Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capítulo 14 – EBNET

Dentro del sistema de clases de la sociedad, coexisten tanto la oscuridad como la luz.

Los lugares extravagantes eran demasiado llamativos, los lugares sombríos más oscuros que cualquier cueva escondida.

Hacia dónde se dirigía Kalia también era una de esas partes más oscuras del centro, al igual que el comienzo de su vida en los callejones, conviviendo junto a los inmigrantes ilegales con los que creció.

Kalia miró por la ventana el panorama exterior que transcurría ante ella, montada en su pequeño carruaje, vagaba por la ciudad.

Este ya no era un lugar que visitaba a menudo porque se mantenía ocupada con el trabajo o la formación de nuevos caballeros. Pero, siendo honesta, fue la primera vez en siete u ocho años que volvía.

Aunque se trataba de la misma ciudad, las calles eran amplias, y ella solo regresó después de siete años de guerra, es decir, hace poco más de un año.

El año posterior fue diferente a los de la guerra, especialmente por su papel como Comandante en Jefe, no tenía tiempo para ocuparse del callejón trasero.

Su trabajo era la seguridad nacional y la pequeña tarea de la planificación de los excluidos socialmente estaba bajo la jurisdicción de la burocracia.

‘Todo es sólo una excusa.’

Ella, que se preguntaba cuál era el motivo real de su comportamiento, se rió cínicamente.

‘Simplemente estaba reacia de volver aquí.’

Aparte de la excusa de que estaba en guerra, no se había acercado allí desde que zarpó al Mar del Oeste o se ocupó atendiendo el Ducado.

Lo mismo sucedió cuando ingresó a la Academia.

No tenía nada que temer, pero extrañamente le repugnaba ese callejón oscuro.

No daba miedo, pero sintió una vaga aversión.

Era solo un callejón estrecho con menos de 100 escalones.

“Espera un momento.”

En el cruce de caminos justo antes de llegar a su destino, detuvo el carruaje abruptamente.

Luego dirigió su mirada hacia un lado de la calle concurrida, justo en la entrada del callejón oscuro.

Cuando entrecerró los ojos y miró de cerca, una vista familiar apareció antes sus ojos como si estuviera observando a la Kalia de esos primeros días, acurrucada en alguna parte.

Una niña agachada en un rincón del callejón con el pelo amarillo moteado más oscuro que el presente.

De repente se sintió extraña.

‘El día que salvé a Simon se sintió como si hubiera sucedido ayer, pero ¿Por qué mis recuerdos del pasado siguen tan tenues como la niebla?’

Incluso si era demasiado joven para recordarlo, ¿Cómo podría ella, una huérfana, vivir en ese callejón trasero sin ninguna memoria anterior?

Nunca lo había dudado antes, pero de repente le vino a la mente.

Trató de averiguar sobre sus padres e informar a otros para que volvieran sobre su pasado, pero no resultó en nada.

El pasado Kalia también antes de todo eso. Incluso viviendo su pasado, el origen de ella era inaccesible, no sabía nada de su procedencia.

Mientras Kalia miraba el callejón oscuro con los ojos entrecerrados, Hemming, que se dio cuenta rápidamente, la llamó con una ligera tos.

“No creo que podamos llegar a tiempo a la cita, se está haciendo tarde”.

“Oh no, no podemos hacer eso. Está bien, vámonos.”

Kalia asintió con retraso y abandonó el carruaje.

Un callejón negro familiar quedó detrás suyo, como de costumbre.

 ━━━━━━━ ∙ʚ♡ɞ∙ ━━━━━━━

El carruaje se paró frente a una cafetería informal llamada, “Tiempo libre”.

Kalia levantó un lado de la falda para salir torpemente del carro.

El dobladillo del vestido, que se le enrollaba entre las piernas, era muy molesto.

Hemming extendió la mano como si fuera a escoltar a la incómoda Kalia, pero ella solo vio la linda mano de Hemming.

‘… No lo olvides, no corras.’

Saltó del carruaje.

No se levantó ni una mota de polvo en su suave andar como una mariposa.

Era fácil para cualquier dama sofisticada y bien vestida, pero a nadie del centro le importaba.

Kalia, que estaba aliviada, de repente se sintió mareada.

‘Dijiste que no harías lo que haces normalmente, pero volviste a saltar, ¿no?’

Por supuesto, el movimiento fue tan fino que no consiguió una mota de polvo, pero Kalia se culpó a sí misma por no ser cautelosa como una verdadera dama.

‘No corramos, nunca corramos.’

Con esa promesa personal, se paró frente a la tienda.

“Vaya, ¿había una tienda como esta?”

Hemming arregló la ropa de Kalia y miró la tienda como si fuera algo nuevo.

A diferencia de su Maestra, solía ir a la ciudad y hacer compras, pero nunca había estado tan lejos del centro.

Un par de ojos curiosos examinaron su entorno.

Afortunadamente, había mucha gente yendo y viniendo sin cuidado ya que era una zona no tan alejada al centro de la ciudad.

“Entremos rápido antes de que sea demasiado tarde”.

“¡Correcto!”

Kalia entró con las gafas de sol puestas.

El sombrero de paja de ala ancha no quedaba bien para estar en el interior, pero tampoco estaba dispuesta a quitárselo.

Mientras se sentaba en una mesa con ese sombrero puesto, algunos ojos curiosos se volvieron hacia ella.

Especialmente el niño que estaba sentado solo en la mesa de al lado, mirando su sombrero con gran curiosidad.

“Vaya, parece muy caro”.

El niño, que murmuró sin darse cuenta, bajó la cabeza cuando sus ojos se encontraron con los de Kalia.

Mirando el rostro rojizo del niño, parecía avergonzado.

El niño, que solo tendría siete años, estaba dibujando solo en un cuaderno de dibujo de resorte.

Parecía ser el hijo del dueño de la tienda o un empleado.

‘Un niño bastante lindo.’

¿El niño que crecía en su estómago también es un varón?

Sería bueno tener un chico valiente y travieso, pero una chica marimacho también sería agradable.

Kalia, que miraba cálidamente al niño que jugaba con colores, inconscientemente colocó su mano sobre su vientre plano.

Ni siquiera se dio cuenta de que Hemming la estaba observando con una mirada extraña mientras se frotaba el vientre plano.

“Oh, si quieren que se vaya… Lo siento, señora. Es mi hijo, pero no me escucha estos días”.

Una mujer joven con delantal llevó el menú a la mesa de Kalia y comenzó a hablar con una sonrisa.

Kalia dijo que estaba bien y pidió algunos pasteles y dos batidos de frutas en el menú.

“No creo que esté aquí todavía”.

Hemming miró a su alrededor con el pitillo de su jugo, que la empleada le acababa de dar, en su boca.

Kalia se rió al ver al gorrión salvaje haciendo guardia.

“¿Sabes con quién me voy a encontrar, así que ahora estás mirando a tu alrededor?”

“¿Qué? Oh, no. No lo creo, pero yo sólo, uh, creo que deberíamos comprobar”.

Hemming se sonrojó y se rió.

Cuando Kalia negó con la cabeza y miró por la amplia ventana del carruaje, notó los ojos del niño a su lado.

El niño miró todos los pasteles que ella había pedido.

Los ojos del niño se llenaron de intenso deseo.

“… ¿Quieres comer?”

“Niño, ¿te gustaría uno de estos?”

“¡…!”

El niño sorprendido se sacudió negando con fuerza e inclinó la cabeza.

Le tomó unos segundos escuchar una voz pequeña encogida.

“Mi mamá me regañará”.

“¿Tu mamá?”

“Sí, mamá, me dijo que no molestara a los invitados”.

“Ajá.”

Debe haber estado preocupada de que el niño fuera grosero con los clientes.

Fue como una advertencia estricta.

Sin embargo, ante las miradas del niño, Kalia cambió de estrategia.

“Niño. ¿Puedes hacerme un dibujo?”

“¿Si…?”

“De hecho, soy una coleccionista loca de pinturas. Creo que estoy ante un pequeño artista muy prometedor aquí. ¿Puedes hacerme un dibujo? Sobre el precio, bueno, ¿Qué tal este pastel de limón?”

Le tendió el pastel que el niño miraba con máximo interés.

Él tragó saliva y asintió con la cabeza resueltamente ante la súplica de Kalia, lo que implicaba un ‘Realmente lo quiero’.

Pronto los dedos del niño se movieron a través de las líneas, dibujando a una bella dama con un gran sombrero y entregándoselo.

“Para ti, hermana.”

El niño estaba muy avergonzado. Las pecas en la parte posterior de su nariz se pusieron rojas.

“Gracias, eh, ¿No me has dicho tu nombre?”

“¡Es Clark!”

“Sí, gracias, Clark. Esto es un poco de mi sinceridad por la hermosa pintura”.

Kalia empujó el pastel sobre la mesa del niño.

Cuando el niño levantó el tenedor para probar el delicioso pastel debido a su entusiasmo, escucharon “Deje eso, señor. Nuestra cafetería no es un bar de ese tipo, no servimos tequila”.

“¡Ja! ¡De qué estás hablando, mujer atrevida! Tráelo si un cliente te lo pide, tráelo de inmediato, eres una charlatana. ¡Cerveza, tequila, ya!”

“¡Tú, cerdo!”

Hubo una conmoción en un lado de la tienda.

La cara del niño se puso azul mientras miraba la perturbación.

Eso era porque su madre era la mujer que balanceaba su mano, sosteniendo a un hombre que estaba borracho a pleno mediodía.

“Oh mamá…”

El niño se levantó sorprendido.

Por la prisa tiró el tenedor que sostenía al suelo.

“Si no tienes tequila, ¿por qué no la compras y la vendes? ¿Dónde está el dueño? ¡Llama al dueño! ¿Sabes quiénes somos? ¡Somos mercenarios de primera clase de la Brigada Lobo de los Vientos Fuertes!”

“Déjame ir, detén esto. ¡Llamaré al guardia!”

“¡Eh, qué tonta! ¿Crees que más rápido llegarán los guardias aquí, o crees que es más rápido para nosotros hacer un desastre aquí y desaparecer?”

Con un fuerte ruido, la mirada de Kalia se posó en el tenedor y en la cara del niño de ojos azules.

Luego se dirigió hacía los tipos que estaban amenazando con su grupo hostil en el medio.

Los cálidos ojos que miraban al chico desaparecieron en alguna parte.

Y luego hubo una expresión de indiferencia en su rostro.

La tez de Hemming, al mirar a Kalia a los ojos, que no tenía calidez en absoluto, finalmente se volvió pálida.

“Oye, ¿Qué estás haciendo? ¡Suelta mi mano ahora mismo! ¡Alguien ahí, por favor llame a los guardias de inmediato!”

El hombre de cabello negro que acababa de bajar del segundo piso gritó entre los hombres que decían ser mercenarios, pero que parecían pedazos de mierda.

Pidió y gritó con el rostro enrojecido, pero nadie lo escuchó.

Incluso los clientes estaban ocupados saliendo uno por uno, chasqueando los zapatos y la lengua.

“¿Estás seguro de que no quieres traer tequila antes de arruinar la tienda? ¿Eh? ¿O puedes dejar que esta tienda abra después de tres meses por reparaciones?”

Los borrachos se echaron a reír.

Mientras tanto, no se olvidó de estrechar las muñecas y las manos de la mujer como si fueran hojas de papel.

El hombre de cabello negro que se estaba enfrentando a ellos cayó detrás del mostrador, y la empleada, que estaba gritando, recibió una bofetada en la mejilla de un hombre y tropezó.

¡PLAFF!

El sonido del contacto de piel provocó silencio en la tienda.

La mujer, con la mejilla hinchada enrojecida, rápidamente miró la tez del niño contemplando la escena.

Salió del trance, y con sus ojos azules negó con la cabeza al niño que lloraba.

“No vengas aquí. ¡Quédate allí!”

Cuando la madre, que había recibido una bofetada en la mejilla, parpadeó desesperada, el niño finalmente rompió a llorar.

Al mirar los ojos rojos del niño, Kalia se levantó silenciosamente de su asiento con un tenedor en las manos.

Atrás Novelas Menú Siguiente

 

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios (2)

Sentí miedo jajaja espero que Kalia se las parta jajajaj Gracias!

Responder

djhusid Realmente estuve esperando esto. Me alegro que ustedes tomaron esta novela como proyecto, porque está muy buena. Aunque Kalia es muy densa pero no me importa, me gustan las mujeres fuertes e independientes. Gracias por la traducción 7u7

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: