Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 60 EEDHDV

Entonces, tuvo que ser muy, muy cauteloso y cuidadoso (2)

Lu Beichuan se acercó al tocador con la taza de leche tibia en la mano. Después de dejarla, tomó el secador de pelo que aún se mantenía encendido.

Mirando a Ye Zhen, que seguía parada vacilante junto a la puerta, le dijo sin reproche en su voz: “Ven aquí”.

Se sintió extremadamente culpable. El rostro inexpresivo de Lu Beichuan no daba pistas de lo que estaba pensando, lo que la hizo sentir aún más avergonzada. Se acercó a regañadientes y se vio obligada a sentarse en el tocador. Lu Beichuan le entregó la taza de leche.

Se sentía muy insegura de beberla. ¿Y si estuviera drogada nuevamente? ¿Qué pasa si realmente estaba embarazada de su hijo? Si todo esto fuera cierto, ¿no le estaría dando a Lu Beichuan, esta bestia, rienda suelta para hacer lo que quisiera con ella?

Al ver su vacilación, preguntó en voz baja: “¿Qué pasa? ¿No dijiste que beber leche te ayudaba a conciliar el sueño y por eso pediste beberla todas las noches? ¿Por qué no la quieres ahora?”

Ye Zhen, naturalmente, no podía exponerse actuando fuera de lugar. Se obligó a sonreír. Sosteniéndola bebió lentamente.

Esperando hasta que terminó de beber toda la leche, Lu Beichuan tomó el secador de pelo y comenzó a secar con cuidado el cabello medio mojado de Ye Zhen.

Su mano movió suavemente su cabello. Fue muy meticuloso. El secador de pelo estaba a la distancia perfecta para que no estuviera demasiado caliente o no lo suficiente.

Ella se sorprendió.

Él se mostró fríamente indiferente durante el día. ¿Por qué parecía que se había convertido en una persona completamente diferente por la noche?

Frente a su mirada sorprendida y nerviosa, él no cambió su expresión. Continuó secándole el cabello con secador.

Cuando el aire sopló sobre el cabello negro y suave de ella, se deslizaba de sus dedos. Casi no podía mantenerlo en sus manos.

Era tal como ella. Apenas dejaba de enfocar toda su atención en ella, intentaba escabullirse.

Con una expresión tranquila, decidió que una vez terminara de resolver los problemas de la familia Lu, aclararía el tema de las identidades cambiadas y pondría fin a las ideas de esta mujer de dejarlo.

Para cuando su cabello estaba casi seco, se sentía cada vez más somnolienta. Mientras bostezaba con los ojos aguados, tratando de mantenerse despierta, pensó que, efectivamente, este bastardo había drogado la leche de nuevo.

Desde el espejo, miró las piernas fuertes y expuestas de Lu Beichuan. Su mente saltó a los sueños que tuvo antes. Y evitó darse por vencida. ¿Qué podía hacer ahora mismo? Estaba atrapada. Había fallado en huir. Bien podría sucumbir al sueño. De todos modos, ya estaba embarazada, por lo que podría volver a lo que la llevó a esa situación.

“¿Soñolienta?”

Ella asintió.

Apagó el secador de pelo. “Ve a dormir”.

Se puso de pie vacilante. Se sentía insoportablemente somnolienta. Justo después de meterse en la cama, sintió el colchón suave extremadamente cómodo y un olor familiar se deslizó por su nariz. Con alegría frotó su cuerpo contra las sábanas. Tan pronto como su cabeza tocó la almohada, cerró los ojos y se durmió profundamente.

Apagó las luces brillantes del dormitorio y encendió la luz tenue de la mesilla de noche. Después de estar un rato junto a la cama para admirar a Ye Zhen, fue al baño y se secó el cabello con una toalla antes de meterse en la cama.

Tras compartir la cama con alguien durante más de un mes, se había sentido extraño durmiendo solo durante los últimos días.

Con ella a su lado, su corazón se sentía tranquilo.

Hace un año, Lu Beichuan tuvo un accidente automovilístico cuando se dirigía al aeropuerto. Casi había muerto. Aunque había sobrevivido, permaneció en una cama de hospital durante casi un año como una persona medio muerta.

Más tarde, aunque había despertado del coma, no podía sentir nada debajo de la cintura. Para evitar alertar a sus enemigos, fingió que aún estaba en coma. Durante este tiempo, experimentó el cuidado superficial de los cuidadores profesionales y los sirvientes, el suspiro de su abuelo, el llanto de su madre y el comportamiento santurrón de su padre.

Su abuelo suspiraba con pesar porque pensó que la familia Lu estaba perdiendo a un talentoso sucesor. Su madre lloraba por sí misma. Sin un hijo, no sabía cómo sería su futuro. El comportamiento santurrón de su padre se debía a que quería celebrar que su plan había tenido éxito.

La única excepción a todo esto fue Ye Zhen.

— — — — —

¿A poco no es super tierno como Beichuan atiende a Zhen? Nos vino la revelación de que ni siquiera compartió alcoba con Qing O_O y ahora la historia desde su punto de vista (= * w *=)

AnteriorNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: