Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR EXTRA 16: Todavía son torpes en el amor

“Te conozco”

Dijo el viejo con cierta inquietud. Patrizia lo miró con una mirada en blanco, pero un momento después se dio cuenta de que todavía había mucha gente esperando detrás de él.

“Me estás mirando como si me conocieras. Tienes algo que decirme, ¿no?”.

“Sí, Su Majestad. Lo tengo”.

“Como puede ver, hablar es algo imposible en este momento. ¿Podemos hablar más tarde?”

“Por supuesto, ya que está ocupada, será más tarde. Cuando me llame, aquí estaré”.

“Entonces enviaré a alguien de inmediato”.

El anciano le ofreció una leve sonrisa, luego dejó la línea con el plato de avena. Patrizia no podía dejar de mirarlo a la espalda, pero luego tuvo que volver a mover sus manos para repartir mas.

Patrizia regresó al Palacio después del esfuerzo de alivio, solo para enfrentar algo no tan agradable.

“Humm, Su Majestad…”

Dijo Mirya con cautela, y Patrizia se volvió hacia ella con una mirada inquisitiva.

“¿Qué está pasando?”

“Bueno… hay algo que necesita urgentemente su aprobación”.

“¿Necesitas mi aprobación?”

Mirya cerró los ojos, luego los abrió una vez más.

“Se trata de la selección de la Concubina Real”. (hay, mi Rizi, no llores)

“Ah”.

Patrizia miró fijamente al frente por un momento, luego pronto recuperó sus sentidos y asintió.

“Eso es importante. Ya que el Rey me ha confiado la selección de la Concubina”.

Por respeto a Patrizia, Lucio le dejó a ella seleccionar su Concubina. Tenía la intención de establecer la autoridad de Patrizia, que se reduciría con el nombramiento de una Concubina.

Pero aunque Lucio lo pensó como un gesto de respeto hacia ella, irónicamente también era una herida. Patrizia suspiró por dentro y miró los documentos en las manos de Mirya.

“¿Esas es la lista de candidatas?”.

“Sí, Su Majestad”.

“Déjalo y por favor vete”.

Patrizia luego ordenó a todos salir de la habitación. Este era un asunto relacionado con la Concubina de su amado esposo. Quería fingir que no le importaba, pero no podía, por lo que no quería revelar su vulnerabilidad a nadie. Nada sería más miserable que eso.

Patrizia se acomodó en su escritorio y hojeó la lista.

“Lady Valentin, Lady Anatolia, Lady Lusticia…”

Como era de esperar, todos eran hija de antiguas familias nobles. Patrizia dio un profundo suspiro y comenzó a filtrar en la lista quien sería la candidata más adecuada para la Familia Imperial. Como la mujer daría a luz al Príncipe Heredero, Patrizia debía considerar mujeres que no fueran parte de su familia…

Después de una hora de mirar los papeles, la voz de una sirvienta interrumpió desde afuera.

“Su Majestad…”

“Dije que no dejara entrar a nadie” dijo Patrizia molesta.

“Lo siento, Su Majestad, pero Su Majestad está aquí…”

¿El Rey?

Patrizia estaba desconcertada. La persona que menos quería ver en ese momento estaba aquí. Mientras dudaba sobre qué hacer, la criada volvió a hablar apresuradamente.

“¿Qué debo hacer, Su Majestad?”

Desde ese día, Patrizia había estado evitando a Lucio mentalmente. Ella le dijo que todo estaba bien, cuando en verdad no lo estaba. Sin embargo, ella no quería culparlo injustamente por lo que sucedió. Por eso ella decidió no verlo. Lo haría una vez que resolviera sus emociones, pero… esto era demasiado temprano.

Sin embargo, rechazar la visita del Rey se consideraba grosero, y no podía permitirse los rumores de discordia entre ellos. Eso fue lo último que quería.

No, todas estas razones a un lado…

Ella lo extrañaba.

Todo lo demás era solo una excusa, y ella simplemente lo extrañaba. Había pasado demasiado tiempo desde la última vez que vio a Lucio. A pesar de su orgullo, Patrizia quería verlo más que nadie en este momento. Contuvo las lágrimas y habló con la criada.

“Deja… deja que entre”, tartamudeó ella.

“Sí, Su Majestad”.

Si Patrizia lo volviera a ver así, estaba segura de que lloraría primero. Pronto se abrió la puerta y Lucio entró en la habitación. Como de costumbre, llevaba un regalo en la mano y, a juzgar por la forma y el tamaño, parecía chocolate. Ella lo recibió con una sonrisa.

“Estás aquí, Su Majestad”.

“Rizi”, dijo Lucio, llamándola dulcemente por su nombre de mascota mientras se acercaba a ella.

“Ha sido un tiempo”.

Él le dio un cálido abrazo, y ella se apoyó en silencio contra él.

“Sí, ha pasado un tiempo”.

“Te he extrañado”.

“Entonces, ¿por qué no viniste a verme?”

“No pude”, continuó con dificultad. “Solo podría venir aquí hoy”.

“¿Por qué?”

“Lo siento”.

Patrizia no dijo nada mientras Lucio continuaba.

“Lo siento. Dije que te protegería, pero no pude hacerlo después de todo.”

“Ya me proteges. Mi autoridad, dignidad, orgullo, todo como Reina.”

“Lo siento”; dijo Lucio nuevamente. Estaba lo suficientemente interesado como para saber de inmediato que ella estaba mintiendo.

“Está bien”. Dijo Patrizia con cautela, con la frente arrugada.

“No, no hay forma de que pueda estar bien”; dijo Lucio a Patrizia, quien estaba encerrado en sus brazos. Su rostro estaba cuidadosamente inexpresivo, pero él podía decirlo. En su interior, ella había derramado lágrimas. La miró con ojos tristes y le acarició la mejilla con la mano.

“Creo que lloras mucho cuando la gente no está mirando2.

“Ni siquiera lo viste.

“Todavía…Debe ser difícil”.

Oh, cuando habló así, eso fue difícil. Patrizia se mordió el labio con fuerza para contener las lágrimas, pero fue tan efectivo como contener una presa con fugas. Las lágrimas gradualmente comenzaron a correr por sus mejillas. Los hombros de Lucio se humedecieron por sus cálidas lágrimas, pero él fingió no darse cuenta.

Patrizia habló honestamente.

“Te extrañé mucho… Fue más difícil cuando no estabas aquí”.

“Ah… ”

Lucio sonaba avergonzado, como si no supiera eso. La envolvió en sus brazos un poco más firmemente.

“Lo siento, Rizi. No lo sabía, de verdad…”

“Sabía por qué no viniste a verme. Debe haber sido incómodo. Pero fue más difícil para mí. Tenía miedo de que no me amaras más”.

“Eso no es verdad. También…”

Lucio obligó a su boca a moverse.

“También tenía miedo. Teme de que me dejaras por esto. Siento mucho no haber venido a verte. Tenía miedo de que me rechazaras”.

“Eso no puede ser verdad”.

“Sí lo es.” (claro que lo es, fue dificil aceptar al menso este)

Lucio se apartó de Patrizia y se limpió suavemente las lágrimas. Ella permitió el toque sin alejarlo.

“No podemos resistirnos el uno al otro”.

Todavía se amaban, incluso si todavía eran torpes.

“Lo siento. Lo pensé mucho, pero creo que llegué a una conclusión equivocada”.

“Simplemente no creía en ti”.

“Lo siento”.

Se disculpó una vez más, pero Patrizia no quería su disculpa. En realidad, estaba harta de eso ahora, y le sonrió con lágrimas en los ojos.

“Por favor, dame un beso, no una disculpa”.

Cuando Lucio escuchó esas palabras, la miró por un momento, luego presionó sus labios contra los de ella. Su beso comenzó casualmente, pero pronto comenzó a crecer en pasión.

“Haa… Su Majestad.”

Patrizia jadeó en su boca.

“¿Nos vamos a la cama?” (obvio, consuelala de otra forma)

Lucio le susurró al oído, y la idea era tan tentadora que Patrizia sabía que era imposible resistirse. Ella asintió y no dejó de besarlo incluso mientras movía sus pies hacia la cama. Ella nunca quiso que esto se detuviera. Ella quería seguir compartiendo sus labios con él. Era como si todas las emociones acumuladas durante todo el tiempo que ella no lo veía explotaran repentinamente en todo su cuerpo.

“¡Ah…!”

Ella dio un grito ahogado cuando su espalda se encontró con la cama. Preocupado porque estaba herida, Lucio acunó la parte de atrás de su cabeza mientras la besaba, mientras que Patrizia sonrió y comenzó a desabrochar los botones de su ropa.

***

“He estado buscando diligentemente, y creo que lady Petunia es una buena opción”.

“¿Para qué?”

“Para una Concubina Real”.

La expresión de Lucio cayó repentinamente, luego habló con voz hosca.

“¿Tenemos que hablar de eso cuando estamos solos?”

“Pronto habrá una nueva miembro de la familia Real. Es problemático decirte por separado…

Ante las palabras de Patrizia, Lucio tiró de su cuerpo a su lado. La acción la hizo levantar la cabeza para mirarlo, y él la miró con expresión seria.

“Escucha, Rizi. Eres mi única familia”.

“¿De verdad?”

Él le dio un breve beso en los labios.

“Por supuesto. Como dije antes, no me importa si puedes o no tener hijos. Serás mi Reina hasta el final de mi vida”.

Patrizia sonrió sin decir una palabra. Una cálida burbuja de placer se expandió dentro de ella. Al mismo tiempo, sin embargo, una pequeña punzada de arrepentimiento permaneció en la esquina de su corazón. ¿Qué maravilloso sería tener un bebé ella misma? La idea de tener una familia con Lucio se negó a abandonar su cabeza.

Como Lucio le confió a Patrizia el control total de la selección de la Concubina, el puesto vacante finalmente se le otorgó a Lady Petunia, la hija del Marqués Bayrins.

Ahora que Patrizia había elegido una candidata, no pensó en arrastrar las cosas e inmediatamente declaró a Petunia la Concubina Real preliminar.

La fecha de la boda se fijó para medio año después, como resultado de la terquedad de Lucio. Trató de retrasar el matrimonio tanto como sea posible por varias razones. Patrizia no conocía sus intenciones, pero hizo lo que Lucio quería sin quejarse.

Dos meses después de que Petunia fuera elegida como Concubina preliminar, se celebró una fiesta ceremonial con motivo del cumpleaños del difunto Rey. Naturalmente, se esperaba que Petunia asistiera.

Petunia llamó a su doncella con voz nerviosa.

“¡Aida, date prisa! ¿Tomarás responsabilidad si llego tarde a la fiesta?”

Aida se apresuró a entrar en la habitación, con los brazos llenos de varias joyas y accesorios para embellecer a Petunia para la fiesta.

“Lo siento, mi señora”; dijo la delgada Aida, y se inclinó profundamente por la cintura.

Petunia, que estaba sentada en un taburete, lanzó a la criada una mirada de desaprobación.

“¡Tú, insensata! ¿Cuántas veces te dije que la fiesta de hoy es importante?”

Las criadas lo habían escuchado innumerables veces. Petunia les había exigido demasiado durante un mes antes del evento, mientras declaraba “será mi primera fiesta como Concubina preliminar, así que debo lucir más bella que nadie en el mundo”.

Y en todo momento, Aida pensaba “la más bella de la fiesta es la Reina, no usted Lady Petunia”, pero la criada contuvo la lengua para evitar las ataduras verbales de su ama.

“¡Date prisa! ¡No puedo llegar tarde a la fiesta! ¿Por qué no contestas?”

Petunia chasqueó la lengua.

“Sí, mi señora. Entiendo”.

Respondió Aida impotente, pero Petunia seguía de mal humor.

No hay nada que pueda hacer sobre estas vidas tan bajas, pensó Petunia interiormente, luego volvió la cabeza con irritación.

____

Huele a que esta tipa sera molesta

AnteriorNovelasMenúSiguiente
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: