Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 57 LEDOM

Me tomó todo lo que tenía para disuadirlo. Quería ‘ayudarme’ a quitarme el vestido y aflojar mi corsé.

Lo rechacé lo más enfáticamente posible. Le dije que en realidad había perdido mucho peso recientemente, por lo que el corsé no estaba tan apretado como él pensaba.

Cuando insistió en ‘ayudarme’, finalmente le dije: “¡Este es tu lugar de trabajo! ¿Qué crees que diría la Emperatriz Viuda si se entera?”

Afortunadamente, estuvo de acuerdo conmigo en este punto y se rindió.

¿Qué pensarían la Emperatriz Viuda, y todos los demás en el castillo, si saliera de la oficina del Emperador con mi ropa en desorden? Lucrecio habría parecido un tirano loco por el sexo. Me habrían llamado peor.

Le aseguré que ahora me sentía mucho mejor. Lucrecio parecía decepcionado, pero de todos modos me dejó ir.

‘Esto fue demasiado cerca. ¡Será mejor que tenga más cuidado a partir de ahora!

Sudé un poco mientras recogía la taza de té que traía el criado.

Miré el té mientras trataba de calmarme.

¡Vamos, Sa Bina! ¡Anímate!

Por suerte, Lucrecio cambió de tema.

“Por cierto, me alegro de que pareciera que le agradaste al Canciller”.

“¿Es eso así?”

“Dijo que su nuera vendrá a visitarte. Se refiere a la esposa de su segundo hijo, la condesa”.

“…”

“Se ofrece a mejorar su estatus social en este reino”.

Asentí con la cabeza y respondí: “Sería muy útil establecerme mientras la Emperatriz Viuda permanecía tranquila hasta el nacimiento de su hijo. Estoy agradecida”.

Me miró de nuevo como si me estuviera estudiando.

Finalmente, me preguntó con indiferencia: “Por cierto… Escuché que estás interesado en las princesas”.

Todo mi cuerpo se tensó. Sabía que no podía ocultar mi reacción en mi rostro, pero rápidamente, sonreí y respondí: “Sí”.

“¿Por qué?”

No pude mostrarle ninguna vacilación o incertidumbre.

Respondí de inmediato: “¿Realmente necesito responderte eso?”

“¿Qué?”

Se puso rígido. Esto era nuevo. Lucrecio siempre ha mostrado confianza en todo, pero esta vez, parecía aturdido.

Esto fue perfecto.

Le expliqué: “Aunque no te dije sobre esto, ya lo sabías. Estoy segura de que ya lo pensaste y entendiste por qué lo hice”.

“…”

Sentí como si tragara fuego. Bebí un gran trago de mi té, pero no ayudó. De hecho, se sintió peor.

Extrañamente, mi cabeza estaba clara y tranquila.

Sonreí abiertamente y pregunté: “¿Fue Samantha?”

“…”

“¿O Agnes?”

“…”

“Supongo que también podrían ser las hermanas Loventis. Es poco probable, pero supongo que tampoco puedo descartar por completo a Lisbeth”.

La habitación quedó en silencio.

¿Quién fue? Contemplé con frialdad lo que le dije.

“Ya debes saberlo todo, menos complacerme. Fue esta mañana cuando pedí saber más sobre las princesas”.

“…”

“Y luego, mis sirvientas tardaron dos horas en prepararme para esta visita. Así que debe ser durante ese tiempo, alguien se acercó a ti para hacerte saber exactamente lo que dije”.

Mis labios sonrieron, pero sabía que mis ojos no lo hacían.

“Esto significa que debes tener una buena idea de por qué lo hice. ¿No querrás ser amable y decirme lo que piensas?

No esperaba que realmente me respondiera. Siempre hacía lo que quería. Siempre quiso tener el control de la situación. Por lo tanto, no pensé que me dejaría tener esto.

Incluso entonces, seguí adelante. Mi instinto me dijo que si no hacía esto, nunca obtendría ningún tipo de control en el futuro.

Tal vez nunca pueda tener una fe completa en él, pero al menos necesitaba poder confiar en él, aunque sea por un momento.

Si no lo hacía, entonces no tenía sentido trabajar juntos. Sería una mejor opción para mí simplemente huir de este castillo.

Sobre todo…

Estaba furiosa.

Estaba enojada, por eso lo orillé.

Insistí.

“Por favor habla. Ya lo sabes, ¿verdad?”

“…”

Un largo silencio persistió sobre nosotros antes de que finalmente abriera la boca.

“… Probablemente decidiste que las princesas te serán de ayuda en el futuro”.

Le dí una sonrisa fría y le pregunté: “¿Y? ¿Qué pensaste que haría?”

“… Si adiviné correctamente, intentarás contactarlas personalmente. Si las tratas con amabilidad, es muy probable que aprendan a agradarte. Se les ha privado de cualquier forma de bondad, por lo que no debería ser demasiado difícil”.

“…”

Fue una deducción perfecta. Esto era exactamente lo que estaba planeando hacer. Cuando me dijo su suposición, me sentí aún más furiosa.

Me enojé porque me estaba espiando tan de cerca. Me sentí frustrada de que pudiera leerme tan fácilmente. Me avergoncé de que mi forma de pensar fuera tan similar a la suya. También me sentí mezquina por tratar de utilizar niñas para mi plan.

Todo me hizo enojar. (Bina la tóxica xD)

Sin embargo, continué tranquilamente. Lo felicité sarcásticamente.

“De hecho, eres muy sabio”.

Dejé mi taza en voz alta. Me incliné profundamente y le pregunté: “Ahora, permítame irme”.

“…”

No esperé su respuesta. En cambio, le dije bruscamente: “¿Era realmente necesario hacerme venir aquí para confirmar esto? Soy consciente de que me estás vigilando y que sabes todo lo que pasa a mi alrededor. Si sientes que necesitas espiarme incluso de noche, realmente no veo el punto, así que no es necesario que me visites todas las noches”.

Me dí la vuelta antes de esperar su respuesta.

Hasta que la puerta se cerró detrás de mí, Lucrecio no dijo nada. No sabía por qué, pero mi corazón se sentía terriblemente frío.

* * *

Miré alrededor del cuarto. Mis sirvientas trabajaban juntas mientras charlaban entre ellas.

Mi primera suposición fue Samantha.

Ella era mi principal doncella a la espera, pero solía ser la primera del Emperador. Había muchas posibilidades de que ella fuera su espía.

La siguiente posibilidad era Agnes.

También podía verla siendo el topo. Agnes era la hermana adoptiva de la madre biológica de Lucrecio. Odiaba al ex Emperador ya la Emperatriz Viuda con todo su corazón. Ella también fue la que reaccionó exageradamente cuando mostré interés en las princesas.

Los siguientes fueron Elza y Luisa. Era poco probable que fueran las espías, pero no podía descartarlas con seguridad.

Fui amable con ellas cuando fui envenenada. Como teníamos aproximadamente la misma edad, nos hicimos cercanas. Sin embargo, pertenecían a una familia noble leal a Lucrecio. El Emperador también les ordenó que me sirvieran. Si Lucrecio les pedía que me espiaran, sabía que no podrían rechazarlo.

Y por último, Lisbeth.

“…”

Fue una idea ridícula. Consideré la posibilidad, especialmente la forma en que actuó en la oficina del Emperador, pero sabía que no era posible. Tenía el motivo y la voluntad, pero no pensé que Lucrecio fuera lo suficientemente estúpido como para usar a alguien tan poco confiable.

Podría ser cualquiera, pero estaba segura de que no podía ser ella.

De repente, recordé lo que hizo ayer Lisbeth. Me enfurecí tanto al enterarme de una espía que olvidé lo que me hizo.

Se vistió para competir contra mí por la atención del Emperador. Terminó siendo arrastrada y ahora me estaba mirando.

Me pregunté si mi plan para ella era del todo realista.

“…”

Suspiré mientras Lisbeth continuaba mirándome enojada.

Todas las demás sirvientas también pudieron ver su descontento. Samantha finalmente no pudo soportarlo más.

“Señorita Lisbeth, por favor deje de mirar. Es grosero”.

“¿P, perdón?” Lisbeth pareció sorprendida mientras miraba a su alrededor. Luego respondió inocentemente: “No estaba mirando a Su Alteza en absoluto”.

“…”

“…”

Agnes le dijo en voz baja.

“Todas aquí pueden ver cómo está mirando a Su Alteza”.

“Pero eso es…!” Pareció nerviosa por un segundo, pero se recuperó rápidamente y gritó: “Es por lo que Su Alteza me hizo ayer. Simplemente sentí que me trataron injustamente”.

La habitación se puso tensa.

Le pregunté con cuidado: “¿Qué es lo que he hecho? No entiendo de qué estás hablando”.

Los ojos de Lisbeth se agudizaron mientras fruncía sus bonitos labios rosados. Sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas cuando respondió.

“Sé que Su Alteza me odia… Sé que le preocupa que Su Alteza pueda llegar a agradarle. Al principio, cuando Orlean me dijo esto, no le creí, pero… la forma en que me trata demostró que Orlean tenía razón desde el principio”.

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: