Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 12.1 MCPE!

Su instinto protector como un hábito (1)

“¡Hee-won, ya sé quién era esa persona…”

La voz de Mi-ran, que se había escuchado antes de que se abriera la puerta, se cortó tan pronto como vio a Min-wook.

“No importa cuán peleados estén, tienes que abrir la puerta, él estaba sentado afuera llorando. ¿Qué haces? Pasa y cierra la puerta.”

Ante las palabras de Hee-won mientras pasaba junto a la rígida Mi-ran, Min-wook se quedó de pie con torpeza y se rascó la nuca, como si nunca hubiera entrado y salido tan fácilmente como normalmente lo hacía.

Mi-ran, que lo había estado mirando con fiereza, se dio la vuelta y se dirigió a la sala de estar.

Después de recibir un permiso tácito, Min-wook entró con cautela.

Hee-won, que estaba exhausta, como de costumbre no podía permitirse ni siquiera preocuparse por su desgastada energía.

Sentada en el sofá como si estuviera estirándose, se echó a reír mientras miraba las cáscaras de naranja apiladas sobre la mesa.

“Hwang Mi-ran, ¿también estás embarazada?”

“¿Quieres decir que este es tu intento de chiste? De todos modos, ese no es el problema ahora. Porque ya sé quién es el padre. De alguna manera, me sentí extrañamente familiar. Jang Hee-won, primero, respira hondo. ¡No te lo imaginas!”

Mi-ran agitó su pecho excesivamente e indujo a Hee-won a respirar profundamente.

Hee-won era simplemente lúgubre a su teatro. Ya no se trataba de una sorpresa para que tuviera que respirar profundamente.

“No te sorprendas. Esa persona, el padre de dos líneas… Es el Vicepresidente del Grupo Dae Han”.

Quizás para maximizar el efecto, las palabras de Miran estaban decayendo casi en un susurro.

“¿De verdad?”

“¿Qué clase de reacción es esa? ¿Todavía no sabes a qué me refiero? Esa persona es el Presidente de tu escuela”.

“Ok lo tengo. ¿Quedan más naranjas?”

Hee-won mostró una reacción hosca y rebuscó entre los montones de cáscaras. Cuando el aroma fresco estimuló la punta de mi nariz, de pronto quise comerme una naranja.

Incluso entonces, Min-wook, que había estado parado alrededor del sofá, sin saber qué hacer, vino de algún lugar con una naranja y un plato y comenzó a pelarla.

“Mira, muchachita pesada. ¿Estás segura de que no me crees? Porque no me equivoco. Su rostro no es muy conocido ya que rara vez ha estado en el frente de las cámaras, pero mi padre me dijo que pronto heredará la empresa. En una fiesta benéfica el año pasado, incluso me lo presentó.”

“¿Cuándo del año pasado?”

Min-wook levantó la cabeza involuntariamente.

“¿En que mes? Fue el 31 de diciembre, el día en que me pediste que fuera a Jongno contigo para ver sonar la campana de año nuevo”.

Mi-ran también dio respuestas rápidas como de costumbre.

“¿No te acuerdas? Ese día, le dije a Min-wook que no podía ir porque me sentía enferma… ¡Ahh!”

Para Hee-won, a quien no le gusta pelar las frutas mientras come, Min-wook sacó la cáscara de la naranja y se la había puesto en un plato, cuando ella la recogió y se la llevó a la boca, se detuvo.

Se detuvo como petrificada.

Después de confesar demasiado, Mi-ran se dio cuenta de su error y cerró la boca tardíamente.

“¿Me engañaste para ir a conocer a otro hombre que te presentaron?”

“Ah, Min- wook, no fue así, el padre de Mi-ran casi la lleva a rastras para que asistiera. Dijo que no quería ir hasta el final, pero él…”

“Jang Hee-won, cierra tu boca. ¿Eso es excusa? ¿Por qué dijo que tenía fiebre entonces? No quiere mostrarme con sus amigos de alta sociedad, ¿así que no me invita nunca? No me digas, tal vez tu también ¿La apoyaste?”

“Ah, no…”

Mi-ran fulminó con la mirada a Hee-won, quien lo negó rotundamente, pero no tenía la intención de iniciar una discusión con ella.

El ángel Min-wook, que normalmente actúa como si fuese capaz de soportarlo todo, era sensible a las mentiras y podía convertirse en un demonio, a veces, incontrolable.

Al ver que tiró al piso la naranja que había estado pelando con tanto esfuerzo, todo indicaba que Min-wook pronto se convertiría en un demonio.

“Lee Min-wook, ¿no me vas a regañar? Ambas suplicamos tu perdón”.

Mientras Hee-won, quien hizo una mirada patética al máximo, mostró su mejor versión del aegyo*, que no lo parecía en absoluto, Mi-ran solo distorsionó su expresión de molestia.

“Hwang Mi-ran, hablemos por un momento”.

Min-wook se levantó de su asiento y se dirigió primero a la habitación de Mi-ran. Pronto, comenzó la silenciosa discusión entre ambas.

Estoy jod*da, se comió un rollo de arroz relleno de cianuro. ¿Cómo puedo salir de esto yo sola?

‘¿Whoa? ¿Lo preguntas ahora? Te dije que fueras honesta. Porque lo vi cuando estaba emocionado y sacudiendo el trasero esperando ese día‘.

‘Ow, no recuerdes eso, dime algo, ayúdame‘.

‘No lo sé. hazlo tú, Min-wook dijo que estaba bien si se lo explicabas, ¿morirás de repente por ser honesta?

La feroz pelea entre las amigas, que continuó sólo con gestos y movimientos de la boca, terminó con Min-wook, quien entró primero en la habitación, con una palabra pesada y firme.

“Hwang Mi-ran, ¿por qué no vienes?”

“Oh vamos. Ya estaba en camino.”

Hee-won apretó los puños en señal de victoria hacia Mi-ran, que estaba caminando derrotada.

Después de un rato, la puerta se cerró con un fuerte golpe y el silencio resurgió.

Min-wook, que estaba de pie junto a la puerta, la cerró de golpe tan pronto como Mi-ran entró en la habitación. Él pasó lentamente junto a ella, que se asustó y se sentó en la cama.

“Ven aquí y siéntate”.

Min-wook miró el espacio junto a él.

“Oye, me sentaré aquí”.

Mi-ran se acercó y deslizó las nalgas en el borde de la silla de la mesa de té.

“Hwang Mi-ran, yo no te miento”.

“No era mi intención mentir. También tenía muchas ganas de ir a verte y escuchar la campana juntos. Pero si no asistía con mi papá, no tenía más remedio que dejar que me llevara de regreso a casa de inmediato”.

——————

Aegyo: Significa literalmente comportarse de una manera coqueta y es comúnmente esperado tanto de los ídolos masculinos como femeninos del K-pop.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: