Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 194 RDS

Trampa (11)

Uno de los caballeros cuyos brazos fueron agarrados trató de refutar que no era cierto. Pero a Kissinger no le importaba qué excusa estuviera por dar.

Arya cerró la boca y lo miró. Kissinger le habló como una advertencia.

“El barón Bronis Neudella admitió que ayudó a entrar a los espías del Imperio castrista. Muchos de los espías enviados desde Castro fueron colocados en su Palacio, Alteza”.

“¿Qué quieres decir?”

Ante su aguda reacción, Kissinger le habló con ojos de estar tratando con una persona sensible y agotadora.

“No significa mucho. Probablemente se deba a que el Imperio castrista considera a la Emperatriz Arya como una figura importante. Eso es un alivio. Descubrimos que eran espías antes de que le hicieran algo malo a la Emperatriz”.

Dijo él, mirando a su alrededor a los sospechosos de ser espías del Imperio Castro.

“Dado que la mitad de los Caballeros del Águila Negra se han reducido debido al vergonzoso escándalo, me temo que tendrás un problema con tu seguridad. No te preocupes. Los Caballeros Reales se ocuparán del lugar de la Emperatriz”.

Cuando hizo una seña, algunos miembros de los Caballeros Reales lo saludaron y reemplazaron las posiciones de los cautivos.

“Entonces me iré. Estoy ocupado atrapando ratas malolientes”.

Hizo una reverencia con cortesía y se fue. El puño de Arya se agitó con fuerza tratando de contener su ira.

La lista de espías era una tontería. Nunca preparó información sobre la gente que trajo del Imperio Castro, y aunque tal cosa existiera sin que ella lo supiera, una doncella a quien Arya iba a abandonar pronto no podría haberla tenido.

Leia ni siquiera sabía que ella había plantado espías en el Imperio de Leipsden. Así como los lingotes de oro del Imperio Castro que se colocaron en la habitación de la doncella, la lista también fue claramente evidencia plantada por Carl.

Bronis tampoco sabía nada sobre los caballeros de Castro, pero Pavenik se habría ganado una causa torturándolo. Arya no podía hacer nada.

Apretó los dientes ante el hecho de que Carl la engañó como era debido.

Los Caballeros Reales no se preocuparon por su condición y se instalaron en la puerta del Palacio Imperial. Carl claramente había tenido la intención de vigilarla.

Arya miró a su alrededor a los Caballeros Águila Negra restantes. Sorprendentemente, Kissinger solo eligió y se llevó a las personas que había traído del Imperio Castro. Estaba segura de que también se llevaría a los todos hombres que había colocado en otros lugares.

“¿Cómo diablos supo…”

Ella frunció el ceño y se mordió las uñas.

Fue solo después de que ingresó a la Ciudad Imperial que comenzó a plantar personas del Imperio Castro en la Ciudad Imperial.

Al principio, no fue fácil conseguir caballeros decentes del Imperio Castro. Debido a que los idiomas de Leipsden y Castro eran diferentes, tuvo que filtrar a los que hablaban ambos idiomas con fluidez. Entonces, incluso después de un largo período de esfuerzo, el número de caballeros imperiales de Castro que Arya plantó en su Palacio no era lo suficientemente grande.

Lo que fue más problemático fue el Concurso de Caballeros de Valore. En ese momento, la habilidad con la espada de los caballeros imperiales fue duramente probada, y Arya tuvo que soltar algunas de las figuras que había plantado.

Había muchos caballeros que no cumplían con los estándares imperiales porque valoraba el lenguaje por encima de la habilidad, pero si trataba de retener a una persona que no era lo suficientemente buena, podían sospechar de ella. Finalmente, tuvo que ordenar su equipo original de caballeros y encontrar un nuevo grupo.

Afortunadamente, los asientos vacíos estaban llenos de gente talentosa. Uno de ellos era el líder de los Caballeros del Águila Negra que tenía.

Ella pensó que no podría ser revelado porque se hizo en secreto y rápidamente, pero fue revelado por un incidente tan ridículo. Se sentía tan complicada porque parecía que la trampa que cavó le mordió el tobillo.

‘Debería haber hecho mis movimientos más rápido. Sabía que Bronis era frívolo, pero nunca pensé que se pondría la lengua así.’

Arya lamentó no haberlo previsto.

 * * *

Durante algún tiempo, Carl pareció bastante preocupado. Sienna pensó que era porque tenía mucho en qué pensar para lidiar con los espías que Arya había plantado y reorganizar el sector político.

Hoy, él estaba agonizando mientras arrugaba la frente. Sienna escribió una carta en voz baja para no molestarlo. Era una carta para la tía Kelly, pidiendo que le permitiera trabajar a Shaylin para los Comerciantes Verdes.

Al enterarse de que ella había engañado su identidad y había entrado en la Ciudad Imperial, Sienna no pudo retenerla a su lado. Pero tampoco podía simplemente echarla.

Debido a la naturaleza de su origen étnico, Shaylin tendrá que vivir en forma de niña durante mucho tiempo, y el mundo no era un lugar donde un niño pudiera vivir cómodamente solo.

La tía Kelly crearía las condiciones para que ella viviera protegiéndola. Sienna sintió pena porque siempre pedía un favor, pero no podía evitarlo.

“Sharillo sería genial”.

“¿Sharillo?”

No tuvo más remedio que volver a preguntar por las palabras de Carl. Ella no entendió lo que significaba la palabra ‘Sharillo’.

“El nombre de nuestro hijo”.

“¡Qué! ¿Has estado pensando en el nombre de tu hijo todo este tiempo?”

Ante las palabras de Sienna, dijo él, apartando los ojos porque estaba avergonzado.

“Porque necesito un nombre para llamarlo. Y lo dijiste antes. El destino de uno puede cambiar según el nombre. Así que tengo que pensar con más cuidado”.

Eso fue lo que ella dijo cuando Carl le habló aquella vez sobre los animales que nombró y murieron antes de tiempo. Ella no sabía que él todavía lo recordaba.

“Entonces, ¿Qué significa ‘Sharillo‘?”

“Es un nombre que significa ‘un niño con luz’. ¿Es extraño?”

“¡No! Me gusta. También me gusta el significado”.

Sienna tuvo la extraña sensación de que Carl nombró al niño en su útero.

Se sentía bien, pero por otro lado, le rompió el corazón cuando recordó a Joseph, un niño que había perdido en el pasado. Era un nombre que significaba “el amado“, pero el nombre que llevaba su deseo era inútil.

‘¿Cuánto deseaba que su padre nombrara a mi hijo?’

El niño en el útero también parecía regocijarse con el noble y esperanzado nombre de “Sharillo“. Sienna de repente se emocionó y se sintió abrumada.

“Esta bien. Si no te gusta, tengo otros nombres en mente. O tal vez hay un nombre que realmente quieres usar…”

Cuando no pudo calmar sus sentimientos y tenía los ojos llorosos, Carl, que pensó que no le gustaba el nombre que había puesto, la tranquilizó un poco. Ella negó con la cabeza y dijo: “No, estoy impresionada. Pensar que este niño llegaría a ser amado tanto por su padre…”

Respondió, abrazándola  en silencio.

“Por supuesto, es nuestro hijo… ¿Cómo podría no amarlo?”

“Gracias.”

Justo a tiempo, Sienna sintió que un niño le daba patadas en el estómago. Carl la miró, tal vez sintiendo también los movimientos del niño. Era la primera vez que Sienna sentía el comienzo de su vida desde que tuvo a Sharillo, así que le dijo con una mirada de sorpresa.

“El bebé debe estar frustrado”.

Carl preguntó con cuidado si podía tocar el vientre.

“Por supuesto. Puedes hablar con él. Dicen que ayuda a estabilizar al feto si el padre le habla al bebé mientras está en el estómago”.

“¿Hablarle? ¿Cómo?”

“Piensa en ello como un niño. Si no tienes nada que decir, al menos léele un libro. Es importante dejar que escuche tu voz”.

Ante las palabras de Sienna, Carl sonrió torpemente y acarició lentamente el vientre de ella con su gran mano.

“Sharillo, no puedo esperar para conocerte. Um…”

Continuó sus palabras con dificultad, como si no pudiera pensar en qué decir fácilmente. Sienna se echó a reír ante el hombre avergonzado.

“Solo necesitas hablar con él. ¿No puede ser demasiado difícil o no tienes nada que decirle?”

“Hay demasiadas cosas que quiero decirle y preguntarle”.

“¿Pero por qué no puedes hacerlo?”

“Solo quiero hablar con Sharillo, pero no puedo porque me estás escuchando”.

Carl se sonrojó no solo en las mejillas sino también hasta las orejas. Parecía avergonzado de hablar con el niño frente a ella.

“Fingiré que no te escucho. Sólo dilo. ¿O debería taparme los oídos?”

“No está bien. La próxima vez, prepararé un libro para leerle a Sharillo. Voy a tener que leer algunos libros de historia de los funcionarios imperiales que leí cuando era niño”.

“Quizás no historias… Encuentra libros más interesantes. Si son libros de historia escritos por los oficiales… Roncaré y me quedaré dormida con solo unas pocas líneas”.

Carl pareció preocupado y asintió. Pensó que sería mejor que el bibliotecario Imperial recomendara un libro que el niño disfrutaría.

“Hay algo que prefiero darte”.

Carl hizo una seña a su sirviente para que fuera a buscar los productos preparados.

“¿Qué es?”

“Iba a dárselo, pero es útil solo después de que el niño tiene un apodo”.

Carl hizo que un criado trajera una caja. Él recibió la caja del sirviente y abrió la tapa.

En la parte superior del complejo cajón negro liso había un gran collar de zafiro azul. Junto al zafiro, 227 diamantes brillaban con luz.

“Oh mi…”

“Quería dártelo”.

Carl levantó el collar y lo colgó alrededor del cuello de Sienna. Rígida, observó en silencio mientras le colgaba un collar de zafiros alrededor de su cuello.

Era algo que ella deseaba mucho en el pasado. No es porque quisiera decorarse con joyas caras, sino porque contiene el corazón y la consideración de Carl.

— — — —- —

Se lo merecían, un poco de dulzura entre tantas tragedias no cae mal

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

POR FIN APARECIÓ EL BENDITO COLLAR, SIENTO QUE VOY A LLORAR DE LA EMOCIÓN 🥺

Responder

Ahhhh por fin se ganó el collar después de tanto sufrimiento 👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏👏

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: