Saltar al contenido
I'm Reading A Book

Capitulo 59 EEDHDV

Entonces, tuvo que ser muy, muy cauteloso y cuidadoso (1)

Ye Zhen estaba sufriendo, pero no podía quejarse de ello. Por quedarse para escuchar a escondidas, se había enredado en el lío de otra persona.

Con el brazo de Lu Beichuan alrededor de su cintura, todo su cuerpo estaba rígido. Como una marioneta, se dejó llevar hasta la habitación.

Ella acababa de bañarse, por lo que su cabello aún no estaba completamente seco y había un calor persistente en su cuerpo. La piel blanca que no estaba cubierta por su pijama estaba enrojecida por la ducha caliente.

Lu Beichuan trajo el secador de pelo y se lo ofreció. Ella no lo aceptó de inmediato.

“¿Hmm? ¿Quieres que te ayude a secarlo?” sonrió enigmáticamente.

Tenía que estar bromeando, ¿verdad?

Rápidamente le quitó el secador de pelo. Sentándose frente al tocador, inclinó la cabeza hacia un lado para secarse el cabello.

Lu Beichuan la miró ligeramente. Poco después, entró en el baño privado.

Escuchó el sonido del agua corriendo. Ye Zhen miró la puerta del baño cerrada. Sus pensamientos estaban mezclados en un torbellino.

Todo parecía perfectamente razonable. Y, sin embargo, cuando lo pensó detenidamente. ¿No habían sido todas demasiadas casualidades?

La habitación de él no estaba en el segundo piso, pero apareció en el pasillo cuando ella escuchaba a escondidas la conversación de su hermana y su exnovio. Al parecer, por casualidad, ella estaba usando el mismo tipo de pijama que Ye Qing. Aunque era cierto que bajo una luz tenue, sería difícil distinguirla de Ye Qing…

Pero, cuando hubo demasiadas coincidencias al mismo tiempo, era posible que no lo fueran.

Además, todavía no había descubierto qué le pasaba a Lu Beichuan. ¿Cómo pudo seguirlo tan torpemente? Si se quedaba más tiempo, terminaría en la cama con él.

En este momento que se estaba duchando, era una buena oportunidad para que ella se escapara.

Pensando en esto, dejó el secador de pelo, pero no lo apagó. No quería alertar a Lu Beichuan de que salía de la habitación, así que caminó de puntillas hacia la puerta. Cuando pasó por el baño privado, vio su alta figura tras la puerta de vidrio esmerilado. Claramente estaba dentro del baño, pero ella sintió como si la estuviera mirando directamente.

Recordando todo lo que había ocurrido después de que la trajeron de regreso desde el aeropuerto, parecía como si todo estuviera firmemente bajo el control de Lu Beichuan.

Su corazón saltó. Inexplicablemente se sintió culpable. Rechinando los dientes, pasó en silencio frente a la puerta del baño.

Conteniendo la respiración, puso suavemente la mano en el pomo de la puerta. Muy lentamente, giró la cerradura de la puerta. Hizo todo lo posible por abrirla en silencio para no alterarlo de que se iba.

Todavía estaban el aire caliente que soplaba del secador de pelo y el agua corriente en el baño, pero el leve crujido de la puerta cuando se abrió lentamente pareció tan fuerte como un trueno para Ye Zhen. Cuando logró abrir la puerta, vio al viejo mayordomo parado allí con una taza de leche. Parecía como si hubiera estado esperando allí durante mucho tiempo.

“Buenas noches, señorita Ye”.

Totalmente fuera de sí, Ye Zhen estaba demasiado sorprendida para responderle algo.

Instantáneamente, se cerró el grifo del baño. Lu Beichuan probablemente escuchó que algo pasaba en la puerta. Amargamente puso una sonrisa incómoda. “Buenas noches. Lu… Beichuan todavía se está duchando. ¿Lo necesita para algo?”

El viejo mayordomo sonrió. “El Joven Maestro me ordenó que te trajera leche. Todavía está caliente. Debes beberla antes de que se enfríe. La leche tibia te ayudará a conciliar el sueño”.

Tan pronto como vio la taza, recordó la leche drogada de antes.

Sin embargo, entendió que el anciano mayordomo tenía buenas intenciones y no quería sacar el tema para molestarlo.

Se abrió la puerta del baño. Su cabello aún goteaba agua. Solo vestía una bata de baño blanca. La mitad de su pecho estaba expuesta y sus músculos pectorales eran fácilmente visibles. La miró inexpresivamente, luego recibió la taza de leche.

“Gracias por tomarte la molestia. No necesito nada más. Deberías ir a descansar”.

El viejo mayordomo sonrió amistosamente y dijo: “Entonces me iré. Buenas noches, Joven Maestro y Señorita Ye”.

“Buenas noches.”

La puerta del dormitorio se cerró.

AnteriorNovelasMenúSiguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: