Saltar al contenido
I'm Reading A Book

DAR 42: Un aroma intacto

“…”

Era cierto. El Duque de Efreni elegiría a Rosemond, mientras que el Duque Witherford la había elegido a ella. No estaba claro si Rosemond era quizás la primera opción del Duque de Witherford, pero ahora estaba claro que apoyaba a Patrizia. No se necesitaba ninguna otra razón. Lo importante era que ella tenía a los que la apoyaban, y todas las demás cosas emocionales eran innecesarias y sin valor.

El Duque de Witherford sonrió y vació su taza de té. El té debe haberse enfriado y perdido su agradable sabor, pero bebió como si no le importara.

Patrizia le observó durante un momento antes de hablar. “Creo que ya tiene un plan entonces, Duque”.

“No hay necesidad de que te preocupes por esto. Sería descortés de mi parte agobiarte más. Tienes más trabajo del que preocuparte además de esto”.

“Eres un vasallo muy capaz”.

“Es el deber de un sirviente ayudar a llevar la carga. Por supuesto que me importa eso”. Puso su taza sobre la mesa, y luego continuó con una expresión medio sonriente, medio seria. “A menos que haya una clara evidencia, es imposible destruir completamente a la señorita Phelps. Como sabe… el amor de Su Majestad por ella no puede ser ignorado. Si no tenemos pruebas, entonces quitarle el título de Baronesa a la señorita Phelps es lo mejor que podemos hacer”.

Patrizia frunció el ceño. “Ni siquiera eso sería fácil. Ella es más astuta de lo que uno esperaría”.

“En efecto, Su Majestad. Tal vez está usando el poder del Duque de Efreni para salirse con la suya de alguna manera. Así que lo importante es…”. La sonrisa se ensanchó en el rostro del Duque de Witherford. “Tenemos que crear la situación”.

 

“Fabricar…”. Murmuró Patrizia para sí misma mientras miraba por la ventana. A pesar de las oscuras nubes de tormenta que llenaban su mente, el clima afuera era hermoso. Patrizia golpeó su dedo contra el vidrio mientras envidiaba el clima despejado.

Una voz la interrumpió de sus pensamientos. “¿Está usted preocupada por algo, Su Majestad?”, dijo alguien, y Patrizia se dio la vuelta.

“Nada”, respondió ella, con una leve sonrisa. Como de costumbre, Petronilla se acercó a ella llevando un plato con algo de comer, y Patrizia se acercó automáticamente a la mesa y se sentó.

“Esto parece nuevo. ¿Dacquoise?”, preguntó Patrizia.

“Sí. Este tiene sabor a fresa. ¿Es de tu gusto?”.

“Sí que lo es. Gracias, Nilla. Lo disfrutaré”. Patrizia cerró los ojos mientras se llevaba a la boca un trozo con un tenedor, y luego miró con curiosidad a Petronilla. “¿No vas a comer?”.

Petronilla sacudió la cabeza. “Comí mucho antes. Más bien…”, Su voz se apagó, y luego volvió a hablar. “Su Majestad está despierto ahora. Tendrá que completar su trabajo pronto. ¿Qué opinas?”.

“Tienes razón, Nilla. Es nuestro lado el que está en desventaja si alargamos esto”. Patrizia pensó por un momento, y luego compartió la conversación que tuvo con el Duque de Witherford.

“No esperaba conseguir una gran cosecha esta vez. El crimen es atroz, pero no hay pruebas físicas”, terminó Patrizia.

Rosemond había intentado asesinar a la Reina, y, además, casi había sumido al país en una crisis internacional. Sin embargo, no fue fácil exponer a Rosemond como la verdadera mente maestra, especialmente con lo que pasó en los vastos terrenos de caza. Sin embargo, la vida de Patrizia había sido amenazada, y no podía dejar que la situación se enterrara.

“El Duque de Witherford quiere fabricar pruebas. Tampoco quiero que este asunto muera. Ya le he dado una advertencia a la señorita Phelps, y sería tonto alejarse de esto”.

Petronilla sacudió la cabeza. “No dije que debieras ignorarlo, Lizzi, pero… ¿por qué me dices esto?”.

“¿Qué quieres decir?”.

“Has cambiado, Lizzi”, respondió Petronilla con calma.

Por alguna razón, se formaron lágrimas de ira en los ojos de Patrizia. “¿Cambié?”.

“Sí, lo has hecho”.

“Quieres decir en el mal sentido, ¿no?”.

“Sólo tienes que mirarte a ti misma para verlo”.

“¿Qué significa eso?”, Patrizia volvió a la realidad, pero no pudo ocultar el temblor de su voz. Era una mujer que había cruzado el límite entre la vida y la muerte. Sería más extraño si no cambiara y si no lo hacía, ya conocía las terribles consecuencias.

La expresión de Petronilla se volvió más simpática. “Me gusta tu cambio. Eres más dura y fuerte que antes”.

“…”

“Pero, ¿Qué piensas? No te gusta, ¿verdad?”.

“…”

El rostro de Petronilla se arrugó, como si tratara de contener las lágrimas que amenazaban con brotar de ella. Patrizia quería llorar con su hermana, pero juró no hacerlo. ¿Cómo podría ayudar a su pobre hermana si lloraba ella misma? Petronilla la había ayudado tanto. ¿No le tocaba a Patrizia limpiarse los ojos?.

“Yo…”, Patrizia agarró la mesa hasta que sus nudillos se volvieron blancos, y la mesa tembló bajo su agarre. Finalmente, confesó con una voz temblorosa. “Es verdad. Para ser honesta, no es bueno”.

Patrizia no era malvada por naturaleza. Era tan tranquila, calmada y mansa como una flor de la pradera. Si no hubiera ido al palacio y se hubiera convertido en Reina, quizás habría vivido toda su vida siendo así. Sin embargo, decidió tomar el lugar de su hermana y caminar por este espinoso sendero para salvar a su familia.

Patrizia intentó seguir siendo una flor hasta el final, pero al final, fue un esfuerzo inútil. El camino espinoso estaba constantemente mojado, sus raíces estaban dañadas, y el viento continuamente se llevaba sus pétalos. No podía seguir siendo una flor inocente. Tenía que convertirse en una sucia hierba. Nobles orquídeas y hermosas rosas no se adaptaban a este entorno, menos aun cuando no tenía el amor del Rey.

Patrizia no sabía si sólo podía señalar a Rosemond como la causa, pero odiaba este cambio que le había ocurrido. Patrizia sólo quería vivir pacíficamente en el Palacio Real, pero el mundo no era tan fácil como ella pensaba. Tristemente, el camino que eligió fue aún menos fácil.

Patrizia respiró profundamente. “Cuando entré en el palacio, no quería involucrarme en la política. Sólo quería ser la Reina del rincón y tener un hijo que sucediera alRey”.

Sin embargo, ella ya debía haber sabido entonces que esas eran fantasías tontas. Tan pronto como tomó el asiento de la Reina, esos pensamientos no valían nada, incluso eran egoístas. Si quería vivir como una flor, alguien más tendría que protegerla de la tormenta.

“Ahora sé que no soy sólo yo la que sale herida, sino mi preciosa gente”.

Patrizia no sollozó. Ni siquiera derramó lágrimas, salvo una sola lágrima que se deslizó por su mejilla. Era el único consuelo que se permitía a sí misma.

Petronilla sintió un tirón en su corazón. “… Lo siento”.

“Es suficiente, Nilla, o de lo contrario nunca dejaré de sentir lástima por mí misma”. Patrizia sonrió como si hubiera hecho las paces con ella misma… no, tal vez era solo resignación. En cualquier caso, lo importante ahora era que se había dado cuenta de que ya no era la misma.

Petronilla pensó que era un cambio para mejor, pero los sentimientos de tristeza eran otra cosa. Ella asintió con la cabeza. “Tienes razón. Vamos a parar”.

“Vamos a atenernos al presente, Nilla. Podemos sentir lástima… después de que ganemos. El arrepentimiento después de la victoria son heridas gloriosas del pasado, pero el arrepentimiento después de la derrota son pobres excusas para el perdedor. Espero que, en el futuro, no hablemos de excusas”.

“Y yo te ayudaré, Lizzy”. Había una tierna fuerza en la voz de Petronilla mientras hablaba. Ella era como una caña suave pero no exigente, plegable pero no rompible. Patrizia también lo sintió. No sólo estaba cambiando, sino que su hermana gemela mayor también lo hacía, aunque en mejor dirección que ella misma.

“Gracias por tus palabras”, dijo Patrizia con una sonrisa triste.

Petronilla asintió. “Crear pruebas es más fácil decirlo que hacerlo. No hay garantía de que vaya a tener éxito, y si se descubre, no sólo te deshonrará, sino que dañará tu dignidad y autoridad. Así que… ¿puedes hacerlo?”.

“Tanto si puedo como si no, debo hacerlo. No tengo elección, Nilla. Al menos no en este momento”, dijo Patrizia decididamente.

“No te preocupes. No estás sola. ¿Crees en el Duque de Witherford?”.

“Quiero hacerlo, pero no lo hago”.

“…Está bien”. Petronilla asintió.

Patrizia se tomó un momento para pensar. ¿Era tan importante el creer? ¿Importaría si ella creía en él o no? De todas formas, su relación era sólo con fines estratégicos. Lo que importaba no eran los ideales extravagantes; se trataba de satisfacer las expectativas del otro.

“No soy tan inteligente como tú, así que por favor no esperes de mí la solución correcta. Lo siento”, dijo Petronilla disculpándose.

Patrizia esbozó una pequeña sonrisa. No podía creer que Petronilla pensara que no era de ayuda. “Aunque no tengas la solución, me das fuerza. Ya lo sabes”.

“Aun así, quería ser útil en esta área también. Siento no poder hacerlo”.

“Está bien. Por cierto, este dacquoise es delicioso. Sería bueno compartirlo con las criadas”.

“De acuerdo. Si lo disfrutan, le diré al chef que lo haga de nuevo”. Después de eso, Petronilla se puso de pie con el plato vacío. Mientras caminaba hacia la puerta, la voz de Patrizia la llamó por detrás.

“Gracias, hermana”.

“…”

Se formó un bulto en la garganta de Petronilla. ‘No, Lizzy. No digas eso’. Ella no estaba calificada para escuchar eso de ella.

Petronilla no ocultó sus ojos tristes y derramó una lágrima. Tuvo suerte de que pudo voltearse en dirección a la puerta. Si Patrizia lo veía, vendría corriendo hacia ella con una mirada preocupada. La gemela más joven puede haber cambiado en algunos aspectos, pero su esencia seguía siendo la misma.

Petronilla abrió sus labios y luchó para que las palabras salieran. “No hay problema”.

 

Anterior Novelas Menú Siguiente

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: