Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 37 – EBNET

EBNET

En las batallas, hay que se arriesgarse para derrotar rápidamente a los enemigos de tu guarnición.

Una vez ella entró al bosque de hadas.

En ese momento, supo que la niebla de fantasía no la afectaba.

Como si hubiera obtenido un arma de triunfo muy útil, lo mantuvo en secreto. Gracias a esto, pudo terminar rápidamente la batalla, siendo esta su arma oculta.

‘¿Qué hacemos?’

Kalia miró pensativa hacia el cielo más allá de la ventana de fresno, no respondió de una vez.

El sol de la tarde todavía era tenue, pero comenzará a ponerse en solo dos horas.

Cuando se oculte, no habrá esperanza de encontrar a los niños. Para la gente común, el bosque de hadas después del atardecer era un poco más peligroso.

Por supuesto, si hubiera sido la Kalia de antes, este tipo de situación no habría sido tan peligrosa, pero ahora que era una persona diferente, no podía garantizarlo.

El sol se pondría pronto. No tenían mucho tiempo para preocuparse.

Kalia miró hacia abajo y acarició su vientre redondo. Allí, en su estómago elevado, había un bebé dormido, que aún no había nacido.

Después de dar a luz, es posible que él no lo sepa, pero de sus acciones como madre en este momento, depende de su pequeña vida.

Por seguridad, sería lo correcto no participar, incluso a riesgo de sufrir malestar moral.

Incluso si ella no tenía planes en este momento y se quedaba esperando las noticias del día siguiente en la casa, no habría nada que decir que pudiera servir de ayuda.

Pero ahora mismo, soy la única en este pueblo que no puede ser engañada por la ilusión del bosque de hadas’.

Nadie más lo sabía. Solo ella.

Abandonarlos. ¿Podría ser Kalia capaz de hacerlo? También era posible que los niños pequeños estén temblando entre las ilusiones y la oscuridad esperando alguien que los rescate.

Si no fuera porque estaba embarazada, no habría dudado en absoluto.

Kalia acarició silenciosamente su estómago, contrariada por las preocupaciones escritas sobre su rostro.

En ese momento, el vientre sobresalió y le tocó la palma, donde estaban en contacto. Como para hacerle cosquillas a la palma de la mano de su madre.

Sin nacer aún, ya estaba lo suficientemente feliz como para apoyarla mientras dormía, por lo que, naturalmente, Kalia sonrió ante la sensación de picazón que le tocó la palma de la mano. Entonces lo pensó.

Si me dijeran que mi bebé estaba atrapado en el bosque de hadas y yo no podía hacer nada para salvarlo, ¿cómo me sentiría?’

Mi corazón se habría contraído. Solo de pensarlo, mi cabeza se levantó con ansiedad. Si fuera mi bebé, habría sido miserable y desesperante más allá del horror.

Si tuviera incluso el 1% de esperanza de encontrarlo, estaría dispuesta a hacerlo en medio del oscuro bosque de hadas.

Y la Sra. McKenna, a quien ella conoce, también estuviese dispuesta a ir.

Siempre que le hablaba de su familia, sonreía con mucho cariño.

‘… Sin embargo.’

Sin embargo, Kalia no tuvo más remedio que seguir vacilando. No importaba si ella se equivocó antes, le preocupaba que el niño en su vientre me abrumara por todo esto.

Tap, tap, tap, tap

Una vez más, el bebé le tocó el vientre y guardó silencio sostenido en su palma.

Puede que se trate de un espejismo, pero el niño parecía estar golpeando su estómago como si conociera el corazón de su madre.

Kalia acarició silenciosamente su vientre y levantó la cabeza. Ya estaba bastante preocupada.

“Allen nos esperarás frente al bosque, vamos”

“¡Kalia!”

Él gritó con la tez blanqueada de pánico.

Ya sabía lo que le preocupaba a Allen. Cuando él extendió la mano y le agarró el dorso de la mano, ella dijo con una ligera sonrisa.

“Estaré bien. No hay nada peligroso si no te adentras en el bosque de las hadas y solo tienes cuidado con la niebla de fantasía. Porque no hay monstruos a la vista”.

“¿No es peligrosa esa niebla?”

“No te preocupes por eso. Porque su ilusión no funciona para mí”.

“Qué significa eso…”

Allen frunció el ceño como si no pudiera entender. Kalia abrevió la explicación con una leve sonrisa.

“Es un secreto de estado. De todos modos, no te preocupes demasiado porque tenemos pergaminos de teletransportación. Y no entraré sola…”.

La mirada de Kalia alcanzó a Hemming.

“Lamento pedirte que cuides mi esplada con un cuerpo tan pesado como el mía, pero en la única en quien puedo confiar en este momento eres tú. ¿Irías conmigo?”

Los ojos de Hemming se abrieron de par en par. Las emociones dentro de sus ojos redondos, no pueden explicarse fácilmente con palabras. Pronto, Hemming respondió con entusiasmo, asintiendo su cabeza.

“¡Estoy dispuesta!”

Sobre mis hombros angostos, la heroína que salvó al mundo estaba colgando como si yo fuera a protegerla.

Kalia se rió cortésmente a modo de agradecimiento, sacó la espada que se había ocultado en el armario y dijo rotundamente.

“Apresurémonos”.

 ━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

Por el festival, el lado occidental del bosque de hadas estaba lleno de gente.

El festival, que se celebraba solo una vez al año, tenía un profundo efecto en las actividades económicas del pueblo, por lo que no fue posible armar un escándalo de gran escala tras la desaparición de los niños.

La desaparición de los niños provocó la creación rápida de una brigada de emergencia, pero no era una situación especial con respecto al grado de accidentes de cada año.

“¡Alto allí! ¡Un paso atrás! ¡No te acerques más!”

Cuando la Agencia de Defensa se enteró de que los niños habían entrado en el bosque de hadas y desaparecieron, colocaron letreros alrededor del muro de piedra del bosque de hadas, lo más cercano a la plaza del festival.

Durante la última temporada de lluvias, una parte del muro se derrumbó y los niños explicaron que entraron por la grieta que se creó.

Se erigieron guardias alrededor de dicha grieta.

La gente que pasaba, deambulando entre los guardias que estaban de pie protegiendo, a veces lanzaban miradas de pesar por los niños perdidos, pero eso era todo.

Luego de un tiempo, mientras caminaban por el lugar, se admiraban y conmovían rápidamente al ver las deslumbrantes flores violetas.

La noticia de que unos niños habían desaparecido solo transitó levemente por sus mentes.

“¡De, déjenme entrar! ¡Tienen que encontrarlo! ¡Solo tiene diez años!”

“Espera. Pronto enviaremos un equipo de búsqueda”.

“El sol se pondrá en dos horas. ¿En qué momento reclutarán y enviarán equipos de búsqueda?”

“¡Muévanse! Entraré y los encontraré yo misma.”

Sin embargo, para los padres de los niños desaparecidos era diferente. No dudaron en lanzarse directamente, protestando contra los guardias que los bloqueaban.

Miraban a los guardias que los estaban bloqueando con ojos enrojecidos, el bosque verde estaba a unos pasos, no sabían qué hacer.

“Aun no. Espere por favor.”

“Está frente a ti, ¡cómo podemos esperar!”

Hubo un revuelo entre los guardias que restringían el acceso con rostros indiferentes y los familiares de los niños.

Kalia, mirando la escena desde la distancia con sus ojos entornados, se volvió y fue al otro lado.

El bosque de hadas era un bosque enorme que ocupaba el centro de los tres países.

El bosque, que se esperaba que fuera un solo país, tenía un pequeño boscaje bifurcado a su alrededor, dirigido a un descanso profundo como vasos sanguíneos hacia el corazón.

Se extendió bastante por tres países sin prejuicios de ninguno de los lados, y aunque fue una molestia para cada país, no pudo hacerse nada al respecto.

El bosque de hadas era un mundo dominado por una raza específica. Había un poder muy especial y aterrador en la raza particular que gobernaba esta parte del mundo.

Si pudieran, les gustaría negociar con los dueños del bosque de hadas, pero sus habitantes no querían comunicarse con los humanos.

En particular, el Rey de las hadas era el más hostil con los humanos.

Los tres países tenían que prevenir la guerra.

Dado que el área que invadió el bosque de cada país no era grande, y no existía ningún daño especial a menos que se entrara, la mayoría de los países tomaron una posición de espectador.

Solo se dispusieron a colocar muros de piedra y emitir una orden de restricción al acceso.

Incluso en las grandes ciudades se gestionaban situaciones similares de forma continua, en los pueblos pequeños se caían los muros de piedra y no se emitía ningún control de acceso.

Como en esta ciudad, Luah.

Entonces, estas historias de humanos, que a menudo desaparecían, fue uno de los eventos más comunes que surgieron sin descanso.

“Creo que deberíamos ir por este lado”.

Kalia, caminando junto al muro de piedra que rodeaba el bosque de hadas, de repente se paró frente a un punto.

Como si su durabilidad se hubiera debilitado durante la última temporada de lluvias, el muro de piedra se derrumbó de nuevo ante un ligero toque.

“Cuando volvamos, tendré que informarle esto al guardia.”

“Puede ocurrir de casualidad, los niños que vivan cerca podrían entrar por aquí”.

Sobre todo ahora, que todos estaban distraídos por el festival, si algún otro se perdía, nunca lo sabrían.

Cuando la mirada de Kalia se mantuvo sobre el muro de piedra derrumbado, Hemming trajo un montón de hierba cercana para esconder el espacio vacío del muro caído.

“Si hacemos esto, te sentirás mejor, ¿verdad? Nadie lo sabrá hasta que salgamos”.

Hemming la miró con una sonrisa.

Parecía un cachorro que aspira elogios, y Kalia le acarició suavemente el pelo en respuesta.

Un rubor rojo apareció sobre la gran sonrisa que no pudo ocultar, llena de orgullo.

Kalia la contempló por un momento como si fuera linda, luego se volvió en silencio y tomó la iniciativa.

 ━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

‘Saraksarak.’

Un sonido que no se correspondía con el del frondoso bosque sonó en el tranquilo bosque.

El vestido de color claro, similar a los ojos de Kalia, emitía un sonido suave cada vez que pasaba a través de los arbustos, y el sonido era suficiente para crear la ilusión de una dama recorriendo un sendero en el bosque.

A excepción de la espada de filo limpio que llevaba, podría verse de esa manera.

Con un rostro extremadamente tranquilo, ni demasiado emocionado ni demasiado relajado, Kalia caminó hacia las profundidades del frondoso bosque.

Por el contrario, la ansiedad y el desconcierto se mezclaron detrás de ella, seguida por un rostro nervioso que no pudo evitar.

“¿No vamos demasiado profundo, Kalia?”

“Está bien. El bosque de hadas no es particularmente peligroso a menos que te pierdas en la niebla de fantasía. Al menos hasta que se ponga el sol”.

Kalia respondió lentamente y miró a su alrededor con una mirada tranquila.

Sus pupilas astutas escanearon a través del bosque.

Le dijo que estaba bien a Hemming, pero eso no redujo la tensión en sus ojos.

Más bien, fortaleció su agarre en la espada y observó los alrededores.

No le tenía miedo al bosque de hadas en sí.

Hace un tiempo, las huellas que encontré en la entrada del bosque eran terriblemente siniestras.

En otras palabras, era una huella de otra forma de vida que ya conocía.

 

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: