Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 107 RDS

Tromil (4)

“¿No es un río, sino un lago?”

“Tengo una doncella llamada Shaylin de Tromil. Lo escuché de ella. Originalmente, era un sitio oculto de la diosa de la luna. Si vas en dirección a la puesta del sol, verás un lago enorme, y hay un templo de la diosa escondido detrás de él”.

Al oír sus palabras, Carl miró el mapa. Aunque lo llamaba ‘mapa’, el área no estaba claramente marcada porque había muchos bosques densos. Además, aunque Tromil se ha convertido en la tierra de Leipsden, sigue siendo como la tierra de Castro. No tenía mucha información al respecto.

“Aunque, es asombroso que ella sea tu doncella. Por lo que sé, el Palacio no acepta la gente que proviene de Tromil”.

“¿Por qué? Las personas de Tromil también son parte de Leipsden”.

“Porque la gente de esa área es… Diferente. Secretamente son muy discriminados”.

“Escuché que todavía hablan el idioma de Castro. ¿Es esa la razón?”

“Hay tal peculiaridad, pero se debe más a su constitución única”.

“¿Constitución única?”

“He oído que los miembros de la tribu que originalmente vivían en Tromil, aunque ahora están prácticamente extintos, tienen un rasgo inusual. Su infancia y adolescencia son más largas que las de las personas normales”.

Ella no entendió muy bien lo que él le dijo. “¿Qué quieres decir con una infancia y una adolescencia mas largas?”

“Viven en forma de adolescentes durante mucho tiempo. Parecen un niño hasta una edad muy avanzada. ¿Debo decir que no tienen como tal una edad adulta? Se ha dicho que se ven como adolescentes hasta que llegan a los treinta años, y cuando cumplen 35 años, envejecen rápidamente y pocas personas viven más allá de los 40″.

“Eso es interesante, pero ¿No resulta también como algo bueno? Te ves joven durante mucho tiempo”.

“No es una adultez larga, es una adolescencia larga. Porque tienen que parecer jóvenes durante mucho tiempo, pero en realidad no lo son. No fue una bendición de la diosa de la luna para la tribu… Pareciera más como una maldición”.

“¿Cómo? Por supuesto, es inconveniente parecer un niño por tanto tiempo, pero… ¡Oh! ¿Es por su corta vida útil?”

“No. Porque después de que se conocieron tales características, se convirtieron en blanco de los traficantes de esclavos. Ahora no quedan miembros de la tribu original en el Tromil. Todos ellos se vendieron a un precio alto y se agotaron”.

“Ah…”

“Cuando pertenecía a Castro, la tribu fue llamada bendecida por la Diosa de la Luna y protegida. Pero la protección se perdió cuando pasó a formar parte de Leipsden. La trata de esclavos es ilegal, pero apareció el mercado negro. Escuché que hace 20 años, en un día tormentoso, los traficantes de esclavos entraron en Tromil y mataron a todos los viejos en el lugar y capturaron a todos los hombres y mujeres jóvenes”.

Sienna recordó a Shaylin, que temblaba con el sonido de un trueno.

“Todavía queda en pie un sitio por el lado este del cuartel donde ellos antes vivían. Solo quedaron unos pocos edificios de todos los que fueron carbonizados por el fuego”.

“¿Así que ya no quedan miembros de la tribu?”

“Están esparcidos. Escuché que en su mayoría fueron vendidos como esclavos sexuales. Aparentemente, mantener una cara joven durante mucho tiempo es algo popular en esa parte del mundo. Bueno, solo escuché sobre eso. Nunca he visto a una personal original de dicha tribu en persona”.

“Qué gente tan horrible son. Por destruir a toda una tribu inocente”.

Pensando en el tipo de dolor que Shaylin debió haber sufrido, se sentía furiosa.

“¿No deberían ser capturados y castigados?”

Seguramente es un crimen. Asesinato, incendio premeditado, secuestro. Simplemente enumerar los cargos podría indicar qué tan malos eran. Todos los delitos entraban dentro de la categoría de un delito grave.

“El castigo no será fácil ya que la demanda provino de los mismos aristócratas. La trata de esclavos es ilegal, por lo que no hay base para castigar a menos que encontremos evidencia de secuestro ilegal de parte de ellos. En la superficie, debe parecer que están haciendo un negocio legítimo”.

“Ya veo…”

Hubo un crujido cuando Sienna frunció el ceño, disgustada con el negocio de la gente que compraba y vendía a otras personas como rebaño. Carl pronto atravesó la tienda. Se quitó la chaqueta y la colgó sobre la mesa mas cercana.

“¿Qué vas a hacer?”

Sienna le preguntó cubriéndose el pecho.

“Sólo voy a darme un baño”.

“Entonces podrías haberme dicho que me diera prisa…”

Cuando dijo vergonzosamente, él se echó a reír. Era lindo verla avergonzada mientras aún podía recordarla aferrándose a su cuello con tanta pasión. Otros podrían haber pensado que estaba siendo tímida, pero extrañamente, no fue tan malo de mirar.

Se deslizo con cuidado detrás de ella y se sumergió en la bañera. Aunque entró con cuidado, el agua corría y se desbordaba.

Con dos personas en una bañera estrecha hecha para una sola, no tenían más remedio que permanecer juntos. Sienna avanzó incómoda, pero no había adónde ir.

Carl sintió picazón con su cabello rojo tocando su pecho. Se lo recogió con cuidado y lo giró hacia adelante. Al escuchar la respiración agitada de Sienna, enterró la cara en la nuca de ella cerrando sus ojos.

“Bueno, ya terminé de lavarme…”

Mientras intentaba levantarse de su asiento, Carl le apretó la cintura y dijo: “Por favor, quédate así un poco más…”

Su voz susurrando al lado de su cuello le hizo cosquillas por lo que se agachó. Carl la miró y se echó a reír de nuevo.

Ella se miró las manos y se cubrió con la toalla que él le entregó.

“Están arrugados.”

Fue porque había estado dentro del agua demasiado tiempo. Avergonzada por sus dedos pálidos, apretó el puño y escondió los dedos. Carl sonrió y se puso de pie sin decir una palabra. Luego le puso una toalla en la cabeza.

Él se cambió primero de ropa y se acercó al brasero. La tetera sobre el brasero humeaba. Sienna se limpió con la toalla que él le entregó y se puso el pijama.

“¡Achooo!”

Estornudó. Sintiéndose fría, se cubrió los hombros con una manta.

Carl le entregó un té caliente en una taza de madera que le preparó, mientras estaba sentada en la cama. Con cara lánguida, miró el vapor y recibió la taza sin decir una palabra. Necesitaba calor porque su temperatura corporal estaba muy baja. El té de color verde olía tan fresco como una naranja.

“¿Pescaste un resfriado?”

“Fue por alguien… ¡Achooo!”

Respondió Sienna, haciendo un puchero con los labios.

Cuando él frunció el ceño ante sus estornudos, ella se quejó.

“No te estoy transmitiendo ningún virus, así que no te preocupes”.

Las palabras de Sienna hicieron que el rostro de Carl se arrugara más. Bebió té sin siquiera mirarlo a la cara. El agua tibia pasó por su garganta, lo que la hizo sentir un poco más cómoda.

Él tomó el carbón caliente del soldado que estaba afuera esperando y lo amontonó en el brasero uno por uno.

La temperatura en la tienda subió.

“¿Cuánto tiempo vas a permanecer aquí?”

“¿Llevo aquí menos de un día y ya me estás echando?”

“Eso no es lo que quise decir.”

“¿No crees que debería quedarme al menos dos semanas? El Palacio me envió para levantar tu moral, pero no estoy segura de poder hacerlo correctamente. ¿Debo hacer una actuación consoladora para ti?”

“¿Actuación consoladora?”

“¿No hacen eso aquí? Ya sabes, reúnes a los soldados en el campo de batalla, cantas y bailas para levantarles la moral”.

Hubo actuaciones de consolación ocasionales en el norte para levantar la moral. Paul, quien le enseñó piano y violín, tocaba la armónica frente a los soldados. A veces, los soldados emocionados cantaban o bailaban.

Carl la miró con expresión patética.

— — — — —- — —-

Jajajajja pobre Sienna, me la imagine cantando y bailando como una niña libre xD

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: