Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 195 RDS

Trampa (12)

Sin embargo, el último recuerdo de Sienna de este collar fue cuando Bluebell fue asesinada por una espada mientras lo usaba. Esto la hizo sentirse reacia.

Intentó deshacerse de ese sentimiento. Ahora, estaba haciendo todo lo posible para que Arya no iniciara una rebelión. ¿No estaba trabajando con Carl para descubrir y organizar todos los espías plantados dentro de la Ciudad Imperial?

Haría que las desgracias pasadas nunca se repitieran. Incluso si sucedieran, ella lo haría diferente del pasado. Sienna tomó una decisión una vez más.

Después de decidir, Sienna vio qué problemas tenían prioridad para resolver. Quería volver al trabajo y terminarlo.

Durante la purga después del juicio, ella continuó quedándose en el Palacio del Emperador. Dijo que estaba bien, pero Carl estaba ansioso e impidió que ella saliera de la habitación.

“Creo que ahora puedo volver a mi Palacio. Todo estaría limpio y listo”.

“¿Son un problema las armas en la pared?”

Carl le respondió de la nada. Parecía pensar que la razón por la que ella iba a su Palacio, y no se quedaba en el Palacio del Emperador, era por las armas en la pared.

“¿Qué quieres decir con que las armas son un problema? Tengo mucho trabajo que hacer como Emperatriz. Además, mis sirvientas debieron estar muy sorprendidas por este incidente, así que no es bueno para mí estar fuera por mucho tiempo”.

Sienna ya no podía quedarse aquí, pensando en cuánto se preocuparía su gente por ella. Además…

“Tienes mucho trabajo por hacer en este momento. Ya no puedes descansar bajo mi pretexto. No puedo soportar ver lo desesperado que se ve el Canciller Pavenik cada vez que se encuentra conmigo”.

Carl le había dado a Pavenik plenos poderes mientras pasaba la mayor parte del tiempo en su Palacio con Sienna.

Al principio, Pavenik probó el repentino aumento de poder y pareció emocionado, pero pronto descubrió que iba acompañado de una gran responsabilidad y trabajo. Sufriendo de una gran carga de trabajo, pidió a Carl que regresara a trabajar rápidamente.

Cuando él trató de no escucharlo, cambió su operación y pareció decirle a Sienna:

“Estoy cansado y me voy a morir de exceso de trabajo. Si muero ahora mismo, por favor escriba ‘Trabajé demasiado para el Emperador’ en mi lápida’.”

Sienna se avergonzaba cada vez que veía la mirada de Pavenik.

“Sí, yo tampoco lo soporto. Bueno, no planeaba simplemente dejar mi trabajo. Solo estaba aprovechando esta oportunidad para dar más poder a mis hombres”.

La mayoría de los hombres de Carl habían sido ignorados por los nobles basados ​​en la capital debido a sus títulos bajos o falta de autoridad central. Por supuesto, Carl levantó algunos títulos, pero todavía no eran tan buenos como para mostrar su influencia.

Sin embargo, esta era una situación que podía causar problemas con algunos títulos. El acto de acusar falsamente a la Emperatriz y beneficiar a Castro era un gran crimen que había que derribar, por alto que fuera el titular.

Por lo tanto, los nobles no tuvieron más remedio que contener la respiración tanto como fuera posible y ver actuar a los hombres de Carl. Los nobles podrían estar aprovechando esta oportunidad para aprender cuánto poder pueden usar los hombres de Carl independientemente de sus títulos.

“Y si me quedo en tu Palacio durante mucho tiempo, estoy segura de que alguien empezará a quejarse”.

“Son simplemente personas que hablan, así que no tienes que preocuparte. ¿Y quién se quejaría cuando te quedas en mi lugar con tu Heredero Imperial?”

Ante la respuesta de Carl, Sienna negó con la cabeza en desacuerdo.

“Ahí está la Emperatriz Bluebell. Cualesquiera que sean los hechos, técnicamente se sabe que ella concibió primero”.

Ante la respuesta de Sienna, el rostro de Carl se endureció.

“Eso es cierto…”

Al mirar su expresión, ella se preguntó si podría haber dicho algo inútil. Pero ya no podía quedarse aquí.

No solo quería organizar sus propios pensamientos y hacer planes para el futuro, sino que también quería concluir el proyecto de ayuda a los huérfanos que estaba planeando y lidiar con un golpe financiero adecuado para Arya.

Carl permitió a regañadientes que Sienna regresara a su Palacio.

 * * *

El Imperio estaba frío como si hubiera estado derramando agua helada, debido al reciente juicio de la Primera Emperatriz, pero la noticia de que había sido absuelta de todos los cargos se extendió igual de rápido. Poco después, la noticia de que ella había concebido un Heredero Imperial se extendió rápidamente a todos los rincones del Imperio, así como a todo el Palacio.

Carl guardó silencio sobre la noticia de que Sienna tenía un hijo, pero se difundió independientemente. Recientemente, Sienna vivía en la habitación del Emperador, y la gente no podía evitar preguntarse por qué el Emperador la estaba protegiendo hasta el punto de crear una broma de que todo tipo de manjares pasan por sus habitaciones.

Dado que los bebés eran tan raros en la familia Real del Imperio de Leipsden, la gente del Imperio lo amaba como si fuera la celebración de su propia familia. Además, todos estaban más emocionados porque era la noticia de la Emperatriz Sienna, a quien amaba la gente de la ciudad capital.

La noticia, por supuesto, le llegó a Arya.

“Esto va a ser muy divertido.”

Arya estaba pasando unos días sombríos porque su trabajo planeado durante mucho tiempo se había arruinado. Los caballeros que plantó, así como sus nobles, fueron arrestados por este incidente y fueron ejecutados.

Pero tan pronto como se enteró del embarazo de Sienna, saltó de su asiento. Porque pensó en un nuevo plan.

Lo haré bien esta vez.

Con una sonrisa agradable que el mundo no ha visto en mucho tiempo, visitó la residencia de Bluebell.

Estaba visiblemente demacrada. La oscuridad cayó sobre su rostro aclamado por la sociedad como si hubiera pasado décadas sola, no meses.

Recibió a Arya sin emoción y con un rostro áspero y seco.

“Emperatriz Bluebell, ¿Te has enterado de las noticias? La Emperatriz Sienna ha concebido. Es una concepción real”.

La molestó intencionalmente. Ella la miró con ojos secos y dijo: “¿Es este el regalo que me estás dando?”

Arya respondió con una suave sonrisa en su rostro.

“De ninguna manera. Nunca pensé que el Emperador usaría tal truco. Bueno, el amor va más allá de todas las probabilidades. Nunca pensé que el corazón del Emperador fuera tan apasionado por Sienna…”

Bluebell chilló y respiró pesadamente. Arya continuó, observándola con sumo interés, que parecía estar a punto de explotar en cualquier momento. Ella ya no fingió estar arrepentida.

“Esto es un desastre. Pensé, por supuesto, que la amante del Emperador era la Emperatriz Bluebell, pero ahora creo que su verdadero amor es la Emperatriz Sienna”.

“¿¡De qué estás hablando!?”

Bluebell chilló. Sus ojos inyectados en sangre estaban llenos de ira. Al verla, Arya todavía no borró su sonrisa relajada.

“Eso es lo que es.”

Arya, obviamente, estaba diciendo: ‘La sobrante no es Sienna, sino tú’. Bluebell no pudo aceptar sus palabras en silencio.

“¡No!”

Arya continuó sus palabras de nuevo, sin importarle Bluebell.

“Supongo que por eso el Emperador se opuso tanto a casarse con la Emperatriz Bluebell”.

“¡No!”

Incapaz de contener su ira, Bluebell arrojó un vaso al suelo.

¡Clanck!

Fragmentos de vidrio rebotaban en todas direcciones. Arya miró los cristales rotos con una sonrisa de desprecio. Luego se incorporó lentamente y agarró a Bluebell por los hombros.

“Tienes que admitirlo. ¿Cuánto tiempo vas a ser tan bebé?”

“…”

“No tenemos tiempo. No puedes estar embarazada para siempre, ¿Verdad? Aunque Su Majestad ha guardado silencio, ¿Crees que ahora que la Emperatriz Sienna está embarazada, seguirá guardando tu secreto?”

Las palabras de Arya no estaban mal en absoluto. Bluebell quiso hacer la vista gorda ante la situación, pero no pudo.

Arya esbozó una sonrisa benévola. Parecía que estaba diciendo ‘Soy la única en quien puedes confiar’.

Bluebell se contuvo de llorar con todo lo que tenía. Un chillido le atravesó la garganta.

“Solo hay dos opciones que puedes tomar. Para declarar el embarazo falso y retirarse de su asiento con el pretexto de ello”.

Bluebell negó con la cabeza ante las palabras de Arya. Ella nunca podría hacer tal cosa.

“O hacer un gran sacrificio y luego seguir siendo la verdadera Emperatriz del Imperio de Leipsden”.

Los ojos de Bluebell se agrandaron. Pero, rápidamente negó con la cabeza.

¿No fue esa una elección obvia? Bluebell no sabía cuál era el gran sacrificio, pero quería mantener este puesto a toda costa, en lugar de renunciar miserablemente, ser criticada por no ser amada por un hombre e incluso fingir estar falsamente embarazada.

Si no pudo conseguir el amor de Carl, al menos tendrá menos el asiento de la Emperatriz, por lo que será menos injusto.

“¿Incluso si el sacrificio significa la vida del Emperador?”

Ante las palabras de Arya, Bluebell se congeló. Le susurró al oído de Bluebell.

“Piensa cuidadosamente. Solo sé que no tenemos mucho tiempo”.

Arya sonrió con frialdad y salió del palacio de Bluebell. Dejándola con una elección tan difícil.

— — — —- — — —

Ohh sera que nuestr@ lector@ Tato ya sabía que esto venía? Acertaste tu comentario anterior! Arya va con todo~ la pregunta es: ¿Cómo?

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (3)

Kyaaaaa 😶, me mencionaron en un comentario, es la primera vez que me pasa 😍. Muchas gracias.
Ahora sólo debemos ver si el amor que Bluebell le tenía a Carl es más fuerte que el orgullo que tiene. Yo creo que va a intentar matarlo, porque se ha comportado de una forma que deja mucho que desear, pero espero estar equivocada.
Muchas gracias por los capítulos

Responder

Siempre estamos atentas a sus comentarios~ Es la muestra mas perfecta de su agrado y disfrute de nuestro blog, saludos!

Responder

El infeliz de Pavenik quejándose ante
Siena por exceso de trabajo porque mejor no corres y mejor te quejas con Bluebell … ash este tipo

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: