Saltar al contenido
I'm Reading A Book

CEQ – Capítulo 2

Guerra Segura

Tan pronto como llegué al interior del templo, coloqué la canasta y enderecé la espalda. Aww, un sonido lleno de dolor salió de la nada. De alguna manera, logré llegar con mi cuerpo doblado para que el edredón no se mojara.

Estaba dolorida. Además, mi ropa estaba muy mojada, pero solo la manta estaba seca, así que la odié por alguna razón, así que miré la canasta con ojos que parecían ser capaces de fundir cosas.

“¿Se supone que deberías estar luchando contra la manta?”

Lili veía lo patética que parecía por mis acciones y me palmeó el hombro. Mientras tanto, los sirvientes que llegaron primero se me acercaron afanosamente y me entregaron una toalla, agradeciéndome por el trabajo duro, se despidieron luego con la ropa limpia.

La tomé y se sequé de mi cara el agua que goteaba. El agua goteó mientras exprimía el cabello castaño grisáceo al que ya me había acostumbrado.

Mientras odiaba los objetos inanimados que estaban en un estado seco nuevamente, escuché una voz que me llamaba. Estaba lloviendo por lo que era ruidoso afuera.

“Rene”.

“…Sumo sacerdote.”

Cuando el Sumo Sacerdote Timotheo me encontró, sonrió suavemente. Se peinó cuidadosamente el cabello ligeramente gris y envió a Lili para que se cambiara de ropa para evitar que posiblemente se resfriara.

Entonces Lili y los otros niños se dirigieron al anexo del templo que se usaba como dormitorio para los sacerdotes, pero solo yo tenía que seguir al Sumo Sacerdote para que me llevara a rastras. Yo también estoy mojada, así que le pedí que me permitiera cambiarme de ropa. En cambio, me dijo que teníamos un pendiente, “Todavía queda algo de tiempo antes de que lleguen los invitados.”

Ni siquiera respondió cuando dije que sería rápida. Tsk, mis derechos humanos van en caída.

El lugar al que llegamos al final de la caminata fue la oficina del templo. Y de hecho, desde el momento en que el Sumo Sacerdote me llamó y se acercó a este lugar, predije aproximadamente lo que iba a suceder.

“…Rene”.

Estaba sentada frente al escritorio, y el sacerdote que no había abierto la boca durante mucho tiempo de pronto me llamó lentamente. Tomándome de las manos, superpuestas las suyas, de pie en oración, repitiendo mi nombre.

Sacudió la cabeza con nerviosismo como si aquello fuese algo difícil de decir.

“Si vas a darme un trabajo, dímelo de inmediato. Das miedo y se me está acabando el tiempo”.

“En realidad, siempre, casi te obligué a salir, pero…”

La seca respuesta, ‘Lo sabía’, estaba a punto de salir de mi boca, pero no lo dije porque en ese momento estalló un trueno. Ha pasado un tiempo desde que empezó a llover, y en un instante parecía llover a cántaros.

“Esta vez, respetaré tu opinión tanto como sea posible. ¿Sabes dónde está el Reino de Vios?”

“Si. ¿No es un país pequeño frente a la frontera occidental? Escuché que la situación económica no es buena estos días”.

“Si, correcto. Ahí es donde comenzó la guerra”.

“¿…?”

“En lugar de continuar luchando con sus dificultades económicas, como su último esfuerzo decidieron comenzar una guerra. Sin embargo, Vios nunca antes había intentado cruzar la frontera, por lo que la seguridad en la frontera occidental es débil. Sucedió, aprovecharon ese tiempo para hace un ataque éxitoso”.

Fue un poco, no, muy vergonzoso. En lugar de preocuparse por la guerra, Vios era en realidad un país pequeño que tenía solo una décima parte del tamaño del Imperio, por lo que era una emoción mezclada con lo absurdo.

De hecho. No, no me importa cómo hagan su último movimiento, es así. No tiene que ver conmigo.

“Así que decidieron enviar apoyo desde la Capital. Creo que enviarán al Comandante Paladín de Abtel y al Duque Willard”.

“… ¿De verdad? No, para someter un Reino tan pequeño, ¿envían al Comandante de los Caballeros Sagrados e incluso al Duque Imperial? Además, el Comandante de los Caballeros Sagrados es el Príncipe Imperial, ¿cierto?”

“Antes de subyugar, deben estar pensando en absorber el territorio de Vios como parte del Imperio. Nunca se trató solo de lidiar con quienes cruzan la frontera occidental.”

Me sentí mareada. Tantee la razón por la que el Sumo Sacerdote Timotheo explica la situación durante tanto tiempo y continúa ampliando la introducción con detalles irrelevantes para mí.

Entrecerré los ojos y una sonrisa preocupada apareció en el rostro del Sacerdote, que estaba a punto de explicar un poco más el trasfondo. Finalmente entendí bien el punto de su reunión.

“Se decidió enviar a 20 personas”.

“…20 personas es suficiente para el templo de Abtel, ¿no? Además, el Comandante de los Caballeros Sagrados está participando en la guerra y, por supuesto, Abtel los apoyará”.

“Sí claro. Sin embargo, dado que no pueden recibir mano de obra de un solo templo, se ha ordenado que soliciten apoyo de otros templos”.

El Sumo Sacerdote me miró y volvió a enfatizar.

“Solo irán a subyugar a un país pequeño. Como dijiste, es una campaña muy segura, estarán resguardados por el Comandante de los Caballeros Sagrados y el Comandante de los Caballeros Imperiales”.

“Yo no iré”

“Oye, Rene. Piensa cuidadosamente. Realmente hay pocos sacerdotes que puedan participar.”

“Aseguras que será una guerra segura. Eso suena como el hielo caliente”.

La ansiedad apareció en el rostro del Sumo Sacerdote ante mi resuelta respuesta, pero no tenía intención de cambiar de opinión. El sonido de la fuerte lluvia que sigo escuchando parecía representar mi desdicha.

Todas ellas.

Soy una persona que busca la tranquilidad más que nadie. Lo mejor es una vida segura. En mi última vida, aunque me explotaran sin una paga yo me entregaba con pasión, era un ser humano extraño, que solía aceptarlo todo como una experiencia de vida.

Ahora, deseaba vivir escuchando mi música favorita, vivir bien sin tanta pasión en esta vida. Con el tratamiento básico de obtener un precio justo por mi trabajo.

¿Por qué hay que tener una gran pasión para vivir? Pasión, creatividad e imaginación sin límites. Este es un campo imposible porque soy una persona a la que le faltan las ganas y el interés.

Inesperadamente, mi poder divino fue muy alto, pero para mi suerte, estamos en un pueblo donde no hubieron muchos lugares que permitían a la Capital mantenerse al día con la fama de nuestro templo.

Entonces, estoy agradada con mi vida actual a mi manera, pero si voy a la guerra, este estilo de vida podría morir conmigo trágicamente. Hasta ahora, incluso si tengo que usar mi poder divino, en nobles que están acostados en cama, o ese cliente vestido de negro, todo es trivial.

Solo traté a personas que fueron heridas por cosa menores, pero realmente odio las guerras en las que la gente muere.

“Señor. Temo por mi vida. No quiero entrar en una situación en la que la gente pueda morir frente a mis ojos. Dijiste que respetas mi opinión, así que por favor no la fuerces. Prefiero hacer otra cosa durante ese tiempo”

Sus ojos brillaron de color blanco. podía escuchar el sonido de los truenos de vez en cuando, fue la primera vez que vi un rayo que tiñó todo de blanco así, y me quedé desconcertada por un momento. Luego escuché la voz del Sacerdote.

“300 de oro”

Retumbando, el sonido atravesó la tierra como si estuviera destrozada. El trueno fue tan fuerte que todo mi cuerpo sonó. Regrese a mis sentidos mucho tiempo después de los truenos como si anunciaran el nacimiento de una nueva yo.

Pero escuché atentamente lo que el Sumo Sacerdote tenía que decir.

“Si esta expedición tiene éxito, han decidido dar 300 de oro por persona por su arduo trabajo”.

¡Comprando gente con dinero!

Era demasiado dinero para gastarlo.

Después de hacer las matemáticas correctamente, sonreí alegremente, y fue una risa que Lili a veces elogiaba como una sonrisa muy, muy comercial.

“Señor. De hecho, aprendí que la curación es el papel de los Sacerdotes. Debemos lidiar con el enemigo en primer lugar para que los aliados no resulten heridos de gravedad”.

“No recuerdo haberle enseñado eso…”

“Voy a ir.”

Probablemente no todos los 300 de oro llegarán a mis manos. Probablemente pagaría alguna cantidad por el templo, pero aun así, considerando la situación del asentamiento hasta ahora, la cantidad que me caería fue enorme.

Nunca había visto que la expresión del sacerdote se enfriara tan rápidamente, y volvió a sonreír alegremente. Para el Sacerdote, la verdad inmutable que no cambia tanto en el sistema jerárquico como en el democrático es el todopoderoso dorado.

“¿No tenías miedo de ir a la guerra hace un rato?”

“El trueno que acaba de golpear me dio una revelación. Vivir una vida que salve a la gente”.

“…”

Más aún, la expresión del Sacerdote empeoró, pero hasta ahora, siempre trató de recordarme su misión, y fracasó, por lo que no abrió la boca.

Dije que quería una vida pacífica sin grandes cambios, pero la paz proviene naturalmente del dinero. Cuando una persona es generosa, debe tener mucho dinero. Si tuviera mucho dinero, sería un fiel sirviente devoto.

Tenía la confianza necesaria para convertirme en santa de la iglesia.

Además, si no hubiera sido por dinero, no habría tenido que sufrir asignaciones o exámenes. Apenas podía ir a la escuela y viajar tranquilamente.

Puedes ser el dueño de un edificio que se sienta junto a la ventana en un café todos los días y lee un libro tranquilamente mientras la gente se pregunta si esa persona es la luna. Tenía muchas ganas de hacer realidad el sueño que no pude cumplir en mi vida anterior.

Sonreí con picardía.

Salí de la oficina y me dirigí al dormitorio con paso ligero. Después de que terminé de hablar con el Sacerdote, la ropa mojada estaba toda seca, pero cuando llega un cliente, debo usar el uniforme de Sacerdotisa correctamente.

Si estoy en una situación peligrosa, ¿no podría salvar mi vida como alguien unilateral? Bueno, por supuesto que no debería matarme porque el Duque esté ofendido.

Era una idea bastante probable, por lo que se profundizó en vano. Cuando abrí la puerta, mi compañera de cuarto, Lily, estaba acostada en la cama leyendo un libro. Estaba lloviendo y no tenía planes para la tarde, así que todos parecían tener un momento de relajación.

“Lili. ¿Dijiste que ibas a ser sanadora en la guerra?”

Mientras me cambiaba de ropa, le hice una pregunta a Lili. De hecho, ella también pertenecía al templo como una sacerdotisa bastante fuerte, por lo que era el segundo lugar que a menudo se llamaba desde nuestro templo.

Por supuesto, solo mi poder es extrañamente engañoso y supera al del sacerdote general de Abram. Lili no se puede comparar con ellos, pero en nuestro templo, tenía un poder similar al del Sumo Sacerdote.

“Si”

“¿No te da miedo?”

“Nada. El Comandante de los Caballeros Sagrados y el Comandante de los Caballeros Imperiales están juntos, así que ¿por qué no preocuparse demasiado por la guerra, si nos esconderemos silenciosamente en las tierras altas detrás de ellos? Además, los sanadores son preciosos desde el punto de vista del enemigo, por lo que no moriremos”.

Como siempre, Lili estaba muy tranquila. Asentí con la cabeza, atando los botones de mi capa con los brazos cruzados.

De hecho, no todos los sacerdotes pueden usar poderes curativos. Convertirse en sacerdote en sí mismo se puede lograr a través de una simple prueba registrándose en el templo. Si tienes algo de poder, claro.

Si te conviertes en un sacerdote ligeramente profesional y tu capacidad de curación se muestra entre los poderes divinos, serás catalogado como “sanador” y tratado como precioso.

Por supuesto, no solo los sacerdotes, sino también los magos que usan la magia, entre los magos se llamaban los mejores, pero la proporción de sacerdotes era abrumadoramente alta.

Entonces, en el Imperio, incluso había Sanadores profesionales que solo se reunían en la Capital. Si pasas a la categoría de ‘Gloria’, un curandero profesional, puedes dejar el templo y convertirte en un Sacerdote perteneciente al Imperio.

Y Lili apuntaba a esa posición en el Imperio.

“Además, creo que sería bueno postularme para Gloria si uso lo que viví en esta guerra como una experiencia”.

“Increíble. También es como una sociedad de alta aristocracia”.

Desde el momento en que estaba lavando la ropa, mis ojos volaron para ver por qué el niño corría, pero sentí mucha pena y miré a Lili con tristeza. Para ella, esto ¿se sentirá como una actividad extracurricular o una pasante imperial?

Más tarde, podría escribir un libro en la ‘experiencia de superar las dificultades de la vida’.

“Por cierto, ¿tú también vas a la guerra?”

“Eh. No puedo negarme a recibir 300 de oro.”

“… Bueno, tendrás dinero por muchos años”.

Lili iba a buscar experiencias y yo a ganar dinero. Por alguna razón, ambas estabamos un poco tristes, pero no había nada particularmente malo en ello, así que se encogieron de hombros con indiferencia.

Lili solía decirme cada vez que postulara para Gloria con ella, pero de hecho, si lo hiciera tendría que estar mucho más ocupada de lo que estoy ahora y viajar por todo el Imperio cuando ingrese allí.

Habría mucho trabajo por hacer, así que realmente no me interesaba.

Por supuesto, me atraía mucho el dinero, pero lo que quiero es solo ‘tener’ mucho dinero, no el tipo de dinero que se obtiene del trabajo duro.

“¿De verdad vas a usar esa habilidad para demostrar que eres una perezosa?”

“Lili. Ser una rica perezosa es el sueño de todos”.

¿Por qué no pensaría así? Si usted puede vivir en una habitación de 3 metros, pero nunca podrá salir por algo mejor, no tendrá que pedir comida porque tendrá todos los gastos de comida proporcionados y es libre de usar los últimos dispositivos electrónicos.

Pero, si recibe una oferta de 100 millones de wones, y podrá vivir por un mes en un lugar donde nunca se corta la electricidad, ¿lo tomaría o no? Es una encuesta donde el 100,1% dice que sí.

Me quedé vagamente pensando con la mirada en un lugar extraño, pero Lili tan claramente que se esfumaron mis pensamientos tan breves como llegaron.

“¿Firmaste la solicitud correctamente? ¿No lo escribiste extraño de nuevo verdad?”

“El Sacerdote Timotheo me ayudó. Y la vez que me equivoqué fue hace muchos años, ¿todavía te burlas de mí por eso?”

“¿Cómo podría olvidar la vez que participaste en un evento religioso en la Capital, cuando mucho después de que escribiste mal tu nombre aun te llaman así?”

Bueno, ya olvídate de eso. Cuando puse los ojos en blanco, Lili se rió juguetonamente. Bueno, solo está bromeando, ¿verdad?

En el templo, casi siempre me llaman ‘Rene’, pero mi nombre correcto es ‘Renesha’. Hay una historia muy triste detrás de esto, cuando llegué aquí por primera vez como huérfana, el Sacerdote me preguntó cuál era mi nombre.

Ni siquiera sabía el nombre original del cuerpo en el que entré, y no podía decir mi nombre real, así que cerré los ojos con timidez, el Sacerdote me miró con ojos tristes y me dio un nombre.

Pero negué con la cabeza, diciendo que quería nombrarme por mi misma. Luego de ingresar al templo, dije que quería convertirme en una nueva persona, buscando la justificación con palabras que conmovieran al Sacerdote.

De hecho, la verdadera razón fue simple. Sentía como si estuviera en un mundo de fantasía, así que quería darme un nombre genial. Como el apodo de un juego.

Así que pasé tres días pensando en ello, mirándome en el espejo, mirando mi cabello castaño grisáceo y mis ojos verdes pálidos, pensando en lo que quedaría bien con este rostro.

Como resultado, me renombré como ‘Renesha’ como un nombre que parece existir según mis estándares. Ahora que soy Sacerdotisa, Renesha Ilur es mi nombre de pila.

Renesha. Era un buen nombre. El sScerdote también dijo que era elegante, pero el problema era que yo no sabía nada sobre este idioma, así que me di cuenta de ello solo después de que comencé a aprender.

Que este nombre es terriblemente difícil de escribir.

Eso sí, si lo buscas, hay muchos nombres que son más difíciles que el mío-como el nombre del Imperio ahora mismo- pero para mí escribir ‘Renesha’ a una edad temprana fue muy difícil en el momento adecuado.

Lily se reía de mí cada vez que me confundía al escribir mi nombre, pero todo esto me hizo sentir un poco triste. Eso fue lo que causó mi desgracia existiendo algunos otros nombres fáciles. A imitación de Lili, es como regla en este mundo.

Sentí lástima de que fuera demasiado tarde para asearme adecuadamente, así que gruñí y me puse el último vestido. Era un vestido amplio, por el que no pude meter los brazos de una vez, atascandome por un momento, por lo que pude escuchar a Lily reír mientras deambulaba por el pasillo.

Mezclado con el sonido de la lluvia, se escuchó el débil sonido de un carruaje que se acercaba.

 

Anterior Traducciones Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: