conocía el motivo oculto de Shishou en absoluto. Sin embargo, habiendo escuchado la historia de Rouran, pudo ver una perspectiva algo diferente.

Desde el principio, incluso sintió que había pensado mal sobre el levantamiento del Clan Shi.

“… Ese hombre, solo deseaba poder. Incluso el venderme como Consorte, seguramente fue solo una muestra de su puesto como Jefe del clan”.

El rostro de Shenmei se contrajo. Y en respuesta, el rostro de Rouran se relajó.

“Pero, al final, quien ejercía su autoridad en el clan más que Padre, tendría que ser Madre, ¿no? ¿Sabe qué clase de personas son los miembros del clan que tanto la adulan?”

Los tontos que repetidamente la sobornaron y malversaron fueron los que untaron con mantequilla a Shenmei. Mientras ella estuviera satisfecha con todo eso y lo disfrutara, el Jefe del Clan Shishou no diría nada. Después de todo, él era un hombre que entró como un yerno adoptado. Comparado con su influencia en la Corte Imperial, no tenía tanto poder dentro de su propio clan.

Shenmei expulsó constantemente a los que propusieron cosas que la molestaban de cualquier manera. Como consecuencia, el pus se acumuló constantemente.

A partir de ahí, el error de cálculo de su percepción deformada se hizo evidente.

La ampliación del Palacio Interior y el desfalco del Tesoro Nacional. ¿Qué tipo de propósito deseaban esos dos?

Rouran sonrió al ver el rostro de Jinshi. Debió haberse dado cuenta de lo que él quería decir.

La trata de esclavos se abolió cuando el actual Emperador llegó al poder. Aunque permaneció detrás de escena incluso ahora, progresó relativamente sin problemas debido al proyecto del Palacio Interior llevado a cabo por Shishou y la Emperatriz. Jinshi todavía estaba explorando otro proyecto para hacerse cargo de la escala inferior del Palacio Interior. Con respecto a ese punto, hubo un incidente en el que fueron obstruidos por la conexión que tenía con el Clan Shi.

“Padre es un tanuki, aunque se le apoda así, un tanuki es en realidad una criatura cobarde. Precisamente porque sabía que en realidad era débil y pequeño, hizo todo lo posible para engañar a su oponente”.

‘Intentó engañar’. Jinshi llegó a un entendimiento con esas palabras.

Sobre la razón por la que Shishou murió riendo.

“¿Padre terminó correctamente de interpretar el papel de villano?”

Rouran sonrió levemente. Con su oración, Jinshi finalmente entendió el motivo de Shishou.

Apretó el puño. Sus uñas se hundieron en la palma de su mano, haciéndole sangre.

“¿Hay evidencia que indique que eso es cierto?”

“Depende de usted si cree que hay pruebas o no”.

“¿Hay pruebas que sirvan de ayuda?”

“Si no funciona, sería mejor que el país lo aceptara como tal. Si por el contrario, el país va a caer por causa de eso, sería mucho mejor asumir que no lo era”.

Rouran dijo en un tono que incluso se podía escuchar como descuidado.

“¿E-siempre estuviste haciendo tal cosa?”

La voz de Shenmei tembló.

“¡Siempre me has engañado junto a ese hombre!”

“Qué engañoso, acabo de hacer lo que dice mamá. ¿No dijiste que este tipo de país debería caer? Echaste a los miembros del clan que se oponían a ti y te rodeaste de idiotas que te adulan. ¿Pensaste que puedes ganar contra las fuerzas del Gobierno con una multitud llena de inadaptados como ellos?”

Shenmei levantó los ojos ante las frías palabras de su hija. Luego saltó sobre Rouran. Arañó con los dedos cubiertos con la protección de las uñas en las mejillas de Rouran, trazando dos líneas rojas en ellas.

“¿No hicimos todo esto por esa razón?”

En la mano de Shenmei estaba el cañón de mano que agarró.

“Eso es demasiado para las manos de mamá. Por favor devuélvemelo”.

“¡Cállate!”

Enganchó su dedo en el gatillo del nuevo modelo de cañón de mano. Y tiró.

Jinshi se dejó caer ante el resultado.

Con un sonido atronador, algo salpicó.

“Le dije a mi padre que también asumiría la responsabilidad, pero realmente era imposible para mí hacerlo”.

Había sangre en el rostro de Rouran. Ante ella, estaba Shenmei, cubierta de rojo puro. En sus manos estaban los restos del cañón de mano que había fallado, en vez de tirar, explotó en sus manos.

“La estructura del nuevo modelo es compleja. Ya que no es más que un prototipo”.

Lo había llevado para amenazar a Jinshi desde el principio. Quizás, podría tener esa intención desde el principio al traerlo.

“¿No pensó Jinshi-sama en arrebatármelo? Si hubiera buscado una oportunidad, podría haber aprovechado muchas veces de hacerlo”.

“Debías querer decirme algo sin palabras”.

“Fufu, sería realmente bueno si resulta que eres un tonto que solo sabe leer miradas y no hablar”.

Rouran, sonriendo mientras decía algo grosero, tomó el cañón de mano de la sangre que cubría a Shenmei y lo arrojó lejos. Luego acostó a la mujer lentamente y le tomó la mano temblorosa.

“Padre está muerto. Por favor, derrame una lágrima al menos”.

“…”

Shenmei no habló, no pudo hablar. Debido al fallo de encendido, el rostro de la mujer tenía un trozo de metralla alojado en él. No había sombra de la cara que alguna vez debería haber sido hermosa, solo estaba empapada de rojo.

La verdadera Shisui solo tembló al mirar esa apariencia.

“¿No pudo usar un método diferente?”

Jinshi le preguntó a Rouran quién se puso de pie.

“Podría haberlo hecho. Pero es difícil conceder todo lo que todos querían hacer. No somos tan inteligentes”.

Shenmei no solo lo había odiado. Ella había querido derrocar al país que seguía burlándose de su desgracia.

Shishou siempre había trabajado por el bien de Shenmei. Incluso si iba a ser contraproducente, estaba pensando siempre en ella. Y, al mismo tiempo, fue el súbdito leal que no pudo abandonar su país. Hasta el punto de seguir actuando durante varias décadas como el villano por su bien.

Jinshi no sabía lo que estaba pensando Shisui. Solo eso, fue su imaginación que pudo ver el alivio reflejado en sus ojos hundidos cuando miró a Shenmei que respiraba débilmente.

Y por último, hablando de Rouran…

“Parece extravagante, pero ¿puedo hacerte dos peticiones?”

“¿Qué es?”

“Gracias.”

Como si entendiera que originalmente no haría que él escuchara, Rouran inclinó la cabeza profundamente. Luego sacó un papel de su pecho. Se lo entregó a Jinshi.

Él miró por encima de eso. Algo inesperado para Jinshi estaba escrito allí.

“!?”

“Esto es simplemente una teoría vacía a lo sumo, pero creo que será útil. Porque la probabilidad de que esto suceda en un par de años es alta”.

Rouran acarició a su propia madre. La respiración de Shenmei estaba a punto de extinguirse.

“Los que tenían pensamientos rectos en el clan ya habían descartado su apellido mucho antes de esto. Mi hermana mayor también es igual. ¿Puedes pasarlo por alto con los que han muerto esta vez?”

“… Voy a tratar de.”

“Bueno, entonces, también pasarás por alto a los que han muerto una vez, ¿verdad?”

Ella dijo como si se estuviera asegurando.

Shisui, siempre que tuviera vínculos con el Emperador anterior, no podía ser tocada bajo ningún motivo.

“Gracias.”

Rouran volvió a inclinar la cabeza y luego tomó la mano de Shenmei. Los protectores de uñas retorcidos apenas estaban en sus dedos aplastados. Ahora Rouran lo llevaba en sus propios dedos.

Al mismo tiempo, Jinshi sintió la presencia de alguien más.

Deben haber notado finalmente el pasaje oculto. ¿Se había dado cuenta Rouran también?

“Bueno, entonces, con respecto a la otra solicitud…”

Dirigió su mano hacia Jinshi. Extendió la mano que tenía las largas decoraciones de uñas.

Parecía que Rouran se movía lentamente. Él podría haberlo evitado si hubiera pensado en hacerlo. Sin embargo, no se movió y lo aceptó.

Las puntas de los protectores de uñas retorcidos se hundieron en la mejilla de Jinshi. Le cortó la piel y la carne. Vio sangre volar. Él la miró con uno de sus ojos cerrado.

“Gracias.”

Rouran le dio las gracias por tercera vez.

“¿También me he convertido en una excelente actriz como mi padre?”

Rouran, diciéndolo en tono de broma, miró a Shenmei.

“Madre, esto es lo mejor que pude hacer”.

Fue y abrió la puerta con una sonrisa.

Como era de esperar, en el estrecho pasaje, Basen y otro subordinado habían estado mirando a través del hueco.

Rouran, confirmando eso, levantó las uñas de sus dedos hacia arriba. Incluso en la penumbra, pudieron ver que había sangre en ellos.

Y detrás de ella estaba Jinshi con una herida en la cara.

“¡AHAHAHAHAHA!”

Rouran se rió de repente. Su voz resonó con fuerza por el estrecho pasillo.

La expresión de Basen y del otro cambió a ira.

Ya no había luz en los ojos de Shenmei.

Shisui extendió la mano mientras temblaba, pero no pudo llegar a tocar a su hermana menor.

Jinshi solo pudo supervisar sus momentos finales mientras guardaba el documento que ella le había entregado.

Mantener un cuerpo decidido, pesaba.

Parece que toda su fatiga de estos últimos días finalmente lo había alcanzado.

Tan pronto como salió de la fortaleza, se habían unido a la unidad que llegaba tarde y el médico de la Corte le cosió la cara. Era Jinshi a quien le estaban cosiendo, así que no podía entender por qué la gente a su alrededor hacía muecas de dolor y desesperación.

El que le dijo que durmiera de inmediato fue Gaoshun, quien finalmente se unió. Dado que se decidió que Jinshi estaba en la unidad de llegada tardía, Gaoshun, naturalmente, se vio obligado a quedarse. Hablando de eso, finalmente se dio cuenta de que no había dormido bien durante los últimos días.

“¿Cómo está esa chica?”

“Ella está bien, así que duerme”.

¿Estoy poniendo una cara de cansancio?, pensó Jinshi, pero no tenía ganas de hacer eso. Como si hubiera perdido la paciencia con él, ya que no lo escuchaba, Gaoshun señaló secretamente el carruaje de caballos en el interior.

“Creo que es mejor si no te acercas demasiado”.

Ignorando sus palabras, entró en el carruaje tirado por caballos, y dentro había una chica delgada cubierta de hollín con manchas de sangre en varios lugares. Ella dormía sobre varias capas de pieles. Su forma de dormir, acurrucada como un bebé, la hacía parecer más pequeña de lo habitual.

Había algo envuelto en telas blancas a su alrededor.

“Esos son los niños muertos del Clan Shi”.

“¿Por qué, ella está durmiendo en un lugar así?”

“Incluso si le preguntas por qué, no es como si ella fuese a decir algo al respecto”.

Esta chica, Maomao, tenía un lado extrañamente terco de ella. ¿Tiene algo que ver con que lo estaba esperando?

“Se ve, considerablemente horrible”.

“Tú también.”

Con una mirada amarga, Gaoshun miró a Jinshi. Le dolía el corazón al recordar que tan pronto como regresó, Gaoshun había enviado a su hijo a volar por no cumplir su deber.

“Estoy bien. En cualquier caso, no dejar que el estratega la viera fue la respuesta correcta”.

Según lo le contaron, después de salir a la fuerza a marchar para verla, el hombre fue detenido por todos y, sin embargo, cuando trató de escurrirse cuando vio la oportunidad, se esforzó demasiado y se lastimó la espalda. Parece que estaba en una condición en la que no podía moverse ni un centímetro.

Jinshi subió al carruaje tirado por caballos.

“Espera afuera”.

Gaoshun asintió lentamente, sin subir.

Jinshi estudió el rostro de Maomao. Tenía sangre en la cara que todavía tenía erupciones. Había una pequeña muesca triangular en la oreja izquierda, que estaba untada densamente con ungüento.

Si ella no tuviera nada que ver con Jinshi, es posible que no tenga que pasar por este tipo de cosas. Cuando pensó eso, le dolió el corazón.

Aparte de su oído, no parecía haber ninguna herida en su rostro. Sin embargo, pudo ver una línea roja en su cuello.

¿Podría ser una herida de cuchillo?

Extendió lentamente su mano.

Y luego…

“¿Qué estás haciendo, Jinshi-sama?”

Maomao lo miraba como si estuviera ahuyentando una mosca de manera exasperante.

✄ ————————————————

Explicación rápida del asunto: La historia es sobre como el Emperador anterior embarazó a un niña. La Emperatriz Viuda, al no querer que su extraño fetiche se extienda, utiliza al Médico Real como chivo expiatorio al descubrir que esta joven Dama de Palacio está embarazada, y luego que ha dado a luz se sabe que es una niña. Esta niña, al ser una bebé producto de una aventura prohibida, es enviada fuera del Palacio Interior bajo el cuidado del Médico Real. Al crecer, esa niña se casa con Shishou y dio a luz a Shisui. Gracias a sus méritos por eliminar la trata de esclavos (que en realidad, solo estaba mejor disfrazada por el pasadizo oculto) y por casarse con su hija, la Princesa abandonada, el Emperador deja ir a la rehén de su madre Shenmei, la cual es otorgada a Shishou por ser hija legítima del Clan Shi y su verdadera prometida, luego Shenmei, ajena a todo esto, y llena de resentimiento por llegar como la amante, encerró al Médico Real hasta su muerte, que anteriormente había sido protegido por Shishou y envenenó a la madre de Shisui en venganza.

Con respecto al título, se deja entrever que Shishou si bien era un astuto y ambicioso hombre, no tenía mayores intenciones que disfrutar de ser el más alto funcionario, más que el actual Emperador, por eso, como ultima medida, forza la entrada de a su hija Rouran como Consorte de alto rango. Es por la ira ciega de su esposa Shenmei contra el Emperador y su madre que el urge todo este plan de traición, complaciendo sus caprichos porque ella lleva la sangre Shi, él no, por eso no intervenía en el maltrato que sufría su hija mayor. Pero, aunque, le hizo creer a su esposa demente que tenía todo listo para lograrlo, lo hizo todo a medias, por eso eligió un lugar con tantas fallas y no se sorprendió al ver a los soldados llegar. Un hombre miserable y patético en realidad.

¿Entendieron todo sin mi explicación? n_n ¿O también los confundió un poquito?

 

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: