Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR EXTRA 17: ¿No sabes quién soy yo?

Mientras tanto, el Palacio de la Reina también se encontraba más ocupado de lo habitual.

Dado que la fiesta sería el primer evento de Petunia como Concubina preliminar, las damas de honor de la Reina estaban decididas a no arruinar la dignidad de Su Majestad. Patrizia no podía leer los pensamientos de sus damas de honor, pero no interfirió cuando se preocuparon por ella más de lo habitual.

“Su Majestad… te ves tan hermosa hoy”.

Alabó Mirya con asombro, Raphaella, que estaba de pie junto a ella, estaba de acuerdo.

“Realmente eres hermosa, Su Majestad”. Dijo Raphaella solidariamente.

Patrizia se levantó de su asiento.

“¿Bonita?”

Preguntó indiferentemente. Se acercó al espejo de cuerpo entero y se estudió a sí misma.

“Me has puesto bella, para mostrar poder”; dijo con una leve sonrisa.

“Solo un poco, Su Majestad”.

Mirya dijo con voz divertida, y Patrizia miró su figura espléndidamente vestida con una expresión algo cargada. De la cabeza a los pies, estaba completamente adornada con joyas. Su tiara parecía estar cubierta con mil diamantes pequeños, y su vestido brillaba con miles de gemas y perlas más. Fue casi cegador. A Patrizia le gustaba vestirse a la moda, pero no estaba acostumbrada a este nivel de extravagancia.

“¿No es demasiado?”.

“Solo por hoy, Su Majestad. ¿No sabes qué día es?”

Patrizia no dijo nada en contra de las palabras de Mirya, y pronto las doncellas se acercaron y reemplazaron los zapatos que llevaba con un par de cristales incrustados con joyas. Se preguntó vagamente si sería incómodo caminar en ellas.

“¿Su Majestad ya se fue al salón de banquetes?”.

Una voz diferente respondió.

“Aún no”.

Patrizia giró la cabeza y encontró a Lucio de pie junto a la puerta. Se veía guapo con su abrigo negro, y ella le sonrió.

“Su Majestad”.

“Les dije que iba a llegar un poco tarde”; dijo Lucio con una sonrisa descarada.

“¿Por qué?”

“La Reina era tan hermosa que me cegó los ojos e hizo que mi corazón se detuviera”.

Ella rió en voz baja ante sus habituales comentarios coquetos. Las damas de honor salieron de la sala con tacto y, cuando los dos estuvieron solos, Lucio se acercó a Patrizia y le besó la frente.

“Eres tan hermosa. ¿Realmente estás tratando de detener mi corazón?” Lucio bromeó.

“Estás exagerando”.

“Solo pregúntale a cualquiera que pase. Sabrás claramente que no estoy exagerando”.

Esta vez, Lucio levantó el dorso de su mano y la besó. Luego, levantó la cabeza para besarle los párpados.

“Por favor, detente. Alguien puede vernos.”

Patrizia protestó a través de la gran sonrisa en su rostro.

“No hay nadie aquí. No nos verán”.

Lucio hábilmente giró su cintura, luego giró la cabeza y miró el reloj.

“Todavía queda algo de tiempo”

Lucio le susurró al oído.

“No quieres decir que quieres quedarte en la cama durante ese tiempo, ¿verdad?”

“Ojalá pudiera.”

Lucio levantó la barbilla de Patrizia. Sus miradas se encontraron y ella no pudo contener su sonrisa. Lucio la miró con ojos cálidos y la besó de nuevo sin dudarlo.

“Oh… Su Majestad”.

Murmuró Patrizia

“No te preocupes por eso. Te dejaré algo de tiempo para volver a aplicarte el lápiz labial.”

“Ah… bueno, quiero decir…”

Tartamudeó Patrizia, pero no podía formar una oración coherente con la forma en que los labios de Lucio trazaban un camino por su piel. Sus piernas habrían cedido debajo de ella si no fuera porque él la abrazó con fuerza. Ella se retorció en su agarre.

“Su Majestad, no donde alguien pueda ver…”

“Lo sé”.

Murmuró Lucio. En verdad, quería dejar una marca donde pudiera verlo. Así fue como podía declarar que esta mujer era su Reina. Nadie podía pensar en tocarla entonces.

Pero tengo que pensar en el honor de Rizi.

Lucio se detuvo por hoy. Después de besarse profundamente debajo del cuello de Patrizia, él se apartó de mala gana.

“Alguien podría ver, Su Majestad”; dijo Patrizia con voz escandalizada, su cara estaba sonrojada.

“Bueno, ¿no somos una pareja?”

“Pero…”

“He tenido que reprimirme mucho por tu honor”, dijo Lucio y mordió la punta de su nariz. ¿Necesitas una escolta?”

“¿Podrías hacerlo?

“Por supuesto”.

Ella es mi reina, con mucho gusto.

Lucio sonrió y le tendió el brazo para que ella lo tomara.

***

“Su Majestad la Reina y Su Majestad el Rey han llegado.

Anunció el heraldo, y Lucio y Patrizia entraron al salón de banquetes. Todos cedieron mientras caminaban por la habitación. Patrizia podía sentir las miradas de la multitud sobre ella, y sus orejas se erizaron al escuchar susurros de conversación sobre ella.

“Escuché que está trayendo una concubina, pero aparte de eso, su química matrimonial no ha cambiado”.

“¿No lo oíste? La propia Reina le rogó al Rey que tomara una. Eso también es sabio. Su Majestad quería negarse hasta el final, pero no tuvo más remedio que aceptar debido a la insistencia de los nobles”.

2Bueno, ¿por qué crees que tuvo que tomar una concubina? ¡Es infertil!”

“¡Cuidado con lo que dices! Escuché que el Rey incluso planeó adoptar a un familiar lejano por la Reina”.

“¡Oh por todos los dioses!”

La mayoría de los susurros eran así, cada uno decía lo mismo uno y otra vez, la Reina estéril le suplicó a su esposo el Rey que tomara una concubina. El Rey se negó e incluso tuvo la intención de adoptar un hijo, pero finalmente se vio obligado a ceder debido a los nobles. Aun así, Lucio seguía profundamente enamorado de Patrizia.

“No me gusta esto”.

Patrizia ya lo sabía todo, por supuesto, pero todavía no deseaba escuchar todo esto con sus oídos. Era bastante desagradable que todos supieran de su infertilidad.

Entonces, Lucio liberó su brazo de Patrizia. Antes de que ella pudiera mirarlo perpleja, él entrelazo sus dedos con los de ella. Un murmullo de sorpresa llenó la habitación, y Patrizia se volvió hacia Lucio con una expresión confusa.

“Su Majestad…”

“No te preocupes, ¿de acuerdo?”.

Patrizia esbozó una sonrisa incómoda.

“Está bien.”

A pesar de sus palabras, ¿cómo podría ella no preocuparse? La gente hablaba abiertamente de ellos. Sin embargo, era mejor mantenerse compuesta, y ella trató de alejar las miradas no deseadas.

“Su Majestad, soy Brancia de la familia Alled. ¡Se ve hermosa hoy!”

“Su Majestad, saludos. Soy Laurel de la familia Iral.”

A pesar de que los nobles susurraron descaradamente sobre la Familia Real hace un momento, comenzaron a reunirse al lado de Patrizia. Sabía que la alta sociedad era así y trataba de ser amigable con todos, mientras ocultaban sus verdaderos sentimientos. Afortunadamente, las personas que se acercaron a ella fueron educadas y no mencionaron el tema de la concubina.

“Saludos, Su Majestad”.

Entonces, alguien nuevo se acercó a Patrizia. Ella tenía una cara desconocida. Cuando Patrizia le dirigió una mirada inquisitiva, la mujer se sonrojó ligeramente avergonzada.

“No creo que conozcas mi rostro todavía”.

“¿Quién eres?”.

“Soy Petunia Meril Lee Bayrins, Su Majestad. Pensé que lo sabía porque me eligió a mí”.

Petunia. Ese nombre era familiar. Patrizia se dio cuenta de que esta mujer era la que había elegido para ser la Concubina Real.

“No la elegí por su belleza, Lady Petunia. Ni siquiera mire su retrato”.

“Ah. Ya veo”.

Petunia dijo nerviosa

“Debe haber sido un viaje difícil aquí. Ve y diviértete”.

“Gracias, Su Majestad. Bueno, como concubina preliminar, es natural asistir a una fiesta”.

Patrizia estudió a la mujer. Las líneas de Petunia eran obviamente educadas, pero su actitud no lo era tanto.

Ah, tal vez mi elección no fue tan sabia, Patrizia suspiró por dentro. Aun así, ella ya la había elegido y no podía esquivar la situación.

“Ya veo. Espero que te diviertas”, dijo casualmente.

“Gracias, Su Majestad”.

Respondió Petunia con una sonrisa. Justo cuando estaba a punto de darse la vuelta, hizo una expresión como si acabara de recordar algo.

“Ah, y Su Majestad, y no tiene que preocuparse”.

Patrizia la miró perpleja.

“¿Qué quieres decir?”

“Después de que me eligieron como concubina real, me hicieron la prueba y mi sistema reproductivo es excelente. No tendrá que preocuparse por la infertilidad”. (mmm no es lo que le debas decir a la reina tu babosa, no aprendiste de la suripante de Rosemond)

La boca de Patrizia estaba silenciosamente abierta por la sorpresa, y Mirya parada junto a ella también tenía una expresión rígida. Pronto, Mirya recobró sus sentidos y habló.

“Lady Petunia, eso fue terriblemente grosero.”

La reprendió Mirya.

Petunia parecía inocente.

“¿Qué? ¿Qué quieres decir, Marquesa Prinsky?”

“No debes hablar de la vida personal de Su Majestad. Si realmente quieres convertirte en la Concubina Real, entonces debes hablar con la dignidad y la actitud de la posición”.

“Puede ser la vida personal de Su Majestad, pero la supervivencia del Reino también está en juego. Además, es claramente un tema importante si la Reina del Reino no puede tener hijos…”

“Entonces, ¿lo que estás diciendo es que soy inapropiada para el puesto?”

Patrizia intervino con una mirada fría, pero Petunia respondió como si ya estuviera arraigada en su propia lógica.

“No es inapropiado, pero… bueno. No se puede negar que hay un defecto en su calificación”

Comenzó, hasta que fue interrumpida por una voz enojada.

“¿De qué estás hablando?”

___

La Petunia esta tonta… cambiando el tema, yo recuerdo cuando Rosemond vivía Rizi tenía mareos, yo estaba convencida de que tenía embarazo, pero aquí no muestra cuanto tiempo a pasado desde la muerte de la suripanta, y eso me confundo, yo aún tengo esperanza en que tengan bebes y no dejare de traducir hasta que lo descubra

Anterior Novelas Menú Siguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: