Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 39 LEDOM

Otra noticia me recibió cuando regresé al castillo. Era de la Marquesa Toruka.

Al final, fue abandonada por su familia y la Emperatriz viuda. La familia Toruka afirmó que no sabían nada de lo que hizo. Su propio marido la denunció como traidora y solicitó el divorcio. La Emperatriz Viuda también anunció su ignorancia en este asunto.

Incluso después de ser encarcelada y torturada, la Marquesa Toruka permaneció en silencio. Sin embargo, cuando se enteró de que todos la habían abandonado y traicionado, juró que le diría todo al Emperador.

A la mañana siguiente, después de que prometió confesar, fue encontrada muerta en su celda.

Todos sabían quién mató a la Marquesa Toruka, pero nadie tenía pruebas.

Junto a su cadáver había una carta escrita con mano temblorosa. Declaró que sentía celos de mí, la Primera Esposa, y por eso trató de matarme. Dijo que lo hizo todo por su cuenta.

Lo curioso es que nadie pudo imaginarse cómo consiguió papel y lápiz para escribir esta carta. Sin mencionar, ¿de dónde sacó el veneno para suicidarse?

Una vez más, todos sabían quién estaba detrás del asesinato de la Marquesa Toruka, pero nadie podía decirlo en voz alta.

“…”

Fue un tema desagradable para discutir durante la hora del té de la mañana. No supe que decir. Sentí frío.

Mis enemigos fueron crueles y eficientes. Eliminaron los suyos sin dudarlo.

Estas eran las personas contra las que el Emperador quería que luchara y lo protegiera.

Escondí mi miedo y le respondí: “… Así que no ganamos nada envenenándome. Básicamente, la Marquesa Toruka se ha ido, pero la Emperatriz Viuda solo tendrá nuevas sirvientas. Que decepcionante”.

Él sonrió. Siempre encontré molesta su confianza.

“No exactamente. Nos aseguraremos de sacar algo de esto”.

Bien por tí.

Odié cómo lo dijo como si fuera él quien se vio obligado a hacer un sacrificio por este complot. ¡Fui yo quien fue envenenada, no él!

No dije nada y el Emperador siguió sonriendo.

Explicó: “Debido a esto, el Marqués Toruka perdió a su heredero”.

“¿Perdón?”

“El Marqués y la Marquesa tenían dos hijos mayores. Uno tenía 17 años y el otro 15. De todos modos, el mayor era el heredero confirmado del título. Él tuvo varias concubinas y otros hijos. Sin embargo, no quería complicar nada, así que envió a todos sus otros hijos para que se casaran o fueran adoptados por otras familias nobles”.

Era extraño, pero aparentemente, esta era una práctica común aquí.

Lucrecio continuó: “Pero después de que arrestaron a la Marquesa, las cosas se volvieron inciertas para la familia Toruka. Al traicionar a su esposa, el Marqués Toruka logró proteger a su hermana, la Emperatriz Viuda y a su hijo por nacer, pero yo di un paso más”.

“¿Qué hiciste?”

Su sonrisa malvada brilló. Esperé su respuesta nerviosamente.

“El crimen de la Marquesa fue traición, pero les prometimos que no la ejecutarían. Sin embargo, la situación de la sucesión familiar fue una historia diferente”.

“¡Oh!”

Entendí de inmediato. Al divorciarse el Marqués Toruka podría proteger su apellido, ¡pero no a sus hijos! También eran hijos de la Marquesa traidora. Esto significaba que el Emperador tenía derecho a insistir en que sus hijos no heredaran el título.

Lucrecio ordenó a un sirviente que trajera una botella de vino. Él mismo se sirvió un vaso. Era de un color rubí oscuro. Sospeché que era el vino de mayor calidad que se podía encontrar en este reino.

Vino hacia mí y me sirvió un vaso también. Lo acepté sin una palabra.

“El Marqués ya tiene más de 40 años. Todos sus otros hijos han sido adoptados por otras familias. Técnicamente podría volver a adoptarlos, pero necesita la aprobación del Emperador y no se la daré. Le diré que no tiene la edad suficiente para adoptar un heredero. Debería intentar casarse de nuevo y engendrar un hijo de forma natural. Para hacer esto, tendrá que actuar rápido… Por supuesto, me sorprendería si alguna familia noble permitiera que su hija se casara con el hombre que abandonó a su esposa en el calabozo y la dejó morir”.

Lucrecio sonrió. Era un hombre tan frío. Estuve de acuerdo con sus acciones, así que supuse que eso también me convertía en una mujer fría.

Normalmente prefiero el vino blanco o el champán. Encontré que el vino tinto a menudo es ácido y amargo. A veces, pensaba que olía un poco a sangre. Quizás fue solo mi imaginación.

Después de una probada rápida, miré hacia arriba y le pregunté. Supongo que era demasiado tarde para obtener su permiso cuando ya estaba hecho.

“Ya le di una posición y un lugar para quedarse en mi ala, así que supongo que lo hice al revés. Primero debería haber pedido tu permiso”.

“¿Que esta pasando?”

“Se trata de Agnes”.

“¿Te refieres a Agnes Dotrya, responsable de Lonez?”

“Si. Me gustaría tenerla como mi sirvienta”.

Me miró con recelo.

“Definitivamente es alguien en quien puedes confiar, pero… ¿Por qué? ¿Cómo la convenciste para que viniera? Agnes nunca dejaría atrás a su madre adoptiva”.

Recordé el rostro angustiado de Agnes mientras hablaba de lo que le había sucedido a la Emperatriz Beatriz. Cuidaba de su madre adoptiva, Dame Dotrya, que era la madre de la Emperatriz Beatriz.

Estaba claro que amaba a su madre adoptiva y a su hermana como a su verdadera familia. Eso explicaba su extrema furia.

Por eso la elegí. Ella podría ser la mejor arma contra nuestro enemigo común.

No le dije al Emperador mi verdadera razón.

“La elegí porque se puede confiar en ella. Cuanta más gente de confianza tenga, mejor”.

Parecía que no creía en mi explicación. Me estudió durante unos segundos y suspiró profundamente.

“Estás mejorando en ocultar tus sentimientos. Bueno, por qué no. Estoy seguro de que tienes una buena razón para ello “.

Dejó su vaso vacío. No le respondí.

Lucrecio estaba a punto de ponerse de pie cuando de repente recordó algo.

“El Duque Aeal es muy persistente. Al parecer, todavía no se ha ido. Insiste en verte antes de irse. ¿Quieres echarlo tú misma?”

Esto fue una sorpresa. Me reí a carcajadas y aplaudí.

“¿De verdad? Eso es perfecto. Pensé que ya se había ido y estaba pensando en recuperarlo”.

El emperador frunció el ceño.

“¿Qué?”

Obviamente, quería saber mi razón, pero fingí no notarlo. Cuando me negué a dar explicaciones, me interrogó.

“¿Por qué no quieres que se vayan inmediatamente? No entiendo”.

“Bien…”

Le sonreí misteriosamente. Me encantó esta situación. Finalmente, por una vez, estaba tomando el control de nuestra conversación. Hice una pausa a propósito y esperé su reacción.

Lucrecio empezó a golpear la mesa con el dedo con impaciencia. Parecía enfadado.

“Así que no los vas a echar. Estás diciendo que lo habrías llamado de todos modos. No entiendo”.

“…”

“No quieres perdonarlos y mantenerlos aquí, ¿verdad?”

Bebí mi vino lentamente y respondí. Fue muy fuerte.

“Por supuesto no”.

A menos que me hubiera vuelto loca, nunca haría algo así. Lo conocía bien.

Lucrecio me miró con curiosidad. Pensé que probablemente lo hice esperar lo suficiente.

Hice una pausa un poco más hasta que pareció que estaba a punto de volver a preguntar. Antes de que pudiera decir algo, lo interrumpí.

“No es nada especial. Es solo que creo que pueden ser útiles en la lucha contra la Emperatriz Viuda”.

“¿Vas a usarlos contra ella?”

Lucrecio no parecía convencido y entendí por qué.

Continuó: “El Duque Aeal no tiene ningún poder en este reino. No te servirá de nada contra la Emperatriz Viuda. Además de eso, estoy seguro de que te odian, así que… “

De repente, sus ojos se agrandaron. Parecía que se había dado cuenta de algo. El sonrió lentamente.

“¡Ajá! Podría ser…?”

Ni siquiera dije nada, pero parecía que él entendía lo que quería hacer. Definitivamente era un genio malvado. (Todo un estratega~)

Lucrecio murmuró para sí mismo en voz alta: “Definitivamente puedo verlos haciendo algo estúpido para satisfacer su codicia. Solo los conocí una vez, pero fue bastante obvio”.

“Exactamente. Lisbeth será especialmente útil. Si la mantengo cerca de mí, no podrá evitar hacer lo que sea necesario para conseguir lo que quiere. Seguro que captará la atención de la Emperatriz Viuda”.

Miré a mi marido.

Hermoso cabello dorado y ojos verde claro. Cualquier chica se enamoraría de un hombre tan hermoso.

Lisbeth habría sido enviada aquí si no hubiera estado disponible. Sin embargo, debido a que era una joven ingenua y frágil, dudaba que hubiera sobrevivido. Ella habría sido asesinada junto con el ex Emperador en su noche de bodas.

Básicamente salvé la vida de Lisbeth y esto significó que pagué mi deuda con la familia Bonafit por cuidarme durante un año.

Estábamos parejos. Si renunciaban a su sueño imposible y dejaban este castillo, los dejaría ir y vivirían. Sin embargo, ¿podrán dejar ir su codicia?

No lo creo. El solo hecho de que todavía estuvieran aquí significaba que no abandonarían su ambición. Sabía que si los ignoraba o los echaba a patadas, intentarían hacerme daño de cualquier forma posible.

No me estaban agradecidos por salvar a Lisbeth. De hecho, me vieron como el ladrón que robó la oportunidad de su hija para convertirse ella misma en la Primera Esposa del Emperador.

Sería una mentira si dijera que no estoy enojada. Fui lo suficientemente honesta como para admitir que me encantaría causarles un daño grave como un acto de venganza por engañarme. Sin embargo, la decisión de mantener a Lisbeth cerca se basó en pura lógica.

— — — — —

Hola nuevamente~ estuve revisando el manga y encontré que el nombre de nuestra prota es “Bina” yo lo había tomado como un error y corregía colocándolo todo junto “Sabina” (nombre muy bonito a mi parecer) así que, he decidido corregir poco a poco los caps anteriores; gracias a Dios no dicen mucho su nombre jeje. En fin, que opinan? ¿Lo dejo como Sabina o al original Sa Bina? Leo sus opiniones 😉

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: