Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR 97 : No me abandones

Con la voz llena de incredulidad, preguntó: “¿Qué…?”.

“Dije, eres infértil”.

“No seas ridícula. ¿Quién eres tú para juzgar algo así? ¡La estéril no soy yo, sino tú! ¡Yo no soy la infértil! ¡Tú eres la infértil!”.

“Correcto. Mi cuerpo no me permite tener hijos”, respondió secamente Patrizia. “Pero yo digo que eso es lo mismo para ti”.

“¿De qué tonterías estás hablando? ¿Tienes alguna evidencia?”.

“En efecto”. Patrizia respondió a su pregunta con una expresión en blanco. “Yo soy la evidencia”.

“¿Qué tipo de mierda es esa…”.

“Porque soy yo quien te hizo infértil”, continuó Patrizia casualmente con su explicación.

“¿Recuerdas el perfume que te regalé hace mucho tiempo? El perfume contiene ingredientes específicos que causan infertilidad. Está hecho de flores únicas que solo se encuentran en las islas Brahms”.

“…”.

“Te hubiera gustado el aroma y lo hubieras rociado, pero eso es lo que debería haberte vuelto infértil. El efecto deseado es seguro”.

“Eso no puede ser…” Rosemond murmuró para sí misma, al darse cuenta de que todo había sido en vano.

Patrizia no mostró ninguna emoción en su rostro, incluso cuando confesó lo que había hecho. En lugar de tener el control de sus sentimientos, simplemente no tenía sentimientos que revelar. Sus sentimientos se habían secado hacía mucho tiempo, como un lago atravesando una sequía. “No lo lamento. Después de todo, también me has hecho cosas”.

“Ah… No, no puede…”.

“Simplemente desaparece en silencio. No dejes nada atrás y simplemente vete”.

“No no…!” Parecía incapaz de creer la verdad que Patrizia le había revelado. Seguía murmurando “no” continuamente para sí misma, con una expresión aturdida en su rostro. Un niño era la carta más segura en la mano de Rosemond para elevar su identidad y solidificar su estatus. Por supuesto, qué importaría eso frente a la muerte… pero aparte de eso, parecía estar extremadamente conmocionada por el hecho de que no podía tener un hijo.

“¡No, no puede ser!” gritó en un ataque, tirando de su cabello. Desafortunadamente, parecía estar volviéndose loca, incapaz de manejar la verdad. Los gritos intermitentes molestaron a Patrizia. Los guardias entraron corriendo en la celda de la prisión y metieron una mordaza en la boca de Rosemond para silenciarla. Patrizia miró con ojos inexpresivos y finalmente se alejó con pasos lentos.

Todo había terminado. Patrizia salió silenciosamente de la prisión, dando un último adiós a quien la había estado acosando durante mucho tiempo como su oponente política y rival enamorada. “Adiós”.

Con eso, esperaba que fuera el final de su desafortunada afinidad.

 

La ejecución de Rosemond tuvo lugar dos días después.

Numerosas personas se habían reunido en la capital durante toda la mañana. La ciudad generalmente tranquila estaba llena de gente, pero el ambiente no era bueno.

El lugar de ejecución estaba ubicado en la Plaza Gervianen, cerca del Palacio Real. La gente rodeó los terrenos de ejecución. La espantosa guillotina se colocó en el centro. Fue en esa plaza donde la Reina Patrizia, junto con su esposo el Rey Lucio, esperaban la ejecución de la criminal.

“…”.

“…”.

Ni Patrizia ni Lucio se hablaban ahora. El Duque de Witherford estaba junto a ellos y gritó en voz alta: “¡Traigan a la criminal!”.

Con la fuerte orden del Duque, la criminal Rosemond apareció en el lugar de ejecución. El rostro de Patrizia se endureció por un momento cuando vio el rostro maldito de Rosemond, pero pronto volvió a un estado suave. Observó con calma la apariencia de Rosemond.

Rosemond estaba vestida con un vestido blanco deshilachado, su cabello estaba revuelto mientras entraba, sostenida por dos soldados. Se veía tan devastada y exhausta que incluso su hermoso rostro parecía pasar desapercibido. Tenía marcas de uñas por todo el cuerpo, como si se hubiera estado haciendo daño durante los últimos dos días. Lo más aterrador fue su expresión facial. Rosemond estaba mirando al aire con los ojos hundidos, su semblante tan aterrador que uno tendría miedo de encontrarse con ella en un sueño.

“El criminal Rosemond cometió un grave crimen al intentar dañar a la Reina del Reino Marvinus, y yo, Lucio Carrick George de Marvinus…” Patrizia notó que la voz de Lucio temblaba, pero no dijo nada, mordiéndose el labio inconscientemente.

“Ordeno su ejecución en nombre del Rey”.

La catástrofe estaba llegando a su fin. Patrizia cerró los ojos, su rostro contenía muchos pensamientos y sentimientos. Todo había terminado realmente.

“Inicie la ejecución de la criminal”.

Patrizia finalmente levantó los ojos para mirar mientras Rosemond era arrastrada al lugar de su muerte. Su rostro no tenía emoción alguna, pero Patrizia podía reconocer claramente por lo que estaba pasando. Incluso en el umbral de su muerte, se aferró a los sentimientos de no haber sido resuelta, con rabia por no poder renunciar a la injusticia de todo.

‘Ahh, Rosemond. ¿Qué fue tan injusto para ti? Tú fuiste quien trató de lastimarme y robarme mi lugar, entonces, ¿Qué fue eso injusto para ti?’.

En ese momento, los ojos de Rosemond se volvieron hacia Patrizia, y Patrizia recibió su mirada sin ninguna sorpresa. Tan pronto como hicieron contacto visual, los ojos de Rosemond se volvieron más agudos. Incluso en el momento de su muerte inminente, no tenía la intención de ocultar el odio que sentía por Patrizia.

Patrizia no se inmutó, asimilando todas las miradas que le dieron mientras continuaba mirando a Rosemond, incluso cuando Rosemond volvió su mirada hacia Lucio. Al mirar a Lucio, el rostro de Rosemond estaba sorprendentemente sereno. Patrizia leyó momentáneamente algo de culpa en la expresión de Rosemond y se mordió el labio. Después de todo lo que había sucedido, no había revelado la verdad sobre sus sentimientos hasta el final. Patrizia no cerró los ojos mientras esperaba intensamente los momentos finales de Rosemond.

“¡Kyaah! ¡Aaack!”.

A Rosemond le cortaron la cabeza del cuello y estallaron gritos por todas partes; los espectadores estaban frenéticos. Patrizia apretó los labios con tanta fuerza que empezaron a sangrar.

Todo había terminado; Rosemond estaba muerta. Patrizia sintió que las lágrimas le corrían por las mejillas y se las secó en silencio. Esas dos lágrimas fueron suficientes para derramar por la tragedia de Rosemond. Patrizia cerró los ojos, una expresión solemne en su rostro.

Todo había terminado realmente.

 

Con un vestido blanco, Patrizia soltó su cabello, que había estado cuidadosamente atado desde que entró por primera vez al palacio como Reina. El cabello turquesa se rizaba como olas serpenteantes del mar mientras caía sobre sus hombros y pecho. Patrizia caminó con tacones negros hasta el Palacio Central.

“Su Majestad, la Reina ha llegado”.

Escóltala adentro. La puerta se abrió al mismo tiempo que su voz lo permitió, y Patrizia entró lentamente en la habitación. No había nada en su rostro que pudiera describirse como una expresión. Lucio vestía un uniforme negro y pareció un poco sorprendido cuando notó cómo se veía al entrar a la habitación. Nunca había visto su cabello suelto, excepto durante los días en que lo conoció como Lady Patrizia.

Antes de que pudiera siquiera preguntar qué estaba pasando, Patrizia abrió la boca primero. “Voy a dejar el Palacio Real”.

“… ¿Qué?” Lucio preguntó con voz vaga después de que había pasado mucho tiempo.

Patrizia respondió con calma: “Es exactamente lo que acabo de decir”.

“Vas a dejar el Palacio Real, ¿Qué significa eso?”.

“Como he dicho…”.

“No, lo que estoy diciendo es…” Se apresuró a caminar hacia Patrizia. Después de llegar justo en frente de ella, Lucio preguntó con los ojos llenos de angustia: “¿Qué significan esas palabras? Por qué de la nada…”.

“No es ‘de repente’, Su Majestad”, respondió Patrizia de manera serena. “Porque esto es algo en lo que he estado pensando durante mucho tiempo. Cuando la pelea contra Rosemond llegó a su fin, quise dejarlo todo y alejarme de esta posición, Su Majestad”.

“…”.

“Estoy tan cansada. Ya no quiero residir en el Palacio Real”.

“Reina”.

“No quiero vivir más como la Reina”.

“Yo…” Habló como si su garganta estuviera ahogada. “He hecho muchas cosas mal y he cometido errores”.

“…”.

“Sé que estás cansada de mí y que no te agrado. Pero…” le suplicó Lucio. “Por favor, no digas nada sobre dejar este palacio. Solo las palabras que dicen que te irás de mi lado… no las pronuncies”.

“Su Majestad”.

“Reina, por favor…”.

“Estoy tan cansada. Me siento desilusionada”, explicó Patrizia con voz seca. “Si me quedo aquí más, siento que me volveré loca… por eso…”.

“Entonces, ¿es por eso que me dejarás? Dejándome completamente solo…” le preguntó, con una mirada de agonía en su rostro. “Al menos por mi bien… No por ti, sino por mí…”.

“…”.

“Para el egoísta y despreciable de mí… ¿No puedes hacer eso por mí?”.

“Porque yo también quiero vivir mi vida”.

“Si hay algo que quieras, haré cualquier cosa para dártelo. Si quieres tesoros de oro y plata, te proporcionaré un barco lleno de eso”.

“La riqueza ya no tiene sentido para mí como hija de un noble, Su Majestad”.

“Si necesitas algo más, te lo daré todo. Cualquiera que sea su deseo, lo escucharé y le concederé cualquier cosa”.

“…”.

“Quédate a mi lado. Puedes seguir odiándome y resintiéndome a mi lado”.

“Me falta la energía para odiar a Su Majestad ahora, ni tengo la fuerza para culparlo”.

Patrizia entregó su voluntad cortés pero firmemente. “Solo quiero salir de este lugar y vivir en mi casa con comodidad. En un lugar libre donde no hay más amargas luchas y planes…”.

“Aparte de ti, no habrá ninguna mujer en este palacio que yo toque. Lo juro. Viviré solo mirándote, como la única en mi vida…”.

“Su Majestad”, Patrizia lo interrumpió gentilmente. Mirando su expresión derrotada, Patrizia continuó sin vacilar en absoluto. “Lo que realmente quiero es escapar de este lugar y ser libre. No quiero seguir viviendo en una jaula, sino vivir en la naturaleza de una manera humilde”.

“…”.

“No vivas solo mirándome. No puedo manejar el corazón de Su Majestad”.

“No espero nada de ti. No esperaré nada. Ni siquiera lo pediré. Solo quédate a mi lado, puedes hacer lo que quieras mientras estés a mi lado… ¿No puedes quedarte?”.

“Lo siento, Su Majestad”.

“Reina, Patrizia. Por favor…”.

“No puedo hacer eso”.

“Te lo ruego, no…” No me eches. No pudo sacar esas palabras de su boca, se cernieron alrededor de sus murmullos.

Patrizia leyó su mente, pero negó con la cabeza hasta el final. Era la mejor opción para ella y para él también. Patrizia le dio sus últimas palabras.

“Quiero dejar el Palacio Real de forma permanente, Su Majestad. Por favor, destróname como Reina y despídeme con la condición de que no se me reconozca adecuadamente como tal. Por favor… estoy haciendo una solicitud”.

“Yo…” Lucio no pudo hacer eso. ¿Cómo podía hacer eso? Finalmente se había enamorado de ella. Solo ahora pudo finalmente distinguir su amor de la simpatía. Solo que ahora estaba…

“No lo permitiré”. Solo que ahora pudo mirarla directamente a los ojos.

“Su Majestad”.

“Está bien si me maldices por ser un hombre egoísta, o puedes despreciarme por ser un Rey de pura desfachatez”.

“…”.

“Pero que te vayas es lo único que no permitiré. Eso es lo único que nunca haré…”.

“¿Aunque no amo a Su Majestad?”.

“Mi amor, mi anhelo y mi corazón te pertenecen”.

“…”.

“Te lo dije. No importa si me odias o estás resentida”.

‘Así que querida Patrizia, por favor quédate a mi lado…’.

 

AnteriorNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

Lucio deja descansar a Patrizia q.q
Ay, tantas cosas que han pasado ambos…
Pero los errores de Lucio llenaron de amargura a Lizzy, es obvio, la estaban usando desde un inicio y ahora es que se da cuenta de lo increíble que es ella… Ah Lucio.

Responder

Demasiado sentimientos encontrados con Lucio. Aún no le perdonó que haya metido a Lizzy al palacio sabiendo q era infértil, que l haya utilizado de es manera tan fría y darle esa vida miserable a ella😢💔

Responder
error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: