Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 31 LEDOM

Luisa reprendió a su hermana menor, “¡Deja de hablar de rumores inútiles, Elza! Mi Señora, no tiene por qué preocuparse”.

Elza se dio cuenta de su error. Ella me sonrió con torpeza. “Lo siento. No sé lo que estaba pensando… “

“Mi hermana pequeña a veces dice tonterías. No debería prestarle atención, Su Alteza”.

Obviamente Luisa estaba escondiendo algo. Me molestó no saber qué era.

Cuatro días de paz fueron geniales, pero estaba empezando a aburrirme. Debo haberme acostumbrado a la vida agitada.

Además, ¡esto sonaba jugoso!

Las interrogué con voz firme. Había sido muy educada con todos, incluidos los sirvientes, según la sugerencia de Samantha. Sin embargo, por primera vez, las ordené con toda la autoridad que pude reunir.

“No puedo dejar de escuchar lo que acabas de decir. Cuéntame sobre eso”.

“Umm…”

Sus rostros palidecieron. Elza nos miró a mí y a Luisa con ansiedad. Luisa vio mi interés y suspiró. Trató de convencerme una vez más, pero solo me dio ganas de saber más.

“La principal doncella que nos esperaba nos había ordenado que no es necesario que lo sepas…”

“…”

No pude evitar fruncir el ceño. Siempre supe que Samantha trabajaba para el Emperador. Llevaba mucho tiempo en el castillo. Sabía cosas que yo nunca sabría en mi vida. Probablemente a ella le parecía un bebé recién nacido.

Lo que me hizo sentir frío fue el hecho de que mis dos doncellas estaban más preocupadas por Samantha que por mí, que estaba sentada frente a ellas.

Fue escalofriante.

Siendo de la Corea del siglo XXI, fue difícil para mí aceptar la estructura social en este mundo. Estaba muy cerca del antiguo sistema feudal europeo. Nunca podría acostumbrarme a que alguien como Samantha y el Canciller se inclinaran profundamente ante mí y el Emperador, que eran mucho más jóvenes que ellos.

Sin embargo, este era un asunto diferente. Fue difícil para mí acostumbrarme, pero eso no significa que no entendiera el sistema y su significado.

Yo era su superior. Samantha también era superior a ellas, pero yo tenía un estatus más alto que Samantha. No importa cómo lo mire, estaba por encima de todos, sin embargo, estas chicas consideraban la orden de Samantha más importante que la mía.

Fue un gran problema para mí no tener una autoridad completa sobre mi propia gente.

“¿Y… Su Alteza?”

Las dos doncellas me miraron nerviosas. Debo haber lucido enojada.

Internamente, suspiré, pero tenía que mantener una apariencia de control total y majestad. En cambio, mantuve una expresión severa en mi rostro.

No podía confiar en el Emperador. Tampoco podía confiar en Samantha. Todos y cada uno de ‘mi séquito’ pertenecían al Emperador y Samantha. Tenía que hacer algo al respecto.

No tenía ninguna intención de convertirme en una mera herramienta para que él la manejara cuando quisiera.

Era hora de que me fortaleciera y construyera mi propio equipo.

Les dije sin rodeos y con frialdad. Me asusté incluso a mí misma con mi propia voz.

“¿A quién le perteneces? ¿Sois las doncellas de la Duquesa Gust o las mías?

Los rostros de las hermanas se enrojecieron. Mi pregunta fue tanto acusatoria como degradante.

El Conde Loventis fue uno de los nobles más poderosos de este reino. Incluso estaba relacionado lejanamente con la familia real. Por eso Samantha seleccionó a las hermanas para que me sirvieran. Según mi entendimiento, el Conde Loventis era más poderoso que el Duque Gust.

Luisa inclinó la cabeza hacia mí. “Por supuesto, le pertenecemos, Alteza. Somos tus sirvientas”.

Elza se inclinó y dijo lo mismo.

En verdad, no tenía absolutamente ningún poder. Lo único que tenía era una apariencia de autoridad otorgada por el Emperador. No obstante, yo era la única Esposa del gobernante de este reino. Yo era una de los pocos que podía usar el nombre “le Cransia”. Estas cosas por sí solas deberían tener más peso que el poder de la Duquesa Gust.

Me sentí decepcionada de tener que sacar a colación mis credenciales solo para que mi propia gente me respetara. Las cosas no podían seguir así.

Me odiaba por hacer esto, pero tenía que terminar lo que comencé.

Puse una sonrisa brillante en mi rostro. Al mismo tiempo, traté de mantener la apariencia de control y autoridad. Tenía que ser un delicado equilibrio de bondad y poder. Sentí que mi cara estaba a punto de sufrir un espasmo muy intenso.

Un monarca regio pero generoso. Eso es en lo que necesitaba convertirme. Mi tono y comportamiento necesitaban exudar esta fachada.

Les pregunté amablemente pero con firmeza: “Entonces, ¿podrían contarme la historia? Si no lo escucho, no creo que pueda dormir esta noche por curiosidad”.

Los rostros de las dos doncellas se iluminaron visiblemente. Parecieron aliviadas.

Elza nos miró a mí y a su hermana antes de susurrar: “Bueno, escuché que vive en esta ala de Lonez”.

“¿Qué vive aquí?”

“¡Un fantasma!”

“…”

¿Eso es?

¿Un fantasma? ¿FANTASMA? ¿Hice tanto esfuerzo por una respuesta tan estúpida?

Me sentí tan avergonzada que mis mejillas se enrojecieron, pero no pude mostrar mi decepción. Tuve que darles la reacción que querían.

Mantuve una cara interesada y pregunté: “¿Un fantasma?”

Las hermanas, que eran unos años más jóvenes que yo, asintieron con seriedad. Elza la más joven parecía creer realmente en fantasmas. Parecía asustada y emocionada al mismo tiempo.

Tomó su cuarto sándwich y me explicó: “Y por eso esta ala está prácticamente abandonada”. Me recordaba a una ardilla.

Ella me dijo que lo escuchó de los sirvientes.

Ella continuó: “Originalmente, Lonez era el lugar favorito de la Emperatriz Beatriz en el castillo. Ella fue la madre biológica del actual Emperador y la Emperatriz original antes de Katleyanira. En la época del gobierno de la Emperatriz Beatriz, lo mantenían con más personas al servicio”.

Beatriz.

Fue la primera vez que escuché este nombre, pero ya sabía de ella. Ella era la verdadera madre de Lucrecio. Fue ejecutada tras ser acusada de adulterio.

“Después de su muerte, el ex Emperador y la Emperatriz Viuda dejaron este lugar en ruinas porque no les gustó. Después de unos años… ahí fue cuando empezó a aparecer”. Elza bajó la voz.

Pregunté para asegurarme, “¿Un fantasma?”

Elza asintió vigorosamente y susurró como si temiera que alguien pudiera escucharla.

“Algunas veces a la semana, la gente puede oír el grito o el llanto de una mujer por la noche”.

“…”

El jardín estaba tan silencioso. Sentí la piel de gallina en mi espalda.

“¡Una vez, escuché que había una doncella que se desmayó después de ver a una mujer con un vestido blanco corriendo como una loca!”

De ninguna manera. No existía tal cosa como un fantasma. Traté de convencerme y sonreí con calma.

“La gente no debe tener nada mejor que hacer aquí en Lonez si tiene tiempo para inventar una historia tan tonta…”

No existía tal cosa como un fantasma.

Pensé para mí mientras terminamos nuestro almuerzo.

— —- —- —- —

Bueno, tú preguntaste xD eso te pasa por curiosa, otra vez Lucrecio te ganó, hasta mañana, cuidado con los fantasmas~

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: