Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 36 LEDOM

Me desperté abruptamente de una sensación de caída.

Estaba confundida. No pude entender lo que pasó ni dónde estaba.

Me sentí como si hubiera escapado de una cueva oscura y fangosa. A duras penas.

No tenía fuerzas. Estaba mojada con mi propio sudor cuando me acosté en la cama. Miré al techo sin comprender.

Mi mente tardó un poco en empezar a funcionar de nuevo. Conté los patrones del techo. Cuando conté hasta quince, pude recordar fragmentos y piezas.

Lo último que recordé fue al Emperador sosteniendo la taza llena de agua. Lo recordé susurrándome.

No me mataría.

Lo que pasó fue tan malo que lo encontré un poco divertido. Estaba a punto de confiar un poco en él cuando me hizo esto.

Quería jurar, pero no tenía energía. Mi cuerpo se sentía pesado como un trozo de algodón mojado. Mi cabeza se sentía como si estuviera llena de niebla.

Empecé a molestarme.

Toda esta situación fue más que frustrante.

Traté de levantarme. Cuando traté de levantarme con el brazo, sentí un dolor de cabeza repentino.

¡Ay…!”

Fue doloroso. Sentí como si alguien me levantara y me hiciera girar varias veces.

Escuché a alguien entrar. Deben haberme oído gemir.

Supuse que era Samantha o una de las hermanas, Luisa o Elza. Quería decir algo, pero mi garganta estaba tan seca que ningún sonido salió de mi boca.

Entonces, de repente, escuché una voz que me hizo olvidar cualquier cosa.

“Estas despierta”.

Ahora estaba completamente despierta. A pesar de los dolores y los mareos, levanté la cabeza. La habitación giró a mi alrededor, pero logré ver con claridad.

Era la misma cara que vi antes de perder el conocimiento.

Me estaba mirando con una expresión extraña. Su rostro parecía un poco cansado.

¿Por qué?

Me ayudó a sentarme. Acomodó grandes cojines detrás de mi espalda para que pudiera reclinarme cómodamente. Su comportamiento fue cariñoso. Cuando lo pensaba, sus palabras siempre eran duras y, a veces, hirientes, pero siempre actuaba con gentileza.

Traté de tragar, pero mi garganta estaba demasiado seca y no tenía saliva para tragar. Se sentía dolorida y aguda.

Parecía confundido por mi expresión de dolor, pero rápidamente se dio cuenta. Me sirvió un vaso de agua y me lo entregó.

La última vez que me dio agua fue en una taza de cerámica blanca. Esta vez, me entregó una copa de plata. El agua parecía clara y fría, pero no se podía confiar en el hombre que la sostenía.

Lo miré con clara desconfianza. Él sonrió y tomó un sorbo él mismo. Después de verlo tragar, levanté la mano para aceptar la taza.

“¡Hmm…!”

Me miró mientras luchaba por sostener la taza, pero como estaba tan débil, casi la deje caer. Rápidamente me quitó la taza y la llevó a mis labios.

“…”

Estaba molesta, pero mi sed era mayor que mi desconfianza hacia él. Lo odiaba a él y a esta situación, pero lo bebí desesperadamente con su ayuda. Tenía un sabor dulce y fresco. Vacié toda la taza rápidamente.

¿Cuánto tiempo he estado inconsciente? Mientras me preguntaba, tomó la taza y me acostó sobre los cojines.

¡Qué amable era mi marido!

Lo miré con toda la rabia que tenía. Aclaré mi garganta y probé mi voz. Gracias al agua logré hablar aunque mi voz sonaba ronca.

“¿Cuántos días habían pasado?”

“Tres días.”

Así de largo. Nunca había dormido así en mi vida.

Eso estuvo mal. Fue muy malo.

Le dí una sonrisa sarcástica y le respondí: “Felicitaciones”.

“…”

“¿Qué ganaste en esos tres días lejos de mí?”

Me miró sin comprender.

Puse una cara tranquila y permanecí en silencio. ¿Fue porque se sentía culpable? Por una vez, no me hizo esperar una respuesta.

“Hace dos días, la Marquesa Toruka y un par de doncellas de la Emperatriz Viuda fueron enviadas al calabozo”.

Me sorprendí un poco. La Marquesa Toruka era la principal Doncella en espera de la Emperatriz Viuda y también su cuñada. El marido de la Marquesa era el hermano menor de la Emperatriz Viuda. La familia Toruka era el mayor partidario de la Emperatriz Viuda.

Al hacerme envenenar durante tres días, el Emperador logró deshacerse del brazo derecho de la Emperatriz Viuda.

Si culparon a la Marquesa Toruka por esto, entonces probablemente era posible incluso implicar a la Emperatriz Viuda.

Realmente me impresionó.

“Buen trabajo. Lo hiciste bien”.

“…”

No me respondió. Parecía incómodo.

Esperé a que respondiera. Continuó mirándome como si esperara algo. Me estudió con atención.

Después de unos minutos, finalmente me dijo: “Pensé que tan pronto como abrieras los ojos, me gritarías”.

Consideré hacerlo. Le dí la mitad de la razón.

“No tengo fuerzas y me duele la garganta”.

Continuó mirándome mientras me explicaba: “Oficialmente, fue Samantha quien te encontró en tu habitación en el suelo. Ella llamó a mi médico y él diagnosticó que estabas envenenada. Tú y nuestro bebé por nacer, que no sobrevivió”.

¿Un bebé?

¿De qué diablos estaba hablando? ¿Que bebé?

Me confundí, pero solo por un segundo. Entendí la situación rápidamente. El Emperador había estado visitando mi recámara casi todos los días durante el último mes y medio. Recientemente, me enviaron a un ala aislada para descansar durante una semana.

Para los forasteros, tenía sentido que me quedara embarazada y el Emperador quería que me tomara un tiempo libre. Fue un plan bien pensado.

En mi último día, me entregó una taza de agua envenenada. Cuando perdí el conocimiento, el Emperador acusó a figuras apropiadas del asesinato de nuestro bebé inexistente e intento de asesinato de mí, la Primera Esposa.

Bravo.

“Veo que trabajó de manera muy eficiente durante los últimos tres días”.

“…”

De nuevo se quedó callado. El silencio se sintió incómodo.

Cuando finalmente abrió la boca, dijo algo que me pareció extraño.

“Mi médico personal preparó el veneno él mismo. Lo midió para que la dosis te duerma solo un día… Estaba esperando que te despertaras al día siguiente, pero tomó mucho más tiempo. No era mi intención…”.

Me confundí. Su tono fue diferente.

¿Estaba tratando de darme una excusa?

Cuando me quedé sin palabras, pareció ponerse aún más ansioso.

Continuó explicando: “El médico me aseguró que te despertarías en un día… Pero no lo hiciste… No sabía qué hacer al ver que no te despertabas”.

“…”

No supe qué decir, así que lo miré fijamente.

Continuó apresuradamente: “Confié en él. Confié en sus habilidades y por eso lo contraté… Supongo que me equivoqué con él”.

Me sentí aturdida. Este era un Lucrecio diferente al que había visto hasta ahora.

Le pregunté nerviosamente: “Tú… no lo vas a castigar, ¿verdad?”

“¿Hmm? ¿No es eso obvio? Estás bien, así que no lo ejecutaré, pero aún necesita ser castigado. No perderá la vida, pero quizás un dedo…”

“¡No lo hagas!”

Le grité. Los ojos del Emperador se agrandaron. Parecía mucho más joven que su edad.

“¿Por qué?”

Me preguntó con genuina curiosidad.

— — — — — —

Son señales Bina, señales de que realmente te quiere a su manera retorcida. Date cuenta amiga xD

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: