Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 106 RDS

Tromil (3)

“¿Por qué no me diste una pista? Fue un caos para la gente de la ciudad capital enviar el trigo extra aquí por no tener suficiente trigo. Si lo hubiera sabido, habría pensado en una forma”.

“¿No lo habrías resuelto bien de todos modos?”

“¿Eso es fe en mí?”

“Piensa como quieras. Por cierto, ¿Qué pasa con tu atuendo?”

“¿Es tan extraño?”

Preguntó ella, mirando la expresión de Carl.

“Solo pregunté porque estás vestido como un niño”.

“Llevo ropa cómoda porque tuve que pasar por un largo viaje para llegar hasta aquí. Pero más importante que eso…”

Pensó que quería lavarse. Podía bañarse si pasaba por el pueblo en el camino, pero a medida que se acercaba a Tromil, era difícil ver un pueblo con alojamiento. Además, era difícil detenerse incluso en un pueblo pequeño porque estaba cerca de una zona de guerra.

Ella no se había bañado en tres días. Aunque se secó el cuerpo con una toalla húmeda, todavía se sentía incómoda. Al estar sola con Carl en el estrecho cuartel, le preocupaba si su cuerpo olía mal. Si supiera que esto sucedería, al menos se hubiese rociado perfume antes de bajar del carruaje.

“¿Hay un lugar aquí para lavarse?”

“Para los soldados, sí… Pero…”

“Dime dónde. Pasaré por allí en medio de la noche”.

“Estás siendo demasiado temeraria. ¿Qué pasa si deambulas en la noche y te confunden con un espía? No, ni siquiera eso, si hay una mujer en el cuartel, se te malinterpretará como una prostituta”.

Sienna asintió con una mirada estúpida porque no había pensado en ese importante punto.

El ejército parecía estar formado solo con soldados combatientes, pero en realidad había una variedad de otros miembros además de ellos. Cuando el ejército se mueve, los comerciantes se mueven juntos, comprando los trofeos adquiridos de soldados individuales y vendiéndoles alcohol o comida. También les proporcionaban mujeres, pero la demanda se volvió demasiado alta porque era un grupo compuesto únicamente por hombres.

El ejército de Carl prohibió a los comerciantes no militares salir del área prescrita para que realizaran dichas actividades, por lo que era difícil ver mujeres deambulando alrededor de los cuarteles, pero no era del todo imposible.

De vez en cuando, algunos soldados llevaban a las mujeres dentro del cuartel, tratando de evitar la mirada de sus oficiales superiores militares.

Estaba insegura. Tampoco quería utilizar los baños públicos mientras se la malinterpretaba como prostituta, pero no podía evitar lavarse.

“Hazlo conmigo.”

“¿Con usted?”

“Dijiste que querías lavarte”.

“Eso es cierto, pero…”

Ahora estaba preocupada. Era cierto que quería lavarse, pero se resistía a meterse en una bañera con él. Le daba vergüenza incluso imaginarse lavándose desnuda frente a él. Sus orejas estaban rojas como si estuvieran en llamas.

Carl se rió como si se estuviera divirtiendo al ver su reacción.

“No sé por qué pareces tan avergonzada. Tú y yo ya hemos pasado por nuestra primera noche como pareja casada”.

No solo sus orejas, sino también su cuello se enrojecieron con sus palabras.

“No, es… Eso es…”

Recordó la noche en que Carl se tenía que ir de la capital. No pudo evitarlo cuando recordó el día en que pasaron su noche mágica llenos de pasión.

“No sé por qué es penoso que una pareja esté junta. ¿A dónde fue la chica que compartió sus labios conmigo ese día y me tocó toda la piel?”

“¡No recuerdo ese día!”

Mintió avergonzada. Por supuesto, podía recordar, su rostro todavía se sentía tan caliente porque recordaba cada detalle.

“¿Quieres decir que no quedaste tan satisfecha como para no poder recordar lo que pasó ese día? Eso duele en mi orgullo como esposo. Te daré otra noche apasionada si quieres. Esta vez me aseguraré de que nunca lo olvidarás”.

Cuando se dio cuenta tardíamente de que se burlaban de ella, habló con seriedad.

“¿Por qué hablas tonterías? Pareciera que eres parte de una pandilla de callejón, y no un Príncipe”.

“Eh, ¿Cómo puedes tratarme como un tonto por tener una charla sincera con mi esposa? No sabía que pensabas sobre mí de esa manera”.

Esta vez, parecía serio. Su voz estaba llena de ira, así que Sienna lo miró y dijo: “No… Es porque sigues diciendo ese tipo de cosas…”

“Jaja, estaba bromeando. No tienes que cohibirte”.

Lo miró con furia y dijo con voz enojada: “Parece que ahora no paras de decir tonterías aunque me dijiste que nunca bromearías”.

“Bueno, se dice que una pareja casada se parece y supongo que yo me estoy volviendo como tú. A menudo dices que tus palabras son solo bromas”.

Sintió que volvía a perder esta vez. Solo jadeó y resopló de ira.

Carl le dijo en voz muy baja: “Te extrañé”.

Su voz era demasiado pequeña, pero también tan inesperada que pensó que podría haber escuchado mal sus palabras.

“¿Qué?”

“…”

No volvió a decir la frase, pero una sonrisa apareció en la boca de ella. También era lo que quería decirle. Era una frase que llenaba las cartas que no podía enviarle.

‘Mi rey, te extraño’.

Sabiendo que él también pensaba lo mismo, su corazón comenzó a latir rápidamente.

“Pero era sincero cuando te dije que no te quería aquí. Es más seguro para ti quedarte en el Palacio que en este lugar. Pero ahora que nos reencontramos… Es agradable”.

“…”

Sienna no le respondió. Pensó que el sonido de su voz haciendo eco en su cabeza desaparecería si ella le respondía en voz alta.

 * * *

“¡Ya está a temperatura!”

Carl hizo que un hombre trajera una tina llena de agua tibia al cuartel. Y a su alrededor había una improvisada tienda de campaña para que la usara Sienna. Mientras los soldados salían y ella se sumergía en la bañera, Carl estaba sentado en su escritorio mirando los documentos.

Se sentía extraño tomar un baño con un delgado trozo de tela entre ellos. La sombra de él brilló a través de la fina tela. Sienna vio la sombra que se balanceaba junto a la vela y sumergió la cara en el agua. El agua subió hasta el fondo de su nariz.

Dentro del cuartel, solo se oía el sonido del agua mientras ella se movía y el sonido de él moviendo la punta de la pluma. A veces, podía oír los pasos de los soldados a lo lejos.

“¿Cuánto tiempo te quedarás en Tromil?”

El sonido del movimiento de la punta de la pluma se detuvo.

“Vine aquí hace dos semanas. Dirigí algunas de las tropas a este lugar”.

Carl se mudó a este sitio desde el este donde se encontraba la línea del frente con Castro debido a lo que dijo Sienna. Tromil estaba originalmente compuesto por tropas y también estaba conectado a la corriente de agua que conducía a Castro, por lo que vino a este punto después de la fuerte lluvia.

Como ella le dijo, la pequeña corriente del río se desbordó y formó una gran vía fluvial. Ahora, desde el río Hegea, los barcos esperaban llegar. Cuando llegara el barco y organizara la armada, las tropas de primera línea debían atacar el área de Witron, que estaba ubicada en la línea del frente, hacia arriba y hacia abajo mientras llovía, y la Armada debía tomar un camino para subir el río desde Tromil y atacar la ciudad de Menheim desde el flanco lateral.

“¿Lo sabías? Hay un enorme lago escondido en Tromil”.

Anterior Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

No quería que ellos quedaran juntos, por todo el daño que tuvieron mutuamente en la primera línea de tiempo, Sienna siendo una marioneta y Carl siendo precavido y desconfiado, además, quién sabe cuánta basura hizo Arya… pero veo que como pareja han tenido un crecimiento importante, han aprendido del otro y se comportan como cómplices y amantes. Gracias

Responder

Pienso igual que tú, el amor parece haber aparecido muy pronto, aunque en esta línea de tiempo es Carl quien se interesa primero por ella, veamos como les va xD

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: