Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 40 LEDOM

La Emperatriz Viuda probablemente estaba preparando su movimiento contra el Emperador, y había muchas posibilidades de que yo pudiera ser su próximo objetivo.

Yo era el eslabón más débil y hacerme daño dañaría mucho al Emperador. Además, el último ataque contra ella fue a mi nombre ya que supuestamente fui envenenada por su gente. Era probable que se vengara de mí por ser una parte importante de ese complot.

Esto significaba que sería útil para mí tener un objetivo claro que la Emperatriz Viuda querría usar contra mí.

La mejor opción era colocar a mi propio espía en su grupo, pero era imposible. Mi influencia en este castillo era débil en el mejor de los casos, y no podía pensar en nadie que arriesgara su vida por mí. Además, la emtperatriz Viuda era un enemigo formidable. No sería fácil plantar a alguien sin que ella sospechara.

Eso significaba que solo había una opción.

Tener a mi lado a alguien que probablemente sea comprado y utilizado por ella.

Lisbeth podría ser esa persona. Estaba segura de que sería una persona fácil de controlar.

No tuve que explicarle nada a Lucrecio. Entendió mi plan rápidamente.

“Así que quieres probarlos”.

“Posiblemente…”

Le di una respuesta vaga.

Lo que dijo fue exacto, pero no quería admitir en voz alta que estaba haciendo exactamente lo que Lucrecio hizo y sigue haciéndome la misteriosa.

Desafortunadamente, aprendí mucho de este tipo.

Me sonrió y comentó: “Así que tenía razón sobre ti. No eres una buena persona”.

Quería tirarle algo a su hermoso rostro.

Continuó: “Tienes la esperanza de que se destruyan a sí mismos para no tener que ensuciarte las manos. Sabes muy bien que la Emperatriz Viuda no cambiará, lo que significa que es su turno de atacarnos. Tendrá que tener cuidado de que su pequeño plan no parezca demasiado obvio”.

“…”

No puedo negarlo. Tenía razón en todo.

Miró mi rostro haciendo pucheros y sonrió satisfecho.

“Creo que me gusta eso de ti”.

“…”

Lo que sea.

Como si me importara lo que pensara de mí.

Seguí callada mientras me miraba. Llamó a un sirviente para que se llevara las copas de vino vacías y trajera el juego de té.

Se preparó té caliente recién hecho y se vertió en nuestras tazas.

Lucrecio preguntó: “Así que dame los detalles de tu plan”.

“Tendré a Lisbeth como mi nueva sirvienta”.

Su rostro se puso rígido.

Y recuperaré a Orlean para que pueda ser la sirvienta de Lisbeth. Esto las hará felices a ambas”.

Me preguntó en voz baja: “Tú… te das cuenta de que es un movimiento muy peligroso, ¿verdad?”

“Lo sé, pero tengo que correr riesgos si quiero ganar. Tendré mucho cuidado. Lisbeth estará rodeada de Samantha, Agnes, Elza y Luisa. Dudo que Lisbeth sea capaz de hacerme algo loco mientras es monitoreada tan de cerca por todas. Ella no es tan inteligente”.

Parecía poco convencido.

Continué explicando: “La noticia de mi maltrato a Lisbeth se extenderá como la pólvora. La Emperatriz Viuda se interesará por ella rápidamente”.

“Supongo…”

Lucrecio no dio más detalles.

Después de unos minutos de silencio, le pregunté: “¿Por qué te ves tan infeliz con esto?”

“… ¿No tienes miedo? Si no funciona de acuerdo con tu plan, su vida puede estar en peligro. La Emperatriz Viuda no es una oponente fácil. Ella es especialmente peligrosa ahora ya que debe estar furiosa por lo que le sucedió a la Marquesa Toruka “.

“Soy muy consciente del peligro. Yo estuve ahí. Fui yo quien casi muere, ¿recuerdas?” Sonreí.

No dijo nada. Supongo que se sintió avergonzado.

“Hago esto porque quiero vivir, pero la vida no significa mucho si vives en constante temor y restricciones. Quiero tener control sobre mi vida. Para lograr eso, necesito correr algunos riesgos”.

Planeé sobrevivir y volvería a casa.

Para eso, necesitaba tomar el control de esta situación.

Lucrecio me miró con una expresión que nunca antes había visto. Parecía que lo hubieran abofeteado.

No lo sabía en ese momento, pero pronto me di cuenta de lo que significaba esa expresión.

<Un día después del envenenamiento de Bina: desde el punto de vista de Lucrecio>

“¿Por qué mi esposa aún no está despierta?” Preguntó el Emperador con dureza.

El médico se encogió de miedo y respondió: “Parece que Su Alteza… no tiene ninguna tolerancia a este veneno”.

El Emperador comenzó a gritar pero se dio cuenta de que estaba acostada en la cama frente a él. Bajó la voz.

“¡Ya lo se…! Estaba seguro de que le administró una dosis con ese hecho en mente”. Apretó los dientes.

El médico se inclinó aún más y respondió: “Me temo que es porque no he sido el médico de Su Alteza, no conocía muy bien su condición corporal. La dosis debe haberse calculado mal, pero no se preocupe. Su vida no corre peligro, Alteza”.

Antes de que el Emperador pudiera gritar de nuevo, Samantha añadió con cuidado.

“Su Alteza, Lowson es el mejor médico del reino. Perderlo sería una gran pérdida para todos nosotros”.

Samantha sabía lo que diría el Emperador y por eso lo interrumpió. Trató de calmarse y pensar con lógica. Después de unos minutos, finalmente decidió.

“Si algo le sucede, te ejecutarán, pero si puedes curarla y se despierta en dos días, recibirás un castigo mucho más leve”.

“Gracias, Su Alteza”.

El médico agradeció al Emperador y salió de la habitación para comprobar la medicación. Él se sentó en la cama y le preguntó a Samantha: “¿Qué está pasando con la Marquesa Toruka?”

“Ella está guardando silencio”.

“Que molesto. Bueno, supongo que admitir algo que no hiciste sería difícil”.

“Pero pudimos obtener algunas confesiones de algunas de sus sirvientas después de una extensa tortura”.

El Emperador comenzó a asentir, pero negó con la cabeza de inmediato.

“No es suficiente. Necesitamos sacar el máximo provecho de este plan”.

“¿Qué más te gustaría que hiciéramos?”

“Tenemos que atrapar a la Emperatriz Viuda, o al menos al Marqués. Si no lo hacemos, lo consideraría nuestra derrota”.

Después de un breve silencio, Samantha respondió en voz baja, “La tortura del sueño y el hambre no serán suficientes para hacer que la Marquesa Toruka se rinda… Y… Debido a que ella es la principal doncella que espera a la Emperatriz Viuda, sería indecoroso torturarla físicamente”.

El Emperador respondió sin dudarlo: “Haz lo que sea necesario”.

“Si Su Alteza.”

Samantha se inclinó profundamente y salió de la habitación.

Una forma de lograr esto era torturarla donde las cicatrices no serían visibles a menos que estuviera desnuda.

* * *

La joven estaba en la cama como si estuviera muerta. Ya habían pasado dos noches y era la tarde del tercer día. Ella todavía no había abierto sus ojos negros.

Lucrecio estaba hecho un desastre. No sabía qué hacer ni adónde ir. Sintió que se estaba quemando por dentro. No estaba acostumbrado a este tipo de emoción.

La última vez que sintió algo similar fue cuando asistió a la ejecución de su propia madre.

Después de ese día, Lucrecio llevó una vida difícil. Su padre lo despreciaba y lo maltrataba. Esa mujer, Katleyanira, tenía el control total sobre su padre e hizo todo lo posible para embarazar a cualquier chica del hijo del Emperador para poder quitarle la posición a Lucrecio como único heredero.

Su propia Esposa, que terminó siendo la espía de Katleyanira, intentó matarlo con una daga envenenada.

Todas estas cosas horribles sucedieron a lo largo de su vida, pero nunca había sentido emociones fuertes hacia estos eventos. Su Esposa anterior le dijo una vez que su corazón estaba congelado como un bloque de hielo, y que por eso no sentía nada.

El aceptó. Sabía que no era normal, pero era como era. Eso fue todo.

Seguía pensando en su Esposa anterior a la que mató para defenderse. Recordó su enfado hacia él. ¿Fue porque ahora estaba sucediendo algo similar? El resultado y la intención fueron completamente diferentes, pero hubo algunas similitudes incómodas entre los dos eventos.

En ambas ocasiones, midió su dosis con cuidado y él mismo colocó el veneno en el agua. Le entregó las tazas a ambas mujeres, pero una estaba enterrada en la cripta mientras que la otra estaba frente a él acostada en la cama.

¿Era la iluminación o la cama parecía un ataúd de mármol blanco?

Ingrit. Ese era el nombre de su difunta esposa. La mujer que mató.

La hizo como era.

Su familia estaba del lado de la Emperatriz Viuda, pero al principio, Ingrit era diferente. Si él fuera un hombre mejor y la tratara con amabilidad, tal vez no se habría convertido en una mujer vengativa tan enojada.

Era una mujer ingenua y amable que lo amaba, pero él no aceptaba su amor y ella se puso lívida. La Emperatriz Viuda sin duda estuvo involucrada en transformar a Ingrit en una asesina resentida, pero definitivamente fue él quien la convirtió en una esposa despreciada.

— — — — — — —

Que triste todo lo que le ha pasado a Lucrecio, muero de ansias por saber si ya siente amor por ella o es solo culpabilidad? No importa, le falta poco para caer redondito y de eso no hay duda. Hasta Mañana compis~

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: