Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 30 LEDOM

Después de una noche de fiesta, la ceremonia de coronación comenzó a la mañana siguiente cuando salió el sol.

Bajo el intenso sol, me paré y miré la ceremonia junto al Emperador.

Sostenía la corona real de la Emperatriz en mi mano. Era pesada y se sentía como si un par de esposas me pesaran.

Aunque sabía que todavía tenía una pequeña oportunidad. Ya que en realidad, no llevaba la corona. Estaba casi segura de que nunca tendría que usarla en mi misma.

Sentí lástima de la mujer, quienquiera que fuera, que acabará usándola. Ella se convertiría en rehén de este reino. (no te engañes Bina)

Mientras me arrodillaba frente a Lucrecio, lo miré desafiante.

No seré utilizada por ti.

* * *

La fastuosa celebración duró ocho días y ocho noches. El final de la coronación me alivió. No me pasó nada extremo o malvado y estaba agradecida por ello.

Durante esos días, Samantha me enseñó quienes eran todos, incluidos los de países extranjeros. Interpreté a la amable anfitriona y me tomó todas las energías que tenía para lograrlo.

Cuando todo terminó, le pedí al Emperador unas vacaciones.

“¿Vacaciones?”

Me preguntó con desconfianza.

Le respondí con indiferencia: “Nunca he tenido un día libre desde que llegué a este castillo. Necesito descansar”.

Me miró como si pudiera ver a través de mí. Parecía que quería descubrir mi motivo oculto. No me importó. Solo necesitaba un descanso.

Durante los últimos 13 meses en este nuevo mundo, nunca había podido relajarme por completo. Aunque tenía mi propia habitación, que era fabulosa, el hecho de que compartiera este castillo con el Emperador y la Emperatriz Viuda fue suficiente para mantenerme alerta.

Después de unos segundos de pensar, me sorprendió asintiendo.

“Bueno, supongo que ha sido frenético aquí. ¿Sería suficiente un día? ¿Qué tal mañana? Puedes quedarte en tu habitación y cancelar cualquier cosa programada…”

Dejé el tenedor con fuerza en el plato, lo que hizo un sonido agudo.

Lo miré. Levanté la voz. “Esta es una solicitud legítima y justa”.

“… ¿Qué?”

Pareció sorprendido por mi actitud seria.

Lo miré a los ojos y le pregunté de nuevo: “Dejo que me uses como mejor te parezca, ¿verdad? Así que me gustaría que me hicieras un favor a cambio”. Estaba desesperada.

“Ya te he estado compensando lo suficiente…”

“Deja de bromear”, lo interrumpí con decisión. “Nunca me has dado lo que quería. De hecho, ni siquiera estás interesado en lo que quiero. Nunca me escuchas, pero esta es tu oportunidad. Te estoy diciendo lo que quiero. Te lo pido como tu cómplice. Como tu Esposa “. (jajaja ponle carácter, que sepa quien manda)

El incómodo silencio llenó la habitación. Fue incómodo, pero me sentí mejor. Aparté el plato vacío y tomé la copa de vino.

¡Finalmente! Me sentí complacida porque pude expresar cómo me sentí realmente todo este tiempo. ¡Ya no me importaba! Me estaba cansando de todo.

Su actitud hacia mí me molestó. Me llamaba su cómplice, socia y esposa, y me regalaba cosas brillantes, pero la verdad, ¡nunca me había dado lo que yo quería!

Sabía que él tenía el control. Tenía que seguir cualquier decisión que tomara. Esto significaba que tenía que hacer que él quisiera de alguna manera las mismas cosas que yo.

Desafortunadamente, las cosas no me iban bien hasta ahora.

Los fríos ojos verdes me sonrieron extrañamente. Siempre sonreía así cuando hacía algo inesperado. Su sonrisa no significaba que estuviera molesto o enojado conmigo. De hecho, pareció disfrutarlo cuando lo desafié como si estuviera jugando.

Después de un largo silencio, me dio su permiso con una sonrisa misteriosa.

“Oferta. Ve a por ello. Hay un ala llamada Lonez conectada al castillo pero está bastante separada y aislada. Te dejaré usarla. ¿Qué tal… Una semana? Eso es lo mejor que puedo hacer, tómalo o déjalo”.

“Me lo llevo.” Suspiré de alivio.

* * *

Lonez era una de las muchas pequeñas alas remotas en Rombrook conectadas al castillo. Un lugar particularmente especial porque aparte de la puerta que conectaba con el castillo, Lonez no tenía otras entradas.

A menudo se usaba para los miembros enfermos de la familia real para cuidados especiales y descanso. Al público se le anunció que mi salud se había deteriorado y que por eso estaba visitando este ala.

Cuando entré por primera vez al lugar, me quedé sin palabras.

¡Que vista!

Samantha sonrió cuando vio mi reacción.

Ella me preguntó: “¿Te gusta el jardín?”

“Oh, oh… Sí”.

Me quedé mirando las bonitas flores silvestres que llenaban todo el jardín.

En el castillo solo estaban las flores más elegantes, como las rosas. Todo en el castillo era lujoso y extravagante.

Hacía mucho tiempo que no estaba en un espacio cómodo y acogedor. Me sentí en paz. No podía dejar de mirar el jardín.

Samantha ofreció: “¿Qué tal si comes aquí?”

“¿Realmente puedo hacer eso?”

“Si Su Alteza lo quiere, lo ordenaré”.

Pregunté con cuidado. Me encantó la idea, pero estaba preocupada.

“¿No estaría eso en contra de la regla del castillo?”

“Su Alteza me ha ordenado que le permita hacer lo que quiera”.

Asentí.

Me sentí aliviada y amargada al mismo tiempo.

Siempre supe que Samantha estaba del lado del Emperador. No importa lo amable que fuera conmigo, nunca podría compararme con él.

No había nada que pudiera hacer al respecto. Decidí disfrutar de este tiempo libre.

A la mañana siguiente, me desperté sola antes del amanecer. Me dí cuenta de cómo mi cuerpo se había acostumbrado a la vida aquí. Desde que llegué a este mundo, siempre me despertaban temprano en la mañana.

No me levanté de la cama ni llamé a las doncellas. Me quedé en la cama y disfruté de la pereza. Dormí muy bien anoche, especialmente porque el Emperador no estaba en la cama conmigo por una vez.

Me quedé dormida y me desperté de nuevo a la hora del almuerzo. Samantha llevó mi desayuno a la cama. Fue una comida ligera que consistió en un huevo, leche y algunas tostadas.

Me vestí de manera informal y visité el jardín.

Salí a caminar con Samantha y dos sirvientas. Cuando tuve hambre, nos sentamos debajo de un gran árbol y disfrutamos de un almuerzo campestre.

En mi segundo día, tomé la hora del té en el jardín. Era tan pacífico que se sentía surrealista.

Al cuarto día, Samantha se fue para reunirse con el encargado de este lugar. Volví a llevar a dos sirvientas a dar un paseo por el jardín.

La seguridad nunca fue un problema. Cuando me estaba moviendo hacia esta ala, ya vi que había guardias más que suficientes para mi seguridad. Estaba a poca distancia del castillo, pero muchos guardias reales me siguieron hasta aquí.

Según Samantha, una de las cinco unidades reales custodiaba esta ala. Nadie podía entrar a este lugar sin pasar por la horda de guardias.

Incluso ahora, cinco guardias estaban cerca mirándonos como halcones.

Estaba acostumbrada a estar rodeada de gente y a ser observada en todo momento. Ya no me molestaba. Apenas lo noté ahora.

Seguí disfrutando del hermoso jardín. Fue tan silencioso y pacífico.

Dije en voz baja: “Parece que el tiempo se ha detenido en este lugar”.

“Nunca supe que Lonez se veía así”.

Luisa, una de las sirvientas que traje a Lonez, sonrió y me dijo. Se la recomendaron a Samantha. Luisa era la mayor de las dos hijas del Conde Loventis.

“Yo tampoco. Escuché horribles rumores de este lugar, así que esto es bastante inesperado”.

Su hermana menor, Elza, agregó en voz alta. Ella ya estaba en su tercer sándwich.

Estaba a punto de recoger mi segundo sándwich cuando levanté la vista y pregunté: “¿Rumores?”

— —- —- —- —-

Jajaja se acabaron las vacaciones pacíficas para Bina

Atrás Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: